Prueba Yamaha Tricity 125 2017: Innovación a pie de calle

Aceites castrol

Vota

0 0

Yamaha potencia su singular y urbano Tricity, único scooter 125 de tres ruedas, con mayores capacidades dinámicas y confort para el uso diario.

Echa un vistazo a tu alrededor. Calles, fachadas, glorietas, paseos, parques... Las ciudades son, en la mayoría de los casos, inmensas galerías de arte donde se exponen obras y monumentos que las decoran. Una escultura o un edificio pueden convertirse en el símbolo más importante de una urbe, aunque a veces ese representación no sea del todo comprendida o aceptada por los ciudadanos, ajenos a las corrientes artísticas o a las intenciones representativas de su autor. Dicho de otra forma: la innovación que nos rodea, a pie de calle, es con frecuencia incomprendida en sus inicios, y sólo con el paso del tiempo empieza a alcanzar ese reconocimiento. Esta reflexión me ayuda a introducir a nuestro invitado, el Yamaha Tricity 125, un modelo también precursor, de extravagante plasticidad, diseñado para la ciudad, con una singularidad (sus tres ruedas) que provocan todavía esa mirada de desconfianza o incredulidad, pero con argumentos de sobrada practicidad y un dinamismo tan bien conseguido que la casa japonesa, cual artista pionero, mantiene su fe en un producto que con el paso de los años pretende ser reconocido. 

No es noticia que España es un asfalto hostil para los scooters de tres ruedas. Mientras usuarios de otros países, sobre todo al norte de Europa, han aceptado sin problemas este tipo de vehículos de “tres patas” que incrementan la seguridad y estabilidad de marcha tan apreciada bajo esos climas adversos durante gran parte del año, la península se resiste a comulgar con esta tipología de motos. Quizás la mayor cultura motera, las temperaturas más agradables, etc. sean culpables de que la alternativa de tres ruedas no sea tan tomada en cuenta. Pero hay fabricantes que siguen manteniendo y actualizando sus propuestas pues el mercado está en crecimiento y cada día son más las personas que prefieren iniciarse a los mandos de una moto con una alternativa que les aporte ese plus de confianza que no encuentran en las dos ruedas. 

A todos ellos, incluso aquellos que sólo dispongan del carnet de coche convalidado, Yamaha les propone desde 2014 el Tricity, el único scooter de tres ruedas y 125cc que existe en el mercado. En su día, pudimos asistir a la presentación internacional en Ámsterdam (enlace al artículo) y también le realizamos una prueba a fondo (enlace al artículo), y nuestras conclusiones habían sido muy positivas, pues apreciamos en él una gran agilidad y ligereza, propia de un scooter convencional de octavo de litro, una carrocería compacta muy alejada de las grandes dimensiones de otros triciclos de la competencia, un sistema en el tren delantero con dos ruedas que imita a la perfección el dinamismo de una sola rueda, una buena calidad de fabricación y, en definitiva, todos esos detalles que se agradecen en un vehículo destinado al uso cotidiano en la ciudad, como hueco bajo el asiento para un casco integral -incluso tallas XL-, habitáculo espacioso para dos pasajeros con plataforma plana, equipamiento correcto (panel digital y luces led) y un diseño moderno. La verdad, pocas pegas se le podían poner al de los diapasones, pues hasta su precio estaba en la media de su segmento. 

YAMAHA TRICITY 2017: ACTUALIZACIONES

A Yamaha, como al resto de fabricantes, la normativa Euro 4 que acaba de entrar en vigor le ha obligado a actualizar su gama para superar los nuevos límites de emisiones y cumplir otros requisitos de seguridad. El Tricity, para 2017, ha tenido por tanto que recibir algunas actualizaciones que le permitan seguir comercializándose en Europa, y de ahí que hayamos solicitado una unidad de pruebas de esta última versión con la que poder analizar estas novedades. El vehículo no sufre grandes cambios: a nivel estético, para empezar, se mantiene prácticamente inalterado, y tan sólo encontramos algunos paneles que cambian de color (la pieza frontal sobre el faro delantero, los bajos del vehículo y las llantas se ennegrecen) para refrescar sutilmente la imagen, además de otros detalles como la nueva terminación del escape, las estriberas del pasajero mejor integradas y el piloto trasero remozado. 

MÁS VOLUMEN

En cambio, las dimensiones del vehículo sí sufren un agrandamiento, sutil pero generalizado: 75 mm más largo, 15 mm más ancho y 8 kg más pesado. El resultado es el de un Tricity que ofrece un habitáculo algo más amplio y un asiento más largo, mejorando por tanto el confort de los pasajeros. Este redimensionamiento no afecta, sin embargo, a la maniobrabilidad y agilidad del scooter, ideal para circular por la ciudad, y sin ningún inconveniente para ratonear entre coches. 

