Triumph Bonneville Bobber Black (prueba): ¡Paint it, Black!

Aceites castrol

Vota

0 0

Triumph saca el lado más 'canalla' de su Bonneville Bobber, que ahora presenta múltiples detalles en color negro, así como mejoras a nivel de equipamiento.

Cuando la probamos a finales de 2017 en su versión estándar, ya nos imaginábamos que la Triumph Bonneville Bobber seduciría a un gran número de amantes de lo retro y de lo customizable. Puedes leer nuestras primeras sensaciones en este enlace. Incluso es posible que ni la propia marca previera que éste sería el modelo con las ventas más rápidas de toda su historia. Desde luego, esta custom monoplaza se ha ganado un asiento en la familia Modern Classic de la firma británica, en la que también encontrarás otros modelos clásicos como las Bonneville T1200, T100, Thruxton, Thruxton R, Street Cup y Scrambler.

El lado oscuro de la Bobber

La Bobber se encuentra cómoda en un mercado de las dos ruedas que está recuperando la filosofía de las motocicletas clásicas. Ahora, su nueva versión se viste de color negro y pasa a llamarse Bobber Black. Aunque ya tuvimos la ocasión de verla en su fábrica de Hinckley, ahora la hemos sometido al peculiar banco de pruebas de Motofan. Como ves, son muchos sus detalles y acabados en tonos oscuros, aunque es cierto que la Black mantiene intacto su carácter Bobber: es baja, con una larga distancia entre ejes, un chasis rígido, un asiento monoplaza, con el motor al descubierto y, por encima de todo, con unos neumáticos gigantes y del mismo diámetro. Pero sí, hemos de comentar algunos cambios que presenta esta nueva versión respecto a la estándar.

El Twin de 1.200cc no falla

Ya propulsaba las Thruxton, Bonneville T120, Bobber y, ahora, el motor Twin en paralelo de 1200cc, de 8 válvulas, refrigerado por líquido y calado a 270 grado también lo equipa esta versión Black. Otorga una potencia de 77 CV respecto a los 80 CV de la Bonneville-, pero en su caso ofrece una respuesta más contundente en bajos y medios regímenes, y eso la prepara especialmente para la ciudad, donde necesitamos una aceleración contundente para sortear el tráfico. He percibido un par motor -de 106 Nm- que empuja especialmente a partir de 4.000 rpm. Pero también me ha llamado la atención que su sonido tiene poca presencia. Normal: hablamos de un motor Euro 4 que se acompaña de un doble escape, silenciosos en acero pulido y un catalizador. El Twin de la Black incorpora una caja de admisión con dos filtros de aire y un nuevo eje de tracción. En principio, este motor no necesita ser revisado hasta los 16.000 km de recorrido.

Custom moderna

Aunque su estética nos invita a pensar en una moto de conjunto clásico, la Triumph Bonneville Bobber luce una serie de ayudas electrónicas que nos ofrecen más comodidad en nuestros desplazamientos diarios. Una de ellas es el acelerador electrónico Ride by wire, que hace más precisas nuestras aceleraciones y, junto con su control de tracción (desconectable), evita que tengamos sustos si aceleramos demasiado en las arrancadas, al salir de una curva o, sencillamente, sobre asfalto mojado. Además, la Black dispone de los modos de conducción Road y Rain, que nos ofrecerá una entrega de potencia más o menos controlada en función de cada situación el segundo modo es idóneo para días lluviosos-.

Los detalles modernistas de esta custom se encuentran en puntos como el faro trasero, que dispone de tecnología LED, así como un inmovilizador de motor con transpondedor integrado en la llave. En este aspecto también destaca su cuadro de instrumentos redondo y de estilo minimalista, que no aporta datos como: autonomía, nivel de combustible, promedio de consumo (e instantáneo), indicador de mantenimiento, marcha engranada, cuentakilómetros parciales e indicador de mantenimiento.

