Comparativa Honda Scoopy SH 125i, Suzuki Sixteen 125i, SYM HD 125 EVO, Yamaha XCity 125i

Publicado el 03/02/2010


Vota

0 0

La llegada del nuevo Scoopy 125i ha revolucionado no sólo su categoría, sino todo el mercado de las dos ruedas en general. Sus rivales lo esperan con sed de revancha..

image:1|center

El nuevo Honda Scoopy 125i estará disponible en diversas versiones, pero con toda seguridad la más esperada por el respetable es la que hoy comparamos: el SH 125i doble disco. Por si fuera poco, Honda lo ha sometido a un profundo restyling que se traduce en la adopción de una nueva y mejor acabada carrocería.

image:2|left

Éramos muchos los que le augurábamos al Sixteen 125 un gran éxito en nuestro país, pero al final el público no nos dio la razón. La verdad es que lo tenía todo para triunfar, de hecho, es uno de los scooters de ruedas altas más parecidos a los SH, lo que, como se ha visto, ha acabado siendo un inconveniente.

image:3|right

Sea cual sea su rival, el HD siempre se ha mostrado como un rueda alta inusual. A pesar de sus llantas de 16 pulgadas y de su plataforma totalmente plana, el scooter de Sym es de los pocos que puede dar cabida a un casco integral bajo su asiento. Además, en precio se mantiene en un ventajoso punto intermedio.

image:4|left

Yamaha no es una firma que dé mucha importancia a los scooters de rueda alta, pero a pesar de ello, hace algunos años creó la familia X-City (125 y 250 c.c.), desarrollada directamente a partir de sus exitosos Xmax, aunque con unas llantas de mayor diámetro y unas suspensiones debidamente alargadas.

La llegada del nuevo Scoopy 125 ha revolucionado el mercado. El líder indiscutible en ventas ha mejorado sus pocos puntos flojos para mantener un éxito que, de momento, parece indiscutible. En el mercado hay muy buenas alternativas al scooter rueda alta de Honda, pero su fama y prestigio es tal, que durante años ninguno ha llegado a inquietarle.

Tras su profunda renovación, hemos decidido enfrentarlo a una pequeña representación de lo que podemos encontrar en los catálogos de la competencia. Tres rivales que, a su manera, van a intentar restarle ventas al Scoopy 125 más completo desde que su mecánica evolucionara a los cuatro tiempos.

image:5|left

Los oponentes seleccionados para el comparativo de hoy han sido el Suzuki Sixteen 125, que para muchos es un modelo "demasiado" parecido al SH (de hecho, el scooter de la gran ese dispone de un equipamiento prácticamente idéntico, aunque en apartados como el de frenos se anticipó al Honda al incorporar dos discos y frenada combinada mecánico/hidráulica con anterioridad); el sobredimensionado Yamaha X-City 125i, un enorme rueda alta que va más allá de lo que se podría considerar el tamaño habitual en los scooters de esta cilindrada y tipología, ya que se acerca bastante más al estilo GT de sus exitosos hermanos de fi las, los Xmax 125i y 250i, y, por último, un oriental de la calidad del Sym HD 125 Evo que, a pesar de ser comparativamente mucho más económico que sus rivales, llega equipado con elementos dignos de un modelo de gama alta, como un motor refrigerado por líquido, dos discos de freno y un detalle inédito en la categoría, un cofre capaz de albergar un casco integral bajo el asiento.

A priori, todos tienen un carácter marcadamente urbano, su conducción es sencillísima y las prestaciones que nos ofrecen resultan perfectas para dar los primeros pasos en el mundo de las dos ruedas.

A la hora de desenvolverse por ciudad, el más limitado por su tamaño es el Yamaha X-City, con diferencia el más voluminoso. Aunque su radio de giro es parecido al del resto, su ancha carrocería le obliga a quedarse parado en lugares por los que sus rivales pasarían sin apenas pensárselo.

Los demás no tienen demasiados problemas para desplazarse entre atascos, las diferencias entre ellos son mínimas y, dependiendo de la situación, casi inapreciables para determinar un claro vencedor.

