Comparativa Yamaha XJ6 Diversion F, Suzuki GSF 650 N Bandit

Publicado el 15/02/2010


Vota

0 0

Diversificar la oferta de un producto es una buena estrategia comercial para estimular y extender las ventas, y si va acompañada de un precio ajustado, el éxito está asegurado.

Divide y vencerás

No han sido desde luego las motos más esperadas, de aquellas que antes de su presentación hacen correr ríos de tinta en todas las revistas y de bytes en la red durante semanas, o incluso meses.

Lo cierto es que tienen mucho más tirón mediático, por ejemplo, motos como la VFR 1200 F de Honda, la S1000 RR de BMW o la futura Ducati Multistrada 1200, la que está llamada a convertirse en la más seria amenaza de todo un icono del universo de las dos ruedas, categoría que ha alcanzado por méritos propios la todopoderosa BMW R 1200 GS.
Las Bandit, XJ6 y un largo etcétera llegan sin hacer demasiado ruido, sigilosamente, para luego, sorprendentemente, establecerse en lo más alto de las listas de ventas.

¿Sorprendentemente? Pues tampoco tendría que ser así, porque, en primer lugar, motos como éstas ofrecen mucho sin exigir demasiado, en el más amplio sentido de la palabra; porque brindan la posibilidad de elegir entre versiones sin carenado (las de este comparativo) o con él (la Bandit S y la XJ6 Diversion), ampliando el target al que van dirigidas, y porque, hablando claramente, funcionan de maravilla. Básicamente por todo esto ocupan el lugar que ocupan. Por todo esto y por mucho más.

Sucedáneo de deportiva

Divide y vencerás


Posiblemente sucedáneo no sea la palabra más adecuada porque puede comportar connotaciones despectivas, y de negativo estas motocicletas tienen más bien poco. Si hablamos de sucedáneo es para referirnos a que los motores de cuatro cilindros en línea podrían ser equiparables -salvando las distancias, claro- a los de modelos puramente deportivos; de hecho, el de la XJ6 procede del de la FZ6, y éste a su vez del de la última R6 (no confundir con la R6R). Domesticado, en ambos casos, para acercarse a las prestaciones de una naked, más civilizadas que las de una supersport.

Y es que si por algo destacan la Bandit N y la XJ6 es por ser eso, por ser unas motos civilizadas. Su posición de conducción tan natural y relajada, más en la Bandit que en la XJ6, dice mucho de por dónde van las tiros. La suavidad general de todos los mandos –menos el cambio de la Suzuki, que es un tanto duro y seco, aunque para compensar luego monta embrague hidráulico- está a la orden del día para hacer de su conducción una tarea placentera. Sólo se echa en falta una mayor protección aerodinámica, pero para eso ya están las versiones semicarenadas.

La parte ciclo no es la de una hi-sport, precisamente. Para la utilización que se les supone tampoco lo necesitan. La horquilla es convencional en las dos, pero en el caso de la Bandit se puede regular la precarga de muelle. Chasis y basculante son de acero en ambas, y la suspensión trasera, eso sí, es multiajustable en las dos. Y vuelve a destacar la Suzuki en el sentido de que incorpora bieletas en este amortiguador, lo que aporta progresividad a la suspensión posterior –progresividad de la que, por otra parte, carece la Yamaha XJ6.

En cuanto a la frenada, las dos están a la altura de lo que se puede exigir de unas motos de su condición: tacto hay y mordiente no falta, si bien es la Yamaha la que se lleva el gato al agua en este terreno, gracias a una frenada con un comportamiento más contundente que la de su rival (que además, según fábrica, es 39 kilogramos más pesada).

Vemos así que quedan claramente apartadas de cualquier consideración que trate de acercarlas al concepto supersport, que tienen sus limitaciones. Ahora bien, como también hemos podido comprobar, no carecen de nada tanto para llevarnos cómodamente por ciudad como para pasar un buen rato en carretera. Porque, eso sí, son mucho más polivalentes que una deportiva. Sucedáneos, quizá, pero mucho más versátiles y reversibles.

Regidas por la finura

Divide y vencerás


Volviendo al tema de los motores, que habíamos dejado un poco de lado, los dos cuentan con una buena dosis de potencia. La Bandit nos entregó 85 CV a 10.200 rpm, con un par máximo de 6,2 kgm a 8.000 rpm, mientras que la XJ6 llegó hasta los 78 CV a 10.350 rpm, y un par algo menor, de 5,8 kgm a 9.100 rpm.

Y es que la Yamaha no engaña a nadie y pone sobre la mesa sus genes de deportiva pura y dura. Peca de falta de bajos, donde el motor es poco impetuoso, pero a partir de las 6.000 rpm es casi eléctrico, con una entrega de potencia instantánea y una patada importante hasta bien entrados en la zona alta del tacómetro.

La Bandit, en cambio, se comporta de otra manera. Su motor es muy noble y fácil de conducir, con menos patada que el de su contrincante, pero luego, en cambio, se nota más lleno en todas su franja de utilización: empuja a bajo (algo menos, claro), medio y alto régimen con prácticamente la misma intensidad, sin inflexiones de ningún tipo.

También es verdad que la Bandit es bastante más pesada que la XJ6 y que esos siete caballos de más de la Suzuki apenas se aprecian en la práctica. La mayor diferencia entre ambos es a bajo régimen, donde los 0,4 kgm de par de más de la de Hamamatsu sí que se dejan notar.De todas formas, con lo que nos quedamos es con el tacto de estas mecánicas.

