Comparativa Honda SCOOPY SH 300i, SYM Citycom 300i, Yamaha XCity 250

Publicado el 03/02/2010


Vota

0 0

Se trata de unos vehículos que compaginan la perfección las virtudes de los scooters con una parte de ciclo casi de moto. ¡Máximo equilibrio sobre 16"!

image:1|center

Honda fue la primera en proponer la cilindrada de los 300 c.c. con el Scoopy, y con él ha logrado situarse entre los primeros puestos en la lista de ventas. El secreto radica en que tanto su comportamiento dinámico como la respuesta de su motor son prácticamente perfectos. Cabe destacar que sus llantas de 16 pulgadas, equipadas con unos neumáticos más bien estrechos, le brindan una agilidad extraordinaria y una estabilidad envidiable.

image:2|left

El Citycom 300i llegó a nuestro mercado a mitad de 2008. Toda una sorpresa, y muy agradable. Hace gala de un comportamiento más que aceptable. Tanto el motor como la parte ciclo y los acabados merecen buena nota, pero, sobre todo, es en el precio donde el Citycom se muestra más competitivo, y no sólo en este comparativo.

image:3|right

El Xcity representa la versión ruedas altas del exitoso Xmax 250i de Yamaha. Su nivel de acabados es excelente, y la estética general, muy atractiva. No se trata un GT de alta gama al 100 %, pues su equipamiento no es tan completo como el de su compañero de marca, pero a cambio su precio resulta muy atractivo. Además, en el apartado de la parte ciclo y motor hace gala de un comportamiento seguro y muy suave.Durante los últimos años, el mercado de la cilindrada media ha crecido más que ningún otro en Europa. Los usuarios buscan en esta franja un vehículo de movilidad diaria funcional y con el que escaparse de la urbe con sufi ciente solvencia como para no echar en falta más potencia en el puño del gas.

Nuestros comparados de hoy representan precisamente lo que decimos. Son scooters de cilindrada media capaces de brindarnos todas las cualidades de un ciudadano: agilidad, comodidad, economía y practicidad, sin perder aptitudes de cara a salir por carretera en trayectos de bastantes kilómetros, incluso frecuentemente, y acompañados. De hecho, si se tuviese que hacer una clasifi cación de la categoría media, nuestros tres protagonistas estarían en lo más alto. El nexo entre ellos, además de la cilindrada, es que emplean llantas de gran diámetro (16" en casi todos los casos), y que sus acabados y equipamiento están un escalón por encima de la gama media. En general, los tres podrían presentarse como la opción ideal para quien busca comodidad diaria y solvencia en carretera.

image:4|left

Aparte de ser scooters funcionales para el día a día, los tres se sitúan en la parte alta de su segmento, pues tanto en ergonomía como en equipamiento su oferta está por encima de lo que podríamos considerar como básico. El Yamaha, aunque ergonómicamente sí está a la altura, en equipamiento no se muestra tan generoso como la competencia, debido seguramente a que ha preferido mantener un precio ajustado en detrimento de ciertos detalles que no se han considerado imprescindibles. Aun así, en él podemos encontrar un accesorio fundamental para disfrutar de una conducción cómoda en carretera: la pantalla parabrisas, elemento disponible también en el Sym. En ambos casos, la cobertura que brindan es perfecta, algo mejor en el taiwanés por disponer de paramanos y porque su pantalla está cerrada por la parte inferior, como si se tratara de una prolongación del manillar. No obstante, también en uno y otro deberemos acostumbrarnos a las deformaciones de las imágenes a través de la pantalla; en el caso del Yamaha se debe a la curvatura de su parte superior, mientras que en el Sym lo que ocurre es que el plástico hace algunas aguas en ciertos lugares

El Scoopy no padece este tipo de problemas, aunque eso no sea un detalle positivo, pues se debe simplemente a que carece de cualquier tipo de protección aerodinámica. Eso es algo que se 39 debería solucionar, por lo menos parcialmente, a base de la colocación de una pequeña pantalla derivabrisas, puesto que la velocidad punta que es capaz de alcanzar no es precisamente baja (145,4 km/h reales).

