Comparativa Kawasaki VN 1700 Voyager, Harley Davidson Electra Ultra

Publicado el 15/02/2010


Vota

0 0

La Electra y la Voyager pesan, y mucho, y además son largas y muy voluminosas. Ahora bien, no hay prácticamente nada mejor para los que quieran viajar cómoda y despreocupadamente.

Se busca rutero atrevido

Decían que haría frío, así que nos abrigamos bien. La idea era subir hasta el Port del Comte, en el Prepirineo catalán, para hacer las fotos de estas dos customs ruteras en las alturas, junto a las primeras nieves de la temporada. Las montañas, evidentemente, estaban allí, pero los signos de la nevada eran más bien escasos.

Y es que al final no fue tanto el frío, porque aunque estuviésemos a finales de noviembre, y por extraño que parezca, el sol no había dicho todavía su última palabra en el sur de Europa. Algo que los que vamos todo el año en moto agradecemos enormemente.

¡Genial! Tendríamos sol, buena temperatura y nada de viento. Y esto, la ausencia de viento, era importante, porque haberlo de soportar sobre motocicletas como estas, de más de cuatrocientos kilogramos, es, aparte de incómodo, bastante peligroso.

Música en directo

Se busca rutero atrevido


La Harley-Davidson FLHTK Electra Glide Ultra Limited –su nombre completo- y la Kawasaki VN 1700 Voyager estaban limpias, listas para partir. Pero antes de nada nos familiarizamos con el equipo de audio con el que sale de fábrica cada una de ellas. Lo dejamos todo a nuestro gusto porque una vez en marcha, con los guantes de invierno puestos, no es tan fácil manipularlo.

Bien es cierto que los mandos se hallan muy a mano, en las piñas del manillar, pero en el caso de la Harley los pulsadores son demasiado pequeños y no es tan sencillo como en la Kawasaki cambiar de emisora, por ejemplo. En la japonesa, todo aparece más claro, todo resulta más intuitivo.

Por otra parte, la Electra puede presumir de montar un equipo de calidad, de la firma Harman-Kardon, y que, a diferencia del de su rival, cuenta incluso con ecualizador. El sonido a volumen máximo es más fiel y menos distorsionado en la norteamericana, cuyo pasajero dispone de otro par de altavoces en los costados de su respaldo, que hacen que la música sea todavía más envolvente.

En cualquier caso, en las dos se escucha de sobras, independientemente del ritmo al que circulemos por la autopista, de si el casco es integral o de si la visera la llevamos bajada. La Voyager, además, ofrece la posibilidad de conectar el iPod o el iPhone, con un compartimiento especialmente diseñado para alojarlos en la guantera izquierda.

Incitación a la paz

Se busca rutero atrevido


La verdad es que, si conducir una moto es siempre un placer, hacerlo con música es todo un lujo. También es verdad que puede resultar peligroso, ya que, animados por la melodía, es posible que poco a poco nos vayamos envalentonando y que acabemos circulando por encima de nuestras aptitudes. Afortunadamente, esto no sucede con las motos del comparativo de esta semana. Las de este número son diferentes.

Las puntas de lanza de Harley y Kawasaki en lo que a custom se refiere te incitan, sí, pero a la tranquilidad, puesto que subidos a ellas no queda más remedio que relajarse y disfrutar de una conducción sosegada.
La posición de conducción es de las más cómodas que se pueden encontrar hoy día en el mercado, con los pies avanzados y reposando sobre plataformas y los brazos semiflexionados y algo abiertos –más en el caso de la Kawasaki-, con un asiento muy ergonómico, bien mullido y muy acogedor –sobre todo el de la Harley-Davidson- y con una protección aerodinámica fuera de lo común.

En este último aspecto, no obstante, la palma se la lleva la Voyager, con una pantalla derivabrisas más elevada que la de la Harley. El problema en la norteamericana es que el borde superior de dicha pantalla queda justo a la altura de los ojos de un conductor de 1,75 metros, e interfiere en su visión.