Aunque pueda parecer que el scooter de Yamaha se queda en desventaja respecto a sus oponentes, no es del todo cierto, ya que aun siendo por su tamaño el más lento entre el tráfico, son precisamente sus cotas las que lo convierten, de lejos, en el más cómodo.

image:6|right

En todos, adoptaremos una postura muy natural, con la espalda bien recta y las piernas y los brazos formando un perfecto ángulo recto –no existe la posibilidad de estirar las piernas en ninguno de ellos–. Como ya hemos dicho, el X-City es el más espacioso y, a pesar de no tener la plataforma plana de sus competidores, no nos faltará espacio para los pies. En cuanto al asiento, su tamaño es prácticamente el de un megascooter GT y dispone de un ligero apoyo lumbar que resulta fundamental para asegurarnos unos desplazamientos muy placenteros incluso con pasajero.

En solitario, los demás también alcanzan un muy buen nivel de confort, con un asiento de mullido un poco más duro en el caso del Honda y el Suzuki, y quizás demasiado blando en el Sym. Las cotas son muy parecidas, la única diferencia importante es la colocación y el tamaño del manillar; el del HD 125 Evo es el más elevado respecto al asiento y, junto al del Yamaha, de los más anchos.

Algo en común en los tres es que al contar con asientos planos, el espacio a compartir con un posible acompañante es menor, inferior al disponible en el Yamaha, pero bajo ningún concepto se les puede catalogar de insuficientes.

Respecto a las estriberas, las miniplataformas del Scoopy son las que proporcionan una mayor superficie de apoyo; además, gracias a su colocación, se aumenta notablemente el confort de marcha. Tras él, el X-City también consigue una muy buena calificación debido a sus estriberas convencionales con un acertado recubrimiento de goma que, en cierta medida, también puede llegar a absorber alguna vibración proveniente del motor. Las del Sixteen son muy parecidas, ligeramente más pequeñas que las del Yamaha, y están un poco más elevadas que las de los demás, lo que –sobre todo a pasajeros de gran estatura– puede obligar a encoger un poco más las rodillas. Por último, las estriberas del Sym son las más sencillas del comparativo, están bastante bien colocadas pero carecen de recubrimiento de goma, por lo que, dependiendo del calzado, resultan algo más resbaladizas.

image:7|left

El comportamiento de estos scooters es, sin lugar a dudas, su cualidad más destacable. Como muchos sabréis, el hecho de contar con unas llantas de 16 pulgadas les hace comportarse de una forma muy característica, en la que destacan aspectos como la estabilidad en cualquier circunstancia.

Pero para tener un funcionamiento sobresaliente no basta la altura de las llantas; por ello, los cuatro poseen una parte ciclo formada por elementos de calidad, sobre todo, en lo que se refi ere a la frenada.

Por primera vez en mucho tiempo, el Honda Scoopy puede competir con armas similares a las de sus rivales. Al utilizar dos discos de freno (de 240 mm en cada eje) no sólo aumenta considerablemente su potencia de frenada, sino que al mismo tiempo mejora sustancialmente el tan criticado tacto esponjoso del freno de tambor posterior. De todas formas, el mercado está tan competido, que aunque en Honda se han decidido a fabricar una versión doble disco (se mantiene una versión de tambor como económica), el SH no tiene –ni mucho menos– la victoria asegurada en este aspecto.

En frenada, nuestros cuatro invitados se dividen en dos facciones muy distintas, por un lado tenemos la formada por el Scoopy y el Sixteen, que se caracterizan por confiar en un sistema de reparto de frenada que se basa en el siguiente funcionamiento: cuando el conductor presiona la leva del freno posterior, no sólo actúa sobre las pinzas traseras, sino que el mismo scooter mediante un circuito hidráulico se encarga de transmitir parte de la potencia a la pinza de freno anterior. También en los dos, delante, encontraremos la característica pinza de tres pistones de este tipo de sistemas; el central es el que recibe la fuerza desde el eje trasero, mientras que los dos restantes entran en funcionamiento cuando actuamos sobre la maneta del freno derecha.

Yamaha y Sym optan por un mecanismo de frenada convencional, en el que cada leva actúa sobre un disco de freno. A pesar de ello, el X-City no se siente acomplejado, ya que su poder y tacto de frenada son excelentes. Las pinzas de freno responden a la más mínima orden; en especial, el conjunto delantero formado por un disco de 270 mm y una pinza de dos pistones.

