Comparativa Honda VTR 250, Kawasaki Ninja 250 R

Publicado el 03/02/2010


Vota

0 0

Dos maneras distintas y muy válidas de entender esta cilindrada.

Ninja 250 y VTR 250: Distintas

Las 250 viven una resurrección gracias al carnet A2 y están llegando al mercado ejemplares verdaderamente interesantes como estas Ninja y la VTR, dos motos prácticas, pero también efectivas y divertidas; perfectas para un uso cotidiano, por su agilidad, pero que también permiten una utilización lúdica el fin de semana, con unos motores eficientes y una parte ciclo al mismo nivel. Dos estilos y estéticas muy distintas, pero atractivas y con personalidad propia, que llenarán de satisfacción a sus propietarios.

La cilindrada del cuarto de litro fue piedra de toque para las principales marcas en la época dorada de la industria motociclista española. Las dos y medio eran las motos gordas de la época, movidas por motores monocilíndricos de dos tiempos en su mayoría (bicilíndricos en el caso de las Benelli 2C o Derbi 2002) y con algún que otro 4T (Ducati, con sus Road, 24 Horas, etc.)... hasta la llegada de las japonesas y sus grandes motores de 4T, cuando las 250 dejaron de tener sentido y prácticamente desaparecieron, excepto las de campo... y con ellas, prácticamente todas las fábricas españolas.

La adopción del nuevo carnet A2, que limita la conducción a motos de 34 kW -47,6 CV- como máximo, ha posibilitado el renacimiento de las dos y medio. Algunos modelos como la Yamaha SR 250 o la Honda CB Two Fifty cosecharon un notable éxito hace un par de décadas. Hoy tenemos modelos más interesantes y sofisticados que aquéllos, y destacan las recién llegadas Kawasaki Ninja 250 y la novedosa Honda VTR 250. Ambas son adaptaciones o actualizaciones de modelos ya vistos en nuestro país. En el caso de la VTR apareció en nuestro país unos diez años atrás, visiblemente inspirada en la Ducati Monster y a un precio muy elevado, que limitó sus ventas. En cuanto a la Ninja, es una adaptación modernizada de la ZZR 250 de hace un lustro. En ambos casos, los modelos precedentes se alimentaban por carburadores, mientras que los actuales lo hacen mediante modernas inyecciones electrónicas.

Para todos

Honda VTR 250

Aunque no lo parezca en absoluto, ambas pueden optar al mismo tipo de usuario, porque ni la Kawasaki es tan fiera como aparenta ser ni la Honda tan urbanita como pudiera parecer. En cuanto a la Ninja, sí que es cierto que lleva el apellido de la gama más radical y deportiva de la marca verde, pero es mucho más similar a la familia ER-6 que a la primera. La posición de conducción no es nada extrema, muy parecida a la da una ER-6f, y el motor, un bicilíndrico en paralelo, es un hermano menor del de la 650.

El chasis de la VTR es un bello multitubular Trellis en acero, mientras que el de la Ninja es un doble cuna, también en acero. Ambas horquillas son convencionales, pero detrás la Kawasaki cuenta con un eficaz sistema progresivo, mientras que la Honda se contenta con anclar el amortiguador directamente al basculante.

En lo referente a frenos, las dos van bien servidas, aun contando con un solo disco delante. Yen cuanto a equipamiento, ambas tienen instrumentaciones analógicas, pero mientras que en la Honda hay un par de pequeñas pantallas digitales (con dos parciales, reloj horario, etc.), en la Kawasaki encontramos tres esferas sin ningún elemento digital, con un único parcial y sin reloj. En las dos se echa de menos un nivel de gasolina.

El bello carenado de la moto verde dispone de dos faros Multiconvex que funcionan al unísono en largas, mientras que la roja cuenta con un único faro redondo, que también es Multiconvex.

Sofisticadas y deportivas

Honda VTR 250

Si hace dos o tres décadas una 250 era una moto con la que se podía hacer (y se hacía) de todo, hoy en día parece que con esta cilindrada sólo se pueda circular por ciudad. Desde luego, en la urbe son perfectas, pero también fuera de ella. Sobre la VTR tenemos siempre la sensación de que llevamos una moto pequeña. La Honda es estrecha y bajita, con un asiento que permite a cualquiera llegar al suelo cómodamente. El manillar es ancho y alto, y la postura que se adopta es erguida. Muy distinta a la de la Kawasaki, con un manillar de puntas bajas y más cerradas, y un asiento más ancho y elevado, pero no de una forma exagerada, porque la Kawasaki no es una RR.

El carenado de la Ninja la convierte en más voluminosa, aunque en los atascos los retrovisores pueden plegarse con facilidad para pasar entre coches. Además, gira mucho y su agilidad llega a ser sorprendente, aunque nada tiene que envidiarle la pequeña y estrecha VTR. Esta última, además, cuenta con un motor que es un prodigio de finura y entrega de potencia, con buenos medios y consistentes altos. El de la Ninja es un poco menos suave y se siente más a gusto unas cuantas vueltas por encima del régimen de la Honda. Los cambios y embragues de ambas son muy suaves y agradables de usar en ciudad.

