Comparativa , BMW R 850 R

Publicado el 22/03/2010


Vota

0 0

Uno de ellos es una moto y el otro es un scooter, así que a priori sólo coinciden en sus motores bicilíndricos y en que frenan con sistema ABS...

BMW R 850 R - Yamaha Tmax 500 ABS

¿Y entonces?... Pues lo que vamos a hacer es comparar dos formas diferentes de sentir las dos ruedas. Sin necesidad de renunciar a casi nada. Ni a la carretera ni a la ciudad.

A primera vista parece que comparemos aquí una castaña con un huevo, pero si los analizamos más profundamente y desde el punto de vista de un usuario que quiere destacar entre el tráfico urbano por el vehículo que conduce, no serán pocos los que se hayan planteado la disyuntiva de cual de ellos elegir.

El Yamaha Tmax 500 ABS representa con todo tipo de distinciones una de las puntas de lanza de los scooters en general, y de los maxiscooters en particular. Hablamos en términos deportivos, evidentemente, porque este scooter viene manifestando un comportamiento dinámico exclusivo desde que se presentara allá por 2001.En cualquier caso, hace ahora un par de años que fue llamado a revisión para acabar de limar ciertos detalles, quedando prácticamente perfecto. Es por su singularidad que es uno de los vehículos elegidos por gente que busca representación y reconocimiento con su sola conducción.

Lo mismo podríamos decir de la BMW R 850 R, puerta de entrada a la prestigiosa familia Boxer de la marca bávara, todo un símbolo de la motorización mundial sobre dos y cuatro ruedas. La más pequeña de todas las boxer ofrece alta tecnología, prestigio y distinción a quien la conduce, y es el término medio ideal en la firma alemana para aquellos que la quieren para todo, ciudad, carretera, transporte, momentos de ocio y hasta para viajar. Pero aquí, esta vez, la enfrentamos a un muy duro rival, a un tipo de motocicleta muy preparado para la vida urbana, al súper scooter Tmax 500 de Yamaha.

The Supremes

BMW R 850 R

El sistema de frenada con ABS ha sido el último regalito con el que la marca de Iwata ha premiado al Tmax –se lo merecía, siempre se ha portado muy bien...-. Ya para la versión de 2004 recibió otras muchas mejoras, como el freno de parking o el nuevo look del panel de instrumentos. Pero donde realmente hurgaron fue en el tema de la base ciclística: los neumáticos son ahora radiales, la horquilla delantera es más robusta, el disco de freno delantero de 300 mm fue sustituido por dos de 267, mientras que la llanta posterior pasó de 14 a 15 pulgadas. La intención fue adaptar el conjunto a un motor de mayores prestaciones, más potente.

Porque el bicilíndrico del Tmax también recibió lo suyo. Primero fue exhaustivamente revisado, retocado internamente para pasar luego a nutrirse por medio de un sistema de inyección electrónica. Consecuentemente ganó de forma ostensible tanto en potencia como en par.

Pues bien, si todo esto no fuera suficiente van y lo dotan ahora del plus de seguridad activa que supone la frenada regulada por un sistema antibloqueo, y que se puede adquirir opcionalmente. Hace ya varios años que la siempre impresionante tecnología alemana de la que puede presumir BMW –coche y moto- aplica estos gadgets, que son tan bienvenidos como poco frecuentes en un scooter, a sus modelos de dos ruedas.

Y para ilustrarlo hemos escogido su bicilíndrica más básica, la R 850 R, con el objeto de diseccionarla en el mismo quirófano que el Tmax. La idea sería contrastar cómo se benefician una moto y un scooter, respectivamente, de tanta tecnología, para hacernos una idea de qué es lo que más nos conviene. De cómo podemos beneficiarnos nosotros de tantos avances, vaya.

El caos circulatorio urbano

Yamaha Tmax 500 ABS

Ya sobre las dos motos, las diferencias comienzan a marcarlas las categorías a que pertenecen. La BMW la montas como una moto, al Yamaha te subes como un scooter, aunque con un paso alto por delante del asiento. Uno es automático, con lo que la atención en la conducción del motor y el stress es menor, pero si te gusta conducir, el cambio de marchas y el embrague son ideales para dejar atrás al rival en una salida de semáforo tipo Gran Premio.

