Quadro Qooder 2018 (prueba): Superándose así mismo, y a nadie más...


Vota

0 0

Dos años después de su llegada, el único scooter de 4 ruedas del mercado se actualiza para la Euro 4 con más prestaciones mecánicas y rebautizado Qooder.

La andadura de Quadro arrancó en 2011 con el lanzamiento de un scooter de tres ruedas 'corriente', el Quadro3, un modelo de presencia intermitente en los concesionarios españoles y escasa repercusión comercial. Cuando realmente la marca suiza logró cierta resonancia y titulares fue con la presentación en 2016 del Quadro4, todo un hito en la historia de la industria por convertirse en la primera motocicleta en calzar cuatro ruedas inclinables, gracias a su sistema patentado a nivel mundial de suspensiones hidroneumáticas independientes, equipado en ambos trenes, y también por su doble rueda motriz.

Tuvimos la oportunidad de subirnos a este vehículo único en su especie para comprobar no sólo sus capacidades funcionales y hospitalarias que lo convierten en un scooter de vocación commuting adaptado a las necesidades del día a día en la ciudad pero también, gracias a su elevado confort y protección para dos personas, a los desplazamientos de media distancia.

Dos temporadas después, sus responsables volvieron a convocarnos en la capital española para darnos a conocer la segunda generación del Quadro4 que, para empezar, ha sido rebautizado como Qooder. 'Es un nombre más digital y adaptado a los nuevos tiempos y tecnologías que fusiona las palabras Google y Quadro, pero que sobre todo abre una nueva etapa para un vehículo reposicionado, más premium, que intenta romper con su pasado', nos explicaban los responsables de marketing del fabricante europeo tras la conferencia de prensa del pasado 6 de junio.

QUADRO QOODER, SIN NOVEDADES ESTÉTICAS

En Madrid tuvimos ocasión nuevamente de realizar una toma de contacto con este 'cuadrúpedo' que, en lo estético, no recibe cambio alguno (más allá de los nuevos logos), manteniendo intactos sus plásticos de aire deportivo y cierto estilo automovilístico. Se trata de un maxiscooter de generosas dimensiones y peso similares a las de, por ejemplo, un Suzuki Burgman o un Yamaha X-Max, con un envolvente carenado frontal que se une a su voluminosa y efectiva pantalla parabrisas (de regulación manual en altura) para ofrecer al habitáculo una buena protección aerodinámica.

El asiento de dos niveles es enorme para que dos personas se acomoden a sus anchas. La ergonomía del conductor es relajada y tan sólo cuenta con los hándicaps del elevado peso del conjunto (265 kg en vacío) que dificulta sobre todo la maniobrabilidad en parado o a bajas velocidades, y el reducido espacio en la plataforma derecha para apoyar el pie por culpa del pedal para el freno trasero que allí se ubica (obligatorio para cumplir con la homologación).

TOURING-URBANO

Por lo demás, no hay cambios en el amplio listado de soluciones que buscan aliarse con el usuario en el trasiego urbano, tales como un hueco bajo el asiento del pasajero que permite guardar un casco integraly cuya apertura se realiza cómodamente girando la propia llave de contacto, de manera que el conductor puede acceder a su interior sin necesidad de bajarse del vehículo (dentro cuenta con una luz de cortesía y una toma de 12 voltios para recargar dispositivos electrónicos), otras dos guanteras bajo el manillar sin cerradura (una de ellas con una segunda toma de corriente), un cuadro de instrumentos completo aunque algo espartano, al que se le ha renovado la decoración, con dos grandes esferas analógicas para el velocímetro y tacómetro, y un display digital con reloj horario y cuentakilómetros total/parcial, así como el gráfico de combustible y un avisador del bloqueo de la suspensión.

MOTOR POTENCIADO

Las novedades del Qooder respecto a su antecesor radican únicamente en el motor. Utilizando la misma base mecánica y con el fin de poder adaptarse a la restrictiva normativa Euro 4 sin una merma de prestaciones, los ingenieros suizos han decidido 'engordar' su cilindrada, pasando de 346 cc a 398 cc -se incrementaron tanto el diámetro como la carrera- fructificando además en una mejora de las cifras de potencia y par motor, que crecen hasta los 32,5 CV a 7.000 rpm (antes, 30 CV a 7.500 rpm), y los 38,5 Nm (antes 24,5 Nm) a 5.000 rpm, respectivamente.

En la práctica, el nuevo Qooder logra mantener, incluso avivar, su capacidad de aceleración ofreciendo una buena respuesta en bajos y medio regímenes, ideal para las fases urbanas, y estirándose sin tanto brío en la zona alta, hasta llegar a una velocidad máxima cercana a los 130 km/h. El propulsor, diseñado totalmente por Quadro pero producido por la empresa taiwanesa Aeon Motor, es un monocilíndrico (4 tiempos, 4 válvulas, refrigeración líquida) montado de forma fija en la parte central, con doble árbol de levas y con un diferencial integrado que transmite la potencia a las ruedas traseras. La transmisión se realiza mediante una doble correa síncrona, una para cada rueda trasera.

HTS

En marcha hemos vuelto a experimentar las particulares sensaciones que nacen de ese complejo sistema de suspensiones dirigido, principalmente a ese público que desea 'aparcar' el coche y subirse a un medio más ágil en el tráfico urbano, pero que al mismo tiempo no se siente seguro sobre dos ruedas por su escasa experiencia o pericia. De hecho, la gente de Quadro España, además de colocar en su competencia directa a maxiscooters como el Yamaha TMax o el Suzuki Burgman 650 Executive, también sitúa a pequeños coches urbanos -como el Smart Fortwo- o microcoches -como el Aixam City Evo- dejando patente el target que mencionábamos.

