Yamaha XV 1900 Midnight Star: Estrella de medianoche 2007

Aceites castrol

Publicado el 28/05/2010


Vota

0 0

La familia Star de Yamaha se renueva completamente en su gama alta con las nuevas Roadliner y Stratoliner para América, que llegarán a Europa únicamente representadas, de momento, por la XV 1900 Midnight Star.

Yamaha XV 1900 Midnight Star: Estrella de medianoche

Aprimera hora de la mañana, retumbando por las calles del centro de Portland, un yuppie ataviado con su inmaculado traje y conectado al "manos libres" de su móvil, paró a mi lado en el semáforo en rojo. Se detuvo el tiempo suficiente para dar su aprobación asintiendo con la cabeza, hasta que el semáforo se puso verde. En ese instante, abrí gas y desaparecí como alma que lleva el diablo, dejando atrás la ciudad, atravesando el entramado de acero y cemento del puente sobre el río Columbia.

Por los pequeños, pero efectivos, retrovisores aprecié cómo los primeros rayos del sol iluminaban la ciudad, mientras que frente a mí, en el horizonte, aparecían zonas industriales y almacenes; aunque Portland es una ciudad moderna, no puede eludir sus raíces proletarias.

De película custom

Yamaha XV 1900 Midnight Star: Estrella de medianoche


Al observar el paisaje industrial entremezclado con bosques de gruesos abetos envuelto por un nítido cielo azul, la escena se hacía cada vez más majestuosa a medida que me alejaba de la ciudad. El murmullo del agua amarronada del río sonaba como los salmones cuando los remontan. El ancho manillar cromado de puntas curvadas hacia el conductor, coronado por los dos depósitos de líquido hidráulico de frenos y embrague, eran el marco motorista ideal del cuadro que se dibujaba ante mis ojos.

Los elegantes y afilados soportes de manillar, y el faro, alargado y grande, también contribuían a reflejar el cielo azul y el verde de los bosques en su inmaculado cromado. El odómetro digital aún no marcaba 25 millas y yo ya me sentía como en casa, sentado en el asiento de la Roadliner. La aguja del gran velocímetro analógico se movía por las 55 mph y la pequeña, mejor dicho, muy pequeña aguja del tacómetro estaba anclada en las 2.000 rpm, justo donde el gran bicilíndrico refrigerado por aire entrega sus 16 kgm de par motor.

A esta velocidad, el puño del gas prácticamente ni se ha movido, y la Roadliner continúa sin ningún esfuerzo por la zigzagueante highway 14, paralela al río Columbia. Hace algunos meses que Yamaha anunció que todas sus custom distribuidas en EE.UU. se venderían con el nombre de Star, y casi al mismo tiempo, mostró por primera vez la Roadliner. Cuando observé la moto por primera vez, sus líneas realmente me impresionaron, pero me costaba compren- der el entusiasmo de los comunicados de Yamaha.

La presentación estática era una buena oportunidad para ver el nuevo producto, pero fue difícil formarse una opinión hasta que no la tuve un día entero bajo mis posaderas. Ahora, después de una jornada rodando a través del frío invierno de Oregón, he podido comprenderlo.

Chasis de aluminio

Yamaha XV 1900 Midnight Star: Estrella de medianoche


La Roadliner es totalmente nueva y ha sido creada para apartarse de los convencionalismos de diseño western de la primera saga Star. Así, la moto parece digna de un hotel art déco de Miami, en el que las suaves líneas retro evocan un tiempo en el que todo era posible y en el que la emoción jugaba el papel más importante en las decisiones de diseño. Ha sido diseñada para dotarle de dinamismo y estilo en cada uno de sus componentes, y está enfocada a todos los jóvenes de corazón. Uno de estos componentes con dinamismo, que generalmente se ocultan, es el chasis de aluminio. Con un peso de tan sólo 16,7 kilos, es 11,3 kilos más ligero que el de acero de una Road Star y está compuesto de sólo 8 partes, comparadas con las 64 de la Road Star.

