Comparativa Daelim S1 125 Fi, Kymco G5 125i

Publicado el 15/04/2010


Vota

0 0

La llegada del Kymco G5 125i supone una amenaza para el Daelim S1 125 Efi, una de las principales referencias del segmento, hasta el momento uno de los scooters urbanos más prácticos y económicos.

Duelo económico

Buscar un buen scooter urbano de corte económico no es tarea fácil; la oferta actual es enorme, sobre todo si incluimos en el pack el ejército de scooters de China que han desembarcado en nuestro país. Uno de los factores de compra más importantes en este tipo vehículos es el precio, aunque estaremos de acuerdo en que nunca debe ser determinante, ya que por ahorrarnos unos euros no debemos sacrificar la calidad de nuestra futura montura.

Y es que entre toda la oferta actual podemos encontrar muchos modelos a precio de derribo, aunque con una calidad y fiabilidad que no siempre son las que cabe esperar de un producto de venta al público.

Buenas alternativas

Duelo económico

Con el desembarco de innumerables firmas de reciente creación con vehículos fabricados en China a bajo coste, el mercado se encuentra plagado de productos nada aconsejables, con un estándar de calidad bajísimo y una fiabilidad muy por debajo de la media. Este hecho es muy habitual en modelos que nos llegan de distintos países asiáticos (en un 99 % procedentes de China), pero no debemos meter en el mismo saco todo lo que de allí procede, Corea del Sur y Taiwán son dos consagrados productores de scooters con muchos años de experiencia y un estándar de calidad muy alto que les han llevado a ganarse una excelente reputación en el mundo de las dos ruedas.

El comparativo de hoy lo forman dos buenas alternativas con un precio un poco más elevado que los scooters de fabricación China, pero con la misma fiabilidad que los consagrados modelos japoneses e italianos. Daelim y Kymco son, sin lugar a dudas, dos reputados fabricantes de scooters con reconocimiento mundial; además, tienen un competente departamento posventa en nuestro país que es capaz de atender con eficacia y rapidez las necesidades de sus clientes.

En este comparativo enfrentamos al económico y solvente S1 125 EFI con la principal novedad de la categoría, el nuevo G5 125i. Dos rivales que destacan por su bajo mantenimiento, agilidad urbana y extraordinaria funcionalidad y que, a pesar de la teórica simplicidad tecnológica de la categoría, alcanzan un destacable nivel técnico. Son scooters plenamente adaptados al medio urbano, con unas dimensiones, peso y diseños creados y desarrollados específicamente para este terreno. Al mismo tiempo han sido equipados con elementos imprescindibles para llevar a cabo su labor, componentes como los indispensables habitáculos bajo los asientos –en los dos cabe un casco integral-, las siempre útiles plataformas planas, que además de aumentar la capacidad de carga -junto con los ganchos que las acompañan- les confieren una mayor habitabilidad, principalmente, para nuestras piernas.

Como ya hemos dicho, nos encontramos ante scooters compactos con un largo total que ronda los 1.900 mm y un ancho máximo que no excede en ninguno de ellos los 720 mm. Respecto al peso, también se trata de unos vehículos ligeros que, por si fuera poco, tienen una altura de asiento contenida -760 mm el Daelim y 790 mm el Kymco-, que, además de facilitarnos el apoyo de los pies al parar en los semáforos, también nos permite tener un mayor control para subir y bajar el scooter del caballete central o nos simplifica al máximo las maniobras en parado.

Discretos

Duelo económico


Está claro que uno de los principales objetivos de nuestros invitados, además de los aspectos económicos, es ser prácticos, fáciles de conducir y muy ágiles, aunque para ello deban sacrificar aspectos como, por ejemplo, el confort de marcha, en especial con pasajero. La triangulación manillar-asiento-plataforma es muy similar en los dos, aunque dada su procedencia asiática, se aprecia una cierta proximidad entre la plataforma y el asiento (sobre todo en el Kymco), que hará que los usuarios de más de un 1,70 cm deban llevar excesivamente flexionadas las piernas.

