Comparativa Ducati Monster 696, Aprilia Shiver 750

Publicado el 03/02/2010


Vota

0 0

Noale 2 - Bolonia 2. El empate no es más que el resultado del enfrentamiento de dos motos de dos cilindros cara a cara que derrochan a la par atractivo, potencia y conducción integral todo uso.

Dos italianas al desnudo

Nuestras protagonistas poseen todos los ingredientes necesarios, y más, para proporcionarnos experiencias inolvidables, sentir el viento templado, la velocidad, los movimientos de la carretera y la incomparable sensación de libertad.

En concepto, estas dos máquinas disponen de una estructura general muy parecida. Especialmente si nos fijamos en la estructura de sus chasis y la organización del motor. Tanto el chasis de la Shiver como el de la Monster combinan una estructura superior tubular de acero y una base de fundición de aluminio. La parte superior multitubular de la Shiver está ensamblada por tornillería a sus pletinas laterales, con subchasis desmontable aparte. El de la Monster se une también por tornillería a las pletinas laterales, pero éstas forman parte integrada del subchasis.Cuando se celebra la Eurocopa de fútbol o cualquier otro evento deportivo de gran nivel como las Olimpíadas, torneos de tenis, etc., significa que el buen tiempo ya está aquí, que es temporada de aflorar, de disfrutar de nuestro clima y, cómo no, de que nos toque el sol y el aire. Y ¿qué mejor manera hay que hacerlo en moto?

En las dos máquinas el motor está colgado, situándolo totalmente a la vista y dejando ver que el de la Shiver está refrigerado por líquido y el de la Monster sigue con la clásica refrigeración aire/aceite. La única distinción radica en la colocación del propulsor en el chasis, ya que los dos cilindros de la Shiver forman una V y los de la Monster una L.

Uno de los puntos donde la disparidad de carácter es más evidente es en la entrega de potencia de sus motores. Las causas son varias: la distribución en las culatas, la diferencia de cilindrada, el tipo de inyección y acelerador electrónico, que sólo posee la Shiver, y la relación peso-potencia.

Cuanto hay en una V

Dos italianas al desnudo

Mientras que la Monster usa el conocido sistema de distribución desmodrómico con dos válvulas por cilindro, la Shiver monta doble árbol de levas con cuatro válvulas accionadas por un sistema mixto de cadena y engranajes. La inyección es electrónica en las dos, pero la precisión y la mayor capacidad de reacción recaen sobre la Aprilia, que emplea el mecanismo de acelerador electrónico sin cables ride by wire. Éste tiene una reacción inmediata desde la acción del puño de gas que proporciona una respuesta eléctrica.

La diferencia de cilindrada de 53 cc no juega un papel importante en cuanto a carácter. La cantidad de potencia tampoco, pero sí cómo se manifiesta.

El par motor es superior en la Monster y a más bajas revoluciones, mientras que en la Shiver el máximo se entrega 1.400 rpm más arriba. Este detalle y la diferencia de peso a favor de la Monster -20 kg- le dan ventaja.

Sin contar con los datos, sólo con los sentidos, desde cero, la aceleración es más constante y parece más enérgica en la Shiver. La Monster se percibe más lenta hasta llegar a las 6.000 rpm aproximadamente, donde se desata un cambio notable que te empuja hacia el rango idóneo de desarrollo y disfrute.

Una particularidad importante en la Shiver es la posibilidad de elegir entre tres entregas de potencia distintas, que se manifiestan gráficamente en la pantalla digital del cuadro de instrumentos. En ella se visualizan tres letras -la S de Sport, la T de Touring y la R de Rain-, que se pueden cambiar desde el mismo botón que se usa para el arranque del motor.

En el modo Sport es donde queda expuesta toda la potencia. En el Touring decrece levemente y en el Rain queda muy limitada, perfecta para conducir en condiciones de piso resbaladizo.

