Yamaha XVS 950 A Midnight Star: Little Big Star 2009

Publicado el 03/02/2010


Vota

0 0

Ésta es la nueva moto de entrada a la gama de grandes cruisers Yamaha Star. La 950 es más pequeña y tiene menos potencia que sus hermanas mayores, pero también resulta más pesada y grande que antecesoras como la Drag Star 650 y la Virago 535. Básicamente, se trata de una versión económica y de potencia reducida de una cruiser de gran cilindrada. Perfecta para esos norteamericanos de físico corpulento y bolsillo menguado a los que está enfocada.

Yamaha Midnight Star 950: Pequeña gran estrella

Yamaha se ha sacado de la manga un modelo de entrada a su gama de cruisers. La familia Star, como se conoce a las cruiser de Yamaha en América, necesitaba una versión pequeña y de consumos reducidos desde que la Drag Star 650 desapareció, víctima de las normativas de emisiones.

Pero agarrado a un manillar atrasado y abrazando el viento mientras la nueva Midnight Star rueda por una autopista, con el agradable latido de su motor V-twin de 942 c.c., resulta evidente que el concepto "pequeño" puede ser muy relativo. Quizás este modelo sea más ligero y algo más corto que sus hermanas de 1.300 y 1.900 c.c., pero, para los estándares de la mayoría de las motos, sigue siendo una máquina grande, pesada y de tamaño norteamericano.

Público objetivo: EE.UU.

Yamaha Midnight Star 950: Pequeña gran estrella

Esta impresión no es accidental. La XVS 950 A Midnight Star (o V Star 950, como la conocen en EE.UU.) ha sido creada para ofrecer una buena relación calidad-precio a motoristas de todos los tamaños y experiencias, según nos contaron por la mañana en el briefing antes de partir de la base de la presentación (cerca de la ciudad de Clayton y no muy lejos de Atlanta). Entre las prioridades de sus diseñadores se contaban un manejo ligero y un asiento ultrabajo.

Pero éstos no fueron los únicos objetivos de su desarrollo. Los ingenieros de Yamaha también buscaron una potencia líder en su categoría y todo el carácter de un V-twin de gran cilindrada. La Star más pequeña debía contar con la imagen y el tacto de una cruiser de talla grande y también con mucha personalidad y confort. Debía atraer a los motoristas norteamericanos físicamente corpulentos y con un presupuesto reducido. Lo que hoy en día incluye casi a la mayoría de los motoristas fans de las custom-cruiser...

El aspecto y la estructura de la 950 son lo que Yamaha llama "clásicos al nuevo estilo" (se trata de diseños más largos y bajos que la vieja generación de cruisers Drag Star y Virago). Son máquinas de aspecto mucho más elegante que sus antecesoras, aunque resulta decepcionante que no posean el aire esbelto y art-decó de la Midnight Star 1900. Visualmente, la moto es casi idéntica a la Midnight Star 1300, lanzada hace un par de años. Comparte sus estereotipos cruiser, como la instrumentación sobre el depósito, los guardabarros de voluminosos de acero, el asiento de dos niveles y las plataformas reposapiés.

53 CV y sin eje de equilibrado

Yamaha Midnight Star 950: Pequeña gran estrella

Sin embargo, las diferencias van más allá de este motor más pequeño de 942 c.c. (fruto de reducir el diámetro de los cilindros de 100 a 85 mm, pero conservando la carrera de 83 mm). Aunque el motor de nuevo diseño mantiene la arquitectura SOHC del V-twin más grande, con cuatro válvulas por cilindro, una estructura de cilindros a 60 grados y un solo cigüeñal, su refrigeración es por aire en lugar de líquido. También carece de los ejes de equilibrado del propulsor más grande. La entrega máxima de potencia es de 53 CV declarados a 6.000 rpm, con lo que pierde 20 CV respecto a su hermana mayor.

