Comparativa Kawasaki W 800, Triumph Bonneville

Publicado el 24/11/2011


Vota

0 0

<p>Tras la estética retro que tantas pasiones levanta en los últimos tiempos, nos encontramos con dos atractivas roadster con una larga historia.</p>

La pasión por lo retro coincide con un momento histórico en el que un estilo de motos como las deportivas ha caído en picado. Las superdeportivas están desapareciendo del mapa y, por el contrario, las naked de estética retro cada día tienen un mayor espacio entre los usuarios, pues detrás de motos como esta Kawasaki W800 o la Bonneville T100 de Triumph, no sólo hay una estética muy atractiva que no pasa de moda, sino que ambas son motos prácticas y funcionales.

La Kawasaki W800 con el asiento monoplaza y la cúpula, accesorios que cuestan 369 y 491 euros, toma el aspecto de una auténtica Café Racer y, tras esa apariencia, nos encontramos con una moto equipada con un agradable bicilíndrico vertical y estética parecida a la de la Bonneville: escapes tipo peas shooter –traducido del inglés, literalmente, lanzador de guisantes-, grandes guardabarros cromados, horquilla convencional con fuelles, mucho metal y poco plástico. Muy auténtica.

La Bonneville comparte esa estética de los sesenta pero es 20 CV más potente, monta llanta de 17” detrás (18” la Kawasaki) y entre otras diferencias el depósito de combustible, que, como en la Kawasaki incorpora los característicos protectores de goma en los laterales, tiene dos litros más de capacidad.

Dos motos que a nadie dejan indiferente y que mucho antes de ser dos interesantes alternativas para aquellos que busquen motos en las que la estética tiene tanta importancia como su comportamiento, escribieron una bonita historia…

Gran parte del encanto de la W800 se basa en la fidelidad a las motos de los años 60 con la que en Kawasaki han decidido fabricar esta versión que hemos vestido en plan moto Café Racer de Joe Bar.

La W800 es casi una réplica del modelo Meguro de 1960, que a su vez se inspiró en una BSA inglesa de 1950.

 

Encantadoras

Kawasaki nació a mitad de los años 60 tras absorber la firma Meguro, fabricante especialista en motores twin verticales con el mismo concepto que los motores BSA pero convenientemente mejorados. Así que la BSA 650 A 10 fue la moto que inspiró, vamos a ponerlo entre comillas, a la 650 W1 de Kawasaki de 1966.

Pero la W800 tiene un innegable parecido con la Bonneville de Triumph de 1959 y también con la Bonneville T100 que hoy comparte espacio con la japonesa.

Para Kawasaki, la 650 W1 de 1966 supuso fabricar una moto de estética y concepto inevitablemente british, con un motor mejorado…¿podían los japoneses mejorar el producto de las auténticas motos británicas?, pues sí y así lo hicieron…

Las medidas internas del motor de la Kawasaki 650 W1 de 1966,se modificaron con respecto al de la BSA 650 A 10 de carrera larga. De las medidas internas de la BSA -70 x 84 mm-, se pasó a otras de 74 x 72,6 mm-, es decir, un motor más cuadrado. Las bielas y el encendido central se modificaron por bielas monobloc. O sea que aquella primera versión de la Kawasaki 650 W1 que a su vez se inspiró en una BSA y que es la abuela de la W650 de 1998 con estética de Triumph Bonneville, perfeccionó los motores británicos.

A todo esto la Bonneville de Triumph apareció como primer prototipo, con sus característicos dos carburadores, en 1958. Se bautizó como Bonneville en honor a una cazarrécords que en el lago salado del desierto de Utah alcanzó 346 km/hora. Curiosamente más de cincuenta años más tarde (2010), a pocas millas de ese famoso lago de Salt Lake City, un británico llamado Chaz Davies demostró al mundo que la nueva era de Triumph también tenía algo que anunciar Y es que Chaz logró una meritoria cuarta posición en una carrera del Mundial de Supersport en la que competía con una Daytona 675 tricilíndrica. Pero eso es otra historia…

En 1960 apareció una segunda versión de la popular Bonneville más corta entre ejes y con un nuevo chasis doble cuna que un año más tarde se tuvo que reforzar con un característico tubo horizontal situado bajo el asiento. En 1962 se montó un volante de inercia más pesado y un nuevo depósito de aceite.

Los años 70 no fueron buenos para Triumph, que tuvo que asociarse con la BSA que inspiró a la W800 de Kawasaki. Y en 1973 apareció la versión T100 con un motor de 744 cc que vuelve a la escena casi cuarenta años más tarde. Pero los japoneses como Kawasaki, y más especialmente Honda con su CB 750 y Suzuki con la GS 750, acabaron con el dominio del imperio británico y nadie podía pensar por aquel entonces que un tal John Bloor volvería a colocar a Triumph en el mercado como una sólida alternativa a un mercado japonés que en el sector de las superdeportivas está agonizando…

 

Al día

El encanto de nuestras protagonistas es innegable y su estética sigue siendo objeto de todo tipo de comentarios cuando circulas con ellas.

