Comparativa Daelim S2 125 Fi, Hyosung MS3 125i, Kymco Grand Dink 125i, Yamaha Majesty 125

Publicado el 03/02/2010


Vota

0 0

No hace falta que no gastemos un dineral en un vehículo cómodo y práctico para movernos a diario por la ciudad, si buscamos bien encontraremos auténticos GT a precios muy accesibles.

Comodidad económica

Este comparativo está pensado para quienes buscan un medio de transporte de dos ruedas, que se pueda conducir con el carné B y con el que no tengan que renunciar a la comodidad a la que se han acostumbrado conduciendo un automóvil a diario para ir a trabajar. No queremos ser exagerados y afirmar que estamos ante los sustitutos naturales de los coches (con un gran ahorro de combustible y tiempo en los desplazamientos), pero sí es cierto que todos los comparados de hoy disfrutan de un gran asiento sobre el que sentarse y de un protector frontal con parabrisas que nos mantiene a resguardo del viento y la suciedad.

Evidentemente, muchas otras cualidades presentes en los coche no están ni en estos ni en ningún otro scooter que podamos comprar. Sin embargo, lo que se gana con el cambio creo que todo el mundo lo tiene presente: una mayor agilidad entre el tráfico, cero problemas de aparcamiento y la comodidad de poder guardar el casco en el cofre cuando lleguemos a nuestro destino. Compensa, ¿no?

Económicos de lujo

Comodidad económica

En el segmento GT 125 existen muchas y muy diferentes opciones a la hora de comprar. Los scooters de este comparativo son los que se acercan más a la franja económica sin perder de vista un buen nivel de acabados y equipamiento. ¿Se les podría llamar de lujo? Si los comparamos con los scooters económicos puros, seguro que sí; pero no son los 125 más lujosos del mercado... esos tienen otro precio bastante superior.

El Yamaha, que podría parecer el más alto de gama de los cuatro, es un scooter que, aun manteniéndose como uno de los más demandados de nuestro mercado, adolece de tener unos cuantos añitos a cuestas –se podría decir que su sustituto en el catálogo de la marca es el superventas XMax 125i–. En cuanto al resto, el Hyosung MS3i, el Kymco GD y el Daelim S2i, siempre se han movido por la línea más económica del segmento GT 125, unos más que otros.

En este comparativo analizaremos no sólo el equipamiento y la ergonomía de cada uno, sino también su comportamiento dinámico y el rendimiento de sus propulsores. A priori, la lucha va a estar reñida, y sólo las frías cifras obtenidas en nuestro banco de potencia podrían determinar algo definitivo y sin margen de duda. Los demás valores subjetivos, trataremos de explicarlos con fundamento.

Convivencia a bordo

Comodidad económica

Desde el punto de vista del conductor, el más cómodo de los cuatro comparados es el japonés, pues es el único que permite estirar las piernas casi por completo; gracias, por una parte, a su plataforma adelantada y, por la otra, a que sitúa el lumbar del conductor en una posición más retrasada que la competencia. De hecho, este último detalle es precisamente el causante de que en el resto no podamos estirarlas con la misma facilidad, y es que, pese a disponer también de plataforma adelantada en todos ellos, el lumbar alto que montan nos limitará esta acción.

También tenemos que darle la mejor nota del comparativo al Yamaha en el apartado de cobertura aerodinámica, ya que su pantalla parabrisas queda la más cercana al conductor (las demás son prolongación del escudo frontal) se prolonga a lo ancho hasta cubrir nuestras manos y brazos. Eso sí, si queremos protección en todo el cuerpo deberemos inclinarnos hacia delante porque su asiento está situado un poco más alto que en el resto (775 mm); si mantenemos el tronco en posición vertical, la cabeza nos quedará expuesta al viento. Tras el japonés situamos al Daelim, que ensancha su frontal en la parte alta para proteger en la medida de lo posible los brazos. En cuanto al Kymco y al Daelim, en ellos también disfrutaremos de una buen protección aerodinámica, pero el frontal está demasiado separado del cuerpo, lo que provoca que notemos más rebufos en los brazos y en la casco.

Otro detalle a tener en cuenta es la posición del manillar, pues resulta determinante de cara a adoptar un buena postura sobre el scooter. Una vez más, la mejor solución la aporta el Majesty, dado que no emplea un manillar tan alto –carrozado al estilo scooter compacto– y además se muestra más solidario con la pipa de dirección. En el resto de los comparados, los baches e irregularidades del asfalto se transmiten de manera más notoria. En el Hyosung destaca especialmente la escasa distancia entre el asiento y la plataforma, que hará que las rodillas queden excesivamente altas y que carguemos demasiado peso en el asiento, lo que fatigará nuestro trasero cuando los kilómetros se acumulen.

