Triumph Street Triple S A2: ¡Limitada, pero valiente!

Aceites castrol

Vota

0 0

La nueva Triumph Street Triple 765 S también está disponible en versión carnet A2, con motor de 660 cc y 48 CV.

Una magnífica noticia para los conductores nuevos y también para los renacidos.

Estamos en tiempos convulsos, en los que sacarte el carnet de moto es tenerlo a medias, y en los que correr la mitad de lo que puede tu moto significa que te meten en la cárcel.

Las marcas, claro, se deben adaptar a las nuevas regulaciones: la del carnet A2, destinada a los noveles, está clara: deben purgar dos años de penitencia sobre motos con menos de 48 CV y que provengan de modelos que no superen el doble de esta cantidad.

¿Cuál es el problema si haces una 600-750 competitiva frente a las rivales de otras marcas?

Pues que si la vendes con más de 100 CV no puedes limitarla para el carnet A2, por aquello de debe venir de un modelo con menos del doble de la potencia que tendrá una vez limitada. 48 x 2 = ¡96! Esta, precisamente, y por esta razón, es la potencia de origen de la nueva S A2 que probamos aquí. Veamos bajo qué estratagema la han desarrollado

Para tener claro la importancia de este sector, pensemos que en la moto más vendida en España en 2016, la Kawasaki Z 800, sus ventas de se dividen en aproximadamente un 80% entre la versión limitada para el carné A2 y el otro 20% restante en la edición libre.

Además de estos novatos, están los clientes reborn o renacidos a la moto, que desean volver a montar después de años dedicados a la familia y no quieren poner el carro delante de los bueyes comprando una moto excesivamente potente para su recuperada experiencia.

¿Cómo ha resuelto el tema la marca de Hinckley? Pues alegrémonos, porque la Street Triple S para el carnet A2 ya está aquí.

La nueva gama Street Triple 2017 se divide en tres versiones.

Con el nuevo motor de 765 cc derivado de la célebre Triumph Daytona, las3 configuraciones aumentan su potencia máxima, todas ellas con más potencia y par motor que la generación anterior.

La nueva Street Triple S llega con una potencia máxima de 113 CV a 11.250 rpm, un 6,6% más.

La Street Triple R, sube hasta 118 CV a 12.000 rpm, un 11,3% más.

Y la Street Triple RS, con una potencia máxima de 123 CV a 11.700 rpm, ofrece hasta un 16% más.

Todas montan el escape más ligero y más abierto, y admisión y caja de cambios renovadas.

Pero a la Triple S, R y RS se les suma esta especial Street Triple S A2, cuya particularidad más importante es que abandona su motor standard, por supuesto igualmente tricilíndrico de 765 cc del resto de la gama, por un 660 cc.

Éste, de menor cilindrada, es perfectamente capaz de dar los reglamentarios 95 CV sin perder cualidades en esta versión, y puede, como decíamos, adaptarse a los 48 CV del A2 sin problemas.

Para ello, se abandonan los 78 x 53,4 mm de la 765 por unas medidas de pistones, menores, de 76 x 48,5 mm.

¿Es esto una verdadera novedad para la marca?

Bien, Triumph ya ofreció en versiones precedentes de su naked sport de cilindrada media, la Triple, un kit de limitación que permitía su uso por los que recién se sacaron el carnet de moto grande.

Aquella primera Street Triple para el carnet A2 se introdujo en 2009.

Era una edición que limitaba su potencia máxima hasta los 95 CV (repetimos, la cifra máxima legal para limitar una motocicleta a los 35 kW reglamentarios) de modo que admitía la instalación de un kit para dejarlo en los 47,6 CV.

Bien, pero ¿menos es menos?

De acuerdo, no nos quejemos por no tener 113 CV en nuestra moto Tenemos 48. ¿Es suficiente con esto para tener una Speed Triple lo bastante divertida como para disfrutar con ella?

Segunda pregunta.

Una vez haya pagado los dos años de purgatorio y ya estemos en condiciones de llevar con seguridad y convencimiento una moto grande

¿Podremos deslimitar nuestra S - A2 rápidamente?

¿Tendremos que cambiar de moto o podremos redescubrirla ya reforzada a 95 CV para seguir queriéndola unos años más?

O por el contrario ¿tendremos que venderla en el mercado ya cada vez más importante, eso sí- de las motos limitadas porque no se podrá deslimitar?

La respuesta es no: el proceso de deslimitación en el concesionario es muy sencillo, ya que requiere menos de una hora y finaliza con la emisión del certificado oficial como paso previo para acudir a la ITV.

¿Qué ha mejorado en la nueva generación?

Con un menor peso que la generación anterior, la Triple sigue siendo la moto más ligera de las naked medias.

El nuevo basculante en forma de wing-gull o ala de gaviota mejora la estabilidad a alta velocidad.

Aunque esto puede decirse todavía más de las otras versiones de esta moto, también han mejorado las suspensiones, y los frenos, y los neumáticos son también superiores en la nueva S.

Modificaciones en la geometría de la caja de cambios, más una 1 y 2 marcha más cortas ofrecen una aceleración más intensa, y la finura de la caja de cambios es superior.

En todo caso, la Street Triple es una moto muy divertida, con un sonido decorado por un silbido espectacular ¿quizás un engranaje recto en la transmisiónelegido voluntariamente por dar personalidad al ruido de su motor?- y muy adecuada a la vida real.

