Suzuki V-Strom 250 (Prueba): Cross-over incansable

Aceites castrol

Vota

0 0

La V-Strom 250 amplía la oferta de la familia cross-over Suzuki, combinando la facilidad de manejo de una trail y la de un motor de 250 cc. Todo por 5.799 €.

La Suzuki V-Strom 250 es una de las grandes apuestas de la marca japonesa para acabar con la precipitada carrera hacia cada vez mayor potencia y rendimiento de las motos 'a la europea', unas ideas que chocan violentamente contra lo que son las demandas de los mercados emergentes.

¿Cómo? ¿Que Europa ya no marca el futuro en los departamentos de diseño de las marcas orientales? Efectivamente: los números de los nuevos países 'motociclistas' son sencillamente inalcanzables para el viejo continente.

Un mercado como el Indonesio (¡8 millones de motos al año!) o el malayo tiene hambre de modelos de pequeña y mediana capacidad, de precio contenido, y bajo mantenimiento.

En aquellos países está creciendo algo parecido a una 'clase media asalariada', de modo que los productos de consumo están aumentando su calidad más allá de las de los sucedáneos de las Honda Cub o CG125 como hace unas décadas.

Suzuki V-Strom 250

¿Qué son las trail? Motos que tienen que hacer 'de todo' y sin esfuerzo especial: ciudad, carretera, y hasta campo.

Motos que tienen que satisfacer a conductores noveles, y a quienes prefieren regresar a las dos ruedas tras una época dedicada a la familia.

Motos que interesan a quienes ya han tenido un scooter, y a aquellos 'cuya religión' les impide montar en nada que no sea una moto ejem- de verdad.

La pregunta es ¿Por qué una trail, como esta V-Strom 250, antes que una Inazuma 250 una naked- o una GSX-R una deportiva- con las que comparte motor?

En mi opinión, por una cuestión de practicidad.

A no ser que tengas el alma muy- sport, una R y más si es 'pequeñita'- será siempre menos confortable que una trail que no tenga acromegalia.

La acromegalia 'es una enfermedad rara, crónica, causada por una secreción excesiva de la hormona del crecimiento o GH' que causa que las maxi trail de alta cilindrada tengan tamaños y pesos desmesurados para un uso diario.

Una trail también tendrá mucha más capacidad de carga y ergonómica, para conductor y pasajero, que una ligera naked.

Para terminar, esta VStrom 250 parece ejem de nuevo- mucho más moto que un clásico modelo de carretera.

Y esto es algo importante, ¿verdad?, tanto para los nuevos moteros como para los 'reborns' que vuelven a ella sin atreverse todavía- a reverdecer laureles con una moto grande de verdad.

Y si a ello sumamos un precio relativamente contenido de 5.799 €, vemos que la V-Strom se pone en competencia directa con la Kawasaki Versys X-300 o la nueva BMW G310 GS, que costarán algo más caras, pero cuentan, es innegable, con motores de mayor rendimiento.

Primera cilindrada

Más allá de las 125 A1, las 250-300 están congeniando, pues, con las necesidades de jóvenes 'emergentes' allí, y lo siento, pero las cosas son como son, nuestro país es todo menos emergente- con las de los jóvenes 'mileuristas' de aquí, igualmente con poco poder adquisitivo.

Y sí, la Suzuki V-Strom 250 es una motocicleta con una presencia 'importante', con un diseño que recuerda al famoso DR-Big de finales de los años ochenta. Lo muestra su legendario pico aún común a toda la gama VS V-Strom 650 y 1000.

Como aquellas, equipada con un conjunto de baúles, bolsa de depósito y caballete central, la pequeña cross-over de Hamamatsu puede convertirse en una viajera incansable.

¿Motor? Primero, la parte ciclo

El chasis es un bastidor de tubo de acero, con una horquilla telescópica sin ajustes y mono amortiguador con precarga de muelle.

Las llantas de diez radios en aleación ligera son de 17 pulgadas, y montan neumáticos IRC 110/80 y 140/70 de dibujo mixto, es decir, son aptos para lo que a principios del motociclismo se llamó 'todoterreno', y ahora 'trail', es decir, pistas sencillas de tierra.

