Prueba

Prueba: Yamaha XJ6 N. ¡Bella bajo la lluvia!La naked más práctica de Iwata

Aceites castrol

Publicado el 23/01/2013


Vota

2 0

Yamaha ofrece con la XJ6 N una naked bonita, muy bonita... y económica, de potencia contenida y fácil de llevar. Nos propone, en definitiva; una buena compañera de viaje y de cotidianidad. Una moto que que nos llevará y nos traerá tanto en el día a día como en el ocio, incansablemente y sin complicarnos la vida. Que tal como están las cosas... es muy importante. ¡Ah! ¿He dicho ya que es muy, muy bonita?...

Con la XJ6 N Yamaha sigue fiel a un concepto que siempre, siempre se le ha dado muy bien y en el que es consumada especialista:  el de moto utilitaria de buenas prestaciones y facilidad de conducción. Una línea iniciada con los primeros modelos de las archiconocidas Yamaha XJ Diversion y que ésta continúa... aunque nuestra invitada marca sus propias diferencias respecto a la actual Diversión en catálogo. 
Lo primero que llama la atención es que estamos ante 
una moto pequeña, ágil y ligera, que se conduce de forma muy intuitiva y que lo ofrece todo con suma facilidad. Yamaha no ha querido renunciar al motor tetracilíndrico en línea aunque dosifica la entrega de potencia a unos más que suficientes 78 CV. Una cifra que permite una conducción sin sustos y que tampoco debe despreciarse en absoluto... aunque -eso sí- hace a nuestra invitada menos explosiva que las XJ de antaño.

Pura eficacia y polivalencia

Ya en marcha nos encontraremos con una moto nada nerviosa y una perfecta candidata a abordar cualquier ruta (carretera, montaña, entorno urbano, etc...) sin el más mínimo sobresalto y siempre con eficacia. La XJ es pura polivalencia. Pero ¡cuidado! que si le queremos apretar las orejas, por encima de las 10.000 vueltas encontraremos un sorprendente carácter sport escondido y cualquier carretera con curvas enlazadas puede convertirse en nuestro “Nurburgring” particular. 
El secreto está en un motor, procedente de la Fazer 600 S2,soberbio porque siempre está dispuesto a ayudar. Incluso cuando se le pide circular a un ritmo tranquilo, cosa que hace con un sonido apenas apreciable y sin vibraciones pero siempre derrochando potencia en bajos. Tratamos con un tetracilíndrico de unos excelentemente conseguidos 78 CV de potencia y estos trabajan mucho más de lo que te puedes imaginar...

 

Compañera para todo

Decíamos que el motor deriva del conocido Fazer 600, el cual a su vez deriva del primer R6, aunque ha sido renovado por completo. El excelente trabajo realizado sobre la admisión y la inyección electrónica consigue una entrega de caballos y de par casi impecable a cualquier régimen, que permite unas recuperaciones sorprendentes para una cuatro cilindros de este porte. Y siempre con una total ausencia de vibraciones. El cambio es suave y preciso; sus seis marchas entran con suavidad y con alegría de accionamiento, aunque para mi gusto me parece un pelín largo el recorrido entre primera y segunda.
En cualquier caso es una buena ciudadana; una moto que se porta de maravilla en cualquier circunstancia de lunes a domingo ya que sus casi 80 CV tienen la capacidad tanto de moverla con finura a cualquier ritmo como de empujarla a cifras de velocímetro ya escalofriantes cuando se lo pedimos. Y aunque las estrecheces de la ciudad no nos pondrán jamás en un apuro ni por motor ni por volumen, eso no significa que el propulsor -al fin y al cabo con genes sport- 
no vaya a agradecer un poco de espacio donde pueda respirar hondo y brindarnos algo de lo que tiene reservado. 

