Comparativa Honda CB 1000 R, Yamaha FZ1

Publicado el 03/02/2010


Vota

0 0

Con su espectacular diseño y potentes motores, estas grandes naked no tienen nada de tímidas ni recatadas. Son verdaderamente atrevidas...

Atrevidas: enfrentamos las grandes naked japonesas

Las naked están de moda y, aunque este fenómeno es más evidente en la clase media de los 600/650 cc, todas las marcas están apostando por este segmento también en las altas cilindradas.

La nueva y espectacular CB 1000 R, que emplea el excelente motor de la CBR 1000 RR de 2007, no ha defraudado a nadie y sigue la misma tónica de su exitosa hermana menor: buenos acabados, finura y extrema facilidad de uso, todo ello junto con un personal y actual diseño.

En cuanto a la Yamaha FZ1, apareció como naked hace algo más de dos años (recordemos que existía la Fazer 1000 semicarenada desde hacía años, pero no una verdadera naked), basada en el estilo y diseño de la hit parade FZ6, pero con motor de R1, aunque este propulsor fue en su momento objeto de críticas debido a su falta de bajos (como sucede con la 600) y a la agresiva entrega de potencia. Esto, y un tacto extraño de la horquilla, propició que no se vendiese lo bien que debiera, así que en febrero del pasado año la marca de los diapasones presentó una versión remodelada de su big naked deportiva, ya con estos problemas solventados. Esta FZ1 es otra historia.Estas dos motos son el vivo ejemplo de cómo se puede llegar a un mismo fin por distintos caminos, y es que, siendo técnicamente tan distintas, el resultado final es bastante similar.

La más veterana FZ1 opta por un chasis de aluminio fabricado con molde y un grueso basculante de doble brazo que opera sobre un amortiguador con bieletas de
progresividad. Por su parte, la CB opta por un más sencillo chasis de tipo espina hecho en aluminio, con un bello basculante monobrazo que tiene un monoamortiguador anclado directamente sobre él, sin bieletas. Ambas montan horquillas invertidas, pero mientras en la FZ1 proviene de la R1 de 2002 y es multiajustable, la de la CB sólo es regulable en hidráulicos, pero no en precarga; no obstante, la puesta a punto de serie es buena.

Ambos faros son de una sola óptica Multiconvex -el pequeño faro inferior redondo de la Honda es un piloto de leds-, con buena efectividad, y la instrumentación de ambas es completa -especialmente en la Honda- y clara -más
en la Yamaha.

Depredadoras

Atrevidas: enfrentamos las grandes naked japonesas

La ventaja de ser naked en lugar de deportivas puras es que se pueden utilizar para un uso diario sin problemas. A pesar de que ambas tienen una considerable altura de asiento, se puede llegar al suelo con los dos pies. Si bien la CB es algo más alta que la FZ1, lo compensa con una mayor estrechez en la zona donde convergen asiento y depósito. Por su parte, la Yamaha tiene un depósito bastante rechoncho que obliga a abrir un poco las rodillas para encajar bien. También gira menos que su rival, lo que dificulta sus maniobras entre el tráfico.

En general, la ergonomía de la CB 1000 R es superior y todo cae en su sitio con naturalidad; se nota que Honda domina este apartado como pocos. La Yamaha no es incómoda, pero, además del mencionado tema del depósito, las estriberas molestan
a la hora de maniobrar y el ancho manillar montado sobre largas torres se antoja extraño. Nada a lo que no te habitúes en breves momentos.

La buena entrega de potencia a pocas vueltas de ambos motores facilita moverse a baja velocidad por la urbe, y sólo la anchura de los manillares, en especial el de la FZ1, evita que se desplacen con total soltura entre el tráfico.

Pero su hábitat natural es la carretera. Aquí son verdaderas depredadoras, capaces de cazar a cualquier presa que se les ponga por delante, y es que, con sus portentosos motores, sus buenas partes ciclo y sus anchos manillares, se manejan de maravilla entre curvas.

El cambio, o mejor, los cambios operados en la Yamaha han hecho que parezca una moto nueva. Amén del motor -cuya mejora no ha conseguido el mismo resultado en la 600-, la horquilla de origen R1 que nunca acabó de gustarnos ha cambiado radicalmente. Su extraño comportamiento en la primera FZ1, que tanto parecía excesivamente dura como demasiado mórbida, ha dado paso a un funcionamiento mucho más normal y razonable y, de paso, más efectivo. Si bien la precarga de muelle no es realmente muy dura -esto es una naked, no una RR-, hay un buen trabajo en retención de hidráulicos que se nota especialmente en carreteras que no estén impecables. La CB no puede regularse en precarga, aunque sí en compresión y en extensión de hidráulico, pero a menos que se sea un experto en estas lides, recomendamos no tocar nada: la puesta a punto de serie es muy buena... a pesar de no contar con una suspensión trasera progresiva, que sí tiene la Yamaha. La Honda consigue un buen tacto del tren delantero, que siempre da la impresión de ir pegado al suelo. En la FZ1 hay una ligera sensación de flotabilidad -comparándola con la CB-, aunque luego la rueda pasa exactamente por donde tú quieres. A la postre, las geometrías de ambas son casi idénticas, con igual distancia entre ejes (1.460 mm) y los mismos grados de inclinación de horquilla (25°).

