Comparativa Yamaha XVS 950 A Midnight Star, Kawasaki VN900 Classic, Harley Davidson Sportster XL 1200N Nightster

Publicado el 03/02/2010


Vota

0 0

Sin ser las más manejables del mercado, sus motores están sobrados de bajos para ayudarnos con una placentera conducción diaria. Ya sea por cuidad, ruta por carrretera o viaje por autopista.

Las perlas del garaje

Con ese asiento monoplaza y algunos detalles en mate que llegan a salpicar incluso partes del motor, la Nightster es la última y más atractiva de las Sportster de 1.200 c.c. Y aunque viene con lo justo, sabe estar a la altura de lo que se le exige.

Si la Kawasaki VN 900 Classic viene siendo la custom más vendida durante los dos últimos años, la de mayor éxito, por algo será. Y es que la VN 900 destaca por ser, sobre todo, una cruiser asequible para el bolsillo, de bonito diseño, y funcionamiento amable y muy agradable.

La última de las Midnight Star es a la vez la de menor cilindrada. Sus hermanas mayores tienen más potencia, es cierto, pero la XVS 950 A no está falta de nada. Y además, es sorprendentemente manejable y suave.

Harley-Davidson Sportster XL 1200N Nightster: Reina de la noche

Las perlas del garaje

Reina de la noche, sí; o del boulevard, si se prefiere. Porque la Harley-Davidson Sportster XL 1200N Nightster es, aunque tenga sus detractores, una motocicleta muy bella, que respira por sus cuatro costados la esencia del estilo que a lo largo de los últimos cien años ha caracterizado a la marca de Milwaukee. Una custom pensada para muchas cosas, y una de ellas -ocupa un lugar muy destacado- es el mero hecho de ser lucida aparcada frente al local de moda.

Pero la Nightster, evidentemente, sirve para algo más que para ser exhibida ante la concurrencia; aunque no es menos cierto que la marca norteamericana la ha dotado de un buen número de elementos para hacerla atractiva al sentido de la vista. Tal es el caso de la iluminación de los cuartos traseros: compuesta únicamente por un par de pequeños faros redondos que todo hace pensar que son los intermitentes, que en realidad albergan también las luces de posición y las luces de freno, además de las intermitencias. Un tres en uno que ofrece una vista posterior minimalista, formada únicamente por la matrícula, el colín guardabarros y ese par de pequeños faros. Ni siquiera apreciamos la plaza del segundo de a bordo: sencillamente no existe (es opcional, junto a las estriberas, por 500 euros).

Y decimos que la Nightster sirve para mucho más porque goza de un motor con una buena dosis de par, con un máximo de 9,2 kgm a 3.400 rpm y una potencia de 65 CV a 5.650 rpm. Se trata del bicilíndrico Evolution de 1.200 c.c., montado sobre anclajes de goma para suavizar en la medida de lo posible sus vibraciones.

La Harley es también la más cara del comparativo, comercializada a 10.850 euros, si bien resulta asimismo una motocicleta bastante asequible si la comparamos con el resto del catálogo de la firma norteamericana.

Kawasaki VN 900 Classic: La más querida

Las perlas del garaje

La VN 900 Classic es la segunda Kawasaki de mayor éxito en la actualidad, por detrás de la naked Z 750. Esta motocicleta, directamente inspirada en la musculosa VN 2000 -si bien esta 900 monta llantas de radios y no de aleación como las de la 2000-, hace honor a su condición de "low and low": muy baja y alargada, es muy sencillo hacer pie subidos a ella porque su asiento está a tan sólo 685 mm, por lo que las maniobras a sus mandos no son nada complicadas de realizar. Quizá el único pero que le podemos encontrar en este sentido es que el manillar, al ser tan alargado, nos obliga a estirar demasiado los brazos a la hora de realizar maniobras en parado, y en algunas ocasiones no nos darán tanto de sí.

También la VN de estas páginas viene equipada con un motor V-Twin, como la VN 2000, aunque en su caso presenta unas dimensiones más extendidas, más "civilizadas": es de 903 c.c., capaz de ofrecer unos buenos 47,9 caballos de potencia a 5.300 rpm, junto a un par máximo de 7,88 kgm a tan sólo 3.200 rpm. Y refrigerados los dos por líquido, comparten las mismas cámaras de combustión y el mismo concepto en el diseño del conducto de admisión y escape.

