Comparativa BMW F 800 S, Kawasaki Z 750

Publicado el 15/03/2010


Vota

0 0

Cada vez hay más tendencia a diseñar y construir motos que combinen deportividad y uso ordinario.

Kawasaki Z 750 S - BMW F 800 S

Estas dos monturas representan esta idea a la perfección, ya que nos aportan altas dosis de diversión y alta funcionalidad.

Cada vez más, el mundo de la moto está más presionado por el control del tráfico, sus agentes y el exceso de velocidad. Las motos superdeportivas tienen un futuro en la carretera comprometido y las sport-turismo emergen con más autoridad que nunca. Su concepto es el más lógico aplicado en estos complicados días que corre y también para los que se avecinan, ya que las podemos controlar más, tener suficiente dosis de deportividad y usar con variedad y en multitud de desplazamientos.

Las dos preciosidades que nos ocupan, pese a ser muy distintas en comportamiento, no divergen demasiado Comparativo !"BMW F 800 S !"Kawasaki Z 750 S en equipamiento y práctica, por lo que nuestra elección pasará por las necesidades que nos satisfagan.

Similitudes y diferencias

BMW F 800 S

Las estéticas, tanto de la BMW como de la Kawa, son muy similares, gozan de cúpula y óptica semejantes y, a golpe de vista, se nota a leguas que son motos del mismo segmento. Cambian cosas importantes, como el depósito de combustible, que en la F 800 S está situado bajo el asiento y se carga por el lateral derecho, mientras que en la Z 750 S sigue en su posición natural, o como la transmisión secundaria para la que la alemana usa correa dentada, mientras que la japonesa sigue con cadena sellada. Las une un chasis de doble viga que suspende al motor, un asiento doble muy similar, doble freno de disco de parecido diámetro, barras telescópicas y salida lateral, aunque de diferente lado del silencioso.

La altura del asiento está bastante diferenciada entre las dos, es más baja la BMW. La posición de conducción varía notablemente. En la BMW, el cuerpo queda más equilibrado porque la moto mantiene los semimanillares y el asiento más nivelados. El estómago se apoya en el falso depósito y el culo queda completamente encajado en el espacio que lo separa de un pequeño respaldo integrado en el mismo asiento, a mitad entre el espacio del conductor y el pasajero. En la Kawasaki el cuerpo del conductor queda más adelantado e inclinado hacia el manillar, por lo que proporciona más carga de peso sobre el tren delantero. Los brazos terminan más angulados en la Kawa, así obtienen más capacidad de movimiento que en la BMW, en la que quedan más estirados. El ángulo de giro es mayor en la japonesa que en la germana, por lo que en parado y a muy poca velocidad la maniobrabilidad se decanta a favor de la oriental.

Diferencias mecánicas

BMW F 800 S

La configuración del motor es totalmente diferente. Mientras la alemana monta un bloque de dos cilindros paralelos en línea o paralelo vertical de 800 c.c., la nipona sigue con un, digamos, clásico cuatro cilindros en línea de 748 c.c. Su comportamiento es muy diferente, no sólo por la diferencia de desarrollo de potencia, que en la BMW es de 85 CV y en la Kawasaki de 110 CV, sino por su entrega. En la F 800 S empieza entregándola suavemente hasta estirarse hasta una cumbre bastante poderosa y alegre.

Esta conducta permite una conducción homogénea, sin sobresaltos, un poco monótona, pero claramente efectiva, ya que tracciona en la justa medida para aprovechar y no desperdiciar ningún caballo. Todo lo contrario se cuece en la Z 750 S. El motor tetracilíndrico estira desde abajo con mucha energía sin perder comba hasta llegar a su tope, que es donde disfrutaremos de todo su potencial. La finura de su impulso resalta sobre la grosería del motor germano que, además, tiene una inyección imprecisa a bajas revoluciones.

El cambio de marchas de seis velocidades en las dos nada tienen que ver en acción el uno con el otro. El más cerrado pertenece a la BMW, el de la Kawa queda más abierto. El mayor recorrido de la palanca y la imprecisión corren a cargo de la F 800 S, mientras que el de la Z 750 S es mucho más efectivo con menos recorrido de palanca y sin ningún fallo de accionamiento. En la Kawasaki cambias de marchas, mientras que en la BMW hay que hacerle cambiar de marchas.