En el capítulo de frenos, las dos están a la altura de sus aptitudes deportivas. Curiosamente -o sencillamente, porque apareció hace ya un par de años-, la Yamaha no equipa las tan de moda pinzas radiales. No es que le hagan mucha falta, puesto que, con sus discos de 320 mm y pinzas Monobloc de 4 pistones, la verdad es que no hay problema alguno de potencia, como tampoco lo hay en el tacto: tanto aprietas, tanto frenas, y sólo mejoraría con unos latiguillos metálicos a los que los fabricantes japoneses, al contrario de sus homónimos europeos, son tan reacios a montar.

La Honda tampoco defrauda aquí e incorpora pinzas de anclaje radial y bomba radial, con discos de un diámetro algo inferior al de su rival, en este caso 310 mm, pero con una eficacia impecable. Para los más ruteros o que usen su CB en cualquier condición, Honda ofrece una versión con ABS y sistema CBS de frenada integral (inseparables). En este tipo de moto nos habría gustado más prescindir del CBS, pero es lo que hay...

En conducción deportiva, la verdad es que ambas dan mucha diversión. En zonas reviradas, la anterior FZ1 no habría tenido nada que hacer frente a la CB 1000 R, dada su evidente falta de bajos y el extraño tacto de su horquilla, pero con el nuevo motor, mucho más lleno, y una suspensión delantera que transmite lo que pasa bajo la rueda, está a su altura. Ahora entra bien en curvas cerradas sin la sensación de que primero le cuesta hacerlo y luego parezca que se caiga, como antes. Las transiciones son ahora naturales y más progresivas. También está bien regulado el amortiguador trasero, que, como la horquilla, tiene un taraje de muelle algo blando. El hecho de que disponga de progresividad variable mediante bieletas es un plus que se aprecia especialmente en carreteras secundarias de asfalto rugoso.

La CB es de aquellas motos que les salen redondas a Honda. Como todo está en su sitio, el cambio es fino, el motor tiene una gama de potencia impresionante y la parte ciclo está muy equilibrada, todo lo hace fácil. Mantiene la trazada como sobre raíles, pero al mismo tiempo es muy fácil de mover. La rueda delantera es como un punto de mira que va exactamente allí donde lo diriges, dando siempre la impresión de solidez, y permite entrar frenando en la curva sin abrir la trazada ni tener tendencia a levantarse. En cuanto al tren trasero, y a pesar de carecer de bieletas, sigue con fidelidad la ruta del tren delantero, y Honda sólo llega a manifestar algún rebote en asfaltos que se encuentran muy estropeados.

Para viajar las dos son cómodas... pero básicamente para el conductor. A dúo, la comodidad será aceptable en salidas cortas, ya que los asientos del de atrás están elevados, y las estriberas y las asas brillan por su ausencia. Tan sólo en la Honda un par de entalladuras en el colín cumplen esta función, pero sin excesos. Y en lo que se refiere a equipaje, la única opción disponible en los dos casos es la bolsa sobredepósito. No podían ser perfectas, ¿verdad? En todo caso, ambas son dos bellas y muy buenas motos, y unas excelentes opciones para todo uso.


Jordi Aymamí
Fotos: Santi Díaz
Con la colaboración de Edu Fernández y Jordi Hernández

Concepto Honda CB 1000 RYamaha FZ1
Marca HondaYamaha
Modelo CB 1000 RFZ1
Año 20082007
Motor DOHC 4 cilindros, 4 tiempos, 16 válvulas, refrigeración líquidaDOHC 4 cilindros, 4 tiempos, 20 válvulas, refrigeración líquida
Cilindrada 998 cc998 cc
Diámetro de carrera 75 x 56,5 mm x 477,0 x 53,6 mm x 4
Compresión 11,2:111,5:1
Potencia 125 CV150 CV
Par 10,1 kgm10,8 kgm
Alimentación Inyección electrónica PGM-FiFI, cuerpos de 36 mmInyección electrónica
Encendido Electrónico digital CDIElectrónico digital CDI
Arranque Motor eléctricoMotor eléctrico
Embrague Multidisco en aceiteMultidisco en aceite
Cambio De 6 relacionesDe 6 relaciones
Transmisión secundaria Por cadena selladaPor cadena sellada
Tipo chasis Simple viga en fundición de aluminio Mono-BackbonePerimetral en fundición de aluminio
Basculante Monobrazo en fundición de aluminioDoble brazo en aluminio
Geometría 25º y 99 mm de avance25° y 109 mm de avance
Suspensión delantera Horquilla invertida HMAS de 43/120 mm, multiajustableHorquilla invertida con barras de 43/130 mm
Suspensión trasera Amortiguador HMAS 128 mm, ajustable en precarga y extensiónSistema progresivo Monocross, monoamortiguador de 130 mm, multiajustable
Freno delantero 2 discos 310 mm con pinzas radiales de 4 pistones Tokico, ABS opcional2 discos de 320 mm, pinzas de 4 pistones
Neumáticos 120/70 17\" y 180/55 x 17\"120/70 ZR 17\" y 190/50 ZR 17\"
Peso en vacío 217 kg205 kg
Largo total 2.105 mm2.140 mm
Distancia entre ejes 1.445 mm1.460 mm
Altura asiento 825 mm815 mm
Depósito gasolina 17 l18 l
Precio 12.299 €9.999 €
Garantía 2 años en piezas y mano de obra2 años piezas y mano de obra
Importador Montesa-Honda S.A.Yamaha Motor España S.A.
 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"