Eso sí: el sistema de frenado está equipado con ABS Bosch, -por suerte, y por ser una Suzuki, no monta una horrible frenada combinada entre el disco delantero y trasero mediante un simple latiguillo-, y cuenta con dos discos, respectivamente, de 290 mm delante, y 240 mm atrás. Curiosamente también su tacto es mucho más inmediato que en el equipo, en principio similar, que montaba la GSX-R 250 probada en las mismas fechas por Motofan.

También los materiales y acabados en general se pueden definir de forma que rimen con solidez, calidad y buenos detalles, y la dotación del equipamiento se alinea con lo que ofrece la competencia.

Desde el asiento, cómodo y mullido, el piloto queda situado en una posición algo elevada, con la instrumentación perfectamente LCD legible y discretamente rica.

Además del tacómetro y el tacómetro, la pantalla muestra el nivel de combustible, el reloj, el odómetro parcial y total, la velocidad 'engranada' (¡y 'enalmería', perdón por el chiste!) y la temperatura del refrigerante.

LaV-Strom 250 se ha configurado como una verdadera trail-turismo, como lo demuestra la práctica y útil toma de 12 V en el lado izquierdo del tablero, perfecta para cargar el teléfono o para alimentar un navegador GPS.

Como decíamos, el contacto con la pequeña de la familia V-Strom es sencillo: el manillar, y el amplio asiento te dan la bienvenida de forma majestuosa -lo comentaremos después-, y se llega fácilmente al suelo.

Por otro lado, los 188 kilogramos en orden de marcha de esta Suzuki están bien equilibrados incluso cuando se mueve a baja velocidad, de manera que los giros y maniobras ciudadanos no representan problema alguno.

Suzuki V-Strom 250: Motor

En realidad, el motor es el mismo de la Inazuma y la GSX-R 250, un bicilíndrico de 248 cc que debe luchar en la nueva categoría de 300 cc (nacida en los países emergentes más que aquí en Europa) con desventaja de cilindrada y potencia.

Su cifra máxima no supera los 24 CV a 8.000 rpm, de manera que el motor no será un rayo, aunque tiene una entrega muy lineal con una buena respuesta a bajas y medias revoluciones.

Lo cierto es que resulta inútil 'estirarle el cuello' hasta la zona roja, donde se activa el corte limitador de encendido alrededor de las 11.000 rpm.

Su baza es su elasticidad y buena y suave respuesta entre 4 y 8.000 vueltas.

En caso de necesitar más aceleración, se deberá aprovechar el excelente cambio de marchas Suzuki marca de la casa-, bajar una o dos relaciones, y encontrar allí el empuje necesario para no añorar una zona alta del cuentavueltas menos disponible.

En todo caso, si esto era un inconveniente digno de reseñar en un bicilíndrico dispuesto en una deportiva como la GSX-R250, deja de tener todo su valor al contemplar su rendimiento en una trail-mixta como es la V-Strom de la misma cilindrada.

En ella, las prestaciones no son tan importante como la facilidad de uso, un consumo muy reducido (apenas superará los 3 litros en conducción agresiva), y la suavidad y ausencia de vibraciones, ruido y titubeos o vacíos al responder a las solicitaciones del acelerador.

Con esta V-Strom no hay que tener prisas. El hecho de que no haya que apresurarse, como decíamos, está lógicamente ligada a que su motor de un cuarto de litro ofrece 24 CV a 8.000 rpm.

No es una cifra alta en absoluto, pero al menos su entrega de par que llega a la un pico de 23.4 Nm a 6.500 rpm, con mucho 'cuerpo' desde bajas revoluciones, y eso hace que el dos y medio japonés permita un dinamismo suficiente en toda condición.
La comodidad y la facilidad de uso la convierten, pues, en una estupenda compañera de viaje al centro de la ciudad, y permite escapadas medias y adentrarse por pistas sencillas con toda naturalidad.

Eficiente

Es importante señalar que, incluso explotando el rendimiento del motor hasta el último caballo, y abriendo el gas sin contemplaciones, el indicador del nivel de combustible decrece muy lentamente-, de modo que los 17 litros de capacidad del tanque permitirán acercarse sin problemas a autonomías bien superiores a los 350 km

Las suspensiones no son sofisticadas, pero están bien puestas a punto, y son capaces de garantizar una buena comodidad sin penalizar la manejabilidad y la precisión tanto en la carretera abierta como en los tramos más torturados.