Incitan a la paz y la tranquilidad, como decimos, porque además giran con gran finura. Mientras las motos de la firma de Milwaukee tienen fama de vibrar en exceso, la Electra sólo lo hace al ralentí; una vez en marcha, las vibraciones desaparecen. La Kawasaki, en cambio, es fina y muy suave en todo momento, y sólo peca de un cambio de velocidades un poco duro y escandaloso.

Prevalece la ergonomía

Se busca rutero atrevido


Seguimos con lo que más nos ha sorprendido de estas motos: lo cómodas que son y lo preparadas que están para cubrir largas distancias. Con todo y con esto, conviene hacer alguna que otra matización. Antes decíamos que el asiento, y en general la posición de conducción, de la Electra era muy ergonómico y acogedor, algo por encima del nivel de confort que ofrece la Kawasaki. Y es cierto.

Ahora bien, la Voyager resulta mejor diseñada en otros aspectos. Como por ejemplo en la colocación del pedal del freno trasero, o en la del cambio de velocidades: del tipo punta-tacón en los dos modelos, el de la Harley está diseñado para pies más o menos grandes, porque yo, con mi 43, veía algo complicado subir velocidades con el empeine, de la misma manera que también me costaba hacer lo propio con el tacón -al quedar demasiado elevada la palanca, igual que el pedal del freno.

En la Kawasaki, además, las levas de freno y de embrague (hidráulico en ésta, por cable en la norteamericana) son regulables en la distancia a la mano, mientras que las de la Harley, que son demasiado grandes, no lo permiten. Para contrarrestar, en la Electra vienen de serie los puños calefactables, regulables en seis posiciones, para cuando apriete el frío.

En cualquier caso, no cabe la más mínima duda, las dos están pensadas para que tanto el conductor como su afortunado/a acompañante –pocos modelos ofrecen plataformas en lugar de estriberas, un respaldo acolchado y reposabrazos- disfruten cómodamente de la ruta. Del placer de viajar en moto.

Subida al Port del Comte

Se busca rutero atrevido


Una vez dejadas atrás las vías rápidas, donde pudimos comprobar que la protección aerodinámica roza el excelente en ambas, nos dispusimos a alcanzar nuestro destino, el Port del Comte, cuyo punto más elevado se encuentra a 2.383 metros de altitud.

A diferencia de en la ciudad, donde por peso y dimensiones son algo torpes –aunque, ¡ojo!, el radio de giro es más corto de lo que pudiera parecer-, en carretera abierta se dejan llevar con gran soltura. No nos vamos a engañar, pesan igual pero sus respectivos motores de 14 kgm de par máximo las empujan con fuerza.

En este sentido nos pareció más elástico y aprovechable el de la Harley-Davidson, a pesar de que entre las 3.000 y las 4.000 rpm tiene un pequeño bache; inapreciable, todo sea dicho, pero en esa franja del tacómetro se aprecia cómo el bicilíndrico de Milwaukee se torna más ronco y pierde algo de fuelle. Por lo demás, la respuesta del mismo es impecable desde bajas vueltas.

El problema de la Kawasaki VN 1700 Voyager, que también puede presumir de un motor poderoso, es que desde la tercera velocidad hasta la sexta (presentada en el tablier como OD, overdrive) la relación del cambio es demasiado larga y a esta mecánica le cuesta mover tantos kilogramos, por lo que se ha de jugar con las marchas. La Harley es más permisiva en este sentido; no es necesario trastear tanto con el cambio de velocidades.

