Comparativa BMW F 800 S, Yamaha TMAX 500

Publicado el 03/02/2010


Vota

0 0

Entre una moto y un scooter cada vez hay menos diferencias, y sobretodo si hablamos de uno de los mejores y más potentes scooters y de una moto equilibrada y con una potencia muy dosificable.

El comparativo que hoy os presentamos nace de la inquietud de muchos usuarios a la hora de comprar una moto o de cambiar su montura actual. Dada la oferta existente en el mercado, en la que los mejores scooters casi se solapan en prestaciones y funcionalidad a las motos de talla media, cada vez resulta más complicado tomar una decisión sobre lo que queremos o lo que necesitamos para nuestra movilidad diaria.

En este comparativo enfrentamos, como en otras ocasiones hemos hecho, uno de los mejores scooters del mercado con una moto que consideramos de talla media en cuanto a prestaciones y precio. Ambas opciones ofrecen unas posibilidades de uso muy parecidas, con más o menos aptitudes en uno u otro ámbito cada una pero muy funcionales en los dos casos. Hablamos de monturas con las que podremos compaginar un uso diario en ciudad con salidas más o menos frecuentes por carretera, en las que sus correspondientes partes ciclo nos ofrecerán una gran seguridad y la posibilidad de adoptar una conducción sport sobre ellas.

Máxima comodidad

Yamaha XP 500 Tmax

No extrañará a nadie que empecemos el comparativo diciendo que en el apartado de ergonomía el Yamaha está por encima de la BMW, por el mero hecho de tratarse de un scooter. Disfruta de una pantalla parabrisas de mayor altura y protección que la de la alemana, y también de una carrocería frontal tras la que quedaremos a resguardo del viento y las inclemencias meteorológicas. También la postura a adoptar sobre el asiento es más cómoda gracias a que podremos estirar las piernas y gracias también al espacio libre que nos queda entre nuestras rodillas.

Aun así, cabe destacar que la BMW F 800 S es una moto cómoda, que sitúa su asiento a tan sólo 790 mm de altura en su posición más baja (también existe la opción con el asiento a 820 mm), y eso es algo en lo que supera al japonés. También la altura y distancia del manillar respecto al cuerpo es correcta, al permitir una posición erguida cuando circulamos por ciudad o al acoplarnos al depósito cuando lo hagamos por autopista o carretera rápida. La cúpula, aunque no protege tanto como la del Yamaha, servirá para eliminar una buena cantidad del viento incidente en orden de marcha, sobre todo si optamos por echar el cuerpo hacia delante. Sin embargo, aun y tratándose de una moto de las cómodas, la ventaja en este apartado corresponde al buen diseño del Tmax.

El pasajero en cambio puede llegar a encontrar más cómoda la BMW si tiene que estar bajándose y subiéndose continuamente de ella. Porque, aunque el Yamaha brinda un mayor espacio destinado al pasajero, la accesibilidad a esta plaza queda algo más limitada debido, primero, a que está situada a mayor altura y, segundo, que al ser esta parte del asiento más ancha, precisará de una buena envergadura en sus piernas para subir sin necesidad de hacerlo al estilo "caballo"; con un pie sobre una estribera para después pasar la otra pierna por encima del asiento hasta la segunda estribera.

Equipamiento

Yamaha XP 500 Tmax

También en el apartado de equipamiento el Yamaha se lleva el gato al agua, aunque sólo sea por disponer de un cofre bajo el asiento, en el que poder dejar un casco integral, y un par de guanteras frente a las rodillas. Sin embargo, a favor de la alemana hay que decir que su equipamiento queda condicionado por su económico precio final, pues a modo de opciones podremos disponer de una infinidad de elementos para mejorar su ergonomía: puños calefactables, maletas laterales y top case, ordenador de a bordo...

En el Tmax, aparte del espacio de carga, también dispondremos de detalles como un freno de estacionamiento -que en realidad es la manera que tienen los scooters de simular una marcha engranada cuando estacionamos-, un lumbar para el conductor, luz de cortesía dentro del cofre, caballete central y lateral, retrovisores de tipo antena en el carenado, amortiguadores para aguantar el asiento abierto, etc. En ambos casos, tanto la BMW como el Yamaha disponen de llave de contacto con chip codificado integrado que, junto con el bloqueo del cláusor, será el sistema de seguridad disponible. En pro de la BMW destacamos la facilidad que ofrece a la hora de variar la precarga del muelle en el monoamortiguador posterior, un gran detalle, pues en el lado izquierdo coloca un pomo con el que, girándolo, podremos endurecer o ablandar la resistencia de la amortiguación. Otro buen detalle, y que es exclusivo de la marca bávara, es que cuando accionamos el intermitente para girar en un cruce, él solo se apaga después de efectuar la maniobra, como en los coches.