Por suerte, también se pueden estirar las piernas hasta la parte baja del escudo, pero sólo en el Daelim adoptaremos una postura natural y con las piernas suficientemente realajadas. Los asientos, como corresponde, son dos plazas, aunque se podría decir que son dos plazas ocasionales, pues dependiendo de la estatura de los ocupantes el espacio no sobra precisamente. El más confortable para llevar acompañante es el Daelim S1, y no por ser el más espacioso, sino por ofrecer una mejor sujeción gracias al respaldo (de serie), las bien situadas estriberas escamoteables y una porción de asiento aceptable.

El G5 es un poco más incómodo en esta situación. En lo que respecta al espacio en el asiento es bastante parecido al Daelim, pero la poca superficie de apoyo que nos proporcionan sus estriberas integradas nos hace forzar en exceso la posición de las piernas. Por el contrario, si circulamos solos, el Kymco nos ofrece alguna comodidad más que su oponente, concretamente en lo referente al mullido del asiento, que, en el S1, es blando y un tanto escaso, lo que ocasiona que, con el tiempo, lleguemos a notar incluso las fibras que hay debajo de éste. Por lo demás, no hay problemas, está claro que con ellos no disfrutaréis de los lujos y comodidades de un GT, pero dentro de su categoría, los dos se encuentran muy bien situados.

Prácticos y...

Duelo económico

Movernos por ciudad libremente y sin agobios está plenamente garantizado con nuestros invitados. No tendremos que estar pendientes ni de horarios ni de encontrar aparcamiento, ya que con un scooter como los de hoy podremos ir donde queramos, rápidamente, sin agobios ni preocupaciones. Por supuesto pueden asegurarnos una agilidad de movimientos total, y entre coches se sienten muy a gusto y será fácil ratonear incluso cuando debamos realizar giros muy cerrados y con muy poco espacio. De igual forma, la diferencia de altura entre manillares condiciona un poco el radio de giro, sobre todo en el G5, que, al estar situado más bajo, casi al máximo de su giro, puede llegar a tocar nuestras rodillas.

Uno de sus argumentos en este escenario es que tienen la ventaja de disponer de un freno trasero de disco, lo que les aporta no sólo una mayor potencia, sino un mejor tacto que nos permitirá apoyarnos en ellos para realizar maniobras a poca velocidad con mayor estabilidad. Para conseguir un buen compromiso entre agilidad y estabilidad, se opta por una altura de llantas de 12 pulgadas en el Kymco y de 13 en el Daelim. Esto favorece su maniobrabilidad a poca velocidad sin comprometer su estabilidad cuando circulemos a máxima velocidad, lo que aumenta notablemente su polivalencia y los convierte en scooters todavía más prácticos.

En cuanto al chasis, el Kymco dispone de una estructura más rígida que, al mismo tiempo, le aporta una excelente agilidad y facilidad de movimientos. El bastidor del Daelim es comparativamente más flexible, se mueve algo más en el paso por curva y le afectan algo más las irregularidades del asfalto. Al mismo tiempo, es algo más lento de reacciones, sobre todo a la hora de balancear el scooter o al entrar en curva, donde se toma algo más de tiempo que el G5, mucho más intuitivo en este sentido.

La verdad es que si nos movemos exclusivamente por ciudad encontraremos pocas alternativas mejores (a su mismo precio), y es que nos hacen la vida muy fácil, al simplificarnos mucho acciones tan comunes como subir el scooter al caballete central (el G5 es especialmente bueno en esto) u ofrecernos varias soluciones para transportar cualquier objeto que llevemos con nosotros.

...Eficaces

Duelo económico

Al mismo tiempo, dinámicamente también están pensados para que cualquiera, sea cual sea su experiencia, pueda conducirlos con un mínimo esfuerzo. Para comen zar se ganarán la confianza de sus propietarios, gracias a una altura de asiento -como ya hemos comentado- muy cercana al suelo y que nos acoge con una posición de conducción en la que, desde el punto de vista de la conducción, se favorece al máximo el control sobre el scooter.

Técnicamente se pone a nuestra disposición componentes de gran solvencia, sencillos, pero eficientes en su trabajo. En suspensiones se opta por horquillas telehidráulicas con 80 mm el G5 y 90 mm el S1. Detrás, los dos incorporan un doble amortiguador, por supuesto, regulable en precarga de muelle, con 90 mm de carrera en el S1 y de nuevo 80 mm en el G5. Si hay algo que caracterice a sus suspensiones es que ambos optan por un comportamiento bastante consistente, aunque sin llegar a ser excesivamente brusco sobre asfalto bacheado o adoquinado. A pesar de todo, el Kymco nos ofrece un muy buen confort de suspensiones, con un buen trabajo de hidráulico que evita que hagamos tope de recorrido aun siendo éste algo menor que el de su oponente.