El taiwanés también agradó por su comportamiento a la hora de frenar, aunque por culpa de unas pinzas con un mordiente menor y unos neumáticos de inferior calidad que los de sus rivales, no aporta la misma sensación de potencia de, por ejemplo, el Honda y el Suzuki, con sus sistemas de reparto de frenada.

image:8|left

Los cuatro scooters de hoy presentan un comportamiento general ejemplar, aunque es en curva donde más diferencias apreciaremos con respecto a ve hículos de otras categorías. Parte fundamental de ese buen comportamiento es la calidad de los elementos que forman sus partes ciclo, donde destaca especialmente el Yamaha, el mejor dotado de comparativo; sus eficientes suspensiones con un recorrido superior a los 100 mm en ambos ejes, apoyadas por un excelente comportamiento de sus hidráulicos, se convierten en el aliado perfecto de su robusto bastidor. Si a todo eso además le sumamos unas llantas y neumáticos de buena sección y un peso real de más de 160 kilos bastante bien repartido, dispondremos de todo lo necesario para disfrutar de un paso por curva estable y seguro.

El Scoopy y el Sixteen, en cambio, juegan la baza de un menor peso y unas suspensiones con un recorrido más corto pero con unos settings más rígidos, para resultar mucho más ágiles e intuitivos que el scooter de los diapasones. Es cierto que sus chasis –también en el caso de Sym– tienen la dificultad añadida de contar, a priori, con un punto débil, como son sus plataformas planas, pero la utilización de buenos materiales, y un acertado y elaborado diseño en sus bastidores, les permite minimizar considerablemente este inconveniente.

La conducta del HD 125 Evo es muy similar a la de los dos anteriores, pero su apartado de suspensiones está formado por una horquilla y amortiguadores con un tacto bastante más blando que, sólo en situaciones extremas, puede desencadenar algunos movimientos en curva. Por otro lado, su hidráulico funciona de maravilla por lo que, sin olvidar que su funcionamiento es un poco blando, reacciona muy bien sobre terreno bacheado y ayuda a mejorar el confort de marcha.

image:9|right

En lo que a mecánicas se refiere, emplean arquitecturas muy similares (monocilíndricos 4T LC SOHC), aunque sólo el Sym y el Suzuki incorporan culatas de 4 válvulas. Asimismo, los cuatro motores poseen la categoría Euro 3 de medio ambiente gracias a sus escapes catalizados y, salvo en el caso del HD 125 Evo, a los sofisticados sistemas de alimentación por inyección electrónica.

Honda y Yamaha poseen los propulsores más suaves del comparativo, su tacto es prácticamente eléctrico, ya que apenas desprenden vibraciones o sonido alguno. El Sixteen es bastante similar en este sentido, su motor es muy silencioso; pero, como en el caso de Sym, desprende algunas vibraciones cuando funciona al máximo rendimiento.

Desde el punto de vista de las prestaciones, las cuatro mecánicas se sitúan en un rango que va desde los 11,5 CV a 9.800 rpm del Suzuki hasta los 14,9 CV del X-City. A pesar de su generosa potencia, el de Yamaha no puede dominar a placer a sus oponentes por su elevado peso, gran volumen y un desarrollo que puede resultar excesivamente largo en un scooter de uso urbano. Es cierto que gracias a esto último posee la mejor velocidad punta de los cuatro (116,5 km/h), pero a costa de unas aceleraciones y recuperaciones francamente inferiores a las del resto. Honda y Sym tienen los motores más brillantes, aceleran de manera excelente desde parado y por su pronta respuesta nos permiten recuperar velocidad rápidamente a cualquier régimen.

Verdaderamente, el scooter taiwanés, pese a su sencillez, incorpora una mecánica muy competitiva frente al resto; su único punto débil sería su alimentación por carburador, que lo penaliza en puntos muy importantes, como son los consumos. Enfrentarse a rivales con motores inyectados lo deja un poco fuera de lugar, y es que mientras el HD 125 Evo tiene un consumo medio de 4,2 litros a los 100 km, los demás no llegan ni siquiera a superar los 4 litros (el Suzuki se conforma con tan sólo 3,6 litros en la misma distancia).

