Comparativa Honda CB 1300 S ABS, Yamaha FZ1 Fazer

Publicado el 16/03/2010


Vota

1 0

Si en cuanto a tener motos estás de vuelta de todo, querrás polivalencia, confort y propulsores con mucho par. Motos sin los inconvenientes de cada segmento. ¿Te habías fijado en alguna de estas?

¿De sport o de etiqueta?

Las dos invitadas de hoy son motos que, si bien son nobles y fáciles de conducir-pilotar, no son aptas para todos los públicos. Sus destinatarios deberían ser usuarios que están de vuelta de todo, que ya han tenido todas las RR que les pedía el cuerpo, que ahora prefieren viajar más o menos tranquilamente o efectúan salidas a dúo y no quieren una GT, o quienes vuelven a la moto tras algunos años de ausencia porque la hipoteca y los niños eran lo primero.

En todos esos casos, y en los que nos dejamos en el tintero, hay un denominador común: se trata de usuarios con experiencia y con ganas de sufrir pocas complicaciones con sus máquinas.

Nostalgia y modernidad

¿De sport o de etiqueta?



Sólo algunos de ellos, los más veteranos, sentirán nostalgia al contemplar la CB 1300 S (SA en esta ocasión al disponer la unidad de pruebas de sistema de frenada ABS) que sigue fielmente por sus líneas y decoración aquellas legendarias CB 900 Bol d'Or de los años 80. Quizás ahora te interese esta Honda porque, cuando aún no peinabas canas, viste que una parecida ganaba en las 24 Horas de Montjuïc.

Los que se acuerden de aquellas CB, sencillamente se verán atraídos por una moto de aire retro, pero con todo lo que debe tener una moto del siglo XXI y dotada de la mayor finura y los mejores acabados que puedas imaginar. En el caso de la Yamaha, cualquier usuario con aspiraciones deportivas podrá ver colmadas casi todas sus aspiraciones.

Es cierto que no es una R, pero su propulsor se hereda, nada más y menos, que de la legendaria saga R1 y su agilidad es encomiable. Eso ya dice mucho de ella. Y además resulta que en carretera es mucho más fácil de conducir que su hermana más radical. Por esta razón, y por su confortable posición de conducción y aptitud para viajar con pasajero, la Fazer 1000 puede ser válida para los aficionados que estén de vuelta de muchas deportivas, pero que de vez en cuando les guste dar caña.

¿Tiene sentido que comparemos ambas motos? Lo cierto es que sus estilos confluyen, más que estructuralmente, en buscar un segmento de público similar. Veamos cuáles son sus respectivas constituciones, y en qué resulta una mejor que la otra.

Mucho músculo

¿De sport o de etiqueta?



Si hablamos de motores, hay que comenzar por destacar que los 1.300 centímetros cúbicos de la CB convierten a esta montura en monomarcha. Salvo en algunos momentos concretos, la primera velocidad sirve sólo para arrancar... hasta alcanzar las 2.000 rpm. Es como un automóvil de gran cilindrada en ciudad: si ya está en movimiento, no debe ser en primera. De hecho, en segunda arranca igual. Sé que habrá incrédulos al respecto, pero un servidor intentó llegar a quinta velocidad sin emplear el mando del gas, al ralentí, y no se caló: se estabiliza sin dar coces ni tirones.

¿Quieres más? Lo probé con pasajero, y lo mismo. En una ligera pendiente comenzó a toser, pero sin llegar a calarse. Vamos, como para poner su motor en cualquier utilitario de cuatro ruedas, y que lo mueva con soltura. Hablando de su refinamiento mecánico, enumeraremos algunas de sus virtudes: el embrague, dotado de bomba hidráulica, se acciona con un dedo como si de una moto de trial se tratase.

El acelerador tiene un tacto exquisito y requiere muy poca fuerza para ser accionado. Su inyección PGM-FI es perfecta en todas las circunstancias imaginables. El cambio llega a ser imperceptible en cuanto a ruidos o vibraciones en el momento de insertar marchas. Todos los mandos parecen haber sido revisados por algún ajustador artesanal al final de la cadena de montaje.

Lo único malo es que habrá a quien le sepa a poco que la zona roja empiece poco más allá de las 8.000 rpm y que no te des cuenta de que has llegado a ella hasta que oyes entrar en accionamiento el corte de inyección, porque no vibra, no suena, no cambia de carácter en función del régimen de giro... es como si fuera un gran motor eléctrico, casi tan fácil de llevar como un scooter automático.

