Comparativa Ducati Monster S4R, MV Agusta Brutale 910 S

Publicado el 15/03/2010


Vota

0 0

Son bellas, rápidas, exclusivas y con carácter. Os comparamos la Monster más rápida con otra naked fuera de lo común, la MV Agusta Brutale. Motos sin compromisos que no temen a los extremos.

Directas al corazón

El mundo de las nakeds está abriendo sus puertas a una nueva manera de entender este sector, ya no recordamos la época en que las motos sin carenado eran solamente expresión de equilibrio e, incluso a veces, de sencillez.

Con el tirón comercial de las streetfighter los italianos han sabido aprovechar y explotar las virtudes que les eran propias, por eso os podemos presentar motos con una estética que no está al alcance de la mentalidad nipona y con una muy buena calidad de componentes.

Deseadas

Directas al corazón


Tanto la Monster S4R como la MV Agusta Brutale son motos que uno desearía tener en el salón de su casa, motos extrañas al ambiente sucio de un parking, que rompen los corazones sin que la razón pueda interponer su lógica.

Nadie se atreverá a decir que las motos son un simple medio de transporte y, si de aquí a 2.000 años la civilización desapareciese y la humanidad fuera investigada por otro tipo de vida inteligente, estas motos probarían que el hombre supo crear máquinas que, si bien no tienen emociones, saben (de sobra) cómo producirlas.

Los italianos saben lo que hacen, porque son conscientes de que si sobre una buena base deportiva aplican todo su ingenio diseñador, obtienen un producto que se vende por sí solo.

No son los únicos, sino fijaos en los anuncios de coches de lujo y en cómo pretenden tocar la fibra del comprador más que explicarle las razones por las cuales ese coche es el más conveniente. Intentaremos transmitiros toda la atracción de estas supermáquinas italianas y, de la misma manera, dejar claro cuáles son sus verdaderas capacidades.

Entrar por la vista

Directas al corazón



Es difícil ponerse a pensar y agudizar el ojo crítico ante este par de bellezas, igual que cuando a uno le tiembla la voz ante una mujer espectacular. Las líneas de la Brutale hipnotizan (y siguen hipnotizando) desde que salieron los primeros bocetos de una moto que parece venir de un lugar lejano, y la Monster no ofrece una estética muy distinta a sus hermanas, pero algunos de sus detalles causan verdadero furor.

Ambas tienen cosas en común, además de su origen latino, y lo primero es que se empieza a disfrutar de ellas antes de subirse y arrancarlas: la mirada se regocija siguiendo las secciones del chasis multitubular, de acero en la Ducati y de aleación de magnesio en la Brutale; luego contemplas las curvas del basculante monobrazo, de aluminio, pero a su aire en ambas, que ofrece por un lado, por el otro, toda la desnudez de la rueda trasera; y ya con ganas de oírlas te quedas embaucado en la pareja de escapes de salida elevada y lateral que han coincidido en diseñar sus creadores.

Las principales diferencias las vemos luego: un bicilíndrico en V a 90º de 996 c.c. DOHC Desmo de 8 válvulas para la Monster y un cuatro cilindros en línea DOHC de 749 c.c. y 16 válvulas radiales; la otra diferencia, no menos importante, son los más de 3.000 euros con los que la MV Agusta muestra su mayor exclusividad frente a la top de la saga Monster, una variación de precio que se refleja en algunos de sus exclusivos componentes.

No en vano Cagiva apoyó el renacer de MV Agusta, creando un centro de desarrollo en el que poder introducir nuevas ideas en el sector y colocarse en lo más alto de las motos deportivas. La F4 ya desplegó un diseño nunca visto que se transforma aquí en una naked arrebatadora, con la misma tecnología, pero otras perspectivas dinámicas.

En general, el comportamiento en carretera de una y otra es casi intachable, con chasis rígidos que a la vez hacen girar muy bien la moto, la Brutale consigue desmarcarse en la facilidad de entrada en curva. Según el peso declarado, la de Bologna tiene un handicap de 8 kilos, pero la báscula nos lo desmintió, probando que realmente es la MV Agusta la que está un par de kilos por encima.

Aun así, es una moto algo más ágil y más precisa de insertar en la trazada de los virages, esto se debe a que carga más peso delante y a que su horquilla Showa garantiza un tacto exquisito a la hora de afrontar los límites; la mayor dimensión de sus barras también se debe a que deben soportar unas pinzas no de 4 sino de 6 pistones Nissin, que contribuyen a la superioridad del tren delantero de la Brutale.