Con su dulzura, con lo finas que funcionan, sin ruidos de ningún tipo. Las vibraciones sólo existen a medio régimen en la Bandit, pero son prácticamente imperceptibles: sólo si mantenemos el gas en el punto preciso en el que su motor vibra, acabaremos notándolas. La Yamaha, en cambio, funciona casi como una motocicleta eléctrica, sin estremecerse bajo ninguna circunstancia.

Aplomo frente a agilidad

Divide y vencerás


No hace falta fijarse demasiado para darse cuenta de que la Yamaha XJ6 parece una motos compacta, aparentemente ligera y muy ágil. Parece y lo es. En ciudad resulta bastante más manejable que su rival porque su radio de giro es también más corto, pesa menos y resulta también menos voluminosa a la hora de bregar con ella entre coches. La Bandit no se lleva mal por la ciudad, también es cierto, y, como hemos visto, su motor empuja mejor a bajo régimen, pero es más aparatosa que la XJ6 en este medio.

En carretera la cosa cambia, todo está más igualado, porque donde una no da la talla la otra es más efectiva y viceversa. Por ejemplo, en cuestiones de manejabilidad y agilidad de movimientos, la XJ6 está más puesta que la Bandit, que vuelve a acusar esos 39 kilogramos de más y su mayor distancia entre ejes. La XJ6 es, en tales circunstancias, un auténtico juguete, como la más potente FZ6 S2 o la deportiva R6R.

Si hablamos de aplomo en el paso por curva, la balanza se decanta a favor de la Suzuki, que, con su mayor peso y un equipo de suspensiones más trabajado –horquilla regulable en precarga de muelle y suspensión posterior progresiva, con bieletas-, pisa con mayor firmeza al forzar la máquina en carretera y tarda más en descomponerse que la XJ6. En la Yamaha percibimos una suspensión trasera más seca y menos efectiva a la hora de asimilar las irregularidades del terreno o yendo más o menos rápidos por trazados revirados. Es el precio a pagar por renunciar a las bieletas.

De todas formas, hemos de apuntar que las suspensiones de ambas son más bien blandas; es decir, más confortables que deportivas.

Tampoco en el precio

Divide y vencerás


No nos cansaremos de repetir que las naked de este comparativo no son motocicletas deportivas, que han sido diseñadas para otros menesteres. Cómodas y manejables en ciudad, confortables en autopista y divertidas en carretera, no podrían ser catalogadas precisamente de excitantes en circuito porque cuentan con sus limitaciones. Para eso ya están la GSX-R 600 o la R6R.

Pero tal comparación con sus superiores queda reflejada también en el precio, ya que por lo que cuesta una GSX-R o una R6R podemos comprarnos una de cada de las de este comparativo. Sobre todo si tomamos como referencia el precio de la R6R –la GSX-R 600 es algo más económica-.

Con la diferencia, o mejor dicho el añadido, de que las naked de media cilindrada son motocicletas multiusos: muy versátiles y reversibles, como hemos señalado con anterioridad.

Y es que la Suzuki GSF 650 Bandit N está a la venta por 6.299 euros, mientras que la Yamaha XJ6 cuesta tan sólo cincuenta euros más. En los dos casos, precios muy ajustados.


Juanan Martín

Concepto Yamaha XJ6 Diversion FSuzuki GSF 650 N Bandit
Marca YamahaSuzuki
Modelo XJ6 Diversion FGSF 650 N Bandit
Año 20092007
Motor DOHC 4 cilindros, 4 tiempos, 16 válvulas, refrigeración líquidaDOHC 4 cilindros, 4 tiempos, 16 válvulas, refrigeración líquida
Cilindrada 600 cc656 cc
Diámetro de carrera 65,5 x 44,5 mm65,5 x 48,7 mm
Compresión 12.2:111,5:1
Potencia 78 CV85 CV
Par 6,1 kgm6,1 kgm
Alimentación Inyección electrónica, 32 mmInyección electrónica
Encendido Electrónico digital TCIElectrónico digital CDI
Arranque Motor eléctricoMotor eléctrico
Embrague Multidisco en aceiteMultidisco en aceite
Cambio De 6 relacionesDe 6 relaciones
Transmisión secundaria Por cadena selladaPor cadena sellada
Tipo chasis Tubular en acero tipo DiamondDoble cuna en tubo de acero
Basculante Doble brazo en aceroDoble brazo en aacero
Geometría 26° y 103,5 mm
Suspensión delantera Horquilla convencional con barras de 41/130 mm, sin reglajesHorquilla telehidráulica con barras de 41 mm, ajustable
Suspensión trasera Sistema Monocross, monoamortiguador de 130 mm, multiajustableSistema progresivo con monoamortiguador ajustable en precarga
Freno delantero 2 discos de 298 mm, pinzas de 2 pistones, ABS opcional2 discos de 310 mm, pinza de 2 pistones
Neumáticos 120/70 ZR 17\" y 160/60 ZR 17\"120/60 ZR 17" y 160/60 ZR 17"
Peso en vacío 205 kg215 kg
Largo total 2.120 mm2.130 mm
Distancia entre ejes 1.440 mm1.470 mm
Altura asiento 785 mm -
Depósito gasolina 17.3 l19 l
Precio 6.399 €6.299 €
Garantía 2 años en piezas y mano de obra2 años en piezas y mano de obra
Importador Yamaha Motor España S.A.Suzuki Motor España S.A.
 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"