MOTOR NUEVO

Donde sí encontramos los cambios más importantes en su motor, pues deja de usar la anterior generación de monocilíndrico de 2 válvulas, de prestaciones bastante contenidas, y pasa a equipar el nuevo propulsor Blue Core -ya visto en el Yamaha N-Max 125- que integra una innovadora tecnología con 4 válvulas de distribución variable (VVA) que se distingue por cambiar entre dos árboles de levas distintos en función de la velocidad del motor. Esta mecánica es algo más poderosa que la anterior, gozando de una potencia máxima que crece de 11 a 12 CV (alcanzados ahora a 1.500 vueltas menos, es decir, 7.500 rpm) y un par motor también más elevado -de 11,7 Nm a 7.250 rpm a 10,4 Nm a 5.500 rpm, lo que en la práctica se traduce como una entrega de la mayoría de caballos en la zona media, por consiguiente, una mayor aceleración y capacidad de respuesta cuando abrimos gas desde bajas revoluciones: la potencia máxima se alcanza antes, sobre las 7.000, donde también encontramos al pico más alto de par. Además de ser más potente, el nuevo motor consume y emite menos. El depósito se ha engrandado de 6,6 a 7,2 litros, por lo que la autonomía se prolonga algo más.  

La circulación a bordo del Tricity es agradable. El motor es suave, aunque en los primeros metros vibra un poco, para después ofrecer un funcionamiento fino y solvente. Hablábamos antes de una mayor carrocería, que conlleva un aumento considerable del peso del conjunto pues pasa de 156 a 164 kg, y un chasis de nuevo diseño (heredado del Tricity 155) que alarga la distancia entre ejes en 40 mm (ahora 1.350 mm), por lo que, sobre el papel, el tricity 2017 debería sentirse algo menos liviano y reactivo: es más largo, y esto eleva su estabilidad longitudinal, pero reduce su capacidad de giro; y es más pesado, con todo lo que ello implica. Pues bien, pese a las cifras -que nunca mienten- dinámicamente el vehículo se sigue desenvolviendo con agilidad y facilidad para todo tipo de usuarios. Las chicas que busquen un scooter para cada día pueden considerarlo entre sus alternativas de compra: cuenta con pata lateral para aparcarlo sin problemas (también dispone de caballete central), la plataforma plana es cómoda y accesible, se alcanza sin ningún problema el suelo con los pies (la altura del asiento es de tan sólo 780 mm), y su peso no será un problema para manejarlo con soltura. La altura libre al suelo ha crecido, de 120 a 125 mm, un aspecto que mejora la capacidad para subir o bajar bordillos sin miedo a rascar los bajos del vehículo. 

RUEDA TRASERA MAYOR

Otra de las novedades claves se sitúa en la rueda trasera. Las delanteras no varían respecto a la anterior versión, pero la trasera crece y engorda: pasa de tener 12 a 13 pulgadas de alto, y de tener unas medidas de 110/90 a 130/70, así que es más ancho. ¿Traducción en marcha? A mayor diámetro más estabilidad y más suavidad de amortiguación, por lo que el equilibrio y el confort para superar los pavimentos irregulares urbanos se refuerza. La frenada, a nuestro juicio, sigue siendo uno de sus 'mejorables' más evidentes, pues usando sólo el freno delantero en muchas ocasiones no encontramos la efectividad deseada, y tendremos que recurrir frecuentemente a tirar de las dos manetas para detener el vehículo. Sigue equipando el sistema de frenada combinada pero, en este versión 2017, se añade además el ABS, que funciona de forma poco intrusiva. 

En definitiva, esta actualización que a simple vista no lo parece, deja sus principales novedades cuando nos subimos a bordo y abrimos gas. Dinámicamente, el motor es algo más resolutivo para los quehaceres diarios resolviendo el principal hándicap de la anterior generación, y tanto la habitabilidad a bordo -el asiento doble es más largo y plano, y las plataformas para los pies un poco más anchas- como la estabilidad -debido a su ruedas trasera mayor- también se han incrementado, manteniendo casi inalteradas las cualidades que ya atesoraba y que lo convierten en un compañero ideal en la ciudad. Frente a los 'bípedos' de su segmento, el Tricity se desmarca por su dosis de seguridad ofrecida por sus dos ruedas delanteras, así como por una mayor protección aerodinámica sobre todo del torso para abajo, nacida de su carenado frontal y de una pequeña cúpula delantera. Su precio ahora es de 3.999 euros (ha sufrido, como la mayoría de scooters Euro4, una subida de 450 euros). Gana además algo de capacidad de carga con un hueco bajo el asiento ligeramente más holgado y, sobre todo, una práctica guantera que antes no tenía, y que incorpora toma de corriente de 12V que nos permite recargar nuestro teléfono móvil. 

PRINCIPALES NOVEDADES YAMAHA TRICITY 125 2017

- Nuevo motor Ble Core, más potente y Euro 4

- Nuevo chasis (distancia entre ejes 40 mm mayor)

- Nueva rueda trasera de 13 pulgadas (antes 12'')

- Estética sutilmente refrescada

- Nueva guantera con toma de 12V

- Asiento doble más largo y plano

- Sistema de frenada ABS + combinada

- Depósito de combustible mayor 

Fotos de la Yamaha Tricity / ABS

Fotografías por: Sessantuno (Guillem Hernández)
 

Comentarios

Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • *No se mostrará
    • Introduce las palabras
    Generar otra imagen

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"