Así pues, vale lo dicho hasta el momento, que el Tmax supera a la BMW en los dos apartados analizados, ergonomía y equipamiento, pero que la BMW tampoco se queda corta en esos aspectos, sólo que le ha tocado enfrentarse con uno de los mejores scooters del mercado. Tal vez, en lo que queda de comparativo, la BMW pueda remontar atendiendo a su parte ciclo y motor.

Bicilíndricos en paralelo

Yamaha XP 500 Tmax

Aunque ambos modelos basan su mecánica en una configuración twin en paralelo, existen diferencias entre ellos que les otorgan distintos comportamientos cuando los conducimos. La primera y más evidente es la cilindrada, pues mientras que la BMW dispone de un cubicaje total de 798 c.c. el Tmax se tiene que conformar con bastante menos (499 c.c.). Pero también en la arquitectura interna las diferencias son notables, como por ejemplo que el Tmax emplea un solo árbol de levas en culata (SOHC) y utiliza un tercer cilindro (ciego), con biela y pistón guía, a modo de árbol de equilibrado, mientras que la culata de la BMW es DOHC y elimina las vibraciones derivadas del giro del cigüeñal mediante una biela ciega anclada al cárter motor. A la hora de escoger un sistema de alimentación, ambas marcas han preferido una inyección electrónica de última generación, con tobera de admisión de 43 mm en el Yamaha y de 46 mm en la BMW.

Las prestaciones de cada uno de estos motores son tan dispares como lo es su cilindrada. De hecho, es a partir de este punto del comparativo en el que la BMW hace valer su condición de moto, con más cilindrada y una parte ciclo menos condicionada a la estética y a la ergonomía, para sobreponerse de las batallas perdidas anteriormente frente al Tmax para superarlo sistemáticamente en cada una de las mediciones tomadas por nuestros equipos de telemetría.

Así pues, mientras que el Yamaha brinda una aceleración de 0 a 100 km/h en 6,4 segundos, la BMW alcanza esa misma velocidad en la mitad de tiempo (3,11 s). De hecho, en el tiempo que le lleva al japonés llegar hasta los 100 km/h, la alemana ya ha alcanzado los 150 km/h, casi la velocidad máxima del Tmax. Está claro que el enfrentamiento entre estos dos motores tiene que llevarse al terreno del comportamiento, la suavidad y la insonoridad mecánica, y en ese sentido cabe destacar el buen comportamiento general del Yamaha, en el que notaremos un buen empuje desde el primer momento. De hecho, así como el ascenso de la potencia en el Tmax es más o menos lineal, en la BMW se muestra más aprovechable en la parte baja y media del cuentarrevoluciones; incluso en las marchas intermedias (2ª, 3ª y 4ª) notaremos que le faltaría poder estirarlas un poquito más. No obstante, creemos que con una caja de cambios más abierta se podría estropear el exquisito comportamiento de esta planta motriz en bajos y medios.

Parte ciclo de moto

BMW F 800 S

Cuando llegó el Tmax al mercado, su aportación tecnológica más destacable fue, aparte de su motor bicilíndrico de 499 c.c., que equipaba una parte ciclo que podría pertenecer a una moto, y sólo el diámetro de sus llantas delataban su idiosincrasia de scooter automático. Sin embargo, en 2008, ya con una medida de llantas de 15 pulgadas en ambos trenes, un chasis totalmente de aluminio y el propulsor revisado y optimizado en consumo y prestaciones, el Tmax se muestra más sólido y efectivo en carretera. Su comportamiento es casi de moto, y las sensaciones a bordo no tienen nada que envidiar a la que sea capaz de aportar la mejor moto de sport-turismo.

Pese a que el Tmax tiene selladas las suspensiones -sólo la BMW permite regular la precarga del muelle posterior-, el japonés se muestra exquisito enlazando curva tras curva en una carretera de montaña. En este ámbito es incluso más efectivo que la F 800 S, gracias a que los cambios de dirección resultan rápidos y muy seguros, sin apenas notar sus 205 kg de peso. Además, la frenada queda fuera de toda crítica, pues nos pareció en todo momento muy efectiva y perfectamente dosificable desde las manetas del manillar. En carreteras rápidas, con curvas de radio amplio, la cosa se iguala bastante. En este tipo de vías es donde la alemana se presenta en todo su esplendor y saca a relucir el buen trabajo realizado por los ingenieros bávaros a la hora de diseñar su chasis doble viga (con el motor suspendido y muy a la vista, colaborando en la estética general de la moto). Tal y como hemos dicho anteriormente, la horquilla delantera no dispone de ninguna posibilidad de reglaje, ni en la precarga del muelle, algo que no le vendría mal por cierto, pero aun así, si no le pedimos tremendas frenadas (los frenos lo permiten, no así la suspensión delantera) y si conducimos con suavidad y anticipándonos a las exigencias de la carretera, la F 800 S es una moto dócil y muy fiable, algo en lo que colabora de manera decisiva el amortiguador de dirección que encontramos en su pipa de dirección. Si el asfalto está en buenas condiciones, en las inclinadas a gran velocidad la confianza está presente en todo momento, y esto es algo común entre los dos modelos comparados. Es cierto que la calidad de los neumáticos es superior en el Yamaha, pues disfruta de unos Bridgestone Battlax BT 011 que dan cumplida réplica a las exigencias de la parte ciclo y motor. En el caso de la BMW, los neumáticos de primera monta son unos Continental Contisport Attack que, aunque algo inferiores en prestaciones deportivas a los Bridgestone del Yamaha, nos han parecido muy efectivos, destacando especialmente la gran seguridad que brindan en el tren delantero.