Pasando a temas de funcionalidad, la capacidad de carga del scooter no se puede comparar a la de una moto... a menos que lleve maletas. Su cofre bajo el asiento, con 33 litros de capacidad, puede guardar un casco integral o dos jets o un maletín de ejecutivo Din-A3 y no tiene punto de comparación con lo poco que podemos dejar bajo el asiento de la moto. Cuestión de tipología.

También en limpieza gana el scooter, cuyo carenado protege las piernas del conductor y las mantiene a salvo de cualquier salpicadura de la rueda delantera cuando se circula sobre asfalto húmedo o mojado. Más tipología al poder, el scooter está más hecho para la ciudad, o al menos para eso se construyeron pero ahora quieren robar terreno a las motos.

En medio del caótico tráfico urbano ambos se desenvuelven bien, son finos de funcionamiento, de mandos, confortables en su posición de conducción, algo más pesada de mover y balancear la BMW (que es más corta entre ejes que el largo Tmax), más o menos con los asiento a la misma altura y algo más ancho de arco de cabalgadura el del automático Tmax.

En lo que respecta a la anchura del motor boxer de la BMW, apenas se nota y sólo nos dejará atrás el Tmax cuando tengamos que pelearnos mucho por avanzar entre coches atorados, pues la BMW es sólo 7 centímetros más ancha por cada lado que el scooter de Yamaha. O sea, que el conductor del Tmax deberá afinar mucho, en condiciones normales, para dejar atrás al de la BMW, que siempre deberá arriesgar más el paso entre vehículos si no quiere perder comba.

Nos olvidamos del caos urbano por un tramo de retorcida autopista, donde las dos máquinas pusieron a prueba su impecable estabilidad. Con un mayor confort de marcha para el Tmax y una soportable acción del viento (a velocidad legal) sobre el conductor de la BMW, llegamos hasta la gasolinera. La BMW puede cargar 87 más de 20 litros, lo que le otorga una autonomía superior a los 300 km para un consumo medio de 6,3 l a los 100 km, mientras que en el Yamaha sólo caben 14 y su consumo medio de 6,9 los liquida en poco más de 200 km, no en vano las BMW siempre han sido de las motos más ruteras y en este apartado dicta su contundente sentencia con más de un 50 % de autonomía.

Salimos a carretera abierta

BMW R 850 R - Yamaha Tmax 500 ABS

Este comparativo lo hicimos en verano, con buen tiempo, sol, cunetas floridas e... insectos que se estrellan contra la visera del casco. ¡Qué curioso!, al acabar la sesión de fotos y hacer unos 400 km, comparamos mi casco con el de nuestro compañero Jordi Mondelo, y mientras que el suyo estaba impoluto, el mío parecía un muestrario de bichitos.

Él no se bajó en todo el día del Tmax... La cúpula de la BMW R 850 R es más generosa que la anterior, pero nunca cubrirá tanto como la pantalla del scooter. De todos modos, muchas otras motocicletas ya firmarían. El scooter tiene como inconveniente que la posición es más elevada, con los brazos casi del todo estirados para llegar al manillar, con lo que dicha pantalla está a la vez más alejada.

La posición de conducción de la BMW, en cambio, es más relajada, estás más a tus anchas porque el triángulo anatómico asiento-manillar-estriberas resulta muy desahogado y confortable. Además, el asiento es regulable y se puede colocar a tres alturas diferentes a tener de la estatura del propietario. El Yamaha, por su parte, te deja adelantar las piernas en la plataforma, adoptando una postura más descansada, y también bastante estirada, pero que en la que cada bache repercute en la espalda.

La ausencia de plataforma resta comodidad a la R 850 R, pero la adopción de estriberas, en cambio, nos sirve para apoyarnos en ellas en conducción por carreteras reviradas. Si a esto le sumamos una caja de cambios de seis velocidades, en este tipo de travesías nos divertiremos mucho más con la germana y aprovecharemos todo lo que queramos o sepamos su motor.

No obstante, no habríamos de llevarnos a engaño. Las posibilidades de una caja de cambios son muy bien recibidas: bondades del freno motor al reducir en conducción deportiva, relaciones largas para ir tranquilo (la BMW recupera muy bien) y consumir menos aceleración (el Tmax pese a sus 350 c.c. de menos tienen mayor consumo)...

Pero las comodidades de marchar "siempre a gas" se multiplican si el motor que arrastra el conjunto es el del Tmax, que explota arriba como si se tratase de una motocicleta deportiva –salvando las distancias, claro-. Y encima el Tmax pesa catorce kilos menos y goza de un centro de gravedad más bajo, por lo que en carreteras de curvas siempre pasa por donde nosotros queremos. La BMW R 850 R no lo hace nada mal, qué duda cabe, pero el volumen total la empuja levemente hacia fuera en las curvas más cerradas, si bien es fácil de corregir con ese manillar tan ancho.