Gran equipamiento

Comodidad económica

Así como en el apartado de ergonomía el Yamaha ha arrasado por su gran concepto y diseño, en el que ahora vamos a tratar, las cosas no las tiene tan de cara el japonés. Su veteranía condiciona que el equipamiento no sea tan generoso como nos gustaría, aspecto en el que se ve superado por algunos de los presentes, como el Kymco y el Hyosung.

En todos los cofres cabe un casco integral y algo más, en el caso del Yamaha ese algo más sería un casco jet muy pequeño, y el acceso al interior del mismo se hará desde la piña de contacto, excepto en el Hyosung, en el que lo haremos desde una cerradura situada en el lateral izquierdo del scooter.

En el interior de su cofre, el Kymco dispone de luz de cortesía y una toma de corriente con soporte para cargar el móvil; incluso en el cuadro de mandos se advierte si esa toma de 12 V está en uso. Junto con el Daelim, que también ofrece luz de cortesía, son los únicos que añaden al cofre elementos de equipamiento. Eso sí, en el Hyosung también disfrutaremos de toma de 12 V, pero en este caso situada en el interior de la guantera, en la más grande de las dos disponibles en el coreano, que, por cierto, junto con el Yamaha, ofrece un espacio adicional en el contraescudo, aunque la guantera del japonés es única y más pequeña por la amplia y secundaria del Hyosung.

De los cuadros de mandos, destacan los del Daelim y el Hyosung, que son los únicos que incorporan una pantalla LCD con diferente parámetros informativos. En el Yamaha y el Kymco también hay una LCD, pero sólo nos muestra la hora y, en el caso del nipón, los kilómetros totales y un parcial. No obstante, del Kymco cabe señalar el testigo luminoso que nos indicará que el cofre no está bien cerrado.

En cuanto a la estética de los tabliers, nos quedamos con el automovilístico diseño del Hyosung y la estructurada presentación del de Yamaha; tanto el Kymco como el Daelim suspenden esta asignatura.

Motorizaciones LC

Comodidad económica

Aunque se trata de cuatro de los GT más económicos del mercado, las mecánicas empleadas en todos ellos están un escalón por encima de lo que se podría considerar básico.

A excepción del Daelim, que la confía a un sistema mixto aire-aceite; en los demás propulsores, la refrigeración corre a cargo de un circuito cerrado de líquido refrigerante.

Hay empate entre el uso de dos y cuatro válvulas en culata, pues el Grand Dink y el Majesty se deciden por emplear un par por las cuatro de sus rivales (dos de admisión y dos de escape); mientras que en el sistema de distribución, el SOHC es común en todos menos en el Hyosung, que se decide por un doble árbol de levas para gobernar sus cuatro válvulas. En un principio, los cuatro disponen de una configuración contrastada con la que, a priori, se garantiza fiabilidad mecánica.

En el apartado de alimentación, tanto el Kymco como el Yamaha, los dos más veteranos, se han mantenido con un carburador convencional, y eso les obliga a contrarrestar la expulsión de gases no quemados con la colocación de catalizadores en el escape, además de un sistema de aire insuflado en el caso del Kymco. Sin embargo, con la gestión electrónica de las inyecciones en el Daelim y el Hyosung, este escollo (Euro 3) se supera con facilidad.

Aun así, como las cifras son un dato importante a tener en cuenta a la hora de valorar el rendimiento en conjunto de los elementos que conforman el motor, pasemos a dirimir cuál de ellos solventa mejor la papeleta en el apartado de aceleraciones, consumos y velocidades máximas.

Las frías cifras

Comodidad económica

Resulta curioso lo cerca que están los cuatro comparados en las cifras obtenidas en nuestras mediciones; sobre todo teniendo en cuenta el diferente sonido de cada uno de estos motores y sus distintas arquitecturas mecánicas.

Por ejemplo, el Yamaha es el más ruidoso de todos y parece como si todo el rato trabajase alto de vueltas. En cambio, en el Kymco sucede todo lo contrario, su propulsor es el más suave y silencioso, sin apenas ruidos metálicos ni de escape. En cuanto al Daelim y el Hyosung, ambos motores son también más o menos ruidosos, particularmente el primero, pero sin llegar a los límites del de Iwata. Si tuviésemos que hacer una valoración de las prestaciones que ofrece cada uno según esta percepción, seguro que el sonido nos confundiría.

En realidad, los cuatro están muy parejos y la única diferencia importante la hallamos en el Kymco y su potencia. Es el que menos caballos ha dado en nuestro banco de potencia (11,9 CV), mientras que el Hyosung se queda muy cerca del límite legal para el carné B (14,6 CV). Sin embargo, debido a su elevado peso (202 kg), esta diferencia no se nota de manera significativa en las aceleraciones ni en la velocidad punta; de hecho, es el tercero más veloz (106,5 km/h), justo por detrás del Grand Dink (108,3 km/h).

