Comparativa Yamaha FZ1, Yamaha FZ1 Fazer ABS

Publicado el 05/08/2010


Vota

0 0

A diferencia de su gran rival, Yamaha sigue imprimiendo un diseño rebelde y mucho carácter a sus nuevas monturas. En las nuevas FZ1 su personalidad viene marcada por un motor R1 con 150 CV.

¡Salvajes!

Resulta divertido ver cómo las cosas, a menudo, no funcionan como uno había previsto. Cuando me faltaban unos 40 km para llegar al punto de repostaje de la prueba de la FZ1, empezó a parpadear el testigo que indica reserva. Eso me fastidió bastante, ya que me había dejado la moneda surafricana en el hotel, por lo que no tuve otro remedio que ralentizar mi marcha para no quedarme sin gasolina.

En un principio, me sentí frustrado al no poder acabar de aprovechar la oportunidad de disfrutar de estas carreteras soleadas y casi vacías del sureste de Ciudad del Cabo. Pero después de reducir la velocidad en vez de dejar que la aguja del tacómetro escalara el dial, me sorprendió estar disfrutando más que antes, con la pantalla semiabierta, disfrutando de unos paisajes espléndidos y una veraniega temperatura de 24ºC... precisamente cuando toda Europa estaba bajo un grueso manto de nieve y temperaturas polares.

¿Motor para todo?

¡Salvajes!


Esto no es lo que yo esperaba de esta nueva y llamativa Yamaha, que, con su diseño agresivo, sus 150 caballos de potencia y su chasis de aluminio de última tecnología, parecía tener todos los ingredientes de las más avanzadas deportivas naked. La FZ1 me había desilusionado cuando intenté utilizar todas sus prestaciones por su incomodidad, pero ahora que me veía forzado a circular tranquilamente, esta Yamaha sin carenado me demostraba que puede ser muy divertida cuando te lo tomas con calma y disfrutas del paisaje.

Y quizás esto es una cualidad si no esperas demasiado de la FZ1. Durante el test estuve forzando esta máquina que parecía que incorporaba todo lo mejor de su clase. Mientras que la anterior FZS 1000 Fazer pecaba de tener un bastidor tubular bastante pesado, y a su rival, la Honda Hornet 900, de un motor poco potente, la nueva FZ1 parecía encajar a la perfección con el moderno concepto de las picantes deportivas naked de última generación. El diseño es afilado y musculado, las características técnicas son de primera clase, y esta vez da la sensación de que se han hecho pocas concesiones y se ha buscado una moto divertida con pocos compromisos.

En Yamaha nos comentaron que cuando decidieron construir esta FZ1 naked su objetivo era hacerla potente, ligera y ágil. La versión FZ1-S Fazer con semicarenado, idéntica en todo excepto en la protección contra el viento y en algunos pequeños detalles, es una moto con prestaciones para todo uso, deportiva y touring. Las dos FZ1 representan la segunda generación de las roadster open-class de Yamaha, que empezó hace cinco años con la FZS 1000 Fazer. Esta primera tetracilíndrica semicarenada combinaba un motor de R1 despotenciado con un bastidor tubular de acero. Ahora, Yamaha ha actualizado el concepto con un nuevo chasis de aluminio fundido al vacío, para equiparla con la última versión del motor R1 de 998 c.c. y 20 válvulas., dejado a 150 CV de potencia máxima.

El motor es prácticamente idéntico al de la superbike. Los cambios internos más importantes son un cigüeñal un 40 % más pesado (de 7.320 gramos ha pasado a9.765gramos) concontrapesosde mayortamaño. El nuevo cigüeñal posee mayores inercias con el objetivo de potenciar las prestaciones abajo régimen. Lasdosúltimasmarchassonmáslargas, para proporcionar una sensación más relajada a velocidades de crucero.

¡Comienzo prometedor!

¡Salvajes!


La FZ1 tiene un nuevo sistema de inyección que no incorpora la toma de aire forzado de la R1. También equipa un nuevo sistema de escape de acero inoxidable 4-2-1 con una válvula Exup y dos catalizadores y termina en un único silencioso achatado... de discutible diseño. La potencia máxima que se obtiene es de 150 CV a 11.000 rpm y supera los 143 CV de la vieja FZS 1000. Pero un aspecto aún más importante para una naked es que su par máximo de 106 Nm lo alcanza a 8.000 vueltas, 3.000 más abajo que la FZS a la que supera cómodamente en facilidad de conducción. La primera impresión realmente prometía.