¡Ah!, y las dos tienen decentes huecos bajo sus asientos para meter un antirrobo y algo más, sobre todo la Honda. Para llevar a alguien al cine la Honda tiene la ventaja de tener un par de asas, cosa que no existe en la más deportiva Kawasaki, aunque para trayectos cortos el/ la pasajero/a tampoco irá mal en la Ninja. Con prácticamente 30 CV y curvas de potencia que vandesde las 7.000 hasta las 11.000 rpm, buenos chasis y competentes frenos, las posibilidades deportivas de estas dos bicilíndricas seguramente están bastante por encima de lo que se espera de ellas a priori. Pensaba ahora en mi primera moto, hace más de 20 años, una monocilíndrica española de 2T y chasis de alambre que compré de segunda mano con la que me creía el rey del Montseny... ¡una Ossa Copa! Si entonces hubiera tenido una Ninja o una VTR, ¡que me siga un galgo! Porque en carretera ambas motos muestran unas grandes cualidades deportivas, y en zonas de curvas, si se saben llevar bien, pueden sorprender a motos más potentes. Ambas son muy precisas y pisan muy bien con el tren delantero, y en el caso de la Kawasaki, también con el trasero, porque dispone de un sistema progresivo con muy buen funcionamiento, bastante superior al del amortiguador trasero anclado al basculante, sin bieletas, que usa la Honda. La rueda trasera de la Ninja copia mejor el asfalto y se nota más ligada al suelo, especialmente si hay irregularidades, pero la VTR entra en curva con facilidad y se nota estable y rígida dentro de la curva. Esta bondad de chasis y tren delantero es lo que pone más en evidencia a un tren trasero más blando de lo que sería deseable y que llega a hacer algún tope en baches a alta velocidad.

Divertidas

Kawasaki Ninja 250

Ambas disponen de cambios de cinco velocidades, que son sufi cientes para estos bicilíndricos, capaces de estirarse hasta muy arriba con energía. Los desarrollos son similares (en 5ª y a 120 km/h los motores giran a unas 7.800 vueltas), con una estirada final contundente en las dos. En el caso de la VTR se aprecia una mayor pegada a partir de las 7.000 rpm, por unas 8.000 en la Ninja, y en general, el V90° de la Honda siempre responde con más firmeza desde abajo que el de la Kawasaki, aunque ésta es más rabiosa en las últimas vueltas. Las diferentes posiciones de conducción también influyen en el tipo de carretera que prefiere cada una. En la Honda se va más erguido y con el manillar más ancho y alto, una posición que permite atacar las curvas cerradas y enlazadas con facilidad, como en una trail. Por su parte, el manillar de puntas bajas y el trasero más elevado en la Kawasaki (siempre dentro de un orden) posibilitan el descolgarse y cargar algo más de peso en el eje delantero. En vías rápidas, las dos permiten moverse a cruceros suficientemente rápidos, muy por encima de los límites legales. Aunque la VTR es más fina y casi no genera vibraciones, el asiento de la Ninja es más ancho.

Punto y aparte merecen los frenos, muy similares tanto en medidas como en rendimiento. El disco delantero de la Kawasaki es lobulado de 290 mm con pinzas de 2 pistones, mientras que el de la Honda es de 296 mm, también con una pinza de dos pistones. La verdad es que en ambas el rendimiento es bueno, así como el tacto, perfecto para este tipo de moto y sus prestaciones.


Jordi Aymamí
Fotos: Juan Pablo Acevedo y Santi Díaz (Estudio)
Con la colaboración de Gerard Farré

Concepto Honda VTR 250Kawasaki Ninja 250 R
Marca HondaKawasaki
Modelo VTR 250Ninja 250 R
Año 20092008
Motor Motor de 4 tiempos, 2 cilindros en paralelo, 8 válvulas, refrigeración líquida
Cilindrada 250 cc249 cc
Diámetro de carrera 60 mm x 44,2 mm x 262 x 41,2 mm x 2
Compresión 11 : 111,6:1
Potencia 29.9 CV33 CV
Par 22 kgm2,24 kgm
Alimentación Inyección electrónica PGM-FI2 carburadores Keihin (EEUU) / Inyección (EU)
Encendido Totalmente transistorizado con control computerizado y avance electrónicoElectrónico digital TCBI
Arranque Totalmente transistorizado con control computerizado y avance electrónicoMotor eléctrico
Embrague Multidisco en aceiteMultidisco en aceite
Cambio de 5 relacionesDe 6 relaciones
Transmisión secundaria CadenaPor cadena sellada
Tipo chasis Tubular de aceroSemidoble cuna en acero
Basculante Doble brazoDoble brazo en aluminio
Geometría 26º y 81,2 mm
Suspensión delantera Horquilla telescópica de 41 mmHorquilla telehidráulica de 37 mm
Suspensión trasera Monoamortiguador de 125 mmSistema progresivo Uni-Track, con monoamortiguador
Freno delantero 2 pistones de 296 mmDisco lobulado 290 mm con pinzas radiales 2 pistones
Neumáticos 110/70-17 17" y 140/70-17 17"110/70 - 130/70 x 17
Peso en vacío 161 kg152 kg
Largo total 2.070 mm2.085 mm
Distancia entre ejes 1.405 mm1.397 mm
Altura asiento 775 mm775 mm
Depósito gasolina 12.4 l18 l
Precio - 4.349 €
Garantía 2 años en piezas y mano de obra
Importador Montesa Honda, S.A.Kawasaki Motor España
 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"