Suzuki V-Strom 650 ABS. Cambio radical ocho años después 2011

Publicado el 21/11/2011


Vota

0 0

Por fin le llegó la hora a la V-Strom 650. Una de las trail de media cilindrada más confortables del panorama motociclista ha decidido ponerse a dieta. Los resultados saltan a la vista, ahora además con ABS de serie. Eso sí, ella sigue tratándonos tan bien como siempre, si no mejor, porque la pérdida de peso no ha cambiado para nada su buen humor.

El verano termina, pero el que más y el que menos no rehúsa a mantener la figura. No habría de ser así, lo sabemos, porque en realidad toda belleza se halla sólo en el interior.

La actual V-Strom lo sabe, ella por dentro siempre ha sido agradable a la vista, pero en Suzuki han considerado que por lo menos mudase la vestimenta. Aunque han ido incluso un poco más allá, y la trail peso medio de Hamamatsu ha refinado también sus modales.

Dicen por ahí que la gran mayoría de las modelos son tontas. Nosotros no estamos, ni de lejos, de acuerdo. La gente está muy equivocada.

Más gata que leona
Te acercas a ella y te parece que te está mirando. Sus ojos han cambiado, no son los de antes, ahora el par de faros se han tornado más pequeños, más rasgados y más desafiantes. Y es que toda la parte delantera es diferente, con nueva pantalla, más grande, y nuevo frontal, paradójicamente más pequeño.

Las salidas de aire del enfriador de aceite (la anterior llevaba un radiador de agua, mucho más expuesto) son también otras, más ligeras y de aspecto más deportivo, y, digamos, del asiento hacia delante sólo se ve depósito de combustible. Es decir, la limpieza de detalles, con su consecuente brillo, es más que apreciable en la nueva V-Strom.

La parte trasera también es otra. Colín que apenas se ve, que se pierde por el costado derecho entre la zona del pasajero y el escape. Escape que tampoco es el mismo que antes. Miramos y miramos la V-Strom 650 ABS, y es como si nos dijera: “¿Acaso no me conoces? ¿A que parezco otra?”. Y sí, realmente esta trail no parece la misma.

Ella sigue siendo una fiera, eso sí, y puede con todo lo que le echen. Pero una fiera domesticada, es decir, más dulce y más tierna. Que se deja acariciar, vaya, y que al haber perdido la grasa que le sobraba, corre, disfruta y se pone como loca cuando la sacamos a pasear.

Powered by Gladius

La V-Strom sigue con un bicilíndrico en V y con los 645 centímetros cúbicos. No podía ser de otra manera, o de lo contrario habría dejado de llamarse V-Strom. Pero ahora una cosa ha cambiado.

La anterior V-Strom era de 2003 y el motor, claro, también. Por eso la nueva no podía seguir con una mecánica de hace ocho años, había que hacer algo. ¿Qué otra Suzuki lleva un V 650? Pues eso, la Gladius. Y a la Gladius pidieron su motor para que la V-Strom se pusiese al día.

Matices. La Gladius es una naked y la V-Strom, una trail. Una naked funciona de una manera y una trail de otra muy diferente, de modo que algo había que hacer para adaptar el corazón de la Gladius al espíritu de la V-Strom.

Los ingenieros de Suzuki empezaron por el encendido, que fue retocado para ofrecer una respuesta algo más contundente a bajas y medias vueltas, con una relación de compresión menor en la trail. Y luego también revisaron la relación del cambio de velocidades para reforzar todavía más su carácter por debajo de la zona alta del tacómetro. Por lo que, claro, en esa zona del cuentarrevoluciones, en la alta, pierde lo que el de la Gladius sí mantiene; entre otras cosas, una mayor velocidad punta.

De esta manera, la V-Strom 650 ABS ofrece 76,5 CV a 8.790 rpm y 6,7 kgm de par a 7.538. La Gladius, 70,9 a 9.133 rpm y 6,0 kgm de par a 7.956 rpm. Cifras mayores en la V-Strom, pero también es más plana su curva de par y de potencia respecto a la de la Gladius. Digamos que el motor de la naked, una tipología siempre más deportiva, es más puntiagudo que el de la V-Strom, porque una trail, en principio, siempre es una moto más tranquila y de conducción menos exigente.

