Triumph Tiger 800 XC: Rata del Desierto


Vota

2 0

Durante la Segunda Guerra Mundial, los soldados británicos que luchaban en el desierto a las órdenes del Mariscal Montgomery se ganaron la reputación de ser combatientes implacables e infatigables. De hecho se movían tan deprisa por las arenas de Libia que sus enemigos los bautizaron como " ratas del desierto"...

Tiger XC, la promessa di grandi viaggi possibili Espero que los amigos de Triumph no se molesten con el títular. Lo de "Tigre del Desierto" me parecía demasiado óbvio... y lo de "Rata" sólo pretende evocar a los hombres y a las máquinas del mítico VIII Ejército inglés que derrotaron a Rommel e hicieron de las arenas del desierto su campo de batalla. Los británicos lo lograron gracias al talento del mítico Mariscal Monty... y a su extrema movilidad. Se estaban moviendo continuamente por el frente de modo que los alemanes desgastaban hombres, máquinas y combustible persiguiendo a sombras... hasta que Montgomery lanzó su ataque definitivo. Aquellos soldados que nunca parecían estar quietos se ganaron pronto el apodo de "Ratas del Desierto". Aparecían por donde menos se esperaba y desaparecían del mismo modo. Los ingleses usaban para moverse por Libia motos como las BSA, las Royal Enfield... y sí... las Triumph. Probablemente por eso a nuestra invitada de hoy le corresponda el título honorífico de heredera de aquellas motos que movían a las "Ratas del Desierto".

Nave del desierto

Aggressivo il frontale della Tiger 800 XC

Presentada durante el EICMA 2010, la Triumph Tiger ha logrado algo realmente notable: ser un éxito en un segmento dominado con puño de hierro por alemanes y japoneses. El secreto ha estado, seguramente, en que los ingenieros de Hinckley han sabido darle personalidad propia sin renunciar a los elementos que se le exigen a una moto del género... y a un cierto snobismo inherente a cualquier moto inglesa. Lo cierto es que la XC, la versión más trail del modelo, tiene aún más marcada esa personalidad. Los elementos diferenciadores de su estilo más off road" le dan un aspecto clásico que le sienta muy bien a las motos británicas, como las llantas de radios, algunos elementos del motor en negro y especialmemte el "pico de pato" que le sienta muy bien. El resto; las suspensiones largas y el kit de motomaletas la convierten en una "Nave del desierto". Como tal, como buena devoramillas, todo ene lla está diseñado en función de la ergonomía y de no fatigar al conductor. Las estriberas y el manillar están sobreelevados respecto al modelo base y todo queda en su sitio y es fácil. Bueno... la piña de interruptores de los faros adicionales y de los puños calefactables no tanto, no están demasiado bien resueltos pero no le bajaremos la nota a la Ttiger XC por eso. La solución del plexiglas protector en el frontal del faro, en cambio, está lograda, es estética, eficaz y le da un aspecto más sólido a la parte delantera de la moto. 
Las maletas dominan toda la parte trasera y engordan la estilizada línea  posterior de la inglesa... aunque tienen muy buena capacidad. El catálogo de accesorios de la XC es enorme... y hace que el precio se dispare pero permite prepararla prácticamente para cualquier tipo de ruta.