El cardán es otro elemento de prestigio en BMW, aunque al cortar con según qué intensidad y sobre según qué superficies, presenta unas reacciones en forma de balanceo del tren posterior –como decimos, sólo en situaciones muy determinadas y en conducción deportiva.

Ahora bien, si vas detrás del Tmax con la R 850 R y en las mismas manos en cuanto a conducción, la BMW no tendrá nunca dificultad alguna en superar por aceleración al Yamaha a la que haya una recta de 50 ó 100 metros, pues el automatismo de transmisión no lleva siempre el motor japonés en las buenas vueltas, como bien lo puede hacer el cambio manual de la BMW.

El sistema ABS

BMW R 850 R - Yamaha Tmax 500 ABS

Este sistema de frenada es uno de sus principales puntos en común. La BMW recibe la asistencia adicional de un servofreno –que no funciona sin el contacto dado, así que hay que andar con ojo y tener siempre la frenada residual en su posición más potente- y de la frenada semi integral: al presionar tanto el pedal del freno trasero como la maneta delantera se actúa sobre el delantero auxiliado por el trasero al mismo tiempo. Una presión que es mínima gracias a ese servofreno, de forma que el recorrido de la maneta, y del pedal, también será insignificante.

El funcionamiento del antibloqueo de los frenos ante una situación de emergencia es más que correcto en la moto y el scooter. Pero si nos vemos obligados a precisar, por tacto y efectividad, la tecnología alemana está un paso por delante de la japonesa del Tmax. Las pulsaciones en la maneta y el pedal no existen en la R 850 R y sí en el Tmax 500, y la entrada en acción del sistema ABS es más constante.

Es decir, en el Tmax los intervalos antibloqueo resultan demasiado espaciados y la efectividad del sistema no es tan sobresaliente como en la BMW. El Yamaha Tmax ha de conformarse con un notable, que no deja de ser una muy buena nota. Como en el caso de la BMW y su cúpula, muchos otros scooters ya firmarían la frenada del Tmax...

¿Quien gana?

BMW R 850 R - Yamaha Tmax 500 ABS

Eso ya no nos corresponde afirmarlo a nosotros. ¿Moto o scooter?, ¿scooter o moto? Para unos será una difícil elección, mientras que otros lo tendrán muy claro. Esperamos haberos facilitado las impresiones suficientes como para que seáis vosotros, guiados por vuestro criterio, quienes lleguéis a la conclusión.

No cabe duda de que lo mejor sería subirse a ellos y sentir si realmente "os quieren" como usuario; poder probarlos durante cierto tiempo en sus diferentes aplicaciones –quizá más amplias en el Tmax 500 ABS, por qué negarlo-. ¿Moto o scooter? Ésa es la cuestión... porque los dos tienen y gozan de una gran categoría en su respectivo sector.

Concepto BMW R 850 R
Marca BMW
Modelo R 850 R
Año 2009
Motor 2 cilindros boxer 4Tiempos aire DOCH 8V
Cilindrada 0 cc848 cc
Diámetro de carrera - 87,5 x 70,5 mm x 2
Compresión - 10,3:1
Potencia - 70 CV
Par - 8,7 kgm
Alimentación Inyección electrónica MA 2.4
Encendido Electrónico digital CDI
Arranque Motor eléctrico
Embrague Monodisco en aceite
Cambio De 6 relaciones
Transmisión secundaria Por árbol cardánico
Tipo chasis Tubular motor autoportante en acero
Basculante Monobrazo en aluminio
Geometría 61,9° y 127 mm de avance
Suspensión delantera Sistema Telelever con amortiguador de 120 mm
Suspensión trasera Sistema Paralever con amortiguador de 135 mm, ajustable en precarga
Freno delantero 2 discos 320 mm, 4 pistones
Neumáticos 120/70 ZR 17” y 170/60 x 17”
Peso en vacío - 238 kg
Largo total - 2.170 mm
Distancia entre ejes - 1.487 mm
Altura asiento - 800 mm
Depósito gasolina - 20.5 l
Precio - 10.900 €
Garantía 2 años piezas y M.O.
Importador BMW Íberica S.A. 91 335 05 05
 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"