Prueba

Triumph Speed Triple “R” 2016 - Presentación¡Impacto!

Aceites castrol

Vota

2 0

Tras mejorar el motor tricilíndrico 1050, montarle mejores suspensiones y electrónica, Triumph nos presenta una Speed Triple R que causa verdadero impacto

Con nada menos que 104 modificaciones, la Speed Triple “S”, acompañada por la versión más sofisticada “R” que probamos hoy y que fue la protagonista de la presentación mundial del modelo celebrada en los alrededores y el propio circuito de Calafat, sigue evolucionando y mejorando el concepto Speed Triple, que ya marcó un culmen tras la llegada del motor “1050” en 2011.

Aquella primera Speed “naked” marcó, allá por 1994, (justo un par de años después de que el magnate de la construcción inglés, John Bloor, hiciera renacer la marca con un deseo convertido en pasión), un hito al crear una moto desnuda pero moderna y deportiva fundamentada, claro, en su singular motor tricilíndrico...

John Bloor era un verdadero entusiasta, sí, pero sus primeros modelos carecían de pegada: los motores, en especial aquellos primeros cuatro cilindros, y el conjunto de las motos eran muy pesados en general, y su segunda intentona de “copiar” a los japoneses –recordad aquella primera 600 supersport que se parecía a una CBR600F como una gota de agua a otra- no tuvieron éxito.

Nuevo estilo

Triumph, empero, pronto corrigió el tiro. Aquella primera Speed Triple se convirtió en la T509 de 1997: una Daytona “desnuda” que lucía orgullosamente el signo de identidad del modelo: su doble faro redondo que le hizo famoso.

Con el tiempo, el motor de tres cilindros subió su cilindrada hasta 1.050 cc y se hizo más poderoso. Y aquel emblemático par de ojos circulares y abiertos se rasgó para, junto a una carrocería más estilizada, seguir la marcha estilística de los tiempos...

Ahora, en 2016, a la Triumph Speed Triple 1050, tanto en versión “S” o básica, como en la “R” que Motofan tuvo ocasión de probar a fondo, se refina, insistiendo en unos conceptos que la hacen una moto verdaderamente interesante.

Por un lado, profundizando de modo definitivo en su apuesta deportiva: 138 CV a sólo 9.500 rpm, un chasis doble viga de tubos de aluminio con zonas de fundición, un espectacular monobrazo y unas suspensiones –todavía más en el caso de la “R”, lo veremos más adelante- de altura, con frenos monoblock Brembo, llantas ligeras y gomas (Pirelli Diablo SuperCorsa) de primera...

Tan cruda como refinada

Por otro lado, siguiendo siendo una moto perfecta para el día a día... Bueno, lo sería salvo que rodaras todo el año inmerso en el crudo invierno que vivimos en Calafat: a apenas unos grados positivos, uno hubiera recibido con aplausos una mejor protección aerodinámica, y unos paramanos con puños eléctricos, te lo garantizo... y, en mi opinión en cuanto a estética, unos retrovisores convencionales y no “migrados” a los extremos de los manillares...

En todo caso, sin embargo, la Speed Triple es agresiva pero cómoda, rápida pero no demasiado radical para todo uso, y su mecánica aúna el duende del particular motor “tres” (con la patada de un “bi” y casi la estirada arriba de un “tetra”), llena de personalidad, músculo y “sound” que son su encanto, con unas formidables prestaciones y una finura mecánica que hacen que conducirla a todo confort sea un placer.

Como decía, esta moto abunda en el icono “Speed Triple”, es decir, apuesta por una imagen aguerrida, que ha sido todavía más afilada en esta nueva versión 2016 (nueva careta con entrada de aire de admisión, nuevos faros DRL más almendrados, nuevo radiador más pequeño con nuevas tapas, nuevo tanque y asiento más estrecho, nuevo parafango, nuevas tapas, nuevo panel de instrumentos con tacómetro analógico, km digital, nivel de gasolina, lap timer, luz de aviso de cambio de marchas programable, anuncio de intervalos de mantenimiento mecánico... etc...), pero que recuerda a las motos del “lonely rider” británico: tan cortés como villano, tan huraño como gentleman, tan considerado como truhán...

Moderna

Así, el cuarto eslabón de su buen posicionamiento en el mercado, conseguido a través de atrapar el corazón de motoristas poco convencionales, es que ha sabido modernizarse.

Ya he comentado algunos de sus cambios estéticos, pero además Stuart Wood, su “chief engineer”, ha marcado un cambio total en su mecánica: la bestia celebra –no es adecuado en este caso escribir “sufre”- nada menos que 104 cambios: lo único que parece no haber mutado es su cilindrada: pero los pistones, los árboles y las levas son nuevos, rediseño de los conductos de admisión y escape, del airbox, de los dobles silenciadores (-303 gramos menos por lado y... ¡un 70% más de eficiencia de flujo!)... Resumiendo: Pistones y cigüeñal de nuevo diseño, nueva centralita (ECU) y cámaras de combustión de nuevo diseño inyección y toberas de admisión más abiertas, airbox y cuerpo de mariposas con acelerador electrónico rediseñados, radiador más pequeño, estrecho y eficiente y sistema de escape renovado...

Así, se consigue una mayor eficiencia: más potencia, más par (que crece hasta 112 NM a sólo 7.850 vueltas, con un 5% más desde unas 3.500 rpm a las 7.500 y respira también mejor arriba, donde llega a dar los citados ¡138 CV!)...