Entre los elementos modernos destacan las camisas de los cilindros con un compuesto de cerámica, los pistones y bielas forjados y un sistema de inyección electrónica Mikuni, que alimenta dos cuerpos de mariposa de 35 mm. El sensor de oxígeno del escape dos en uno está situado en la parte inferior de los tubos de bajada, de forma que el silencioso puede sustituirse con facilidad, ya que no es muy biker. La caja de cambios de cinco relaciones (con engranajes de dientes rectos, que, según Yamaha, aportan un tacto más ligero) y el embrague son más grande que los de la vieja Drag Star 1100, así que la leva requiere menos esfuerzo. La transmisión final es por correa, como en el resto de los modelos Midnight Star, para rebajar costes de producción.

El diseño del bastidor sigue el de la 1300 tanto por estructura como por la construcción en acero tubular (la 1900 tiene chasis de aluminio), pero la 950 queda aún más baja, con el asiento a sólo 675 mm del suelo (41 mm menos que en la 1300). La zona del conductor en el asiento doble está estrechada en la parte delantera para ayudar a los más bajos a apoyar bien los pies en el suelo. El manillar queda algo más cerca del conductor que en la 1300 y las plataformas reposapiés están un par de centímetros más avanzadas y bajas.

Tacto de moto grande

Yamaha Midnight Star 950: Frenada solvente

A pesar de todos estos esfuerzos por hacerla manejable, la Star sigue siendo una moto grande que pesa unos considerables 278 kg cuando está a tope de gasolina. Es decir, sólo 20 kg más ligera que la 1300. Exige un esfuerzo considerable para levantarla del soporte lateral y resulta bastante grande y pesada cuando bajas la vista para comprobar la instrumentación montada sobre el depósito. Al menos, el accionamiento del embrague y su gran leva facilitan las cosas. La limpia respuesta del acelerador la lanza adelante con ganas, empujando bien desde un régimen bajo (no hay cuentavueltas, sólo un gran velocímetro redondo y varios chivatos) y con un sonido discreto pero agradable de V-twin desde el escape.

La MS no puede considerarse exactamente la moto más alucinante que he probado, pero su asiento bajo es un buen sitio desde el que ver caer las hojas en otoño por carreteras secundarias del interior Georgia. Primero fuimos rumbo al sureste por la autopista 76 y luego al noroeste en dirección a Blairsville, donde paramos para comer. La moto se mostró relajada y confortable, ya que respondió con ligereza en los tramos de curvas.

El par máximo de 76,8 Nm lo entrega pronto, a sólo 3.000 rpm. Esto significa que siempre tienes mordiente a punto para adelantar o acelerar a la salida de las curvas. La Yamaha empujaba considerablemente bien desde menos de 60 km/h en quinta y se movía por la caja de cambios de cinco relaciones con agilidad (con la excepción de una vez en la que mi falta de atención al cambio punta-talón me hizo bajar de marcha en lugar de subir, con el consiguiente quejido por parte del motor). La moto tiene un comportamiento muy suave y agradable, a pesar de que su motor, tan sólidamente montado, carece de eje de equilibrado.

Sus 53 CV de máxima son modestos para una máquina grande y pesada, pero la Star presenta una disposición a correr respetable cuando la necesitas. Una vez alcanzó los 160 km/h en el marcador, que es bastante más de lo que muchos usuarios de esta moto se molestarán en buscar jamás. También fue capaz de mantenerse a 145 km/h en quinta durante una pendiente bastante larga y marcada. En ambas situaciones, la moto se mantuvo relajada, aunque no puedo decir lo mismo de mí, porque el aire me golpeaba en el pecho y me sacudía las perneras de los vaqueros. Yamaha afirma que el asiento bajo hace que el conductor quede más protegido del viento gracias al depósito, pero en un día frío de otoño por las montañas de Georgia, no me convenció.

Buen confort de marcha

Yamaha Midnight Star 950: Pequeña gran estrella

Por lo menos, las generosas dimensiones de la moto la hacen espaciosa y acogedora, a lo que también contribuye el amplio manillar y las plataformas reposapiés bajas. El asiento no permite muchos cambios de posición, pero sí proporciona un buen apoyo en la parte baja de la espalda. Las suspensiones competentes colaboran en el apartado de confort. La horquilla no ajustable y el monoamortiguador ajustable en precarga hicieron un buen trabajo para absorber baches, aunque no resultaba demasiado blanda. Conservaba una estabilidad adecuada a gran velocidad, bien ayudada por su bajo centro de gravedad y unas geometrías de dirección típicamente conservadoras.