El nuevo chasis es mucho más rígido y ligero, hace bajar el centro de gravedad y aporta un estilismo más limpio y depurado. Y de esto te das cuenta nada más subirte a ella, en cuanto quitas el caballete lateral y pones los dos pies en el suelo: la Roadliner se siente como una gran custom, pero disimula su peso de una forma excelente. En la parte trasera hallamos un basculante de fundición de aluminio, cuya tecnología deriva directamente de las motos deportivas de la marca. Su peso es de sólo 5,3 kilos, 6,3 kilos menos que el de la Road Star, y está compuesto de 5 piezas, frente a las 23 de la Road Star... Además, el sistema de fundición de aluminio ha dado total libertad a los diseñadores para que dejaran volar su imaginación. La moto rueda sobre un par de llantas de aleación de aluminio de 12 palos –de 17 pulgadas la trasera y de 18 la delantera-. Ambas montan neumáticos Dunlop D251 de perfil bajo, más propios de una deportiva que de una cruiser. Gracias a ellos, la dirección de esta moto resulta ser de lo mejor que he probado en una gran custom.

La goma trasera de 190/60 es un poco desmesurada para la potencia de la moto, pero contribuye a mejorar el look general. Delante monta una 130/70, que no está mal... Todo ello permite que entre en las curvas de una manera más fácil y con menos esfuerzo del requerido en una máquina de este tipo; una leve insinuación en su ancho manillar es suficiente para cambiar de dirección. Por supuesto, los límites en curva vendrán impuestos por la velocidad a la que se circule, pero si realmente esto te preocupa, mejor que pienses en otro tipo de moto más deportiva...

Motor potenciado y Exup

Yamaha XV 1900 Midnight Star: Estrella de medianoche

El protagonista de esta máquina es el imponente motor bicilíndrico en V a 48 grados de 1.854 c.c., refrigerado por aire y con distribución por varillas. Ofrece unos 100 CV de potencia reales. Es toda una joya y uno de los más poderosos motores de varillas en producción. Tiene además dos personalidades enlazadas, puedes conducir la moto de dos modos diferentes. En modo crucero, como hicimos nosotros en nuestra ruta a través de las serpenteantes carreteras que llevan a la base del monte Hood, haciendo trabajar su bien elaborado para máximo, de más de 17 kgm a apenas 2.500 vueltas y que se ha conseguido con la colaboración de una válvula de potencia Exup, hasta ahora reservada a las motos deportivas de la marca...

O bien, abriendo a fondo el par de cuerpos de 43 mm de la inyección a modo de "avance rápido", acompañado de una tremenda aceleración que se vuelve adictiva. En este caso aparecen más vibraciones en el manillar y en los reposapiés, totalmente intencionadas. Yamaha quería que el motor exhibiera toda su personalidad, y realmente lo han conseguido. Aunque la aceleración no es como la de la Triumph Rocket III, si la memoria no me falla, es similar a la de la Kawasaki Vulcan 2000, pero con la ventaja de un menor cubicaje.

Echando un vistazo al dossier de prensa de la Roadliner, en un gráfico Yamaha asegura que esta custom es aún más rápida en la prueba de aceleración del cuarto de milla, por lo que el banco de potencia no puede estar equivocado. Pero es interesante notar que, a pesar de los 340 kilos declarados de la Roadliner, es aún 34 kilos más ligera que la Vulcan 2000. Una cifra importante que sin duda contribuye a su buena aceleración.

Con buenos frenos...

Yamaha XV 1900 Midnight Star: Estrella de medianoche


Algo que no soporto de muchas cruisers es que carecen de una frenada como Dios manda. No tienen tacto ni potencia en su tren delantero. Aunque las cruisers han mejorado, aún no están a la altura de los frenos de las deportivas... ¡Pero esto se acabó! porque la Roadliner viene equipada con lo mejor en frenada, y con un tacto y una potencia increíbles; y es que el freno delantero se puede accionar con sólo dos dedos. Delante monta pinzas Monoblock de cuatro pistones opuestos, que muerden discos flotantes de 298 mm; atrás está equipada con un disco de 320 mm, con una pinza de dos pistones. El hecho de probar los frenos delanteros es también la mejor forma de evaluar la suspensión delantera, ya que la potente frenada no funcionaría bien si la horquilla no estuviera a la altura. Por suerte, me alegra escribir que la horquilla, a pesar de sus muelles e hidráulico blandos, funciona bien y no se hunde en exceso en frenadas fuertes.