La frenada es notable en las dos motos. Una, la alemana, por llevar sistema ABS opcional que minimiza la distancia de ésta ante terrenos resbaladizos y bajo la lluvia. Su tacto da confianza y es muy preciso, pero el trasero actúa con demasiada anticipación y el ABS se conecta prematuramente, por lo que se pierde todo el control sobre el mismo. La otra, la japonesa, mantiene una potencia de frenada notable sin posibilidad de montaje de ABS, pero con un tacto trasero y delantero que permite acciones violentas y suaves sin perder efectividad y manteniendo la moto fija en el asfalto. En conducción muy deportiva, las frenadas se alargan, quizás, más de lo que a un servidor le gusta. Un poco más de mordiente no le iría mal.

Diferencias en ruta

Kawasaki Z 750 S

Con estas dos monturas, en diferentes jornadas, he realizado bastantes kilómetros por trazados y vías de distintas características. He de decir que con las dos me he sentido cómodo, aunque por diferentes motivos.

De la BMW destaco su diseño innovador, sus nuevas soluciones técnicas, la valentía de usarlas para descubrir nuevos caminos, la agilidad de movimientos y la eficacia. En la Kawasaki resaltaría la precisión, la diversión, la potencia, la capacidad de tragarse kilómetros y la fiabilidad.

En trazados de curvas, la BMW ha de ser exprimida más para poder seguir a la Kawa, que conserva un medio y alto régimen envidiables. La F 800 S ha de estar siempre alegre para que vaya a ritmo, pues la mejor respuesta de la Kawasaki al abrir gas la dejan atrás si no cambia de marcha. De todas formas, a medio régimen se obtiene una respuesta suficiente para disfrutar de cualquier trazado con notoriedad. La agilidad de la alemana, sobre todo en cambios de dirección rápidos en curvas muy enlazadas, es más segura que la de la japonesa, que queda un poco más colgada de delante, ya que su horquilla es algo floja (blanda) en conducción deportiva. De todas formas, el apoyo delantero y la rapidez de giro es envidiable en las dos.

A la salida de los virajes, con la BMW se puede abrir gas a fondo, ya que la potencia llega a la rueda trasera siempre muy controlablemente, mientras que con la Kawasaki hay que tener más cuidado, ya que los caballos aparecen con más energía, sobre todo a alto régimen de giro. Por este motivo se aprovecha más el motor de la BMW en curvas más cerradas o tramos más revirados. El BMW es un motor más apto para motoristas de todo tipo, más fácil, con potencia más redondo a bajo y medio régimen de giro.

El de la Kawasaki ya comienza a requerir más sensibilidad en la muñeca derecha a la hora de abrir gas al ser más deportivo. En trazados más rápidos, la Kawa es superior en potencia y rendimiento a la BMW, pero a un ritmo normal se mantienen fijas a las trazadas escogidas y aportan una confianza importante. Las suspensiones son de tarado más suave en la BMW, mientras que la Kawa conserva un tarado más deportivo y duro. En la autopista destaca la protección de las dos aerodinámicamente. La nipona a alta velocidad se mueve un poco más que la germana, es algo más imprecisa su horquilla o porque carga más kilos delante, que van bien en zona de curvas, pero no tanto a velocidades elevadas.

Diferencias prácticas

Kawasaki Z 750 S

Con dos ocupantes, la Kawasaki resulta más cómoda para el conductor que para el acompañante, ya que los cuerpos quedan más igualados en altura, pero el pasajero queda demasiado obligado por la mayor altura de las estriberas traseras y la consecuente obligación de las rodillas. El pasajero de la BMW se sienta mejor que el de la Kawa, sin obligar las piernas, sin embargo, queda demasiado alto sobre el conductor, ya que el asiento tiene más desnivel. Las dos gozan de asas de agarre, lo que aumenta la comodidad, ayuda a la seguridad y refuerza la confianza del segundo de a bordo. La lectura de los relojes es muy parecida en las dos.

En la alemana, la configuración de los mismos es bastante original, rompe los tópicos establecidos hasta ahora y sitúa el velocímetro sobre el cuentavueltas de menor tamaño en una superposición. A su derecha, sitúa una clara pantalla digital con multitud de funciones de ordenador de a bordo y destaca la información de marcha engranada. En la Kawa es mucho más sencillo y clásico. Destacan la esfera del cuentarrevoluciones y la pantalla digital incorpora el velocímetro digital. Su visión es clara, aunque el de la BMW resalta un poco más.