La FZ1 parece una gran moto –muy compacta y musculada– y se sentía salvaje y agresiva al ponerla en marcha, con un agradable sonido procedente de su grueso silencioso. Al salir de Ciudad del Cabo, me encaminé hacia carreteras conocidas, ya que había rodado por ellas durante las presentaciones de la Triumph Sprint y la Yamaha MT-01. La moto se notaba ligera, ágil y manejable, como era de esperar de una montura que pesaba 194 kg y con una compacta distancia entre ejes de 1.460 mm.

La Yamaha se comportó de maravilla en situaciones de tráfico intenso. Su posición de conducción erguida (el manillar es algo más bajo y está más cerca del usuario que el de la vieja Fazer y los reposapiés están un poco más altos y atrasados), su facilidad para tumbar en curvas y su respuesta dócil a bajo régimen la convierten en una máquina adecuada para escabullirse entre las camionetas pick-up y los autobuses humeantes, aunque... Cuando llegué a la carretera de la costa que lleva hasta Pringle Bay, el tráfico disminuyó bastante y empecé a disfrutar del medio régimen de su motor con la suave sensación que transmiten sus cuatro cilindros y la relajación que produce la suave brisa al acelerar.

Sudáfrica es un lugar fantástico para probar una moto en esta época del año; unas soleadas carreteras, anchas, bien asfaltadas, con muy poco tráfico y más escasa policía y total ausencia de radares, que te permiten hacer uso y disfrutar de las prestaciones de una moto rápida. La FZ1 es realmente rápida, muy rápida. A partir de las 6.000 rpm suelta toda la fiereza de su motor y acelera con toda la violencia que esperarías de una R1 pero con el medio régimen potenciado, alcanzando la línea de las 12.000 vueltas con un rugido bestial procedente de su escape. Un demonio si no la dejas bajar de las 6.000 vueltas...

Pero lo esperaba mejor...

¡Salvajes!


El nuevo y diminuto cuadro de mandos cuenta con un tacómetro analógico y un cuentakilómetros digital, que en una recta de bajada superó los 250 km/h. El viento que silbaba por encima del faro delantero y chocaba contra mi casco exageraba la sensación de velocidad. El único inconveniente fue que, al cabo de un rato, empecé a sentir cansancio en el cuello y en los brazos, incluso a una velocidad más moderada. Pero no me lamento por ello; es el precio que hay que pagar por conducir una naked divertida a alta velocidad.

De lo que sí me quejo es de la falta de potencia y par por debajo de las 4.000 vueltas, una zona que debería ser su fuerte. En una moto como ésta, hacer un caballito tendría que ser tan fácil como poner primera y abrir gas (como con la nueva ZX-10R, que lo hace hasta en tercera velocidad). Pero la Yamaha necesita un fuerte tirón del manillar o la ayuda del embrague para conseguir elevar la rueda delantera. Posiblemente, con 25 caballos menos que la R1 se debería haber conseguido un mayor empuje en bajos; ¿me equivoco?

Otro inconveniente mucho más importante fue que, cuando iba siguiendo el tráfico, a unos 100 km/h, a 4.000 rpm y en sexta, si deseaba acelerar con fuerza debía bajar un par de marchas, lo que no ocurre con otras mil. La nueva relación de la caja de cambios no fue de gran ayuda, pero si miramos las cosas con cierta perspectiva, hay que decir que incluso sin cambiar de marchas la Yamaha habría seguido circulado entre el tráfico sin problemas; lo decepcionante es que la entrega de potencia en bajos es demasiado plana para ser una mil naked. Esperas más de ella que lo que te ofrece.

Divertida y deportiva

¡Salvajes!


A pesar de esto, la Yamaha es muy divertida de llevar por las sinuosas carreteras de la costa, donde el medio régimen vigoroso, el bajo peso y la agilidad pasaban a un primer plano. Los manillares anchos dan un gran brazo de palanca para entrar en curvas, y la conducción a baja-media velocidad es más adecuada para la posición de conducción desprotegida. Pero incluso aquí el motor no iba perfecto, ya que la inyección proporciona una respuesta con ligeros rateos al abrir gas ligeramente, y esto impedía un control preciso a la salida de curvas, especialmente lentas. Este defecto resulta sorprendente, dada la sofisticación de la última R6 y el hecho de que la mayoría de las Yamaha con inyección van muy bien.