Compromiso

La posición de conducción es cómoda en todo momento y nos posiciona muy erguidos, por lo que -llegado el caso- hay que forzarla un poco para adoptar una postura sport más apropiada cuando el control y la efectividad deben prevalecer sobre el confort. No es un reproche; Yamaha ha buscado un compromiso entre comodidad y carácter y no debemos olvidar que estamos hablando de una moto pensada para ofrecer la máxima polivalencia. Ese compromiso se nota también en la amortiguación. El conjunto de suspensiones y frenos no luce exquisiteces R pero se comporta de forma muy eficaz en todo momento y sobre cualquier pavimento. La horquilla transmite sensación de solidez y su tarado -claramente sport turismo- filtra bien las irregularidades del asfalto, ayudado por un monoamortiguador trasero que también cumple bien con su cometido y que luce un tarado más sport que el del tren anterior.
En cuando a los frenos me gustó, sobre todo, el delantero que siempre mostró la potencia necesaria para ir sobrado incluso a ritmos altos aunque con un tacto mejorable. El trasero, en cambio, adolece de algo menos de mordiente y no se le puede dar mucho trabajo. La unidad probada no tenía ABS pero conviene recordar que Yamaha ofrece también la XJ6 con este sistema y que, personalmente, me parece muy adecuado para una moto todo uso como ésta. En cuanto a la instrumentación encontraremos en el cuadro una combinación digital con la información imprescindible y habitual y las revoluciones en analógico, como mandan los cánones...
Aunque es resultón, personalmente me parece algo justito para una moto tan buena en el sentido más amplio de la palabra.

Carácter escondido

Entre la ciudad y la montaña, siempre hay una autovía y en este entorno, hay que ser riguroros, la Yamaha no se siente a tan gusto como en los otros dos. Primero por ir “desnuda” y segundo porque, al ser más bien corta entre ejes, la estabilidad a alta velocidad no es su mejor baza.
Sea como sea, la suspensión delantera muestra siempre un buen aplomo pese a que el conjunto pueda -a veces- parecer algo nervioso a alta velocidad. 
En cambio, cuando la carretera comienza a retorcerse, es cuando muestra la XJ6 la valía de sus compactas dimensiones y la agilidad de sus geometrías. Si la llevamos alta de revoluciones, podremos disfrutar de un empuje divertido por lo eléctrico, homogéneo y controlable. No es que ell dulce carácter de nuestra invitada se agríe pero se vuelve más temperamental y sus cuatro cilindros nos dan lo que se espera de ellos. ¡¡¡Al fin y al cabo tiene origen deportivo!!!

En resumen...

A la Yamaha XJ6 N pocas pegas se le pueden poner como moto polivalente. Es una naked como han sido siempre las naked: funcional y divertida. Estéticamente es agraciada, con planta de moto "top" y capaz de agradar a todo tipo de públicos. Tiene aspecto robusto pero no intimida por dimensiones y ofrece detalles vanguardistas como el faro delantero o la salida de escape por abajo, muy discreto y cromadito.
Los acabados son excelentes en base a la relación calidad/precio.
Es un modelo equilibrado que no destaca en nada pero se defiende bien en todo. Y esta no es simplemente una frase “biensonante” es una realidad. Es una moto que me ha convencido absolutamente como vehículo para todo uso y si hay algo en ella que se pueda mejorar, tengo la impresión de que solamente sería a cambio de un buen puñado de euros. Tal y como viene de serie esta Yamaha es, sin duda, una moto que lo tiene todo en su estilo. 

Fotos de la Yamaha XJ6 Diversion

Fotografías por: Óscar Martinez

La alternativa

Lógica pasional por la Kawasaki ER-6n

¿Puede una moto aglutinar términos tan antagonistas como lógica y pasión? La Kawasaki ER-6n, sí. La lógica la firma su vocación eminentemente práctica y la pasión está refrendada por los 60.000 usuarios que han quedado prendados de esta naked desde su aparición en 2006.

