Comparativa MV Agusta Brutale 1078 RR, Ducati Streetfighter 1100 S

Publicado el 03/02/2010


Vota

0 0

Tanto la Ducati Streetfighter como la exclusiva MV Agusta Brutale son dos superbikes al desnudo, con una estética agresiva y un comportamiento muy radical.

Superbike al desnudo

No hay motos más atractivas, potentes y con un diseño tan cautivador como las protagonistas de este encuentro. Cualquier superdeportiva del mercado es capaz de trasladarnos a un mundo de sensaciones que se disfrutan en todo su esplendor en un circuito. Invitan a buscar una buena puesta a punto para tratar de sacar lo mejor de unas motos que, con su carenado integral, tienen una relación peso-potencia extraordinaria, un alto nivel de efectividad en según qué tipo de carreteras y, por su puesto, en circuito, donde básicamente por cuestiones aerodinámicas, están por encima de nuestras protagonistas.

Pero cuando conduces una de las muchas y variadas superdeportivas que pasan a lo largo del año por nuestra redacción, la actitud del probador y las sensaciones que percibimos, son completamente diferentes a las que transmiten tanto la Streetfighter como la Brutale.

La predisposición que cada uno de nosotros toma al subirse a una RR es muy diferente a la que en un principio se adopta en cualquiera de las dos naked de este comparativo.Es difícil esperarse lo mucho que pueden dar de sí la Streetfighter o la Brutale. No es fácil asumir que subiendo por la calle Santaló de Barcelona, con la MV Agusta tengas que poner tanta atención al abrir el puño de gas en primera, segunda o tercera, para evitar ponértela por sombrero; tampoco es cuestión de unas horas o de unos pocos kilómetros acostumbrarse a su extremada rigidez.

Con la Ducati, lo primero que tienes que asimilar es una posición de conducción, con el peso del cuerpo cargando en el tren delantero, un manillar bajo y unas estriberas exageradamente elevadas. Una posición de carreras para una moto que no lo es.

Pero cuando llevas cientos de kilómetros a tus espaldas sobre cualquiera de estas dos superbike al desnudo y te acostumbras a su carácter, se puede rodar muy deprisa, se puede sufrir una posible extasiante adicción, además de paranoias y alucinaciones. No son recomendables para menores, y a sus posibles y afortunados conductores, se les debería de exigir experiencia y un certificado que demuestre que tienen en perfecto estado sus facultades mentales...

Tecnología

Superbike al desnudo

Con sus entrañas a la vista, tanto la Ducati como la MV Agusta son dos motos realmente espectaculares y vistosas, que no pasan desapercibidas entre el tráfico urbano. Comparten chasis multitubular, que en la Ducati es completamente de acero y en la MV de acero y aluminio.

La Ducati lo hereda de la 1098, pero el basculante es más largo; entre ejes, la MV es más corta. En ambos casos, el basculante monobrazo es de aluminio.

Como veremos más adelante, la Brutale es más rígida y radical que la Ducati y su comportamiento es muy diferente, cuestiones de geometría al margen, básicamente porque en la MV Agusta se ha montado una horquilla con barras de 50 mm de diámetro que contrastan con los 43 mm de la Streetfighter. Además, en la Ducati, el ángulo de la pipa de dirección es de unos extraños 25,6°, que a pesar de ser muy abierto, no la penaliza, sino todo lo contrario.

Otro aspecto a tener en cuenta en este sentido es que mientras que la versión S de la Streetfighter –que tuvimos oportunidad de probar– monta las extraordinarias suspensiones Öhlins heredadas de la 1098, en la Brutale la horquilla delantera se hereda de la primera F4, a la que se le han revisado los muelles y los pasos de hidráulico. Su comportamiento es parecido al de una moto de carreras con el manillar alto con un tacto muy duro y el precio a pagar es que hay que poner atención a la hora de abrir el puño de gas en los cambios de dirección, ya que se muestra algo nerviosa.

Es evidente que la Ducati es una moto más moderna y ligera que la MV Agusta, y eso se aprecia en sus componentes y, por tanto, en su comportamiento.