Lo deberemos comprobar cuando Yamaha Motor España deje una unidad de pruebas a Solo Moto Treinta. En general, la manejabilidad era buena y no cabía duda de la rigidez del nuevo chasis de aluminio. Cabe destacar que es un 400 % más rígido que el viejo bastidor de acero, tanto verticalmente como lateralmente, y tiene un 140 % más de rigidez de torsión, aunque pesa 9 kg menos. Yamaha montó un radiador curvo para poder mover el motor hacia delante, de modo que el 51 % del peso de la moto recae sobre la rueda delantera.

Todo esto ayuda a que la FZ1 sea muy estable y manejable en zonas reviradas, a pesar de ser una naked rápida y no tener amortiguador de dirección. Sus valores de ángulo y avance algo conservadores, 25 grados y 109 mm respectivamente, contribuyen, sin duda, a la estabilidad, al igual que la suspensión, cuya firmeza contrasta con la sensación de suaves movimientos a alta velocidad de su predecesora FZS 1000. Pero aún y así las prestaciones de la parte ciclo no fueron del todo correctas, ya que a las suspensiones les falta la sofisticación de las modernas superbikes. En concreto, la horquilla invertida delantera proporcionaba, a veces, una conducción incierta sobre baches que parecía superar su capacidad amortiguación.

Excepcionalmente, en una barra está el sistema hidráulico de extensión y en la otra el de compresión. Intenté hacer un ajuste rápido, pero no funcionó, aunque es posible que probando con unos ajustes más adecuados las cosas mejoren. La potencia del freno delantero tipo R1, con sus discos de 320 mm y sus características pinzas de cuatro pistones, era todo la que cabía esperar, muy buena y dosificable. Los neumáticos Michelin Pilot, el trasero con una sección de 190, aprovecharon al máximo la generosa distancia al suelo, de modo que tan sólo la puntera de los reposapiés toca en el suelo al buscar una conducción muy rápida en curvas.

Un poco decepcionado

¡Salvajes!


Esta potente y delgada naked no tiene ni las asas para pasajero ni el caballete central del modelo FZ1-S Fazer (que podría dar problemas de distancia al suelo a los pilotos más agresivos); además, los retrovisores son pequeños. Lo que resulta muy útil es el depósito de 18 litros, que permite una autonomía de más de 200 km, muy correcta para una naked, y además, el asiento es lo bastante cómodo como para conducir ese largo trayecto sin parar.

A pesar de su gran depósito, mi conducción a altas velocidades consiguió agotarlo, por lo que me vi obligado a ralentizar la marcha hacia el final de la prueba. Esta conducción lenta, con el indicador de falta de combustible parpadeando, resultó divertida, aunque algo nerviosa. Ahora, la flexibilidad y la respuesta del gas ya no eran lo más importante. A ritmo tranquilo, la moto iba bien y me permitía apreciar las espectaculares vistas y sentir el aire cálido en mi cara. A pesar de todo esto, no pude evitar sentirme decepcionado por la FZ1, quizás porque esperaba mucho más de ella, quizás por su feroz y salvaje apariencia.

Una naked muscle-bike como ésta nunca será una moto perfecta para todo uso y, evidentemente, el viento forma parte de la diversión. Pero el intento de Yamaha de mantener un precio competitivo no es excusa para los defectos inconcebibles de esta moto. Ni su motor ni las prestaciones de su chasis están a la altura de las promesas que el estilo y las características técnicas de la moto hacen esperar. Esperaremos a dar una opinión más conclusiva cuando dispongamos de una unidad de pruebas en España.

Con la Fazer semicarenada

¡Salvajes!


Tan sólo pasé una divertida tarde conduciendo la FZ1-S Fazer, pero ya fue suficiente para confirmar la diferencia abismal que produce un semicarenado en las sensaciones, así como en la imagen, de la roadster tetracilíndrica de Yamaha. Si por encima de los 150 km/h la FZ1 naked resultaba incómoda y hasta dolorosa para mi cuello, con el modelo carenado la sensación era de relajación, y parecía como si todo el día fuera a ser igual –o por lo menos hasta que el depósito idéntico de 18 litros, tres litros menor que el de la vieja FZS, se vaciara.

En muchos aspectos, los dos modelos son iguales, ya que comparten motor, bastidor (con la misma ausencia de bajos y quizás más preciso de delante en la Fazer) y casi todos los componentes del chasis, además de la geometría y la mayoría de los elementos de fibras. La Fazer añade, además del carenado, un asiento más grande para el pasajero y unas asas laterales. También incorpora un caballete central que incrementa la comodidad de carga y estacionamiento de la moto, pero que hace aumentar un poco el peso, que finalmente es de 204 kg en seco, 8 más que la naked y 9 kg menos que el modelo anterior.

