Comparativa Daelim Besbi 125, SYM MIO 100, Vespa 125 S

Publicado el 03/02/2010


Vota

0 0

Entre los scooters de 125, hay de todo tipo: económicos, deportivos, grandes, pequeños...los de hoy son visten una estética retro, scooters económicos, pero todos con estilo propio.

Con estilo

Cuando los argumentos mecánicos y la parte ciclo pasan a un segundo plano cediendo protagonismo a una estética agradable y de acuerdo a nuestro gustos, entonces son modelos como los que hoy os presentamos los que saltan a la palestra.

Los tres comparados cuidan por encima de todo la imagen a base de una estética vintage que recuerda a las Vespa y Lambretta de antaño, con un toque custom en algún caso. Aunque con sus diferencias, los tres se encuadran dentro de un mismo subgrupo de scooters muy al gusto del público femenino, aunque no se pueden desestimar las posibilidades que proporcionan a cualquier usuario enamorado del diseño; de hecho parece que ahora está de moda este tipo de scooters.

Aunque en ellos prima la estética, en ninguno se olvidan aspectos tan importantes para la movilidad diaria como disponer de un buen propulsor y de una parte ciclo a la altura de sus prestaciones. Además de estéticamente, destacan por la funcionalidad que brindan a quien los utiliza. Para empezar, los tres son scooters fáciles de conducir gracias a la docilidad que muestran sus mecánicas y a la escasa altura de sus asientos respecto al suelo. Todas las tallas se encontraran a gusto a bordo de cualquiera, aunque a los más altos les recomendamos la Vespa, pues es la que mayor espacio habitable ofrece. Por otro lado, si bien cabe la posibilidad de utilizar a dúo cualquiera de estas tres monturas, lo cierto es que, bajo nuestro punto de vista, lo mejor es la opción de un uso diario en solitario y que se deje la posibilidad de llevar pasajero para casos esporádicos. Aunque puestos a valorar, en este caso, la victoria estaría entre la Vespa y el Daelim; la primera por la respuesta del motor y el segundo por la mayor ergonomía de la plaza destinada al acompañante.

Mecánicas sólidas

Con estilo

Al menos sobre el papel, la configuración del motor que emplean nuestros tres invitados invita a pensar que se trata de una mecánica fiable. Por un lado, todos se decantan por los 4T, lo cual ya de por sí resulta una garantía, pero además en ningún caso se ha buscado sacarle el máximo rendimiento a la hora de ofrecer prestaciones para no comprometer la fiabilidad. Son, pues, motores tranquilos y por lo tanto poco exigentes en cuanto al consumo (que va desde los 3,9 litros del Besbi hasta los 4,4 del Sym), y eso que los tres utilizan carburador para la alimentación, aunque están preparados para la Euro 3 gracias a la catalización de los gases en el escape. De hecho, la configuración general de la planta motriz que emplean es común en los tres casos, con la salvedad de que el Sym dispone de cuatro válvulas en lugar de dos; comparten una estructura monocilíndrica SOHC con refrigeración por aire forzado. Debido precisamente a esas dos válvulas más, el propulsor del de Taiwan es capaz de subir de vueltas con mayor alegría que el de sus rivales, lo cual, unido a que su relación automática es más bien corta, le permite superar en prestaciones al Daelim y equipararse en aceleración a la Vespa (aunque también le hace ser el más gastón del comparativo). La italiana, en este caso, se muestra claramente superior en las cifras de aceleración y velocidad punta gracias a los 12,2 CV de potencia que proporciona, frente a los 9,8 del Besbi y los 6,9 CV del Sym. Aun así, y como decimos, el Sym le anda a la zaga durante los primeros 100 metros. De hecho, este último todo lo que tiene lo da en los metros iniciales, hasta llegar a los 50 km/h, y eso se muestra como una gran arma en ciudad, hábitat en el que apenas penalizan esos centímetros cúbicos de menos.

Recorridos urbanos

Con estilo

Estas cifras que hemos estado tratando determinan en gran medida el tipo de uso al que están destinados nuestros invitados, ya que pese a que los tres son capaces de hacer carretera de vez en cuando, donde se encuentran realmente a gusto es en la urbe. Las llantas de 10 pulgadas en los tres modelos (11" en el tren delantero de la Vespa) nos permiten movernos como pez en el agua por este medio y ratonear entre el tráfico sin dificultades, incluso a manos inexpertas. La Vespa, aunque hace gala de un comportamiento algo más estable que sus rivales cuando el velocímetro supera los 70 km/h, presenta un tren delantero algo nervioso, y es que la marca italiana ha querido mantener el espíritu de las Vespa de marchas a base de un comportamiento ciclo que nos recuerde a ellas. Por eso, el manillar de la Vespa S vibra al ralentí –algo que se hubiera podido paliar en gran medida– casi como el de una Vespa con admisión a un corte del cigüeñal, y de ahí que también el tren delantero flote y se muestre algo impreciso o que el radio de giro sea tan corto. Lo cierto es que el que se baja de este scooter habla de un tren delantero suelto e impreciso, pero en cuanto les haces referencia a la peculiaridad que ha pretendido la marca con este modelo entonces reconocen que es cierto, que la Vespa 125 S recuerda a las PX, sólo que en este caso es mucho más fácil de conducir.