Únicas

Superbike al desnudo

El proyecto de la Streetfighter nació en 2005 con la idea de adoptar el motor testastretta de refrigeración líquida y de paso desmarcarse de la familia Monster, y respecto a la menos evolucionada Brutale, es inevitable señalar que la Streetfighter está en cuanto a suspensiones, especialmente en esta versión, a un nivel superior. La Ducati es más precisa, pese a su extraña posición de conducción, y te puedes apoyar con toda confianza en el tren delantero, mientras que en la MV Agusta la posición de conducción es menos deportiva y más natural, pero la entrada en los virajes y el aplomo del tren delantero no tienen la precisión milimétrica de la Streetfighter.

No vamos a insistir en lo bonitas que son las dos, ni resaltar la infinidad de detalles que marcan la diferencia, puesto que ambas motos han pasado por estas páginas en más de una ocasión. No obstante, si tenéis la oportunidad de observar de cerca estas maravillas, no perdáis detalle del basculante monobrazo con la llanta forjada de la MV Agusta, las piñas e interruptores casi minimalistas de la Ducati, los silenciosos recortados de la MV o el cuadro de instrumentos de la Ducati, que, además, es completísimo.

Por otra parte, en lo que se refiere a la electrónica, la Streetfighter también está un paso por delante. La experiencia de la marca de Bolonia en competición y su estrecha relación con Magneti Marelli le permiten montar un control de tracción que no tiene la MV Agusta, una moto más antigua.

Si estudiamos la historia de la Brutale, veremos que nació en 2001 con un motor de sólo 749 cc y que subió hasta 909 cc cuatro años más tarde, antes de llegar a los 1.078 cc actuales, una cilindrada jamás alcanzada en una naked de MV Agusta. Lógicamente conserva el motor con dieciséis válvulas radiales y se ha tratado de suavizar, con respecto a la F4 RR 312, con un árbol de levas menos cruzado.

Se ha buscado una respuesta al puño de gas menos agresiva que en las versiones deportivas y tal vez se haya conseguido, pero en cualquier caso, esta Brutale sigue siendo una moto con mucho carácter, un tacto brusca y menos controlable que la más moderna Streetfighter.

En la Ducati, su sistema DTC (Ducati Traction Control) la sitúa un paso por delante. No es demasiado sofisticado, sobre todo si tenemos en cuenta que otra marca de la competencia está desarrollando un sistema de control de tracción que sorprenderá a propios y extraños, pero eso es otra historia... El de la Streetfighter entra en acción cortando el encendido y tiene ocho niveles de intervención posibles. Actúa cuando con la moto inclinada abres el puño de gas con decisión y entonces se aprecia una bajada de potencia que se agradece en situaciones límites y que sorprende en una utilización en condiciones de grip, digamos, normales.

Sentado en el pequeño y duro asiento, uno queda menos encajado que en la MV Agusta y en los primeros kilómetros cuesta acostumbrarse al hecho de no ver la rueda delantera, que queda completamente escondida por el afilado faro de inspiración... brutale.

De hecho, la MV Agusta diseñada por Massimo Tamburini ha creado escuela, por no decir que prácticamente todos los fabricantes del mundo han copiado su particular óptica delantera, que apareció en el 2001 y que podemos ver en varias naked del mercado... ¡Streefighter incluida! Tanto placer tiene su precio y en ambos casos es, desde luego, elevado...

Pero si dejamos la cuestión de dinero (qué ordinariez...) al margen, también encontraremos una serie de aspectos que penalizan a ambas. En realidad coinciden bastante en algunas incomodidades, tales como el excesivo calor que desprenden ambos propulsores, especialmente en verano...

Ninguna de las dos es cómoda y el nivel de flexión de las piernas puede llegar a ser casi una tortura –sobre todo en la MV Agusta– después de unos cuantos kilómetros. Además, en la MV, el pie derecho no se encuentra cómodo en la estribera, condicionada por un pequeño protector que te obliga a apoyar sólo la puntera, ya que en ese costado asoma el escape. Pero como la autonomía de ambas es bastante limitada, la parada obligatoria para repostar en la MV Agusta se convierte en un alivio, puesto que la suavidad de sus mandos, especialmente el embrague, tampoco es una de sus mejores características.

En la Ducati, el tacto no sólo es duro, sino que además por ciudad es muy poco progresivo (embrague en seco) y salir de los semáforos requiere cierta atención. En la MV también es duro (menos), pero algo más progresivo.