Se trata de un motor, el bicilíndrico de la VN 900, que funciona con una suavidad asombrosa: muy silencioso -sus engranajes internos no son nada rumorosos-, empuja desde bien abajo sin contratiempos, con decisión, pero siendo a la vez muy amable y fácil de llevar por los que se decidan por la VN 900 Classic como su primera motocicleta de gran cilindrada. A la finura de funcionamiento general ayuda, cómo no, la correa dentada que se encarga de la transmisión final, muy silenciosa, muy limpia y libre de ningún tipo de mantenimiento (como sus rivales de comparativo).

La Kawasaki VN 900 Classic es la más económica de las tres motos aquí reunidas: 7.950 euros. Por este motivo, y por muchos otros detalles, se ha alzado como la custom más vendida de los dos últimos años en nuestro país.

Yamaha XVS 950 A Midnight Star: Con luz propia

Las perlas del garaje

La última incorporación de Yamaha a su catálogo de modelos cruiser es una custom de diseño muy similar al de la Kawasaki que acabamos de analizar: también "long and low", evidentemente, con el asiento, si cabe, aún más bajo que el de la motocicleta de Akashi, a tan sólo 675 mm del asfalto. También es, no obstante, más larga que la Kawasaki, ya que ésta declara una distancia entre ejes de 1.645 mm, mientras que en la Yamaha es de 1.685 mm. ¿Quiere esto decir que la de Iwata es una custom más torpe a baja velocidad? Pues no necesariamente, ya que tanto una como otra son relativamente manejables y fáciles de gobernar gracias a ese asiento tan bajo del que acabamos de hablar.

Pero le pasa lo mismo que a la Kawasaki debido a su particular manillar, de los conocidos como 'cuerno de vaca': es demasiado alargado y nos obliga a llevar los brazos bastante abiertos. Así, las dos japonesas difieren considerablemente de la Harley-Davidson, más moderada en cuanto a las dimensiones del manillar.

La XVS 950 A deriva –y continuamos con las similitudes con la VN 9000 Classic- de otras Midnight Star de mayor cilindrada, sin bien la benjamina del grupo cuenta con su propia esencia: su "estrella de medianoche" brilla con luz propia. Para ello se ha servido de un motor bicilíndrico en V a 60 grados, de 942 c.c., refrigerado por aire (a diferencia del de la Kawasaki), capaz de entregar 50 caballos de potencia a 5.100 rpm y un par máximo de 7,96 kgm a 3.100 rpm. Es curioso, viendo la curva del par de este Yamaha, comprobar cómo lo entrega: pasa de menos de 5 kgm a 2.000 rpm a casi 8 kgm a 3.000 rpm; es decir, que lo ofrece prácticamente de golpe, sin apenas darnos ni cuenta. Esto queda reflejado en una respuesta inmediata al puño del gas, necesaria por otra parte para mover con cierto brío los 280,7 kilogramos de peso real en seco.

La XVS 950 A es al mismo tiempo el término medio del artículo en cuanto a precio, ya que, comercializada a 9.449 euros, se sitúa a la misma distancia de sus dos rivales de este comparativo.

Estados Unidos contra Japón

Las perlas del garaje

Una vez todos listos, las motos y nosotros, nos disponemos a abandonar el parking, en el que siempre habrían de dormir modelos como éstos, que tanto gusta a la gente observar –curiosear y toquetear, más bien- y, en algunos casos, incluso subirse a ellos.

Así que salimos a la calle acompañados del "pot-pot-pot" de sus peculiares motores bicilíndricos en V, sobre todo en el caso de la americana, y, para empezar, nos sumergimos en el denso tráfico urbano de una gran ciudad como Barcelona. Aquí se agradece -no os podéis imaginar hasta qué punto- que sus asientos sean tan bajos, porque de esta manera se pueden manejar con relativa soltura. El más elevado, no obstante, es el de la Kawasaki, a 685 mm, aunque esta altura, baja al fin y al cabo, no supone ningún problema para cualquier talla.

Lo que no acompañó a la hora de poner los pies en el suelo fue la colocación de las estriberas de la Harley: retrasadas, nos obligan a abrir demasiado las piernas para que nuestras pantorrillas no toquen en ellas. En su favor hemos de decir que, colocadas donde están –en lugar de avanzadas como en otras Sportster-, aportan la posición de conducción más deportiva de las tres, siendo la más naked, a la hora de circular por carreteras de curvas. Y es que en realidad la Harley es la que presentó el carácter más sport de las tres customs que conseguimos reunir para realizar esta prueba comparativa custom.