La iluminación de las dos es parecida. Las dos gozan de un faro de formas angulosas con doble óptica, de mayor superficie en la japonesa. El piloto trasero de la Kawasaki está integrado en las formas del colín y formado por multitud de leds, mientras que el de la BMW usa un piloto convencional que sobresale por detrás de las asas.

En consumos y autonomía la BMW da un baño a la Kawasaki. El moderno motor twin vertical junto a la nueva inyección electrónico sólo requiere 4,7 litros a los 100 km de consumo medio, mientras que el ya veterano motor de la japonesa gasta 6,8 litros de media, 2,1 litros más cada 100 km. Una diferencia abismal y que más de un futuro usuario puede tener en cuenta, pese a la diferencia de 1.501 euros a favor del precio de la Kawasaki.

Un detalle, el depósito bajo el asiento de la BMW, con tapón por el costado derecho, es algo delicado de repostar hasta hacer el lleno completo, pues se debe tener cuidado con la presión de la manguera, ya que rebosa con facilidad. Podría estar mejor diseñado. Como sucede con los motores monocilíndricos Rotax de las F 650, este twin vertical de la F 800 S, también fabricado por la compañía austríaca, es ruidoso de funcionamiento. Nada que objetar si lo comparamos con otros motores también más o menos ruidosos (ver comparativo SM30 nº 283), pero queda en evidencia frente al fino y silencioso, en este caso, motor japonés de la Z 750 S.

Para todos

BMW F 800 S

En definitiva, el mundo está girando a favor de este tipo de monturas, polivalentes motos sport, máquinas capaces, si lo deseamos, de aportarnos grandes sensaciones, movernos, desplazarnos a diario y viajar con naturalidad hasta con acompañante. Un sector al que apuntarán muchos más modelos en un futuro a corto plazo y del que seguro habrá novedades en los salones de Colonia y Milán de este próximo otoño. Además, tanto la F 800 como la Z 750 tienen estilo y personalidad propias, adjetivos fáciles de aplicar a algo que está bien diseñado y que, por lo tanto, cumple perfectamente con su función.


Albert Escoda

Fotos: Xavier Pladellorena, Santi Díaz (estudio)

Concepto BMW F 800 SKawasaki Z 750
Marca BMWKawasaki
Modelo F 800 SZ 750
Año 20092007
Motor DOHC de 4 cilindros, 4 tiempos, 16 válvulas, refrigeración líquida
Cilindrada 798 cc748 cc
Diámetro de carrera 82 mm x 75,6 mm x 268,4 x 50,9 mm x 4
Compresión 12,0:111,3:1
Potencia 85 CV106 CV
Par 86 kgm8,06 kgm
Alimentación Inyección electrónicaInyección electrónica Keihin 32 mm
Encendido ElectricoElectrónico digital CDI
Arranque ElectricoMotor eléctrico
Embrague Multidisco en baño de aceiteMultidisco en baño de aceite
Cambio de 6 relacionesDe 6 relaciones
Transmisión secundaria CorreaPor cadena sellada
Tipo chasis Doble viga de aluminioEspina central en acero
Basculante Monobrazo de AluminioDoble brazo en aluminio
Geometría 63,8 º24,5° y 103 de avance
Suspensión delantera Horquilla telescópica de 43 mmHorquilla invertida 41/120 mm, precarga y extensión
Suspensión trasera Monoamortiguador de 140 mmSistema Uni Trak con amortiguador de 124 mm, precarga ajustable
Freno delantero Brembo flotante de 2 pistones de 320 mm2 discos Wave 300 mm, 4 pistones
Neumáticos 120/70-ZR17 17" y 180/55-ZR17 17"120/70 y 180/55 ZR17
Peso en vacío 182 kg203 kg
Largo total 2.082 mm2.085 mm
Distancia entre ejes 1.466 mm1.440 mm
Altura asiento 820 mm815 mm
Depósito gasolina 16 l18.5 l
Precio - 6.799 €
Garantía 2 años
Importador BMW IbéricaKawasaki Motor Europe
 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"