Un detalle que me llamó la atención, y que al principio me sorprendió, es el hecho de que cuando sueltas la maneta de embrague, si eres de los que deja apoyados dos dedos, se nota el efecto del antirrebote en la yemas.

El cambio es preciso en ambas, pero en la MV no es ni por asomo un ejemplo de suavidad. Es parte del precio que hay que pagar por conducir este tipo de Ferrari de dos ruedas, que no son sólo caros para el bolsillo.

Los japoneses han abandonado este tipo de moto tan agresivo, y lo cierto es que ninguna moto japonesa del mercado es capaz de transmitir las sensaciones de nuestras protagonistas de hoy.

En cuanto a prestaciones, la Ducati es ligeramente más potente y acelera mejor; sin embargo, la Brutale obtiene calificaciones superiores en lo que se refiere a las recuperaciones.

El tacto de la MV Agusta es muy agresivo, marca de la casa, y ninguna otra moto como ésta es capaz de transmitir semejante sensación de brutalidad...

El sonido de sus escapes recortados es un aullido que llama poderosamente la atención, y con un desarrollo demasiado corto, es fácil perder la rueda delantera en las aceleraciones. Además, la conexión entre el puño de gas y el motor es muy agresiva y directa, tanto, que tienes que acostumbrarte a controlar tus instintos.

En este sentido, la Ducati es más fácil, más agresiva y tiene una excelente repuesta entre las 4.000 y las 10.000 revoluciones.

La parte ciclo de la MV también es muy exigente y las suspensiones no están a la altura de las de la Ducati, pero por el contrario es más cómoda de posición, pues la Ducati llega a cansar al cargar el peso del cuerpo en las muñecas. En cualquier caso, la Streetfighter es una moto con un potencial enorme y con la que se puede rodar muy deprisa. No tiene el carácter de la MV Agusta, pero es más amable y completa.

Si hablamos de dinero, lo cierto es que el coste de ambas te puede compensar si te gustan las sensaciones fuertes, los componentes de calidad, el sonido único en forma de aullido en la MV y ronco Ducati en la Streetfighter, así como, por su puesto, la exclusividad de sus diseños y detalles únicos.

Dos superbikes al desnudo que no te dejarán indiferente, pero sí la cuenta banco muy tocada...


Álex Medina
Fotos: J. P. Acevedo

Concepto MV Agusta Brutale 1078 RRDucati Streetfighter 1100 S
Marca MV AgustaDucati
Modelo Brutale 1078 RRStreetfighter 1100 S
Año 20092009
Motor
Cilindrada 1.078 cc1.099 cc
Diámetro de carrera 79 mm x 55 mm x 4104 mm x 64,7 mm x 2
Compresión 13 : 112.5:1
Potencia 146.8 CV155 CV
Par 115 kgm115 kgm
Alimentación Inyección electrónica secuencial MultipuntoInyección electrónica Magneti Marelli con cuerpos de mariposa elípticos
Encendido Electrónico Weber Marelli 5SMElectrónico CDI
Arranque Electrónico Weber Marelli 5SMElectrónico CDI
Embrague Multidisco húmedoMultidisco en seco
Cambio de 6 relacionesde 6 relaciones
Transmisión secundaria CadenaCadena
Tipo chasis Tubular de acero CrMoEstructura tubular de acero
Basculante Monobrazo de AluminioMonobrazo de Aluminio
Geometría 29º
Suspensión delantera Horquilla invertida Marzocchi de 50 mmHorquilla hidráulica invertida Öhlins de 43 mm
Suspensión trasera Monoamortiguador con botella de gas Sachs de 120 mmMonoamortiguador Öhlins de 127 mm
Freno delantero Anclaje radial y 4 pistones de 320 mmBrembo radial monobloque de 4 pistones de 330 mm
Neumáticos 120/70-ZR17 (58W) 17" y 190/55-ZR17 (75W) 17"120/70- ZR17 17 y 190/55-ZR17 17
Peso en vacío 185 kg169 kg
Largo total 2.020 mm2.120 mm
Distancia entre ejes 1.410 mm1.475 mm
Altura asiento 805 mm840 mm
Depósito gasolina 19 l16.5 l
Precio - -
Garantía
Importador Motos Bordoy, S.A.Ducati Ibérica
 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"