Pero sigamos hablando de su funcionamiento en ciudad. El radio de giro es bastante elevado en ellas, todo sea dicho, y el manillar tan alargado de la Kawasaki y la Yamaha no ayuda en los giros a baja velocidad, porque nos hace estirar demasiado los brazos (y en algunos casos no nos darán tanto de sí). La Harley es, de esta manera, más manejable, al ser su manillar algo más corto que el de sus rivales, y también es la motocicleta que se cuela mejor entre coches, porque es asimismo frontalmente más estrecha. Luego, en cambio, no es tan fina como las dos japonesas, cuyo motor es sensiblemente más dulce –si bien la Harley se monta sobre unos silentblocks que consiguen reducir notablemente las vibraciones.

Así que ya podemos extraer las primeras conclusiones: las dos niponas son más finas, pero también más voluminosas y menos manejables que la americana. En cuanto al motor, las tres cuentan con bajos más que suficientes para movernos con energía entre coches, si bien el propulsor de la Harley, el más rudo, es también el más contundente e impetuoso (en los de la Kawasaki y la Yamaha priman la facilidad de conducción y la finura de funcionamiento por encima de cualquier otra consideración). El motor de la Harley es el que posee mayor carácter y se hace notar.

¡Hoy salimos!

Harley-Davidson Sportster XL 1200N Nightster

Pero dejemos atrás el ajetreo urbano –además, el calor que desprenden estos motores puede resultar bastante molesto en verano- y vayamos a ver qué tal se manejan estas tres motocicletas en carretera abierta. Aquí es donde ofrecen lo mejor de sí, porque, a decir verdad, ninguna de ellas está pensada para circular mucho por ciudad en horas punta.

En carretera es donde mejor lo pasaremos con ellas. La contundente entrega de par desde bien abajo es un punto a favor muy importante para curvear: para que al salir de los virajes abramos gas y que cada uno de estos tres bicilíndricos nos empuje con fuerza y determinación hacia el próximo giro, sin importar la marcha que llevamos engranada. En este sentido destaca el ímpetu con el que la Nightster entrega su par, con más energía que la XVS 950 A y la VN 900. De hecho, esos centímetros cúbicos de más de la Harley se notan –curiosamente no en los consumos, ya que incluso es un poco menos tragona que la Kawasaki- en una mayor y más contundente entrega del par; además, con 65 CV, es 15 caballos más potente que la Yamaha y 17 más que la Kawasaki. Las dos japonesas son, asimismo, más planas y progresivas en este sentido.

Pero es que también es cierto que son muchos los kilos con los que han de bregar estos motores, sobre todo en el caso de las japonesas. La Kawasaki pesa 270,4 kg y la Yamaha es un poco más pesada, 280,7 kg, mientras que la Harley-Davidson se queda en unos más amables 258 kg. Bastantes kilos menos que se notan tanto a la hora de manejarla en parado como en una conducción más o menos deportiva.

Y no nos equivocaríamos al afirmar que la Harley es la más "R" (entre unas grandes comillas, todo sea dicho) del comparativo. La posición de conducción ya lo dice todo; mientras que la gente de Kawasaki y de Yamaha han optado por montarles unas cómodas plataformas adelantadas, la Harley lleva unos estribos convencionales colocados en una disposición habitual, más al estilo naked que custom. La relación con el manillar también es diferente; el de la Harley es más cerrado, más deportivo, mientras que los de las japonesas son de los popularmente conocidos como cuerno de vaca. Muy alargados y con los puños apuntando hacia el conductor, sirven para palanquear y mover la moto de lado a lado enlazando curvas, pero son menos prácticos que el de la Harley para entrar en los virajes, al ir con los brazos exagerada y forzadamente abiertos.

La Harley es así la más ligera y fácil de manejar de las tres en tramos de curvas, ya que a la disposición del manillar hemos de sumar la colocación antes citada de las estriberas, lo que posibilita el hecho de ayudarnos con los pies para mover la motocicleta yendo alegres en una carretera de curvas.

La americana es también la que presenta las suspensiones más firmes, ya que las dos japonesas hacen prevalecer el confort del conductor sobre el compromiso deportivo. La Kawasaki, además, se sirve con el sistema Uni-Trak en la amortiguación trasera: el amortiguador va anclado al basculante por medio de bieletas, y esto le da una gran progresividad a la suspensión posterior, con unas reacciones muy nobles.