 

Comentarios (6)

  • tigres
    tigres 24-01-2013

    Pienso que aparte de ser muy bonita o chula
    es una potencia ideal para aprendizage...y tambien
    se la ve comoda en varios sentidos un video muy interesante
    Bravo por yamaha con esos 78cv que son mas que suficiente para aprendizage

  • Anonimo
    Anonimo 24-01-2013

    Tengo esta moto desde hace dos años y estoy encantado con ella pero todo sea dicho, no es ligera para nada. Está en su peso teniendo en cuenta su precio/chasis etc... pero a día de hoy y en su segmento no es ligera. Ligera es una ducati monster, una street triple... que claro está son más caras, pero ni entre las de su precio es de las más ligeras(gladius, er-en, honca cb)

    Como novato que soy creo que para manejarse por la ciudad frecuentemente sería más adecuada una 500-400 cc (siempre que pese menos). Es cierto que se agradece coger 200 km/h sin problemas como lo hace la XJ6 pero sólo si tienes ese interés compensará el sacarificio en ciudad.

    El cambio no se si es o no es suave porque no tengo experiencia con otras motos pero entre el punto muerto y la primera se atasca un poco.

  • manolo13
    manolo13 05-02-2013

    La moto es estupenda para los tiempos que corren. No solo es suficiente para el aprendizaje, como dicen por aquí, si no para ir a cualquier sitio.

  • lphyfcvyhg
    lphyfcvyhg 14-02-2013

    wgcqmnpupgbo, pcvzwxwknl

  • beltrixx
    beltrixx 05-01-2015

    Yo tengo una desde mayo de 2013 y pese a que efectivamente hay motos más ligeras, no la encuentro pesada. Vengo de una Bandit 600 que pesaba 240 Kg llena, con lo que el ahorro de peso respecto a mi XJ6N ABS de 210 Kg es considerable. Tampoco es detl todo justo compararla con la Monster y la Gladius en ese sentido porque tienen dos cilindros menos (son bicilíndricas).

    El cambio de marchas es un pelín tosco y la suspensión delantera un pelín blanda, pero ahí se acaban sus defectos. El amortiguador delantero se puede endurecer cambiando aceite de horquilla y añadiendo casquillos (me lo hicieron en el taller).

    Ah y otro dato curioso. La moto lleva un tope de serie en la apertura de la mariposa del acelerador; si se quita ese tope, tiene mucho más nervio y aceleración.

    Yo he tenido hasta ahora las siguientes motos : Suzukis GS-500E y GSF600 bandit (ambas de carburador) y la Yamaha XJ6N ABS. Hago 50% ciudad y 50% autopista a diario y me quedo -sin pensarlo un segundo- con la Yamaha.

    Saludos,

  • beltrixx
    beltrixx 05-01-2015

    Yo tengo una XJ6N ABS desde mayo de 2013. Efectivamente hay motos más ligeras, pero comparado con lo que pesaba mi anterior GSF 600 Bandit'01, 240 Kg en orden de marcha, es hasta ligera con sus 210 Kg.

    En este sentido no es justo compararla con la Monster o la Gladius, pues son bicilíndricas y no tetras como la XJ.

    El cambio de marchas es un pelín tosco en comparación con las Suzukis que he tenido y el amortiguador delantero un poco blando (igual que en las Suzukis)... pero ahí se acaban sus defectos.

    Yo le endurecí el amortiguador delantero con aceite más denso + casquillos y le quité un tope que viene de serie -esté o no limitada la moto- en la apertura de la mariposa del acelerador (de serie sólo abre al 89%). Puedo decir tranquilamente que no hay Monster ni Gladius que me deje atrás en ciudad y menos en carretera...

    De las tres motos "grandes" que he tenido hasta ahora (Suzukis GS500E y GSF600 Bandit y Yamaha XJ6) me quedo con esta última.

Añadir un comentario

  • *No se mostrará
    • Introduce las palabras
    Generar otra imagen

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"