Para apoyar este refinamiento, el selector y los tallados de los engranajes de cambio se han mejorado, y el embrague ahora aligerado pasa a ser asistido, y con antirrebote, de manera que el manejo es ahora mucho más suave. 

Electrónica

Y, claro, a la Speed le ha llegado una buena dosis de electrónica: el motor cuenta con 5 modos de motor (Rain, Road, Sport, Track y “custom” personalizable) que se combinan a voluntad con el funcionamiento del ABS desconectable y los 3 mapas de acelerador respuesta al acelerador sin cable “ride by wire” y el Traction Control, de modo que en versión custom puedes combinarlos a voluntad desde los mappings más intrusivos o “de ayuda a la conducción” (se limita el deslizamiento, la patada inicial, o el control de caballitos), con la actuación del ABS, en caso de condiciones difíciles como lluvia, o prácticamente “free-ride” para circuito, que puedes combinar, claro, con un setting de suspensiones adecuado.

En todo caso, el motor de esta Speed Triple tiene un comportamiento todavía más musculoso, pero también amigable y hasta me atrevería a decir que “simpático” entendiendo esta palabra en sentido literal: tiene y ofrece toda la empatía del mundo con los deseos de conductor...

Además, el consumo se ha reducido sobre un 10%, y estará sobre los 5,5 l/100 con, para los interesados en las nuevas regulaciones, valores que siguen el Euro 4 (52 MPG y 119 g/km de CO2).

Ciclo “R”

Aunque la versión “S” se conforma con unas Showa igualmente regulables en tres vías de bello aspecto e imaginamos comportamiento correcto, la “R” que probé primero por carretera y después en el Circuito del Mar equipa unas Öhlins de primera categoría y comportamiento muy refinado: delante, una NIX30 y atrás un monoamortiguador TTX36 –ambos de procedencia del universo más racing- son responsables de un perfecto copiado de las irregularidades del terreno y una buena adaptación a tu voluntad a la hora de apurar frenada o abrir a fondo: en todo caso su comportamiento es ejemplar.

La moto sigue combinando un carácter sport indudable en conducción agresiva en circuito con una docilidad y asequibilidad en carretera sencillamente óptima.

Su peso de 192 kilos en seco es correcto –pese a su refinamiento en equipamiento y electrónica mantiene la tara de la versión anterior-, y sus medidas (lo escribo aquí a nivel indicativo) de 1.435 mm de batalla, con un ángulo cerrado a 22,9º y un avance de 91,3 mm responden a los cánones actuales: motos más bien largas pero con geometrías agresivas para combinar buena estabilidad con la agilidad que precisan las modernas gomas de 120 y 190.

Satisfactoria

La Speed no es una “R”, tampoco una “touring” y me atrevo a decir que tampoco una “naked” tradicional, pero tiene un poco de los tres estilos y los combina en mi opinión muy acertadamente.

Su parte ciclo es sumamente divertida y su motor es puro y suave empuje. Sigue siendo, para mi, uno de los modelos más señeros, emblemáticos y acertados de la “nueva Triumph”, y quizás el que más nuevos motoristas haya atraído a los entusiastas de la marca de Hinckley.

En vez de entrar en la batalla de las “street fighter” derivadas de las “R”, con potencias cada vez más cercanas a unos -¿inútiles?- 200 CV, Triumph ha apostado por algo más sutil: se ha focalizado en hacer a la Speed Triple más atractiva, más bella –ahora parece más larga, baja, y su apariencia es más orgánica y agresiva-, y con un comportamiento mecánico más potente y refinado sea cual sea la manera con que su piloto interaccione con ella.

La versión “S” con Showa (en todo lo demás son idénticas) costará 13.200 €, y puedes escogerla en color rojo o negro, mientras que esta “R” con Öhlins se entrega, también de inmediato en los concesionarios Triumph, en blanco o gris a cambio de un cheque de 14.900 €...

HIGHLIGHTS TÉCNICOS

1. Motor tricilíndrico en línea de 1.050 cc

2. Potencia: 138 CV a 9.500 rpm

3. Cambio de 6 relaciones

4. Embrague multidisco en aceite

5. Chasis tubular de aluminio doble viga, basculante monobrazo de aluminio.

6. Suspensión delantera por horquilla invertida NIX30 regulable en tres vías de 43 mm.

7. Monoamortiguador progresivo TTX36 regulable en tres vías.

8. Control de tracción, de mapa de motor y de acción de ABS

9. Instrumentación analógica más diplay digital

10. Alimentación por inyección, refrigeración por líquido

11. ABS de serie

12. Ruedas de 120/70-17” y 190/55-17”

13. Peso sin gasolina 192 kilos

14. 2 Discos delanteros de 320 mm, pinza 4 pistones Brembo Monoblock, y trasero de 255 mm, pinza 2 pistones Nissin, ABS de serie.

Fotos de la Triumph Speed Triple R

Fotografías por: Alessio Barbanti/Triumph

La alternativa

Kawasaki Z 1000: Muscle Z

Con una personalidad propia, la Z 1000 pretende plantar cara con su renovación total a la gran oferta de nakeds que están surgiendo en el mercado actual.

 

Comentarios (1)

  • pepe625
    pepe625 01-02-2016

    es una moto logica bien construida no como las chinolandias de bmw y equilibrada. chapeau por triumph

Añadir un comentario

  • *No se mostrará
    • Introduce las palabras
    Generar otra imagen

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"