Otra característica importante de nuestros invitados es la capacidad de carga, ya que es sabido por todos que los ruedas altas tienen fama de poco capaces en ese aspecto. Por lo menos así ha sido hasta hace bien poco, porque con las últimas apariciones en el mercado ese mito se podría desmoronar. Un ejemplo de ello es el volumen del cofre del Sym, en el que podremos dejar un casco integral sin problemas y algún objeto más. Yamaha también se ha esforzado para conseguir un buen hueco bajo el asiento de su Xcity, sólo que en este caso la altura ha sido un escollo infranqueable, y eso que es el único del comparativo que utiliza una llanta de 15 pulgadas para el eje posterior. El caso es que se ha conseguido un amplio espacio rectangular, pero sólo cabe un casco y de tipo jet pequeño. En cuanto al Honda, aunque en el interior de su cofre podemos guardar asimismo un casco de tipo jet pequeño (Honda vende uno fabricado por Suomy y diseñado específi camente para el hueco del Scoopy), el espacio disponible no es ni de lejos comparable al de sus rivales. Sin embargo, el SH es el único en el que encontramos un portapaquetes posterior, en el que además se puede montar un baúl de 35 litros a modo de opción y sin elementos intermedios. De hecho, existe una versión -top box- que ya lo lleva de serie. También cabe destacar que, aunque los tres ofrecen gancho portabolsas, el Scoopy es el que mejor lo aprovecha, gracias a que dispone de plataforma plana.

image:5|left

A la hora de acoger a sus ocupantes, los tres presentan un buen espacio, muy cómodo y con dos plazas bien diferenciadas. Todos ellos disfrutan de un asiento lo sufi ciente amplio como para que nos sintamos confortablemente sentados sobre ellos. El de Iwata destaca por encima del resto en este apartado, pues la ergonomía de su asiento está más lograda y además tiene un acolchado más mullido que el del Honda y el Sym.

Por lo que respecta a la postura sobre ellos, la gran libertad que brinda la plataforma plana del Scoopy le vale para decir que es un scooter muy confortable. Y aunque en el Yamaha también encontraremos un buen espacio para los pies en la plataforma -no así en el Sym, pues el ancho paso del chasis por la misma le resta demasiado espacio-, la postura que permite el Honda resulta más versátil para combinar ciudad (dinámica) con carretera o autopista (estática). Sí, ésa es la diferencia más notable entre ellos: el Sym y el Yamaha son más GT, mientras que el Honda resulta más un scooter "ciudadano".
En los tres casos, el manillar está bien situado, a una altura correcta con relación al asiento para garantizar un buen nivel de confort.

Haciendo una valoración general, diríamos que en el Yamaha es sobre el que más cómodos nos encontraremos, puesto que el asiento con lumbar, la distancia de éste con el manillar, la cobertura aerodinámica y la espaciosa plataforma para los pies hacen de él un scooter muy acogedor en carretera. Asimismo, el Sym merece una buena nota. La segunda mejor del comparativo sería lo justo, pues a diferencia de en el Honda en el taiwanés encontraremos una buena protección aerodinámica y un asiento algo más grande; no en vano, está cortado sobre un patrón de GT.

No obstante, hay que subrayar que el hecho de que en el SH no disfrutemos de la misma ergonomía que en sus rivales se debe a que se ha preferido que el usuario disponga de una postura más dominante sobre el manillar, más ciudadana. Es decir, que en el Scoopy la postura ideal sería apoyar parte del peso de nuestro cuerpo sobre el manillar y con el cuerpo ligeramente inclinado hacia delante. De esta manera se consiguen dos cosas: la primera es que el manillar queda más sometido a nuestras acciones, y por tanto, dominamos más el scooter en las maniobras o en carreteras de curvas, y la segunda es que al inclinar el cuerpo hacia delante mejora sustancialmente la cobertura aerodinámica.

image:6|right

Las motorizaciones que se esconden bajo los plásticos de nuestros comparados de hoy se parecen en la arquitectura que emplean y en muy poco más. Los tres se decantan por una planta motriz monocilíndrica de 4T, con simple árbol de levas en culata y refrigeración líquida. Una de las pocas diferencias en la confi guración de estos motores, por no decir la única, la hallamos en que el Yamaha dispone de un par de levas en lugar de las cuatro que usan sus rivales.
En el caso de la alimentación, los tres coinciden en utilizar inyección electrónica, que es la manera más fi able, ecológica y respetuosa que existe con nuestro bolsillo. Los consumos en ningún caso superan los cinco litros (4,7 de media en el Scoopy, que es el más alto de los tres). Además, gracias en parte a la inyección electrónica, consiguen superar sin problemas la normativa Euro 3.