Respecto a los consumos, en este caso, el Kymco se ve favorecido por esa menor potencia, ya que siendo un motor carburado, su consumo medio se sitúa justo por debajo de la competencia: 3,3 litros de media frente a los 3,8 del Hyosung, los 4,0 del Daelim y los 4,1 del Yamaha. Con eso consigue también la mejor autonomía (303 km), aunque en ese aspecto los cuatro cumplen como unos auténticos GT, pues el que menos proporciona es el Hyosung, con un depósito de 8 litros, y aun así son 210 km teóricos sin tener que repostar.

Para conducir tranquilamente

Daelim S2 125 EFI

Ninguno de los cuatro puede presumir de disponer de una parte ciclo perfecta; el que más se acerca a este propósito es el Yamaha, pese a estar lejos de esa afirmación. Así y todo, su chasis es de largo el más consistente, y eso se aprecia en todo momento. Asimismo, el manillar parece más firme y carece de grandes vibraciones gracias a que dispone de un paso alto del chasis por la plataforma. Todo el conjunto disfruta de una mayor solidaridad entre la horquilla y el bastidor, con lo que se elimina en la medida de lo posible flexiones de la plataforma (chasis) con los baches, las frenadas y/o el peso que debe soportar sobre el asiento. De hecho, ésta es una peculiaridad patente en el Daelim, que es el menos sólido en este aspecto. En cuanto al Kymco y el Hyosung, ambos hacen gala de un comportamiento más solidario en este punto del bastidor, aunque todavía lejos del que presenta el Yamaha.

Si conducimos con tranquilidad por una carretera de asfalto regular y sin baches, en ningún caso tendremos problemas; pero a la que se estropea el piso... En ese momento, las suspensiones juegan un papel importante de cara a la seguridad y comodidad de sus ocupantes. Para el Kymco, la nota más alta en este apartado por brindar un equipo de suspensiones muy equilibrado; con dos ocupantes se muestran demasiado blandas, pero en un uso en solitario son las mejores. El segundo lugar sería para el Yamaha, en general cómodo y efectivo, al que sólo se le puede reprochar que la amortiguación posterior resulte demasiado brusca y rebotona. En el Hyosung se nota demasiado el muelle y poco el hidráulico, llega a hacer tope de delante cuando afrontamos baches importantes; eso sí, ofrece una suspensión en conjunto por encima de la que equipa el Daelim, que se nota muy blanda y con un muelle trasero demasiado rebotón. De hecho, el Hyosung, que monta llantas de 13" delante y 14" detrás (los demás utilizan todos de 12"), debería ser el más estable en curvas, y, efectivamente, demuestra un gran aplomo si el asfalto está en buen estado, pero debido a que sus suspensiones no trabajan tan bien en el paso del hidráulico cede el protagonismo ante el buen comportamiento del Yamaha y el Kymco.

Bien está lo que...

Tablier Daelim S2 125 EFI

En cuanto a la frenada, a excepción del Yamaha, todos emplean sistema combinado de frenos delante/detrás (recomendable para los conductores convalidados). No se nota demasiado en ninguno de ellos, pues el equipamiento disponible en cada uno no da para muchas filigranas; simplemente ayuda a equilibrar la frenada en ambos ejes (delante y detrás) al actuar sobre el freno trasero (maneta izquierda) facilitando al tiempo la maniobra de frenar.

En el Hyosung, que es el único que monta doble disco delantero, se hace más evidente porque, cuando corregimos con el freno trasero en medio de la trazada, responde con una leve tendencia a recuperar la verticalidad. Al Daelim le tenemos preparada una mala nota en cuanto a mordiente del freno delantero, pues la fuerza ejercida sobre la leva en el manillar no se corresponde con la transmitida por las pastillas de freno en el disco y se debe apretar de verdad. Así pues, en el terreno de los frenos, los más capaces son el Yamaha y el Kymco. En ambos casos, su frenada es la más equilibrada y dosificable; destaca el tacto del delantero en el Kymco, pues nos facilita mucho la conducción relajada, sin sobresaltos. Pero en potencia de frenada ante un obstáculo o curva, nada como los dos discos delanteros de Hyosung.

Conclusiones finales

Freno delantero Daelim S2 125 EFI

Si queremos hacer un cómputo general de este comparativo, diremos que la mejor nota final se la lleva el Yamaha por todo menos su motor y alto precio, que en suspensiones y frenos destaca el Kymco por su gran equilibrio, que el Hyosung es el que más capacidad de carga permite (gracias a sus dos guanteras) y que el Daelim se convierte en una buena opción para la necesidad de movilidad urbana una vez conocemos su precio, 1.999 euros, el más bajo de los cuatro.