En el caso del S1 apreciaremos unas reacciones un poco más contundentes, sobre todo si nos descuidamos y pasamos sobre baches o socavones de gran profundidad, donde observaremos cómo sus suspensiones transmiten al chasis toda la fuerza del impacto. Un punto a mejorar por los dos es la calidad de los neumáticos de primera monta. Es cierto que cumplen su tarea, aunque con un aprobado muy justo que queda en entredicho cuando circulamos sobre asfalto mojado o al pisar las críticas líneas blancas. Es una verdadera pena, ya que si las gomas seleccionadas hubieran sido de un poco de mejor calidad, estamos completamente seguros de que el comportamiento de ambos habría sido incluso mejor.

En cuanto a frenos, los dos se desmarcan gratamente de la tónica habitual en la categoría y montan un disco de freno en cada eje; de 240 mm delante y 200 detrás. Por si con ello no fuera suficiente, Daelim integra en su S1 el sistema de reparto de frenada CBS, un dispositivo que, pese a su sencillez, nos facilita la frenada y aumenta la seguridad en esta compleja maniobra. El G5 mantiene lo que podría considerarse un sistema de frenada tradicional, aunque, eso sí, acompaña sus discos con pinzas de dos pistones paralelos ?el posterior del S1 es de un único pistón-, lo que le aporta muchas ventajas.

Gracias a ellas, su tacto es excelente y dispondremos de potencia de sobras; de hecho, ni siquiera hace falta sujetar las levas con toda la mano, pues con dos o tres dedos tendremos más que suficiente para extraer todo su potencial. El S1, gracias a la intervención del CBS, tiene una potencia similar, aunque se ve un poco perjudicado respecto al Kymco por su menor tacto y el escaso recorrido de sus levas, que necesita de una mayor presión para que su potencia de frenada salga a relucir. Esto se nota más si cabe en el eje posterior, donde a la pinza de freno de un único pistón se le acumula el trabajo cuando en una situación límite tiramos con premura de la maneta izquierda.

En la media

Duelo económico


Disponer de una buena frenada es un hecho fundamental para cualquier scooter, y aunque nuestros invitados no son modelos que ni mucho menos busquen la deportividad, sus motores tienen unas prestaciones bastante buenas que cabe controlar. No se trata de unos propulsores excesivamente complejos, aunque están incluidos en el pequeño grupo de monocilíndricos 4T con culata SOHC de 4 válvulas. Su refrigeración es por aire, lo que simplifica notablemente sus mecanismos internos, esto, además, les confiere un mejor funcionamiento a altas vueltas y les permite extraer mejores prestaciones que las versiones con dos válvulas por culata.

Por su parte, el Daelim y el Kymco están un paso por delante con los sistemas de alimentación por inyección electrónica, un detalle que aprenderemos a valorar sobre todo en aspectos tan importantes como los consumos o el respeto por el medio ambiente. Kymco, con su motor de última generación, se sitúa como el que menos gasta, aunque hay que reconocer que el nivel es bueno en ambos y están verdaderamente cerca, ya que ni siquiera su rival gasta más de 4 litros de combustible en los 100 km. En cuestiones de potencia tampoco detectaremos excesivas complicaciones; cumplen con la papeleta y se mantienen dentro del margen que la convalidación entre carnets A1=B requiere.

Los fabricantes anuncian una potencia de 14 CV en el caso del Daelim y de dos caballos menos (12 CV) en el G5, unas cifras que sobre el terreno no parecen tan marcadas y que por lo que pudimos comprobar no se trasladan de forma tan significativa en el apartado de prestaciones.