Bobber, y aun así

Muchas, o la mayoría de las veces, las Bobber dan la sensación de ser poco prácticas de manejo, en gran parte por sus ruedas de grandes dimensiones y su distancia entre ejes larga. De acuerdo, no voy a ponerla al nivel de la Thruxton R Pero me ha sorprendido la agilidad con la que se desenvuelve en ciudad, porque me esperaba todo lo contrario. Uno de los contribuyentes a que sea una moto fácil de llevar es su asiento bajo, cuya distancia libre al suelo es de tan solo 690mm. Así, la Bobber Black se hace accesible a conductores de todas las estaturas ya que resulta muy sencillo tocar con los pies al suelo.

También es una moto fácil de conducir porque su centro de gravedad es muy bajo. Por ciudad, la posición de conducción a la que nos invita es relajante, con las piernas bien flexionadas -más que en otras custom del mercado-, al igual que los brazos, pues el manillar es ancho y plano. La moto declara un peso total de 235 kg.Por desgracia, su depósito de combustible tan solo dispone de 9 litros de capacidad, y hemos notado un consumo notable durante la semana que hemos dispuesto para probarla. Su rueda delantera de 16 pulgadas dificulta un poco las maniobras en parado, pero en marcha desaparece este hándicap la estándar es de 19-. Ya por carretera, la cosa cambia Sus estriberas son bajas, y esto no concede grandes inclinaciones por carreteras de curvas.

Black, y mejor equipada

Respecto a la versión estándar, uno de los principales cambios de la Bobber Black lo detectamos en su parte ciclo. Además de ser más pequeña, la llanta delantera es de radios clásicos y calza neumáticos Avon Cobra que han sido confeccionados exclusivamente para este modelo. Más allá de su chasis de doble cuna de acero, La horquilla delantera Showa ha sido renovada y es más gruesa, ahora de 37mm, y rinde estupendamente en frenadas fuertes y al absorber los baches. Detrás encontramos un amortiguador firmado por FOX. Hablando de frenos Los de la Black son dos discos delanteros de 310mm por uno solo de la Bobber- con pinzas Brembo de dos pistones y un disco trasero con pinza de un pistón.

En su canción, Paint it, Black, Mick Jagger -Rolling Stones- se imaginaba un mundo pintado de negro. Me da la sensación de que Triumph ha hecho su reinterpretación del concepto, pero con la Bobber. Y es que esta versión Black brilla por sus múltiples acabados en tonos oscuros. De hecho, toda la moto es negra, y ofrece a su propietario la imagen de un auténtico dark rider.

Con la Black nos encontramos un escape acabado en negro (silenciadores y colectores también), pedal de freno y estriberas anodizadas en negro, palanca de cambios anodizada en negro, varilla del cambio acabada en negro, manetas de freno y embrague anodizadas en negro, manillar pintado en negro con torretas y abrazaderas anodizadas en negro, asiento acabado en negro, tapas del motor, de válvulas y del piñón con revestimiento electrostático en color negro, aro del faro delantero acabado en negro y bujes de las ruedas en negro. ¡Todo pintado en negro!Los acabados disponibles para esta versión son: Jet Black y Matt Jet Black.

Si bien es cierto que el precio de la Triumph Bonneville Bobber Black -14.350 euros (IVA incluido)- es ligeramente superior al de sus rivales más directas, la calidad de sus acabados es exquisita, como también debemos considerar sus ayudas electrónicas como otro punto a favor. Y lo mejor es que, en su conjunto estético, encontramos una moto de serie que parece haber pasado por uno de los mejores talleres de customización.

'Highlights' de la Triumph Bonneville Bobber Black

- Motor Twin en paralelo de 1200cc (77 CV)

- Par motor (106 Nm) poderoso en medios regímenes

- Modos de conducción Road y Rain

- Control de tracción (desconectable)

- Horquilla delantera más gruesa que la Bobber estándar

- Llanta delantera de radios de 16 y de radios clásicos

- Depósito de combustible: 9 L de capacidad

- Faro trasero de tipo LED

- Embrague asistido anti-rebote

- Múltiples acabados en tonos oscuros

- Precio: 14.350 euros

Equipamiento del probador

Fotos de la Triumph Bonneville Bobber Black

Fotografías por: Sessantuno (Guillem Hernández)
 

Comentarios

Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"