Lista para viajar

Comoda su strada e veloce in piena sicurezza

Ponerse tras el manillar no es un problema ni siquiera para quien no sea muy alto. A partir de 1´70 ya se toca con la punta de los pies en el suelo. Ciertamente, de esta manera, hay que estar atento en las maniobras en parado pero excepto en ese momento la ergonomía se adecua a todas las estaturas. La sensación en marcha es de cierta pesadez en el tren trasero; las enormes motomaletas se dejan notar demasiado pero, repito, la sensación al manillar es confortable. 
Bien diferente problema es del caballete central que no se antoja práctico ni cómodo. El mango lateral es corto y no ayuda en absoluto al conductor en la labor de izar la moto.
Apretamos el botón de arranque y el motor de tres cilindros, 799 cc y una potencia declarada de 95 cv a 9.300 giros cobra vida con el sonido característico de la casa Triumph, una verdadera marca de fábrica ya.   La promesa de potencia y alegría que transmite ese sonido se mantiene al comprobar la erogación, la entrega de la caballería, plana aunque contundente hasta medio régimen y casi deportiva en la zona alta, cerca del corte de encendido. En cualquier caso, el rango de utilización en el que se siente más cómodo y da lo mejor de si es el que va de 3.000 a 7.000 giros. Esta es también la franja en la que presenta unos consumos más interesantes, alrededor de 20 kilómetros por litro lo cual, teniendo en cuenta la capacidad de 19 litros del depósito permite una autonomía nada despreciable. 
La calidad en prestaciones de chasis y suspensiones es más que suficiente para dotar a la XC de una versatilidad envidiable en su segmento y la moto se mueve con soltura tanto en pista como en pavimento en mal estado, buen asfalto e incluso ciudad. En este caso no estamos, como es fácil imaginar, ante una moto adecuada para el ratoneo por su volumen -y conviene estar atento ya que las maletas pueden decapitar retrovisores moviéndose entre coches- aunque el motor es amable y acepta el castigo urbano.
Donde la XC se sentirá como pez en el agua es en el rol de viajera de largas distancias por autopista o carreteras rápidas con buen asfalto.
En esa circunstancia es rápida, cómoda y eficaz... aunque muestra uno de sus defectos más graves: el calor que desprende el motor, a causa de la posición elevada del radiador, es insoportable. Puede que en invierno no sea un problema... y que incluso se agradezca pero en verano conducir la Triumph se convierte en una experiencia infernal.

¡¡¡Puede con todo!!!

Ottime la capacità di piega nonostante pneumatici intermedi

Afortunadamente, y pese a esto, el confort general es muy bueno destacando la protección aerodinámica propiciada por el parabrisas, muy envolvente y eficaz. La presencia de molestas vibraciones es nula en manillar y estriberas y solamente aparecen -con relativa fuerza- a velocidades muy altas, superiores a 150 km/h y las causan las turbulencias que provocan las motomaletas, no el régimen de giro del motor. 
Saliendo de la autopista y afrontando tramos revirados, la clave para disfrutarlos es redondear los virajes y enlazarlos con una trazada amplia. La rueda delantera de 21 y las largas suspensiones no son amigas de entrar con fuerza en las curvas y menos aún de hacerlo después de tirar fuerte de frenos. La frenada ha de ser planificada ya que la primera reacción, inmediata, en cuanto se aprieta la leva es el hundimiemto del tren delantero y una fuerte transferencia de masas. Sólo después se obtiene la sensación de detener el conjunto. Que nadie se asuste: la moto frena muy bien... pero requiere acostumbrarse. Hay que tener en cuenta dos cosas, que hay un ABS dispuesto a sacarnos de cualquier apuro y que la XC tiene suspensiones blandas como corresponde a una moto con verdadera vocación trail. Fuera del asfalto, precisamente y siempre hablando en términos de trail, encontraremos también que basta con encontrar la correcta posición en estriberas para disfrutar de la ergonomía del conjunto. El resto lo hacen la rueda de 21 y el generoso motor al que solamente limitan en el uso por pista los neumáticos mixtos demasiado enfocados a la carretera.

Elegancia inglesa

L'inconfondibile vista anteriore

Lo más notable que se puede decir de la Triumph Tiger 800 XC es que de ninguna manera es una simple versión cosmética de la Tiger Base. No es una Tiger con accesorios... es una verdadera Tiger trail pensada y construida para ser usada con funcionalidad y confiabilidad en diversas situaciones. Aunque es relativamente cara en relación a su cilindrada también lo es que rezuma calidad y clase en cada tornillo. No es una moto endurera para participar en el Dakar pero ofrece unas indudables posibilidades como trail asfáltica. Y lo mejor es que lo hace sin olvidar su labor principal: convertirse en una compañera para el uso diario. 
Elegante, inglesa, funcional... y valiente como una Rata del Desierto...



Fotos de la Triumph Tiger 800 XC ABS

Fotografías por: Thomas Maccabelli

La alternativa

Kawasaki Versys 1000 2015 - Presentación

La nueva mirada de la Versys 1000, más rasgada, más Ninja, demuestra el afán de Kawasaki por reforzar su sitio en el segmento de las grandes ruteras...

 
Da tu opinión

Comentarios (1)

  • manolo13
    manolo13 08-07-2012

    Lo que mas me gusta de las Triumph, es el motor de tres cilindros.

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"