Es imposible que una moto de este tamaño sea tan manejable como una máquina realmente de entrada al mundo de las dos ruedas. No obstante, ese manillar amplio facilita su levantamiento en carreteras de curvas y la larga distancia entre ejes contribuye al buen equilibrio de la misma a baja velocidad. Ni siquiera los giros en U se vuelven demasiado complicados. El manejo de la Star a alta velocidad era bueno. Su rueda delantera de 18" y sus neumáticos relativamente estrechos (para los estándares cruiser) permiten cambiar fácilmente de dirección. Sin embargo, las plataformas reposapiés rascaban pronto el suelo en curvas, lo que limitaba la diversión por las carreteras curvilíneas de montaña que cogimos después de comer en dirección a Clayton, en el este.

El ingeniero de Yamaha US, Mike Ulrich, insiste en que los propietarios norteamericanos de cruisers conducen tan despacio, que la distancia libre al suelo no es problema. Es difícil discutírselo, porque nuestro grupo adelantó a otro de Harleystas en un tramo de curvas a pesar de que no íbamos rápido. También es verdad que tienes que inclinar mucho más para rascar piezas sólidas de la moto y que las plataformas de la Star incorporan deslizadores que pueden sustituirse de forma relativamente fácil y barata. Pero sigo pensando que la 950 podría disponer de más distancia libre al suelo, sobre todo si Yamaha quiere atraer a usuarios que no suelen tener cruisers.

Por carreteras secas no tuvimos oportunidad de inclinar lo suficiente para poner los neumáticos en un compromiso (eran Bridgestone Exedra en unas motos y Dunlop en otras). Las gomas lidiaron sin problemas con la potencia del freno delantero de la Yamaha, adecuado pese a contar con un único disco de 320 milímetros y una pinza de dos pistones en lugar de la estructura de doble disco de la 1300. Con algo de ayuda del disco posterior, la moto podía llegar a detenerse de forma rápida.

Calidad-precio, la clave

Yamaha XVS 950 A Midnight Star: Little Big Star

Dejando aparte el pequeño reproche por la distancia libre al suelo, regresé a Clayton tras 200 km de recorrido, consciente de que me habían gustado muchas cosas de la 950 y tenía poco de lo que quejarme. Pasé frío, pero eso se podría haber arreglado con más ropa o montando el parabrisas que está en la lista de accesorios opcionales de Yamaha, junto a las maletas rígidas y un respaldo para el pasajero, que la convierten en la versión Tourer. El mercado de Estados Unidos tiene otro modelo más, la Tourer V Star 950, que incorpora las tres cosas y puede ser una máquina adecuada para recorridos largos, aunque los 17 litros de capacidad del depósito no sean especialmente generosos.

Lo que la Midnight Star 950 no hará fuera de Estados Unidos, creo yo, es convertirse en una sustituta real de la Drag Star 650 como moto de iniciación (y aún menos de la XV 535 Virago original, que fue todavía más popular entre novatos y féminas). Puede que ésta sea la Midnight Star más pequeña, pero sigue siendo una moto larga y pesada, que no se encontrará a gusto entre el tráfico más denso. En estos tiempos de crisis y consciencia ecologista, incluso algunos norteamericanos están empezando a descubrir las ventajas de los scooters, y resulta evidente que esta moto no es un scooter.

Pero para motoristas que quieren una moto con el aspecto y el tacto de una cruiser V-twin de gran cilindrada y que no necesitan mucha potencia o no tienen mucho dinero para gastar, la Midnight Star 950 tiene mucho sentido. Combina estilo y carácter conunas prestaciones, en general, respetables y cuesta bastante menos que sus hermanas mayores. Es una gran moto con un precio reducido. Hoy por hoy, una combinación magnífica.


Roland Brown
Fotos: Tom Riles & Nigel Kinrade
Adaptación: Laura Bartolomé

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"