Como los frenos, transmite progresividad y confianza, incluso en las frenadas más salvajes –hablando de una custom-. Aunque la horquilla no se puede ajustar, el amortiguador trasero sí muestra la posibilidad de regulación de precarga de muelle. Hablando con el personal de Yamaha, me comentaron que esto se debía a que los usuarios custom no tenían la necesidad de regular la horquilla –tal y como hacen los conductores de motos deportivas– pero sí los amortiguadores, sobre todo cuando deben cargar pasajero o equipaje. Los ajustes de serie parecen bastante buenos, ya que soportaron sin problemas mis 81 kilos de peso.

En conducción alegre

Yamaha XV 1900 Midnight Star: Estrella de medianoche

Al final del día decidí probar un poco más a fondo la Roadliner, aprovechando las ondulantes curvas de las carreteras de Oregón. Y así fue, ya que en muchas de ellas dejaba mi marca metálica, fruto del roce de las plataformas reposapiés. La verdad es que la distancia al suelo es bastante buena, mejor que en algunas cruisers. Si te preocupa que roce el suelo, piensa que lo único que tocará son partes fácilmente sustituibles y en ningún momento quedará dañada tu motocicleta. La suave caja de cambios de 5 velocidades hace aumentar el lado más salvaje de la moto –"wild at heart", según Yamaha-.

Con su palanca doble de punta-tacón, te anima a subir marchas sin embrague. Como curio sidad, esta palanca se convierte en una convencional tan sólo desmontando fácilmente la talonera. La caja de cambios emite algún "clunk" ocasional cuando pones primera o segunda, pero por lo demás es perfecta. La suavidad se ve mejorada por el tacto del embrague hidráulico, de fácil accionamiento, aunque tras varias sesiones fotográficas con tráfico intenso, comenzó a tornarse algo más duro. Cuando el sol ya se ponía tras las montañas, nuestra ruta nos llevó de regreso a Portland. Deslizándome entre el tráfico y con el cálido viento de la tarde acariciándome el rostro, me sentía relajado como para hacer otras 250 millas.

La nueva Roadliner es una moto realmente impresionante; desde su estilo único y moderno, hasta su poderoso propulsor, pasando por su potente frenada, y además cuenta con algunos elegantes extras. Lejos quedan los tiempos de los botones de difícil accionamiento y complicado acceso del odómetro. Ahora, en la Roadliner, en la mano derecha tiene el botón de "reset" y en la izquierda el botón para pasar por las diferentes opciones. Y aunque la decoración azul de la instrumentación no tenga ningún propósito práctico, tiene un look muy aparente y "cool", sobre todo cuando la luz se atenúa al atardecer.

Y cuando aparcas la moto, aún hay más gadgets "cool": cuando retiras la llave de contacto, puedes cubrir la cerradura con una tapa deslizante, también cromada, que deja el frontal de la moto totalmente limpio, como si fuera una auténtica custom hecha a mano. Una imagen que se refuerza gracias a los intermitentes futuristas y a que todos los cables eléctricos pasan por el interior del tubo del manillar.

Última mirada...

Yamaha XV 1900 Midnight Star: Estrella de medianoche


Dando un último vistazo a la Roadliner antes de dirigirme al hotel, tuve la oportunidad de observar por completo la nueva imagen de la moto. El faro es único, el enorme piloto trasero de diodos led está totalmente enrasado con el guardabarros, y el enorme depósito de combustible tiene unas líneas increíblemente limpias. En el motor llaman la atención las tapas cromadas de la culata, de los balancines y el mecanizado del aleteado de los cilindros, que cobra vida tras la elegante tapa cromada del filtro del aire.

La Roadliner se vende en USA en cuatro colores y tres versiones: la estándar, la Roadliner Midnight y la Roadliner S. La unidad que hemos probado es la S, la más cara del trío, que viene con cromados extras y a un precio de 14.980 dólares, unos 12.380 euros al cambio sin impuestos europeos. Si lo que buscas es una cruiser potente, con unos acabados de lujo, que llame poderosamente la atención y no quieres ser uno más, entonces la Roadliner es tu tipo.


Neale Bayly
Fotos: Tom Ryles y Brian Nelson

 

Comentarios

Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • *No se mostrará
    • Introduce las palabras
    Generar otra imagen

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"