Dejemos los motores a un lado y centrémonos en la posición de conducción y su efectividad en curvas. Ante sus volúmenes se aprecian enseguida diferencias claras sobre sus dimensiones. La Shiver es más alta de asiento y de manillar que la Monster y, sentado sobre las dos, la posición es más neutra en la Shiver y más obligada hacia delante en la Monster. Estas posiciones influyen tanto en maniobras en parado como en marcha y delatan su configuración ciclo. Un ejemplo es el ángulo de giro, que es reducido en las dos. El de la Monster ha aumentado en referencia a su versión anterior, pero sigue siendo escaso; además, la colocación extremadamente baja del manillar incrementa la poca sensación de giro. La Aprilia peca de lo mismo, pero con otras maneras. Gira con un ángulo similar, pero la altura del manillar le aporta más control; aun así, la gran altura del asiento resta al conductor el apoyo necesario en las maniobras en parado.

En ruta, la cosa cambia. La posición más neutral del cuerpo del piloto en la Shiver proporciona más comodidad de marcha, mientras que la inevitable posición agachada de la Monster obliga a mantener una perspectiva deportiva durante la totalidad de los kilómetros recorridos.

Esta postura deportiva, sin duda alguna, le otorga una ventaja singular en conducción deportiva y curvas sobre la Shiver, ya que se maneja con más decisión, soltura y apoyo del tren delantero. Pero no sólo la posición de conducción causa esta diferencia de comportamiento: el conjunto de suspensiones, geometrías y frenos también influye.

En cuanto al equipamiento de suspensiones comparten bastantes cualidades y carencias. Con respecto a las primeras pasan por tener las dos una horquilla invertida de gran calidad, pero la falta radica en que no se pueden regular ni en precarga ni en hidráulicos. El amortiguador trasero, exceptuando la diferencia de colocación, montado asimétrico en el basculante en la Shiver y centrado en la Monster, proporciona un comportamiento notable en las dos, con la característica positiva de que se pueden graduar en precarga y extensión, pero con el fallo de no poder regular la compresión. Ninguna emplea sistema progresivo con bieletas, pero la posible pérdida de progresividad queda ligeramente contrarrestada por el ángulo de inclinación del amortiguador.

El equipo de frenada es casi calcado. Comparten discos de 320 mm de diámetro, pinzas radiales de cuatro pistones -Brembo en la Ducati- y latiguillos metálicos, pero su tacto no es el mismo. La maneta de freno de la Ducati no es regulable y queda lejos de la mano, con lo que el tacto de frenada se ve perjudicado. Por el contrario, la maneta de la Shiver sí es regulable en múltiples posiciones y es capaz de adaptarse a cualquier mano, con la ventaja de proporcionar más tacto y potencia con menos esfuerzo. Hay que destacar que en la Shiver las palancas de cambio y frenos son regulables. La consecuencia de toda esta organización ciclo se manifiesta en la carretera, donde se pone a prueba.

Cuestión de perspectiva

Dos italianas al desnudo

Sobre la Aprilia te mantienes en una posición con más libertad de movimientos, y cuando llega el momento de comerse las curvas se transforma en una máquina precisa, estable, fácil de colocar, con respuesta inmediata del motor y una frenada muy potente que transmite confianza. Sobre la Monster el cambio es notable, me siento más valiente y confiado. Mi cuerpo está al ataque desde el primer momento, mi cabeza sobre el manillar, preparada para comerse las curvas, y percibo más facilidad para moverla de lado a lado, un mayor apoyo delantero del neumático y más información del asfalto. No puedo relajarme, hay que seguir dando gas y el motor me acompaña en todo momento.

En la Shiver, el propulsor se mantiene más alegre durante más tiempo y su eléctrica respuesta me aporta más margen de error con referencia a la relación de cambio; es decir, si entro en una marcha más larga de la correcta en una curva, el motor sigue vivo. En cambio, la respuesta de la Monster ha de estar siempre, si se quiere mantener un ritmo vigoroso y constante, sobre las 6.000 revoluciones; por debajo no es que pierda rendimiento, pero queda huérfana de nervio, y si engranamos una marcha superior, queda más atontada que la Shiver. El sistema de embrague APTC de la Ducati, que actúa como un antirrebote, ayuda bastante a llevar una conducción deportiva más agresiva y segura.