Falta saber si los usuarios prefieren comprar un scooter más caro, con poco equipamiento pero de estética atractiva y una parte ciclo muy capaz (Yamaha); un scooter muy equilibrado en todos los aspectos, aunque con una imagen todavía demasiado oriental (Kymco) –afirmación que reconozco que con el último restyling se podría discutir– y que en España es el superventas de la marca; un scooter más económico que los anteriores y con un equipamiento aceptable en todos los aspectos –inyección electrónica, doble disco delantero, 13" y 14", dos guanteras...– (Hyosung) o, por último, un scooter mucho más económico todavía, muy funcional, pero con un escaso equipamiento ciclo (Daelim), pero que hace lo que hacen todos los demás, por menor coste. La decisión es vuestra.


Jordi Mondelo
Fotos: Xavi Pladellorens y Santi Díaz (estudio)
Con la colaboración de Jordi Hernández, Juanan Martín y Lluís Morales

Concepto Daelim S2 125 FiHyosung MS3 125iKymco Grand Dink 125iYamaha Majesty 125
Marca DaelimHyosungKymcoYamaha
Modelo S2 125 FiMS3 125iGrand Dink 125iMajesty 125
Año 2008200820082008
Motor SOHC monocilíndrico, 4 tiempos, 4 válvulas, refrigeración por aire/aceiteDOHC monocilíndrico, 4 tiempos, 4 válvulas, refrigeración líquidaSOHC monocilíndrico, 4 tiempos, 2 válvulas, refrigeración líquidaSOHC monocilíndrico, 4 tiempos, 2 válvulas, refrigeración líquida
Cilindrada 124 cc124 cc124 cc124 cc
Diámetro de carrera 56 x 50,7 mm57 x 48,8 mm52,4 x 57,8 mm53,7 x 54,8 mm
Compresión 10,8:111,8:110,6:110,0:1
Potencia 11 CV13.2 CV11.4 CV11.5 CV
Par 1,31 kgm1,1 kgm1,01 kgm0,96 kgm
Alimentación Inyección electrónicaInyección electrónicaCarburador Keihin de 22 mmCarburador TK 28 mm
Encendido Electrónico digital CDIElectrónico digital CDIElectrónico digital CDIElectrónico digital TCI
Arranque Motor eléctricoMotor eléctricoMotor eléctrico y a pedalMotor eléctrico
Embrague Automático centrífugo ensecoAutomático centrífugo en secoAutomático centrífugo en secoAutomático centrífugo en seco
Cambio Variador autmoáticoVariador automáticoVariador automáticoVariador automático
Transmisión secundaria Por correa trapezoidalPor correa trapezoidalPor correa trapezoidalPor correa trapezoidal
Tipo chasis Tubular, doble cuna en aceroTubular en tubo de acero redondoMultitubular en tubo de acero y chapa estampadaMultitubular en acero
Basculante Grupo motopropulsor oscilanteGrupo motopropulsor oscilanteGrupo motopropulsor oscilanteGrupo motopropulsor oscilante
Geometría 26° y 88,5 mm de avance
Suspensión delantera Horquilla telehidráulicaHorquilla telehidráulicaHorquilla telehidráulica con barras de 33/80 mmHorquilla telehidráulica con barras de 102 mm
Suspensión trasera Dos amortiguadores, ajustables en precarga de muelleDos amortiguadores ajustables en precarga de muelle2 amortiguadores de 65 mm de recorrido, ajustables en precarga2 amortiguadores de 90 mm de recorrido, ajustables en precarga
Freno delantero Disco de 240 mm, pinza de 2 pistones2 discos, pinzas de 2 pistones, CBSDisco de 220 mm, pinza de 2 pistonesDisco de 220 mm, pinza de 2 pistones
Neumáticos 120/70 x 12” y 130/70 x 12”120/70 x 13” y 140/60 x 14”120/70 x 12” y 140/70 x 12”120/70 x 12” y 130/70 x 12”
Peso en vacío 141 kg166 kg155 kg137 kg
Largo total 2.110 mm2.120 mm2.060 mm2.030 mm
Distancia entre ejes 1.480 mm1.500 mm1.435 mm1.480 mm
Altura asiento 750 mm750 mm760 mm774 mm
Depósito gasolina 11.5 l8 l10 l10.5 l
Precio 2.299 €2.349 €2.359 €2.999 €
Garantía 2 años en piezas y mano de obra2 años en piezas y mano de obra2 años en piezas y mano de obra2 años en piezas y mano de obra
Importador Daelim IbéricaHyosung EspañaKymco Moto España S.A.Yamaha Motor España S.A.
 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"