Y es que el nuevo Qooder ofrece esa confianza que nace de circular apoyado sobre cuadro ruedas, pero al mismo tiempo tiene un dinamismo cercano al que ofrece una motocicleta convencional.

¿Cómo? Mediante la tecnología HTS Hydraulic Tilting System (anclado por partida doble en el chasis, uno delante o otro detrás) desarrollada por la propia marca que permite bascular de forma simultánea e independiente tanto a las dos ruedas delanteras como a las dos traseras, logrando así que el vehículo se incline en las curvas imitando el efecto giroscópico que se produce en las motos de dos ruedas. El HTS se compone por dos émbolos oleoneumáticos más un tercer amortiguador central con gas a presión, que reparte la presión a través de una válvula.

Su funcionamiento requiere un proceso de adaptación, pues en los primeros kilómetros, sobre todo al realizar las primeras inclinadas, la percepción es extraña, pues no tiene exactamente la misma tendencia natural a caer hacia el interior de una moto. Es necesario tener un buen control sobre el manillar, sobre todo en el interior de la curva, para que el Qooder mantenga la trayectoria.

En giros lentos lo cierto es que se nota cierto efecto subvirador, y nos obligaba a tirar de 'contramanillar' para que el vehículo no abra la trayectoria. En giros más abiertos y rápidos la conducción puede llevarse más con los propios pesos del cuerpo. Una vez que nos hemos habituado a sus particularidades, la verdad es que el Quadro empieza a darnos más y mejores momentos de diversión, con una holgada capacidad máxima de inclinación de hasta 45, aunque su vocación sea más la de paseo o transporte diario que la de una máquina sport, permitiendo plegadas importantes.

Los cambios de dirección son algo lentos, no olvidemos que hay el doble de goma en contacto con el asfalto que un scooter normal y que la distancia entre ejes es elevada -1580mm- por lo que el Qooder no destaca por su comportamiento reactivo o 'ratonero', pero el funcionamiento de las suspensiones es muy progresivo -suave al inicio y más duro al final- gracias al gas a presión del amortiguador central, y la firmeza con la que afronta las tumbadas realmente es de nota. Donde deja su particular sello es al subir un bordillo: sin problemas lo subes cual todoterreno a la acera y percibirás cómo la horizontalidad del vehículo permanece casi invariable, mientras las suspensiones hidráulicas escalan sin problemas.

SE QUEDA 'DE PIE'

Otra de sus curiosidades: al pararnos en un semáforo, no es necesario apoyar ningún pie en el suelo; mediante una palanca ubicada en el retroescudo o accionando las dos manetas de freno a la vez, podemos bloquear las suspensiones para que se mantengan completamente rígidas, y además disponemos de un freno de mano de estilo automovilístico en el lateral derecho del vehículo para que, incluso si lo aparcamos en pendiente, el scooter no se desplace. También requiere coger práctica, para coordinar la parada del scooter con la activación del freno de mano; y al revés con el semáforo en verde, la aceleración con el desbloqueo del freno. Quizás un sistema electrónico mediante un pulsador en la piña del manillar, como equipa Piaggio, resultaría mucho más sencillo y cómodo.

Para la frenada dispone de un sistema combinado -no ABS, pues su homologación no lo obliga- que trabaja sobre los cuatro discos de 240 repartiendo la frenada al 50/50 cuando accionamos la maneta izquierda y pedal; sólo las ruedas delanteras con la maneta derecha.

ÚNICO (TODAVÍA) EN SU ESPECIE

No es un coche, no es una moto, es un nuevo concepto, una categoría en sí mismo y no tiene competencia, anuncia la propia marca sobre un vehículo que sigue solo en su segmento, único en su especie, y al que tan solo le puede mover la ambición de luchar contra sí mismo en una actualización que, si bien no pasa de un renombramiento y un incremento poco perceptible respecto a la anterior versión de prestaciones, permite airear y volver a impulsar un concepto que ha hecho historia, con cuatro ruedas, en el sector de las dos, y que puede convencer a muchos automovilistas a acercarse a las ventajas de movilidad de un maxiscooter con ese plus de seguridad y confianza de los cuatro puntos de apoyo.

El Qooder se enmarca en la categoría L5e por lo que puede ser conducido con carné de coche. Su precio es de 11.629 euros pero durante el mes de junio dispone de una oferta especial de lanzamiento que lo deja en 10.999 euros. Está disponible en cinco colores: Blanco, gris, negro, rojo y azul.

HIGHLIGHTS TÉCNICOS QUADRO QOODER 2018

- Motor con mayor cilindrada, potencia y par motor máximo

- Cuadro de mandos renovado

- Sistema de inclinación delantero y trasero con tecnología HTS - inclinación de hasta 45

- Bloqueo HTS para aparcar fácilmente

- Sistema de frenada en las 4 ruedas (AWBS)

- Doble tracción trasera

- Neumáticos delanteros y traseros de 14

- Manillar con ángulo de giro de 35

- Apertura automática del asiento

- Dos compartimentos delanteros con una toma de corriente de 12V y un puerto USB

- Faros de posición LED delanteros

- Faros LED traseros

- Pantalla de cristal líquido con ordenador de a bordo multifunción

EQUIPAMIENTO DEL PROBADOR

Fotos de la Quadro Qooder

Fotografías por: Quadro Spain
 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"