Prestaciones y funcionamiento

Duelo económico


A pesar de ser unos urbanitas de nacimiento, sus motores no se limitan a una buena aceleración, y son plenamente capaces de alcanzar unas velocidades punta que sus velocímetros, en condiciones óptimas, sitúan por encima de los 110 km/h. Está claro que ser el último en llegar y disponer de una mecánica de reciente fabricación le aporta cierta ventaja en este aspecto al scooter taiwanés, sobre todo al enfrentarse a modelos que ya llevan varios años a la venta. Es por ello por lo que el Kymco nos ofrece un motor de gran suavidad, con una buena arrancada y, como ya hemos dicho, una considerable estirada final que, a pesar de todo, no le sirve para batir a su rival en velocidad máxima.

El S1 es un poco más rumoroso, vibra también un poco más y su transmisión no es tan directa como la del Kymco, detalles que, una vez más, son consecuencia de los años que lleva a la venta. Por el contrario, como ya hemos comentado, disfruta de una mayor potencia y, aunque en los primeros metros se ve superado claramente por el G5, su estirada final es un poco mejor. Y es que a alto régimen el motor del scooter coreano se siente, es cuando mayor rumorosidad desprende, pero sin lugar a dudas es también en la zona del cuentavueltas donde da lo mejor de sí mismo.

La diferencia generacional es importante, pero como ya hemos podido comprobar, el Daelim se defiende con uñas y dientes ante la ofensiva del scooter taiwanés. De todos modos, el S1 aún guarda un as en la manga. Nos referimos a su excelente precio de 1.749 euros, algo más de 400 euros más barato.

Verdaderamente, no podemos quejarnos de marcas como Daelim y Kymco, ya que no dudan en ponernos las cosas muy fáciles para que nos hagamos con los servicios de uno de sus scooters, y además, por si su precio asequible fuera poco, nos regalaran el seguro del primer año? ¿Qué más se puede pedir?


Jordi Hernández
Fotos: Santi Díaz

Concepto Daelim S1 125 FiKymco G5 125i
Marca DaelimKymco
Modelo S1 125 FiG5 125i
Año 20082010
Motor SOHC monocilíndrico, 4 tiempos, 4 válvulas, refrigeración por aire/aceiteSOHC 1 cilindro y 4 valvulas, 4 tiempos, refrigerado por aire
Cilindrada 124 cc124 cc
Diámetro de carrera 56 x 50,7 mm54 x 54,5 mm
Compresión 10,8:19.6:1
Potencia 14 CV12 CV
Par 1,08 kgm1,1 kgm
Alimentación Inyección electrónicaInyección
Encendido Electrónico digital CDIElectrónico digital CDI
Arranque Motor eléctrico y a pedalMotor eléctrico
Embrague Automático centrífugo en secoAutomático centrífugo en seco
Cambio Variador automáticoVariador automático
Transmisión secundaria Por correa trapezoidalPor correa trapezoidal
Tipo chasis Tubular, doble cuna en aceroSimple cuna desdoblada en tubo de acero redondo
Basculante Grupo motopropulsor oscilanteGrupo motopropulsor oscilante
Geometría ND
Suspensión delantera Horquilla telehidráulica de 90 mm de recorridoHorquilla telescópica hidráulica con barras de 33/80 mm
Suspensión trasera Amortiguador de 80 mm, ajustable en precarga de muelle2 amortiguadores de 80 mm ajustables en precarga
Freno delantero Disco de 240 mm, pinza de 2 pistones1 disco lobulado de 240 mm, pinza de 2 pistones
Neumáticos 130/60 x 13” y 130/60 x 13”110/70-12” y 130/70-12”
Peso en vacío 123 kg125 kg
Largo total 1.965 mm1.905 mm
Distancia entre ejes 1.480 mm1.291 mm
Altura asiento 765 mm790 mm
Depósito gasolina 8.5 l7.3 l
Precio 1.999 €2.199 €
Garantía 2 años en piezas y mano de obra2 años de piezas y mano de obra
Importador Daelim IbéricaKymco Moto España, S.A.
 
Da tu opinión

Comentarios (2)

  • Eldion
    Eldion 30-08-2013

    bin weder techno, dnoecflaor noch kommerz fanaber ich muss zugeben, ned schlecht guysdazu noch ne harte stimme und ich he4tt den daumen nach oben gebracht,so is es zumindest nich zum thumbsdown gekommen )Up the Irons from Austria!

  • Eric
    Eric 01-09-2013

    HAHAHA, i have listened to his music for a colpue of years and never knew he could be this bad Scooter should stick to beats and less singing. He's awesome (most of the time:)

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"