¿Nacida en los circuitos?

¿De sport o de etiqueta?


La primera vez que subes a una Fazer 1000 no dirías ni en broma que incorpora un motor de las primeras generaciones de R1, la purasangre destinada a las pistas. Es fino y constante a lo largo de toda la gama de revoluciones, sin inflexión alguna, y se adapta perfectamente al sportturismo de altos vuelos. Pero tiene nervio si lo requieres, y permite unas subidas de régimen fulgurantes, porque su cigüeñal genera muy pocas inercias.

En gran medida es gracias a ello que la FZS es una de esas motos con dos caras, que sirve tanto para diario como para divertirte en puertos de montaña. El motor, elástico y constante, es mucho más poderoso a medio régimen que el de una 600-750. No vibra e invita a empalmar marchas en aceleración y a disfrutar de los caballos de más que aporta, aunque la desventaja en par motor respecto a la Honda es enorme, fruto del menor cubicaje.

En su caso se cambia por compacidad y carácter, aunque sea a costa de un menor refinamiento que lleva, por ejemplo, a disponer de un selector de cambio algo tosco y ruidoso. Por lo demás no hay problema en conducir tranquilamente en marchas largas a punta de gas (a velocidades absolutamente ilegales hoy en día), o en retorcer el acelerador a la salida de una horquilla de segunda (ojo con las levantadas de rueda).

Los carburadores dotados con sensor de apertura de acelerador proporcionan una respuesta tan precisa como inmediata. Sí, aún no está inyectada. Eso lo dejan en Iwata para la próxima generación de Fazer 1000, la FZ1-S que habéis visto entre las novedades del Salón de París, pero en ningún caso la echarás de menos. Un detalle sobre la inyección, es que la Honda no la luce con unos consumos moderados, como cabría esperar, sino que por su cubicaje y mayor peso se come 8,5 litros a los 100, mientras que la carburada y ligera Yamaha nos dio un consumo medio de 6,7 litros.

Suavidad de marcha

¿De sport o de etiqueta?



Nos dirigimos a uno de los trazados habituales de prueba, que combina autopista, vías rápidas, curvas y asfaltos de todo tipo y calidad. Nada más subirnos a las monturas, vemos que en parado la diferencia de peso entre ambas es enorme. Treinta kilos menos a favor de la Yamaha, un volumen considerablemente menor, y un asiento más estrecho hacen que se maniobre en parado como si de una naked media cualquiera se tratase.

Por si fuera poco, su radio de giro es formidable. La CB se siente larga, ancha y pesada, aunque casi todo el sobrepeso mental desaparezca en los primeros giros de ruedas. Ambas resultan confortables, y la triangulación entre manillar, asiento y estribos es confortable para casi todo el mundo.

Al abandonar la ciudad, donde la Fazer callejea mucho mejor debido a su ligereza de dirección, lo hacemos por vías rápidas. Enseguida aflora la mayor de las virtudes de la CB: su impresionante estabilidad en autovías y autopistas. Se inserta la quinta, se abre o se cierra el acelerador y una leve insinuación sobre el manillar o sobre la maneta de freno completa las maniobras necesarias para viajar sin cansancio. Mientras tanto, nada –o casi– podrá hacer dudar del aplomo mostrado.

Mientras tanto la Fazer cunde mucho, porque su estabilidad en este medio es buena, pero sin destacar. Su medio régimen es menor, pero aun así tiene más que de sobra para que viajemos sin estresarnos. Nada que ver con una naked de 600 c.c.

image:6|right

image:7|left



Al llegar a tramos virados, las diferencias de comportamiento crecen. La FZS puede parecer una rabiosa deportiva si le pides ser pilotada y no conducida. Si bien sus suspensiones no son excesivamente firmes y sus estribos son bajos, las primeras son multirregulables y se pueden afinar hasta convertir la Fazer en un bloque rígido, porque su chasis y sus frenos lo admiten sin reparos.

Lo de los estribos no es grave si te acostumbras a descolgarte, cosa que permite fácilmente, en gran parte por su bajo asiento. Los cambios de inclinación son rápidos, especialmente si presionamos con los pies o insinuamos el querer girar sobre el manillar. Fácil e intuitiva, y con un motor rabioso en marchas cortas.