Frenando, las dos aportan gran potencia y confianza, y paran su conjunto donde el conductor calcula, pero en un uso continuado la fatiga se manifiesta más en la Monster que en la Shiver, por la maneta no regulable (la cambias por una regulable y fuera problema).

El rumor propiciado por el doble escape de salida trasera elevada, en los laterales en la Monster y debajo del asiento en la Shiver, proporciona un sonido muy atractivo y contundente. El de la Shiver es más abierto y escandaloso, y el de la Monster más apagado y menos molesto frente a los transeúntes. El pasajero sentirá más calor sobre la Shiver y puede que se queme sobre la Monster, ya que quedan muy altos y más expuestos.

Ante el cuadro de instrumentos me hago calderilla. El de la Monster me recuerda a cualquier panel de instrumentación de una moto de competición, mientras que el de la Aprilia es más convencional, pero no por ello menos espectacular.

La diferencia básica recae esencialmente en que el de la Monster es totalmente digital (exceptuando los chivatos luminosos) y el de la Shiver conserva el tacómetro de esfera analógica.

Los dos son muy completos, pero echo en falta información de marcha engranada en la Monster, que sí tiene la Shiver, y avisador de régimen máximo en la Shiver, que sí incluye la Monster (podrían haberse puesto de acuerdo).

Mediante un joystick situado en el manillar de la Aprilia se accede al menú de diagnosis, que se manifiesta en la pantalla digital, muy acertado, para cálculos promedios y saber en todo momento cuándo le toca su revisión. En la Ducati, que cuenta con lap timer, puedes descargarte toda la información a tu PC a partir de una entrada USB.

Señoras y señores (y no lo digo gratuitamente, sino con la convicción de que son adecuadas para un público muy heterogéneo, desde el conductor con poca experiencia hasta el más experimentado y atrevido), las motos están servidas. Si queréis vivir lo que nos resta de época estival con alegría, cualquiera de ellas puede ser la tuya. Sólo es una cuestión de gustos o maneras de conducir.


Albert Escoda
Fotos: Xavier Pladellorens

Concepto Ducati Monster 696Aprilia Shiver 750
Marca DucatiAprilia
Modelo Monster 696Shiver 750
Año 20082008
Motor LTWIN2 cilindros en V a 90º, 4 tiempos, 8 válvulas, refrigeración líquida
Cilindrada 696 cc749 cc
Diámetro de carrera 88 mm x 57,2 mm x 292 x 56,4 mm x 2
Compresión 10.6:111:1
Potencia 80 CV95 CV
Par - 5,25 kgm
Alimentación Inyección electrónica Siemens con cuerpos de 45 mmInyección electrónica
Encendido Electrónico C.D.I.Electrónico digital CDI
Arranque Electrónico C.D.I.Motor eléctrico
Embrague Multidisco en baño de aceiteMultidisco en aceite
Cambio de 6 relacionesDe 6 relaciones
Transmisión secundaria CadenaPor cadena sellada
Tipo chasis Multitubular de aceroMultitubular mixto acero/aluminio
Basculante Doble brazo de AluminioDoble brazo en aluminio
Geometría 25,7° y 109 mm de avance
Suspensión delantera Horquilla hidráulica invertida Showa de 43 mmHorquilla invertida 43/120 mm
Suspensión trasera Monoamortiguador progresivo Sachs de 148 mmMonoamortiguador lateral de 130 mm, ajustable
Freno delantero Brembo de anclaje radial y 4 pistones de 320 mm2 discos 320 mm con pinzas radiales de 4 pistones
Neumáticos 120/60 ZR17 17" y 160/60 ZR17 17"120/70 ZR 17\" y 180/55 ZR 17\"
Peso en vacío 161 kg189 kg
Largo total - 2.066 mm
Distancia entre ejes 1.450 mm1.449 mm
Altura asiento 770 mm810 mm
Depósito gasolina 15 l15 l
Precio 8.490 €8.199 €
Garantía 2 años en piezas y mano de obra
Importador Ducati IbéricaAprilia World Service España
 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"