Y así se comporta el dos en V de esta moto. Es un propulsor lleno, solvente y muy suave, con respuesta a bajo y medio régimen. Pero que nadie se asuste, porque el motor de la V-Strom es muy fácil y muy cómodo de llevar. Ya lo decíamos más arriba: esta trail es más gata que leona. En todos los aspectos.

La V-Strom es una trail de dimensiones, si no a tener en cuenta, sí apreciables. Esto no impide, en cualquier caso, que se deje llevar con fluidez. El que escribe se dio cuenta de esto en más de una ocasión.

En la sesión de fotos, por ejemplo. Dando pasadas para captar la mejor instantánea, había que, evidentemente, pasar una y otra vez. Por lo que también había que girar y volver atrás. Fue en los giros más cerrados, en los que apenas había espacio, donde me di cuenta de que se maneja sin estrés. No hacía falta hacer maniobras: sólo tirar de embrague, de gas, pisar con suavidad el freno trasero para dominar la moto y girar a tope, que la V-Strom pasaba por donde quería.

 


Manejable

Por estrecha que fuese la calzada. El único problema, para los que no somos especialmente altos (el que escribe, 1,75 metros), es que el asiento es un poco elevado (opcional unos 20 milímetros más bajo) y en parado se llega casi de puntillas para maniobrar con confianza.

En cualquier caso, como decimos, el radio de giro es reducido y el manillar está muy a mano. Que no cuesta manejarla, vaya.Lejos de la ciudad, el dinamismo llegó a sorprenderme. Yo tenía presente una vaga imagen de la anterior V-Strom, que probé por última vez hace unos tres años. Y no acabó de convencerme. Quizás estaba equivocado, pero me pareció una trail más pensada para viajar que para otra cosa. En carretera no lo hacía mal, pero se la notaba incómoda.

Cuando he probado la nueva V-Strom 650 ABS en curvas me he llevado una grata sorpresa porque no es que no me haya defraudado, sino que me ha sorprendido. Se mueve de un lado a otro con gran velocidad, es intuitiva, como buena trail, y no nos pone ninguna pega cuando queremos tumbar de verdad y con decisión. Ella acata nuestra orden sin rechistar y lo hace. Gata más que leona. Las suspensiones, por otro lado, aunque suficientemente firmes, son más bien blandas.

Frenando, bien, gracias. No es una GSX-R, seguro que os lo habíais imaginado, aunque para ser una trail moderada -ni deportiva ni fondona-frena más que de sobras. Eso sí, saca mejor puntuación en cuestiones de tacto que de mordiente. Además, el ABS se sirve de serie.

No es deportiva, no, pero también nos llamó la atención lo bien que trabaja el cambio de velocidades. Es algo seco y ruidoso, eso es verdad, pero tanto la leva del embrague como la palanca del cambio se sincronizan con armonía para que eso, cambiar de marchas, se realice con rapidez y precisión. Insignificante el recorrido de leva y de la palanca, abundante la descarga de buenas sensaciones.

No se hace la estrecha

En autopista tampoco defraudó. Igual que al ver la anterior V-Strom y la nueva pensamos que la nueva iba a ir mejor -como así ha resultado ser-, también pensamos que la V-Strom 2011 no sería tan cómoda como la 2003.

Nos basábamos en el tamaño de una y otra, siendo el de la de hace ocho años mucho mayor y, por tanto, siendo también mayor su protección aerodinámica.

La realidad ha sido bien diferente, puesto que la V-Strom 650 ABS, la de ahora, es más estrecha de frontal y de depósito, pero la protección aerodinámica es más que suficiente.

La unidad que probamos aquí contaba con algunos extras, entre ellos la pantalla más grande y con el pequeño deflector regulable superior. El aire apenas nos rozaba el casco por arriba, y hombros y brazos iban completamente protegidos. Las únicas que están más expuestas son las piernas, por las menores dimensiones del depósito, pero es que ni eso.

El asiento es además de grandes dimensiones de entrepierna para atrás, muy cómodo para conductor y, sobre todo, acompañante.

El precio de la Suzuki V-Strom 650 ABS -el ABS, recordamos, es de serie- es de 8.399 euros.

Ella se ha puesto al día y está claro que quiere gustar. Quiere llamar la atención de posibles interesados, y si alguien decide casarse con ella, verá que, además de atractiva, tiene muy buena conversación.

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"