Y es que gastar lo mínimo posible es siempre importante en los scooters de ruedas altas, ya que por su diseño suelen tener unos depósitos de gasolina que raramente alcanzan los 10 litros, como en el caso del X-City. Por ello, el scooter de los diapasones, pese a ser el segundo que más gasta, nos sorprende con una excepcional autonomía teórica de 269 km, que nada tienen que ver con los escuetos 197 km del Sym..

image:10|left
Concepto Honda Scoopy SH 125iSuzuki Sixteen 125iSYM HD 125 EVOYamaha XCity 125i
Marca HondaSuzukiSYMYamaha
Modelo Scoopy SH 125iSixteen 125iHD 125 EVOXCity 125i
Año 2009200920082009
Motor SOHC 1 cilindro, 4 tiempos, 4 válvulas refrigeración líquidaSOHC monocilíndrico, 4 tiempos, 4 válvulas, refrigeración líquidaSOHC monocilíndrico, 4 tiempos, 4 válvulas, refrigeración líquidaSOHC monocilíndrico, 4 tiempos, 2 válvulas, refrigeración líquida
Cilindrada 125 cc124 cc124 cc124 cc
Diámetro de carrera 52,4 x 57,8 mm53,5 x 55,2 mm57,0 x 48,8 mm52,0 x 58x6 mm
Compresión 11:111,5:112,5:111,2:1
Potencia 13.7 CV13 CV15 CV -
Par 1,17 kgm - 1,2 kgm -
Alimentación Inyección electrica PGM-FI, 26 mmInyección electrónicaCarburadorInyección electrónica
Encendido Electrónico digital CDIElectronico digital CDIElectrónico digital CDIElectrónico digital CDI
Arranque Motor eléctricoMotor eléctricoMotor eléctricoMotoro eléctrico
Embrague Automático centrífugo en secoAutomático centrífugo en secoAutomático centrífugo en secoAutomático centrífugo en seco
Cambio Variador automáticoVariador automáticoVariador automáticoVariador automático
Transmisión secundaria Por correa trapezoidalPor correa trapezoidalPor correa trapezoidalPor correa trapezoidal
Tipo chasis Mocuna en aceroTubular inferior en aceroTubular inferior en aceroMultitubular en acero
Basculante Grupo motopropulsor oscilanteGrupo motopropulsor oscilanteGrupo motopropulsor oscilanteGrupo motopropulsor oscilante
Geometría 025° y 68,5 mm de avance
Suspensión delantera Horquilla convecional con barras de 33/89 mmHorquilla convencional con barras de 95 mmHorquilla convencional con barras de 35/100 mmHorquilla convencional con barras de 100 mm
Suspensión trasera 2 amortiguadores de 83 mm de recorrido2 amortiguadores de 85 mm de recorrido, ajustables en percarga2 amortiguadores de 80 mm de recorrido, ajustables en precarga2 amortiguadores de 105 mm de recorrido, ajustables en precarga
Freno delantero Disco de 240 mm, pinza de 2 pistones o 3 pistones opcionalDisco de 220 mm, 3 pistones CBSDisco de 260 mm, pinza 2 pistonesDisco de 270 mm, pinza 2 pistones
Neumáticos 100/80 16\"100/80x16\" y 120/80x16\"120/70x15" y 130/30x16"120/70x16\" y 140/70x15\"
Peso en vacío 180 kg134 kg132 kg160.5 kg
Largo total 2.025 mm2.060 mm1.970 mm2.175 mm
Distancia entre ejes 1.335 mm1.385 mm1.365 mm1.460 mm
Altura asiento 785 mm800 mm780 mm785 mm
Depósito gasolina 7.5 l - 8.3 l -
Precio 3.499 €3.199 €2.599 €3.799 €
Garantía 2 años en piezas y mano de obra2 años2 años2 años
Importador Montesa-Honda, S.A.Suzuki Motor España S.A.Motos BordoyYamaha Motor España, S.A. 937.031.500
 
Da tu opinión

Comentarios (1)

  • ender
    ender 03-09-2010

    Cada día que pasa me gusta más la Suzuki Sixteen, la SH es la mejor pero la lleva media ciudad :)

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"