La 'v-Strom', si se me permite escribirlo con 'minúsculas' debido a que es la menor de la saga, cambia de dirección con el mínimo esfuerzo, y se apoya en curva de modo correcto, sin transmitir desconfianzas ni incertidumbres a la dirección.

Y en pistas fáciles, en caso de que se desee abordar un camino de tierra 'hasta el fin del mundo', dispone de unas suspensiones de recorrido suficiente como para evitar molestos topes al primer bache.

A velocidades de autopista, hilando fino, podría llegar a notarse alguna de vibración en los estribos.

La cúpula parabrisas, especialmente vertical, traspasa algunas turbulencias, pero que jamás resultan molestas debido a que en todo caso el ritmo de marcha no superará en mucho las velocidades legales: los 140 km/h reales se alcanzarán sólo en muy buenas condiciones de pendiente y viento a favor.

El sector de motocicletas 'pequeñas' aumenta la variedad de las propuestas. Si hasta ahora en el segmento 250/300 solo había nakeds o deportivas, las mini-trail están interesando a un mercado listo para admitirlas.

Son motos interesantes porque combinan motores de pequeño cubicaje con dimensiones más generosas que las motos de carretera, suspensiones más cómodas y mayor aptitud para viajar.

Todo, sin perder las cualidades de este segmento: bajo peso, sillín bajo, consumo infinitesimal, costos de mantenimiento muy bajos.

La V-Strom 250 es pues, y sobre todo, una moto para usar todos los días en recorridos cortos sin padecer los rigores de una moto de pequeño tamaño y escasa capacidad ergonómica y de carga, pero que tampoco se echa atrás cuando enfila recorridos medios.

Dejamos para el final comentar su curiosa postura ergonómica. A un manillar casi insólitamente alto y cerrado de puntas, se le añade un sillín bajo y hasta demasiado mullido

Algo, sí, extravagante para una moto que, en principio, bebe en el universo trail, y que hasta que te acostumbras en este país nos acostumbramos a todo, verdad, ¡y les seguimos votando!- te da la sensación de que más que controlar la moto con el manillar, la sobrevuelas.

No olvidemos que monta llantas de 17' y la moto es bajita y 'gira en corto' en las curvas

Con un poco de imaginación, si añadiéramos unos estribos colocados un palmo más adelantados, tendríamos una posición de conducción tipo -ejem- 'trail custom'.

Está claro, pues, que la V-Strom 250 no pretende ser una moto de campo mixta: debiera asimilarse a un SUV urbano de los que 'compran las dosis de fango en tetrabricks en el hipercor'

Eso sí, y su favor: a la hora de invitar a pasajero y equipaje a un viaje de placer, sus hermanas Inazuma y GSX-R 250, se quedan, inevitablemente, muy atrás

HIGHLIGHTS TÉCNICOS Suzuki V-Strom 250

1. Motor monocilíndrico, 248 cc, 53,5 x 55,2 mm

2. Potencia: 24,67 CV a 8.000 rpm

3. Cambio de 6 relaciones

4. Embrague multidisco en aceite

5. Chasis de acero tubular, basculante doble brazo de acero.

6. Suspensión delantera por horquilla de 37 mm no regulable

7. Monoamortiguador no progresivo regulable en precarga

8. Depósito de 17 l.

9. Instrumentación por diplay digital.

10. Alimentación por inyección, refrigeración por líquido.

11. Par motor de 23,4 Nm a 6.500 rpm

12. Ruedas de 110/80 17' y 140/70 17'

13. Peso 188 kg lleno

14. Disco delantero de 290 mm, pinza 4 pistones opuestos y anclaje radial y trasero de 220 mm, pinza 1 pistón. ABS de serie

Fotos de la Suzuki V-Strom 250

Fotografías por: Sessantuno (Guillem Hernández) - Acción: Solid
 

Comentarios (1)

  • ppg
    ppg 10-03-2018

    Muy buena moto ... pero le sobran 40 kg !!!!

Añadir un comentario

  • *No se mostrará
    • Introduce las palabras
    Generar otra imagen

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"