Sin embargo, como decimos, la confi guración de los propulsores es prácticamente el único parecido entre los tres comparados, pues a la hora de demostrar su comportamiento cada uno es bastante particular. Por un lado, el Sym es el que más en el centro se sitúa, con un buen equilibrio entre aceleración y velocidad media-alta. No es un scooter muy nervioso, pero responde con solvencia durante los metros iniciales y no cesa el empuje hasta llegar a su velocidad máxima (132 km/h). Por otro lado, el Yamaha se muestra algo más lento de reacciones, como si se tratara de un scooter más pesado (aunque la diferencia entre ellos le resulta favorable en más de 20 kg). Los de Iwata han querido potenciar la parte baja del régimen para que en ciudad rinda en plenas facultades y, de hecho, sus cifras en aceleración no están nada mal. Sin embargo, esto hace que la relación del cambio automático en la parte alta carezca de sufi ciente potencia, algo que se acentúa en el momento de viajar acompañado. No se trata de un scooter lento, pues la velocidad punta puede competir con sus dos rivales del comparativo (128,4 km/h). No obstante, sí podemos decir que nos ha parecido algo justo cuando la velocidad supera los 100 km/h.

En el extremo opuesto nos encontramos con el Scoopy, un scooter del que sólo se puede hablar bien. El propulsor que esconde es uno de los más suaves y potentes de la categoría, que, aunque se llame SH 300, cubica 274 c.c. (262,8 c.c. el Citycom y 249,0 el Xcity). Las aceleraciones son fulgurantes desde los primeros metros y no hay baches de potencia en ningún momento hasta los 145 km/h que es capaz de alcanzar. Así como el Sym se muestra más "civilizado" en velocidades medias, al Scoopy no le falta potencia en el puño del gas sea cual sea la velocidad a la que circulemos.

image:7|left

Si tenemos presente el tipo de público al que van destinados estos scooters, hemos de decir que será difícil sacarles defectos importantes en lo que se refi ere a la parte ciclo. Los tres disponen de un gran chasis con el que se consigue un alto nivel de seguridad a la hora de conducirlos. Esto es algo que en el caso del Yamaha y el Sym es fácil de deducir antes incluso de subirse a ellos y comprobarlo en marcha. Sólo hace falta mirar el ancho paso del bastidor por en medio de la plataforma, lugar por donde más sufre un scooter con las prestaciones y peso de nuestros invitados.

En el caso del Honda, del que algunos ya estaréis pensando que su plataforma plana le pasará factura en condiciones extremas, los ingenieros de la marca han ideado un dispositivo, llamado fl oating-link, que se encarga de anclar el chasis al sistema basculante, mediante el que se absorben los impactos iniciales y más fuertes que afectan al tren posterior, consiguiendo de esta manera aliviar al chasis de los resultados negativos que le pudieran llegar. Lo cierto es que su comportamiento es muy bueno en cualquier circunstancia, y sin haber tenido que renunciar a la siempre aprovechable plataforma plana.