Por cierto, no podemos dejar de mencionar que, aunque la BMW equipa sistema ABS en los frenos, y de los que realmente ayudan en caso de encontrarnos con el asfalto en mal estado, sucio o mojado, en Yamaha también existe la posibilidad de escoger un Tmax con este mismo equipamiento, sólo que en ese caso deberemos pagar 400 euros más por él.

Si tengo 8.500 euros

BMW F 800 S

Si ésta es nuestra situación, que el presupuesto del que disponemos ronda los 8.500 euros, es posible que se nos planteé la duda entre lo que necesitamos y lo que realmente queremos. Igual el corazón nos dice que lo que queremos es un medio de transporte rápido, deportivo, con la última tecnología disponible y con el que no nos importe sufrir una postura incómoda de camino a nuestra carretera o circuito favorito. Sin embargo, es posible que nuestro cerebro nos diga que lo que realmente necesitamos es una moto más racional, con la que poder divertirnos en carretera y que nos resulte atractiva a la vista, sí, pero que también cuente con cualidades económicas para un uso diario; en ese caso cualquiera de los dos comparados cubrirá nuestras expectativas.

A lo que vamos, que la diferencia principal entre nuestros invitados a este comparativo, y que hará que finalmente nos decidamos por uno u otro modelo, radica en que la F 800 S es sensiblemente superior en la parte ciclo y motor, mientras que el Tmax nos brinda una mayor protección frente a las inclemencias meteorológicas, mayor capacidad de carga y una amplia y cómoda plaza para nuestro acompañante. Pero no nos confundamos, porque la BMW, aun tratándose de una moto, también ofrece un bajo consumo (inferior incluso al del Yamaha), un mantenimiento bastante económico (bicilíndrico y transmisión final por correa) y una buena protección aerodinámica, sólo le falla la capacidad de carga. Mientras que, por otro lado, el Yamaha también es capaz de comportarse a las mil maravillas el día que decidimos apretarle un poco al puño del gas gracias a la excelente concepción de su parte ciclo. Así pues, se podría decir que ambos están al mismo nivel, sólo que cada uno destaca puntualmente en ciertos aspectos; más comodidad (Tmax) o más prestaciones (F 800 S).


Jordi Mondelo
Fotos: Xavi Pladellorens
Con la colaboración de Jordi Hernández

Concepto BMW F 800 SYamaha TMAX 500
Marca BMWYamaha
Modelo F 800 STMAX 500
Año 20092008
Motor SOHC 2 cilindros, 4 tiempos, 8 valvulas, refrigeración líquida
Cilindrada 798 cc499 cc
Diámetro de carrera 82 mm x 75,6 mm x 266,0 x 73,0 mm x 2
Compresión 12,0:111,0:1
Potencia 85 CV43.5 CV
Par 86 kgm4,7 kgm
Alimentación Inyección electrónicaInyección electrónica con cuerpos de 31 mm
Encendido ElectricoElectrónica digital CDI
Arranque ElectricoMotor eléctrico
Embrague Multidisco en baño de aceiteAutomático centrífuga
Cambio de 6 relacionesAutomático V-Belt
Transmisión secundaria CorreaCon dobles cadenas en baño de aceite
Tipo chasis Doble viga de aluminioDoble viga y subchasis de aluminio
Basculante Monobrazo de AluminioDoble brazo en aluminio
Geometría 63,8 º
Suspensión delantera Horquilla telescópica de 43 mmHorquilla telescópica con barras de 43 mm, excursión 120 mm
Suspensión trasera Monoamortiguador de 140 mmSistema progresivo con amortiguador de 116 mm
Freno delantero Brembo flotante de 2 pistones de 320 mmDoble disco de 267 mm con pinzas Monobloc de 4 pistones
Neumáticos 120/70-ZR17 17" y 180/55-ZR17 17"120/70 ZR15\" y 160/60 ZR15\"
Peso en vacío 182 kg203 kg
Largo total 2.082 mm2.195 mm
Distancia entre ejes 1.466 mm1.580 mm
Altura asiento 820 mm800 mm
Depósito gasolina 16 l15 l
Precio - 8.549 €
Garantía 2 años piezas y mano de obra
Importador BMW IbéricaYamaha Motor España S.A.
 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"