La configuración de motor motiva tipos de conducción distintos, pues la Ducati ofrece un par superior que permite despreocuparse bastante del cambio, mientras que el 750 de la Brutale chilla para que busquemos la zona alta del cuentarrevoluciones. Dos cifras de cada una, la de potencia, obtenida en nuestro banco de pruebas. La moto boloñesa dio 126,6 CV de verdad a 8.900 rpm, mientras que la máquina de Várese se quedó en 115,9 a 11.550 vueltas. Y la de par máximo, 10,9 kgm a 8.130 rpm para la S4R y 7,6 a 10.250 rpm para la Brutale. La superior cilindrada de la Ducati se impone.

Baile de distinción

Directas al corazón



No son motos de ciudad ni de autopista, el circuito tampoco es su espacio ideal, fueron creadas para ser admiradas y para bailar con ellas de una curva a otra. Aunque no son motos funcionales, son terriblemente eficaces en carreteras viradas o de curvas largas, eso sí, siempre que el buen asfalto acompañe...

La Ducati tiene una posición de conducción un tanto especial, pues a pesar de tener un manillar ancho y no cargar demasiado peso en el tren delantero, su ergonomía nos obliga a ir bastante estirados; esta posición de ataque combinada con la confianza que otorga el manillar permite sacar partido a un motor que tiene su mejor zona de trabajo entre las 6.500 y las 9.000 revoluciones. N

o es necesario apurar las marchas, pues la moto prefiere la suavidad de la zona media y las buenas maneras y finura en la conducción. La Monster tiene un tirante en la suspensión trasera que permite elevarla de atrás y hacerla así más radical de geometrías, algo que no le hubiera venido nada mal a la unidad que probamos, ya que nos obligaba a forzarla en la entrada de las curvas y no permitía abrir gas fuerte en las salida, porque el peso ya se encontraba en la zona posterior.

Por suerte, el chasis multitubular permitía ir rápido si no efectuábamos una conducción demasiado agresiva. Cabe comentar, no obstante, que la accesibilidad a la suspensión trasera no es un trabajo precisamente sencillo; los escapes quedan muy cerca y nos vemos obligados a sacar la tapa lateral de carbono para poder ajustar la precarga.

Aunque están acorde con la estética naked, los relojes de la instrumentación son algo pequeños para la cantidad de números que pretenden albergar; esto dificulta la lectura del velocímetro cuando circulamos por autopista.

Ya hemos alabado bastante el tren delantero de la Brutale; gracias a él podemos permitirnos una conducción agresiva y con mucha confianza. Este tipo de conducción más radical, entrando fuerte en las curvas y buscando la zona alta del tacómetro, es la que mejor sienta a la Brutale, cuyo puntiagudo motor es fuerte en carreteras pero algo justo de par cuando circulamos por autopista, ya que lo deberemos aguantar siempre entre las 8.500 y las 13.000 revoluciones. En la autopista tampoco el conductor se sentirá cómodo, debido a la nula protección aerodinámica que, al cabo de unos kilómetros, nos obligará a rendirnos y aminorar la marcha.

Por suerte, este motor tan puntiagudo viene acompañado por el mejor amigo posible en estos casos: un cambio de seis marchas que resulta ser una delicia a cualquier régimen. Un detalle incomprensible que nos llamó mucho la atención es que teniendo una posición de conducción acertada por manillar y estriberas, el asiento, en cambio, sea tan pequeño que no permita a uno moverse hacia delante y atrás. Lo cual provoca que, en las frenadas fuertes que las pinzas de seis pistones y su excelente tacto permiten, no podamos equilibrar el cambio de pesos y la moto tienda a levantarse ligeramente de atrás.

¿Cual va mejor?

Directas al corazón



Nos hemos centrado en su conducción deportiva por carreteras de curvas, pero no todo son divertidas curvas en esta vida... Por ciudad, la posición de conducción de la Monster es algo más estirada de lo que parece antes de subirse a la moto, por lo que no vamos realmente erguidos; esto reduce la visión y la comodidad.