Una de las ventajas de la Kawasaki respecto a su contrincante viene dada por la frenada. El ABS es de serie en las dos, pero la Voyager incorpora además el sistema K-ACT (Kawasaki Advanced Coactive-braking Technology, o Tecnología de Frenada Activa de Kawasaki), que compensa la frenada entre los dos trenes para hacerla más equilibrada, efectiva y segura. Y lo mejor de todo, con un gran tacto en la maneta y en el pedal. De todas formas, no nos engañemos, las frenadas de estas motocicletas son efectivas a la hora de reducir la velocidad, cuando no es necesario aplicarse demasiado; ahora bien, para pasar, por ejemplo, de 50 km/h a 0, hay que apretar con fuerza y mucha decisión los frenos para que se detengan en el menor espacio posible. Y es que son bastantes más de 400 kg en orden de marcha.

En cuanto a las suspensiones, nos parecieron algo más firmes las de la Harley, que se mostró muy estable y aplomada en todo momento; sobre todo cuando alegramos un poco el ritmo en la carretera de curvas –moderadamente, se entiende, porque les cuesta entrar y luego salen abiertas del viraje- que nos llevaría a la estación de esquí del Port del Comte. La Kawasaki resultó algo más blandita en este sentido, y los flaneos se manifestaban mucho antes que en su rival.

¿El dinero es lo de menos?

Se busca rutero atrevido


Si la respuesta es afirmativa, entonces no ha de importarte tanto abonar los 32.250 euros que vale la Harley-Davidson Electra Glide Ultra Limited. A cambio obtendrás una moto exclusiva, la mejor provista de una marca también exclusiva... y mítica.

De lo contrario, si en la compra el coste de adquisición es factor determinante, Kawasaki ha ajustado al máximo el precio de su custom estrella: la VN 1700 Voyager está a la venta por 20.299 euros, casi doce mil euros menos que su contrincante. ¿Caras? Quizá. ¿Equipadas? Muchísimo.


Juanan Martín

Concepto Kawasaki VN 1700 VoyagerHarley Davidson Electra Ultra
Marca KawasakiHarley Davidson
Modelo VN 1700 VoyagerElectra Ultra
Año 20092010
Motor SOHC 2 cilindros V50°, 4 tiempos, 8 válvulas refrigeración líquidaOHV 4 válvulas, 2 cilindros en V a 45 grados. 4 Tiempos refrigerado por aire. Twin Cam 103
Cilindrada 1.700 cc1.690 cc
Diámetro de carrera 102 x 104 mm 98.4 x 111.1 x 2
Compresión 9.5:19.6:1
Potencia - -
Par - 13,9 kgm
Alimentación Inyección electrónica Keihin 42 mmInyección electrónica ESPFI
Encendido Electrónico digital CDIElectrónico digital CDI
Arranque Motor eléctricoMotor eléctrico
Embrague Multidisco en aceiteMultidisco en aceite
Cambio De 6 relacionesDe 6 relaciones
Transmisión secundaria Por correa dentadaPor correa dentada
Tipo chasis Doble cuna de acero de sección rectangularEspina dorsal en acero, doble cuna inferior cerrada en tubo de acero
Basculante Doble brazo de aceroDoble triángulo en acero de tubo y estampado
Geometría 30° y 170 mm de avance26° y 170 mm de avance
Suspensión delantera Horquilla 43/140 mmHorquilla hidráulica convencional con barras de 41,3/117 mm
Suspensión trasera Doble amortiguador de 80 mm, ajustable en 4 posiciones de muelle2 amortiguadores horizontales bajo el cambio con precarga neumática, 76 mm de recorrido
Freno delantero 2 discos de 300 mm, pinzas de 2 pistones, con sistema K-ACT2 discos 300 mm, pinzas 4 pistones , ABS de serie
Neumáticos 130/90 x 16\" y 170/70 x 16\"130/80-17” y 180/65-16”
Peso en vacío 406 kg400 kg
Largo total 2.560 mm2,53 mm
Distancia entre ejes 1.665 mm1,64 mm
Altura asiento 730 mm745 mm
Depósito gasolina 20 l22.7 l
Precio 20.299 €32,25 €
Garantía 2 años en piezas y mano de obra2 años piezas y mano de obra
Importador Kawasaki Motors Europe NVHarley-Davidson España
 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"