La Kawasaki W800, que es una versión con más cilindrada que la W650 de 1998, con su aspecto de Café Racer, llama poderosamente la atención. Su sistema de inyección camuflado y su característico bicilíndrico en línea consiguen de la japonesa un funcionamiento suave, aunque con respecto al de la Triumph vibra un poco más. Y es que la Bonneville, que comparte bicilíndrico en línea pero en este caso 865 cc en lugar de los 773 cc de la Kawasaki, es todavía más exquisito que el de la Kawasaki y demuestra una finura extrema. En definitiva, un placer.

Mientras que en la Kawasaki el tacto del embrague no convence, en la Bonnie es de mantequilla y si bien el tacto y recorrido del cambio es un poco largo (además de lento), en la Triumph es superior.

Su estética e historia, argumentos que en este caso van muy unidos por el look de ambas motos, es una réplica de la que tenían en sus inicios. No vamos a entrar en cuál de ellas es más atractiva, pues como dice el cantautor J.M. Serrat “contra gustos no hay disputas”. Así que dejando de lado un valor de tanto peso en este estilo de motos como pueda ser su diseño, en el plano dinámico la Triumph está por encima de la Kawasaki. Eso es innegable.

Y no lo decimos por el hecho de que la Bonnie sea más potente, que lo es, sino que nos referimos a que la Bonnie es una moto de concepción más moderna, con un motor más enérgico, más vivo.

El de la Kawasaki es encantador, también suave pero menos. Y en cuanto a la parte ciclo, esa gran diferencia que se aprecia entre la modernidad de la Triumph con respecto a la antigüedad de la Kawasaki es todavía más evidente.

Ambas comparten un chasis de doble cuna en acero, horquilla telescópica, con barras de 41 mm la Triumph y 39 mm la Kawasaki y dos amortiguadores de corte clásico detrás. Pero las suspensiones de la Kawasaki son muy blandas y confortables, mientras que en la Triumph tenemos un conjunto más firme, una moto más rígida y estable, que nos permite disfrutar más en una conducción semideportiva entre curvas a la que la Kawasaki no invita. Con la frenada sucede más o menos lo mismo, es decir que en la Kawasaki el disco delantero cumple, pero es que en la Bonnie frena de verdad, tiene mejor tacto y además dispone de un disco trasero que no tiene aquélla, que monta un sencillo freno de tambor más auténtico y fiel a la estética de los 60 pero menos eficaz.

Así que en definitiva los tiempos que corren dan todavía más sentido a las motos inspiradas en los sesenta. Pasear con ellas es un placer en todos los sentidos. Si quieres una moto más moderna en cuanto a funcionamiento, quédate con la Triumph. Y si prefieres una versión más auténtica y fiel a su versión original, la Kawasaki, sea vestida en plan Joe Bar como la de este comparativo o sea en versión original, no te defraudará.

Las neoretros ya no son un fenómeno aislado al que se apuntan viejos rockeros cargados de nostalgia y buenos recuerdos, sino un estilo de moto que además de evocar viejas historias a los que tienen cierta edad, ya apasiona a los más jóvenes.

 

Concepto Kawasaki W 800Triumph Bonneville
Marca KawasakiTriumph
Modelo W 800Bonneville
Año 20112011
Motor Motor bicilíndrico, paralelo, de 4 tiempos y refrigerado por aire, SOHC, 8 válvulas2 cil. 4T Aire DOCH 4 V
Cilindrada 773 cc865 cc
Diámetro de carrera 77 mm x 83 mm x 290 x 68 mm x 2
Compresión 8,4 : 19.2:1
Potencia 48 CV68 CV
Par 60 kgm5.800 kgm
Alimentación Inyección electrónica 34 mm x 2 con aceleradoresInyección electrónica Keihin de 36,5 mm
Encendido DigitalElectrónico digital CDI
Arranque DigitalMotor eléctrico
Embrague Multidisco en baño de aceiteMultidisco en aceite
Cambio de 5 relacionesDe 5 relaciones
Transmisión secundaria CadenaPor cadena sellada
Tipo chasis Doble cuna de aceroTubular en acero
Basculante Doble brazoDoble brazo en acero
Geometría 37º27° y 106 mm de avance
Suspensión delantera Horquilla telescópica de 39 mmHorquilla convencional Kayaba con barras de 41/120 mm, sin regulación
Suspensión trasera 2 amortiguadoresDos amortiguadores hidráulicos Kayaba de 105 mm, ajustables en precarga
Freno delantero Tokico de 2 pistones de 300 mm1 disco de 310 mm con pinzas de 2 pistones
Neumáticos 100/90-19 M/C 57H 19" y 130/80-18 M/C 66H 18"100/90 x 19 y 130/80 x 17
Peso en vacío 216 kg198 kg
Largo total 2.180 mm2.144 mm
Distancia entre ejes 1.465 mm1.454 mm
Altura asiento 790 mm740 mm
Depósito gasolina 14 l16 l
Precio 8.450 €9.295 €
Garantía 2 años
Importador Kawasaki Motors Europe NVTriumph Motocicletas España 902 103 823
 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"