Está claro en que la versión A2 la relación peso-potencia es mala.

Con 48 CV la moto es dinámica, sí, y corre ¡más de lo que pensarías!, pero no es posible calificarla de rápida.

La ayuda, sí, su electrónica de última generación al servicio de la seguridad y el disfrute del piloto, pero el control de tracción, y hasta los dos modos de motor, son prescindibles.

Además, su carácter tricilíndrico, muy lleno en medios y alegre en aceleración, se pone perfectamente de manifiesto también en esta A2.

Su par motor de 60 Nm a 5.100 rpm, sin embargo, corrige su escasa potencia máxima y permite llevarla en medios con ritmo notable sin necesidad de buscar potencia, es decir, apoyándose en su buena capacidad de chasis, suspensiones y frenos.

Efectivamente, su agilidad y estabilidad, y también su capacidad de paso por curva, su frenada, sus suspensiones, su solidez y confianza procedente del chasis, son de primera clase

Tanto como para ser igualmente buenas para una moto ¡con el doble de potencia cuanto menos!

Por supuesto, ¡me refiero a su versión S de 95 CV!

Ciertamente, el nuevo basculante en forma de ala, específicamente diseñado para la nueva gama Street Triple, ofrece una mayor rigidez frente a la torsión longitudinal, combinada con una reducción de la rigidez lateral.

Se ha variado la posición del eje de basculante, para mejorar la motricidad y modificar la tendencia al pitch, de manera que se obtiene una salida de curva más segura.

Y la precisión de dirección sigue siendo una de las mejores bazas de esta moto.

Mejoras electrónicas

Es verdad que los tres modelos cuentan con nuevos modos de conducción, y que la S es algo más sencilla: nuestra Street Triple S A2 cuenta con dos, Road y Rain, mientras que la Street Triple R cuenta con cuatro y la Street Triple RS con cinco modos: Road, Rain, Sport, Rider (programable) y Track.

Pero en todo caso, el nuevo acelerador electrónico mejora la respuesta al giro del puño de gas, permite incorporar sin problemas los 2 modos de motor y mejora la conectividad entre los mapas de inyección, el ABS, y el control de tracción

La Street Triple S cuenta con un panel de instrumentos LCD totalmente renovado, el mismo de la última generación de las Speed Triple.

Este panel permite al piloto cambiar de modo de conducción -tanto en marcha como en parado- , y también acceder a la información del ordenador de a bordo.

En el modelo "S" ofrece las funciones de velocímetro, tacómetro, modo de conducción, marcha engranada, ¡nivel de combustible!, odómetro, cuentakilómetros parcial y distancia del viaje.

En la Street Triple S la configuración del control de tracción se puede modificar desde el menú del panel de instrumentos seleccionando los modos de conducción "Road" o "Rain", cada uno de ellos con su propio nivel de intervención del control de tracción. Monta también con los conmutadores renovados procedentes de la última generación de las Speed Triple.

Estética

La nueva Triple ha renovado su estética, sus líneas han afirmado el músculo. Los dobles faros oblongos o almendrados que sustituyeron a los originales redondos siguen siendo el detalle estético más interesante de la Triple.

A nivel de detalle, la Street Triple S equipa luces de posición LED en el faro delantero, que son ¡4,6 veces más brillantes que las luces de posición de la generación anterior!

Otro retoque: la maneta de embrague tiene ahora regulación en 5 posiciones.

El escape ya abandonó la manía de situarse bajo el colín un sistema de moda hace una década, pero ¡que subía y alejaba de manera indebida el centro de gravedad de la moto de lo ideal al colocarlo demasiado alto y retrasado!-. Así, se ahorran 3,5 kg en la parte trasera, y se consigue un aspecto más esbelto de la parte trasera. Además, aleja al pasajero del calor en los silenciosos.

Dadas sus prestaciones limitadas, el comportamiento de su horquilla invertida Showa de 41 mm de diámetro y 110 mm de recorrido, y del mono-amortiguador trasero con depósito independiente y precarga ajustable, es casi perfecto.

Tienen menor recorrido y únicamente regulación de precarga en el tren trasero, y la S no tiene de serie, tampoco, la aleta trasera.

Igualmente, aunque no es el material pata negra de sus versiones más apuradas, la Street Triple S equipada pinzas flotantes Nissin de dos pistones en el tren delantero, más otra Brembo mono-pistón del mismo tipo en la rueda trasera.

No hay ahorro, en todo caso, en cuanto a neumáticos: monta unos Pirelli Diablo Rosso Corsa que dan un agarre excelente, una notable estabilidad en apoyo, y una direccionabilidad muy precisa.

En la S hay asimismo leves cambios en la geometría. Se ha variado el reparto de pesos (hay un 2 por ciento más en el tren delantero que en la versión del año pasado) y la geometría de la dirección tiene menos ángulo de dirección y más avance.

Pero en todo caso, la Triumph se distingue ante todo por una agilidad muy por encima de lo exigido (leed como va en carretera)

La Street Triple S para el A2 estáya disponible, pues, desde 8.825 € en los colores Diablo Red o el Phantom Black en este caso (metalizado).

Una buena opción para entrar en la moto grande con el mejor pie.

EQUIPAMIENTO DEL PROBADOR

Fotos de la Triumph Street Triple S A2

Fotografías por: Sessantuno (Guillem Hernández) - Acción: Solid
 

Comentarios

Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • *No se mostrará
    • Introduce las palabras
    Generar otra imagen

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"