La principal diferencia entre el Sym y el Daelim radica en que el coreano (el segundo) dispone de unas suspensiones más blandas, o lo que es lo mismo, más cómodas, aunque menos eficientes cuando el asfalto se muestra irregular. Su comportamiento es estable en las rectas a pesar de tener el mismo diámetro de llantas, pero a la hora de afrontar una curva no acepta demasiadas correcciones y un bache te puede mover de la trayectoria un buen trecho. El Sym es muy parecido, también se muestra sólido cuando mantenemos la máxima verticalidad y también en el momento en el que actuamos sobre el manillar deja notar el escaso diámetro de sus llantas, aunque dada la velocidad que alcanza no es algo que se tenga que destacar por problemático. Es por esto por lo que la Vespa, sin ser el mejor ejemplo de estabilidad, se muestra superior en lo que se refiere al comportamiento de su parte ciclo (unas suspensiones más efectivas que las de sus rivales tienen mucho que ver en ello).

En cuanto a los frenos, no hay quejas al respecto, ya que los tres disponen de un equipo suficiente para el peso y prestaciones que esgrimen. En los tres casos se compone de un disco delantero y tambor posterior, y sólo en el Daelim percibimos algo de falta de potencia en el eje trasero, lo que nos obliga a actuar con contundencia sobre la maneta si queremos una respuesta notable. En el coreano notaremos también que el tren delantero se hunde demasiado cuando accionamos la maneta derecha, y eso nos obliga a tener que dosificarnos si no queremos que en una de éstas las 10 pulgadas delanteras nos comprometan la frenada.

Por tanto, se podría decir que la parte ciclo disponible en cada uno resulta proporcional a la potencia del motor que montan. De hecho, es lógico que la Vespa, dado que su velocidad punta es superior, disfrute de mayor diámetro en su llanta delantera y que los frenos y suspensiones también estén por encima en prestaciones a los utilizados por sus rivales. También es cierto que el Sym mantiene un buen nivel en su estructura ciclo, incluso el hecho de ser el único que monta horquilla convencional (con bieleta en sus rivales y además monobrazo en el caso de la italiana) parece que le debería otorgar un tacto más fiable al tren delantero, pero aun así debe claudicar frente a la efectividad de la italiana.

Elementos prácticos

Con estilo

Ninguno de ellos es un superlujo de scooter, pero los tres incorporan elementos de calidad ergonómica dignos de categorías superiores. Los dos orientales ponen a disposición del pasajero un par de estriberas escamoteables y muy bien integradas, que resultan más cómodas que las plataformas de la Vespa, pues en ésta los pies del pasajero restan espacio a los del conductor y pueden incluso llegar a molestarle en las paradas cuando tenga que apoyar los pies en el suelo. Por el contrario, a la hora de sentarnos frente al manillar la más amable es precisamente la Vespa por la posición de las piernas y el tronco, aunque si entra en la valoración la acogida del asiento, entonces el Sym gana muchos enteros, eso sí, siempre que viajemos en solitario. Si lo hacemos acompañados, se agradecerá el mayor tamaño del asiento en el Daelim, sobre el cual se acomodan mejor dos personas. Incluso la disposición del manillar respecto al Sym resulta más natural y permite una posición de los brazos más relajada y más precisa en los cambios de dirección.

En ningún caso disfrutaremos de protección aerodinámica, pero al tratarse de scooters destinados a la movilidad urbana eso es algo que no debería preocuparnos; además, siempre existe la posibilidad de adaptar una pantalla de la industria auxiliar.

En cuanto a los cuadros de instrumentos, aunque unos más que otros, todos aportan la información necesaria y sin grandes lujos. La Vespa es la que más ha trabajado el aspecto estético, en el que destaca el voluminoso embellecedor cromado que envuelve todo el conjunto. El Sym y el Daelim, por su parte, cuentan con un pequeño espacio en el centro del manillar en el que aúnan velocímetro analógico, indicador de nivel de combustible y algunos testigos luminosos, que conforman un conjunto algo menos vistoso que en el italiano pero con suficiente información.

Las únicas guanteras del comparativo son las dos disponibles en la Vespa, abiertas y no muy grandes, pero que cumplen perfectamente la función de "vacíabolsillos". Para mejorar la capacidad de carga, en los tres se ha colocado un gancho portabolsas en el contraescudo a fin de aprovechar el espacio de la plataforma, que en los orientales es totalmente plana, mientras que en la italiana se mantiene el paso del chasis estampado característico de la familia Vespa (el bastidor es la propia carrocería).