El motor funciona con sobrada contundencia desde las primeras vueltas. Tampoco la urbe es terreno muy grato para la Brutale, a no ser por su efectividad para enamorar a cualquiera que se percate de lo que está viendo. El motor 750 c.c. trabaja con suavidad, aunque con poca fuerza, hasta que no alcanza la zona de par cerca de la 6.500 rpm. La carretera es el lugar más apropiado para disfrutar de la Ducati, el chasis multitubular es rígido a la vez que permite apretarlo con confianza en curvas más lentas.

Se nota la herencia de competición del motor de la 996, con el que resulta fácil ir rápido a cualquier régimen. También se disfruta con la MV Agusta, pero acompañados por ese rugido celestial (o endemoniado) de sus escapes, un chasis tan efectivo como el de su compatriota y un tren delantero brutal –por horquilla y frenos- es difícil no deprimirse al llegar al final de cada carretera, aunque siempre puede repetirse...

En las rápidas y aburridas autopistas la Monster, por suerte, permite recular y estirarnos bien en su asiento para buscar la escasa protección de la característica cúpula de este modelo. Una autonomía superior a los 200 km y la escasez de vibraciones auguran viajes efectivos... siempre que no pasemos de 130/140. En la Brutale apenas hay protección aerodinámica, así que si llevamos una chaqueta algo holgada el viento nos hará la vida imposible. Los retrovisores no son demasiado efectivos. La verdad es que con esta moto en la autopista, uno sólo tiene ganas de llegar...

Atracción fatal

Directas al corazón


Como veníamos anunciando ya desde el principio del comparativo, éstas no son motos lógicas que se elijan calibrando el uso que se les va a dar, nada hay más lejano. Son máquinas que se envuelven para regalo y se compran con ilusión. A pesar de este hecho, hemos intentado analizar algunas de sus claves y descubrir imperfecciones que un enamorado, probablemente, no va a tener en cuenta.

Lo cierto es que ambas son motos radicales de las que su propietario, sentado en el sofá de casa, podrá sentirse orgulloso recordando el baile entre curvas y viendo lo bien que queda su italiana en el centro del comedor...


Antoni Guinovart
Fotos: Francesc Montero

Concepto Ducati Monster S4RMV Agusta Brutale 910 S
Marca DucatiMV Agusta
Modelo Monster S4RBrutale 910 S
Año 20072008
Motor 2 cilindros en V a 90º, 4 tiempos, 8 válvulas, refrigeración líquidaDOHC 4 cilindros, 4 tiempos, 16 válvulas, refrigeración líquida
Cilindrada 998 cc909 cc
Diámetro de carrera 100 x 63,5 mm x 276 x 50,1 mm x 4
Compresión 11,4:113:1
Potencia 130 CV139 CV
Par 10,6 kgm9,8 kgm
Alimentación Inyección electrónica Marelli de 50 mmInyección electrónica Weber-Marelli
Encendido Electrónico digital CDIElectrónico digital CDI
Arranque Motor eléctricoMotor eléctrico
Embrague Multidisco en secoMultidisco en aceite
Cambio De 6 relacionesDe 6 relaciones
Transmisión secundaria Por cadena selladaPor cadena sellada
Tipo chasis Multitubular Trellis en CrMoMultitubular Trellis CrMo, pletinas de aluminio
Basculante Monobrazo en aluminio sección redondaMonobrazo de aluminio
Geometría 24°24,5° y N.d.
Suspensión delantera Horquilla invertida Showa, TiN, de 43/130 mm, multiajustableHorquilla invertida de 50/126 mm, regulable en compresión, extensión y precarga del muelle
Suspensión trasera Sistema progresivo con amortiguador Sachs de 148 mm, multiajustableMonoamortiguador de 120 mm, regulable en compresión, extensión y precarga del muelle
Freno delantero 2 discos de 320 m con pinzas radiales de 4 pistones2 discos de 310 mm, pinzas de 6 pistones
Neumáticos 120/70 ZR 17\" y 180/55 ZR 17\"120/65 ZR 17\" y 190/50 ZR 17\"
Peso en vacío 177 kg185 kg
Largo total 2.121 mm2.020 mm
Distancia entre ejes 1.440 mm1.410 mm
Altura asiento 800 mm810 mm
Depósito gasolina 13.5 l19 l
Precio 13.395 €17.300 €
Garantía 2 años en piezas y mano de obra2 años piezas y mano de obra
Importador Desmotrón S.L.Motos Bordoy
 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"