Con la CB debes tomarte las cosas de otro modo. No hay nada que no pueda hacer, siempre que tengas en cuenta su larga distancia entre ejes y, especialmente, su elevado peso. Pero gira con facilidad siempre y cuando no quieras maniobras instantáneas, y no bambolea, lo que sorprende en una moto tan larga y bastante pesada.

Los frenos se comportan excepcionalmente bien. No son los de una deportiva, pero consiguen detener el tranvía con mordiente y tacto, y su ABS no entra en acción hasta que has conseguido hacer chirriar el neumático delantero. En mojado, pues, consigue salvar el desastre. Muy bien. Eso sí, debes prestar atención a circunstancias completas, como encontrar baches en aceleración a la salida de curvas lentas, porque la suspensión trasera es algo seca y podría transmitir algún movimiento brusco.

image:8|left



Como es un comparativo entre dos motos, pasemos a enfrentarlas cara a cara en cada medio donde pueden ser conducidas. En ciudad, la Honda por tamaño y peso no se encuentra en su medio ideal. Pero sus bajos de camión, su finura de marcha (para no decir dulzura de funcionamiento) y la distribución óptima del peso hacen que se le coja confianza y se conduzca como si pesase 50 kg menos.

La Yamaha es bastante menos voluminosa que la CB, y mucho más liviana. Por ello, por la suavidad de sus mandos, y por la respuesta del motor a bajo régimen, nota elevada en este medio. Por carretera la CB 1300 se desenvuelve con mucha más soltura de lo esperado, pero no se debe perder de vista que hay muchos kilos en movimiento, sobre todo si quieres divertirse en zonas reviradas. Si te anticipas a su inercia, puede hacer cualquier cosa.

La Yamaha lo mismo se adapta a un estilo de conducción salvaje en tramos virados que a confortables rutas a dúo. Y no lo hace nada mal. Una de las motos más polivalentes del mercado, sin duda. En autopista o autovía es donde la Honda más cómoda se encuentra. A altas velocidades tiene un aplomo de tranvía, y los kilómetros se suceden sin cansancio y sin que apenas escuchemos cómo gira el motor. Su carenado protege bastante más que el de la Fazer. Un diez.

El único pero de la Yamaha es la escasa protección aerodinámica que ofrece la baja cúpula y reducido semicarenado. No vibra, se puede circular cómodamente en marchas largas y a buen ritmo, y hasta resulta ser confortable para conductor y pasajero, aunque un poco menos que la Honda.

image:9|right
Concepto Honda CB 1300 S ABSYamaha FZ1 Fazer
Marca HondaYamaha
Modelo CB 1300 S ABSFZ1 Fazer
Año 20052005
Motor 4 cilindros, 4 Tiempos, refrigerado por líquido, DOHC, 16 Válvulas 4 cilindros 4T LC DOHC 20V
Cilindrada 1.284 cc998 cc
Diámetro de carrera 78,0 x 67,2 mm x 474,0 x 58,0 mm x 4
Compresión 9,8:111,5:1
Potencia 115 CV143 CV
Par 11,9 kgm10,8 kgm
Alimentación Inyección electrónica4 Mikuni CV 37 mm, TPS
Encendido Electrónico digital CDI Electrónico digital CDI
Arranque Motor eléctricoMotor eléctrico
Embrague Multidisco en aceiteMultidisco en aceite
Cambio De 5 relacionesDe 6 relaciones
Transmisión secundaria Por cadena selladaPor cadena sellada
Tipo chasis Doble cuna en acero Doble cuna en acero
Basculante Doble brazo en aluminioDoble brazo en aluminio
Geometría 25° y 99 mm de avance26° y 104 de avance
Suspensión delantera Horquilla telehidráulica de 43/120 mm, ajustableHorquilla telehidráulica de 43/140 mm, multiajustable
Suspensión trasera Dos amortiguadores Showa de 116 mm, ajustablesSistema progresivo amortiguador 135 mm, multiajustable
Freno delantero 2 discos de 310 mm, 4 pistones 2 discos de 298 mm, 4 pistones
Neumáticos 120/70ZR17” 180/55 ZR17”120/70ZR17” 180/55 ZR17”
Peso en vacío 247 kg208 kg
Largo total 2.230 mm2.125 mm
Distancia entre ejes 1.510 mm1.450 mm
Altura asiento 790 mm810 mm
Depósito gasolina 21 l21 l
Precio 12.490 €9.999 €
Garantía 2 años piezas y Mano de Obra2 años piezas y Mano de Obra
Importador Montesa Honda S.A.Yamaha Motor España S.A.
 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"