En el Sym, y más concretamente en su manillar, encontramos otro detalle de calidad ausente en todos sus rivales: un botón eléctrico mediante el cual podremos abrir el cofre sin necesidad de apagar el scooter. También, bajo su asiento hallaremos un interruptor con el que desconectaremos la alimentación eléctrica a modo de antirrobo. Otro detalle más del Sym: en la piña de contacto hay una cerradura magnética con la que bloqueamos el acceso a la cerradura. El taiwanés es el más completito del comparativo en equipamiento.

De mayor a menor

Con estilo

A buen seguro que a la hora de decidirnos por la compra de cualquier scooter, incluidos los de este comparativo, el precio tiene mucho que ver en la decisión final. En ese sentido, el que lleva ventaja es el Daelim, aunque también es el más espartano en equipamiento y el más sencillo en la configuración de su parte ciclo. Aun así, los 1.299 euros que cuesta representan menos de la mitad del precio que ostenta la Vespa, nada menos que 3.000 euros. La marca italiana justifica este importe en base a la calidad de sus componentes y a un buen nivel de acabados pero, sobre todo, el precio se defiende gracias a la mejor concepción de su parte ciclo y, por qué callarlo, al peso de su nombre. En cuanto al Sym, en este caso es el que presenta un precio más... cómo decirlo...lógico, ésa es la palabra exacta. Sus 1.799 euros quedan justificados por el equilibrio general de su conjunto, con el que consigue, bajo nuestro punto de vista, la mejor relación calidad-recio de este comparativo. La imagen es su mayor valía, aunque sobre la parte ciclo tampoco hay quejas destacables, sólo los escasos centímetros cúbicos de su propulsor pueden hacer que descartemos su compra en pro de ajustarnos a los 125 c.c. convalidados que nos ofrecen sus rivales de hoy.


Jordi Mondelo
Fotos: Xavi Pladellorens/Santi Díaz (estudio)
Con la colaboración de Montse Chaure, Erena Oliver y Susana Palomero

Concepto Daelim Besbi 125SYM MIO 100Vespa 125 S
Marca DaelimSYMVespa
Modelo Besbi 125MIO 100125 S
Año 200820082008
Motor SOHC monocililíndrico, 4 tiempos, 2 válvulas, refrigeración por aireSOHC 1 cilindro, 4 tiempos, 4 válvulas, refrigeración por aireSOHC 1 cilindro, 4 tiempos, 2 válvulas, refrigeración por aire
Cilindrada 124 cc101 cc124 cc
Diámetro de carrera 52,4 x 57 mm - 57 x 48,6 mm
Compresión 10,6:1 - -
Potencia 8.95 CV4.1 CV10.3 CV
Par 0,95 kgm0,49 kgm0,98 kgm
Alimentación CarburadorCarburadorCarburador
Encendido Electrónico digitalElectrónico digital CDIElectrónico digital CDI
Arranque Motor eléctrico y pedalMotor eléctrico y pedalMotor eléctrico y pedal
Embrague Automático centrífugo en secoAutomático centrífugo en secoAutomático centrífugo en seco
Cambio Variador automáticoVariador automáticoVariador automático
Transmisión secundaria Por correa trapezoidalPor correa trapezoidalPor correa trapezoidal
Tipo chasis Estructura tubular en aceroEstructura tubular en aceroAutoportante, chapa de acero estampada
Basculante Grupo motopropulsor oscilanteGrupo motopropulsor oscilanteGrupo motopropulsor oscilante
Geometría
Suspensión delantera Horquilla con bieletas, dos amortiguadores hidráulicosHorquilla telescópicaMonobrazo con monoamortiguador de 100 mm
Suspensión trasera 1 amortiguador ajustable en precarga de muelle1 amortiguador hidráulico1 amortiguador de 95 mm, ajustable en precarga de muelle
Freno delantero Disco, pinza de 1 pistónDisco de 190 mm, pinza de 2 pistonesDisco de 200 mm, pinza de 2 pistones
Neumáticos 3,5 x 10” y 3,5 x 10”90/90 x 10” y 90/90 x 10”110/70 x 11” y 120/70 x 10”
Peso en vacío 96 kg87.5 kg110 kg
Largo total 1.810 mm1.710 mm1.800 mm
Distancia entre ejes 1.300 mm1.210 mm1.280 mm
Altura asiento 770 mm740 mm785 mm
Depósito gasolina 5 l4.8 l8.6 l
Precio 1.299 €1.799 €3.000 €
Garantía 2 años en piezas y mano de obra2 años en piezas y mano de obra2 años en piezas y mano de obra
Importador Daelim IbéricaMotos Bordoy S.A.Piaggio España S.A.
 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"