La imagen de la Fazer es buena: agresiva, deportiva y mucho más que un desarrollo del modelo previo, aunque no tiene el salvaje impacto visual de la FZ1 naked. La posición de conducción es la misma que el modelo sin carenado, aunque la protección contra el viento y quizás su peso extra en la parte frontal hacen que parezca diferente. En las carreteras abiertas surafricanas me animó a llegar a velocidades más altas y con menos esfuerzo para el mi. Posee las mismas características de potencia y entrega que el modelo naked, por lo que la Fazer eroga un hilarante torrente de potencia a partir de las 6.000 vueltas. Su cúpula, 17 mm más alta que la de la vieja Fazer, proporcionaba una buena protección, aunque, aun así, es pequeña.

Otro detalle son los espejos, que resultan útiles y están más separados que en la naked. Es una lástima que aparezcan los mismos problemas de insuficiente par motor en bajos, mando de gas con un mal tacto al abrir en curvas y suspensión imprecisa. Todos estos defectos restan mérito a la que sería, de otro modo, una fantástica y capaz moto todo uso. En casi todos los mercados, las opciones de color para la Fazer son plata y granate, mientras que la FZ1 se vende en plata, amarillo o negro.


Roland Brown
Fotos: A. Barbanti

Concepto Yamaha FZ1Yamaha FZ1 Fazer ABS
Marca YamahaYamaha
Modelo FZ1FZ1 Fazer ABS
Año 20072007
Motor DOHC 4 cilindros, 4 tiempos, 20 válvulas, refrigeración líquidaDOHC 4 cilindros, 4 tiempos, 20 válvulas, refrigeración líquida
Cilindrada 998 cc998 cc
Diámetro de carrera 77,0 x 53,6 mm x 477,0 x 53,6 mm x 4
Compresión 11,5:111,5:1
Potencia 150 CV150 CV
Par 10,8 kgm10,8 kgm
Alimentación Inyección electrónicaInyección electrónica
Encendido Electrónico digital CDIElectrónico digital CDI
Arranque Motor eléctricoMotor eléctrico
Embrague Multidisco en aceiteMultidisco en aceite
Cambio De 6 relacionesDe 6 relaciones
Transmisión secundaria Por cadena selladaPor cadena sellada
Tipo chasis Perimetral en fundición de aluminioDoble viga en aluminio
Basculante Doble brazo en aluminioDoble brazo en aluminio
Geometría 25° y 109 mm de avance25° y 109 mm de avance
Suspensión delantera Horquilla invertida con barras de 43/130 mmHorquilla invertida con barras de 43/130 mm
Suspensión trasera Sistema progresivo Monocross, monoamortiguador de 130 mm, multiajustableSistema progresivo Monocross, monoamortiguador de 130 mm, multiajustable
Freno delantero 2 discos de 320 mm, pinzas de 4 pistones2 discos de 320 mm, pinzas de 4 pistones
Neumáticos 120/70 ZR 17\" y 190/50 ZR 17\"120/70 ZR 17” y 190/50 ZR 17”
Peso en vacío 205 kg205 kg
Largo total 2.140 mm2.140 mm
Distancia entre ejes 1.460 mm1.460 mm
Altura asiento 815 mm815 mm
Depósito gasolina 18 l18 l
Precio 9.999 €11.599 €
Garantía 2 años piezas y mano de obra2 años en piezas y mano de obra
Importador Yamaha Motor España S.A.Yamaha Motor España, S.A.
 
Da tu opinión

Comentarios (1)

  • paantonio
    paantonio 03-11-2014

    Saludos, si en casi todo coincido, parece que se ahogara en baja, cosa que no hacia la antigua mil.La posicion carga los antebrazos no tanto como las "R", pero los carga.Por eso opte por cambiar manillar, Todos los bajos los ha perdido la nueva, que era el factor estrella. Por lo demas, la horquilla delantera pasa prueba y aguanta el disco de 320, pero hay que recurrir a los latiguillos metalicos para mejorar frenada, la suspension trasera es imposible, primero porque esta demasiada levantada y muy dura, todo lo contrario que el amortiguador de juguete que traia la antigua, se siente uno inseguro en la conduccion, a no ser que sea en carretera, porque en ciudad parece que es una custom, y muy limitada en giro,como una "R", por lo que es otro factor a la que le gana la antigua. En fin despues de cupula extra larga, latiguillos, manillar y suavizar en lo que se ha podido la suspension parece mas a una naker, que es lo que se creia uno al pasar de conducir 100.000 kms con la antigua. En resumen decepcion.

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"