Sin embargo, no sólo este sistema sirve para que digamos que el Honda brinda un buen comportamiento en marcha. Los demás elementos de la parte ciclo también trabajan en consonancia para que disfrutemos de una conducción tranquila y fi able. Destaca el buen compromiso de la suspensión delantera, además del ya mencionado mecanismo fl oating-link. En todo momento permite un dominio total sobre el tren delantero, sin titubeos. En cambio, tanto el Yamaha como el Sym se caracterizan por buscar más el confort a bordo que la efectividad en carreteras de montaña. Es decir, sus amortiguaciones son más fofas que las del Honda, con más rebotes después de un bache suave pero largo. El problema no es tanto la absorción de baches fuertes, pues en este sentido la respuesta es rápida y segura. Más bien se trata de un leve fl aneo en velocidades por encima de los 100 ó 110 km/h, que se transforman en una falsa sensación de inseguridad. En el caso del taiwanés se podría solucionar parcialmente con unos neumáticos algo más efectivos a cualquier temperatura, porque cuando se calientan los que monta (Maxxis) mejora sustancialmente a la hora de transmitir seguridad.

El Yamaha, aunque es cierto que apenas padece estos incómodos fl aneos, o al menos no tanto como el Sym, la solución pasaría por endurecer el muelle de la suspensión posterior al máximo, lo que nos limita la posibilidad de variar la precarga cuando circulemos con pasajero y ya está; en tal caso, la bajaremos un par de puntos.

image:8|left
Concepto Honda SCOOPY SH 300iSYM Citycom 300iYamaha XCity 250
Marca HondaSYMYamaha
Modelo SCOOPY SH 300iCitycom 300iXCity 250
Año 200720082007
Motor SOHC monocilíndrico de 4 tiempos, 4 válvulas, refrigeración líquidaSOHC monocilíndrico de 4 tiempos, 4 válvulas, refrigeración líquidaSOHC monocilíndrico de 4 tiempos, 2 válvulas, refrigeración liquida
Cilindrada 279 cc262 cc249 cc
Diámetro de carrera 72 x 68.5 mm73 x 62.8 mm69 x 66.8 mm
Compresión 10,5:110:110:1
Potencia 27.2 CV21 CV21.2 CV
Par 2,65 kgm2,4 kgm2,19 kgm
Alimentación Inyección electrónica PGM-FIInyección electrónica 30,5 mmInyección electrónica
Encendido Electrónico digital CDIElectrónico digital CDIElectrónico digital TCI
Arranque Motor eléctricoMotor eléctricoMotor eléctrico
Embrague Automático centrífugo en secoAutomático centrífugo en secoAutomático centrífugo en seco
Cambio Variador automáticoVariador automáticoVariador automático
Transmisión secundaria Por correa trapezoidalPor correa trapezoidalPor correa trapezoidal
Tipo chasis Tubular en acero con cuna abierta desdobladaTubular en acero de cuna abierta desdobladaTubular en acero de cuna abierta desdoblada
Basculante Grupo motopropulsor oscilanteGrupo motopropulsor oscilanteGrupo motopropulsor oscilante
Geometría
Suspensión delantera Horquilla telescópica con barras de 35/102 mmHorquilla telescópica con barras de 100 mmHorquilla telehidráulica de 100 mm recorrido
Suspensión trasera 2 amortiguadores de 95 mm de recorrido, ajustables en precarga2 amortiguadores de 91 mm de recorrido, ajustables en precargaDos amortiguadores hidráulicos de 105 mm, ajustables en precarga de muelle
Freno delantero 1 disco de 256 mm con pinza de triple pistónDisco de 260 mm, pinza de 2 pistones1 disco de 270 mm, pinza de 2 pistones
Neumáticos 110/70 x 16\" y 130/70 x 16\"110/70 x 16\" y 140/70 x 16\"120/70 x 16” y 140/70 x 15”
Peso en vacío 169.1 kg182 kg165 kg
Largo total 2.100 mm2.210 mm2.175 mm
Distancia entre ejes 1.420 mm1.500 mm1.470 mm
Altura asiento 785 mm800 mm790 mm
Depósito gasolina 9 l10 l10.5 l
Precio 4.699 €3.599 €4.149 €
Garantía 2 años piezas y mano de obra, Km ilimitado2 años2 años en piezas y mano de obra
Importador Montesa Honda S.A.Motos BordoyYamaha Motor España S.A.
 
Da tu opinión

Comentarios (1)

  • maiolson
    maiolson 02-11-2012

    Brillantes apreciaciones y comentarios en generals . De las mejores comparatives que he leido . Felicidades i muchisimas gracias .

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"