De todas maneras, la estabilidad en el paso por curva –donde las plataformas de la Yamaha rozan enseguida con el asfalto a poco que inclinemos- está más que asegurada en las tres; ahora bien, en las niponas se notan más los flaneos como consecuencia de esas suspensiones más mórbidas. Y en este sentido, la Harley es bastante más estable al ser algo más rígida.

El único pero de la americana en conducción alegre es que peca de unos frenos, sobre todo el delantero, con poco mordiente: hay que aplicarse sobre la maneta derecha, y apoyarse en el freno posterior, para detener la motocicleta con solvencia. Las otras dos no pueden presumir de frenar como una MotoGP, precisamente, pero sí están un paso por delante de la Nightster. La Yamaha sobre todo, si bien tanto en ésta como en la VN 900 la palanca del freno trasero queda un poco elevada y cuesta accionarla.

Aptas para la ruta

Kawasaki VN900 Classic

Si en carreteras reviradas la Harley-Davidson saca varios cuerpos de ventaja a sus rivales, más por el carácter del motor y las suspensiones que por la frenada, todo sea dicho, una vez embarcados en la autopista, yendo de ruta, las dos japonesas -muy parecidas e igualadas en todos los sentidos en el contexto de este comparativo- presentan su mejor cara.

Para empezar, hemos de hablar de su asiento. Del tipo silla de montar, con unas formas muy ergonómicas y de generosas dimensiones, acoge mejor al conductor que el de la Harley, que es más estrecho y algo más duro. Y de los dos orientales nos gustó más el de la Kawasaki VN 900 Classic, el que cuenta con el mejor mullido y, así, el que se alzó como el más cómodo del comparativo.

En segundo lugar está el tema de las plataformas reposapiés de la Kawasaki y la Yamaha, que aportan un plus de confort tanto por la superficie de apoyo como por el hecho de ir avanzadas. En el caso de la Yamaha, no obstante, hemos de decir que vibran un poco a medida que el motor se aproxima a la zona alta de su régimen de giro. La Kawasaki, en cambio, es muy fina en todo momento –sólo peca de un cambio un poco rudo-, mientras que la Harley es la que tiene más carácter en todos los sentidos... No sé si se me entiende.

Pero fue en la de Milwaukee en la que más nos gustó la posición de conducción a la hora de enfrentarnos al viento frontal circulando a cierta velocidad, porque con las piernas retrasadas y los brazos menos abiertos no sufrimos tanto las inclemencias de ese viento que nos viene de cara y que se hace notar conforme subes de 120 km/h. Aunque esto sucede yendo más o menos rápido, ya que a una velocidad moderada todas son igual de cómodas; e incluso diríamos que la Kawasaki y la Yamaha son todavía más confortables, más propicias para relajarse en la conducción, que la más inquieta y deportiva Harley.

Todas asequibles

Yamaha XVS 950 A Midnight Star

Que la Kawasaki lleva dos años consecutivos siendo la custom más vendida de nuestro país es un hecho, y esto se debe en gran medida a su precio. Son unos ajustados 7.950 euros los que la marca pide por ella, y ofrece a cambio un producto de calidad, bien acabado y de suave funcionamiento.

En segundo lugar tenemos la recién llegada Yamaha XVS 950A, algo más cara que la de Akashi, a la venta por 9.449 euros. Es una "low & long" de estética y comportamiento muy similar a la VN 900, pero con un diseño más depurado y exclusivo, si cabe, que hace que desprenda una mayor esencia de motocicleta custom. Podríamos decir que la Yamaha es más purista que la Kawasaki. Y además el tacto de todos sus mandos –gas, manetas, palancas...- es más suave todavía que el de los de la VN 900 Classic.

Y en tercer lugar está la Harley-Davidson, la más cara de las tres. La norteamericana cuesta 10.850 euros, casi tres mil euros por encima de la Kawasaki. Pero hemos de decir, en cambio, que dentro del catálogo de la fábrica, la Nightster es una motocicleta bastante asequible –aunque tampoco tenemos que perder de vista que hay marcas que se pagan más que otras-. Esta Sportster 1200 es, por su parte, la más deportiva de las tres; es la más ligera, la más potente y cuenta con unas suspensiones aceptablemente firmes y un motor con mucho carácter. Y es que es el término "carácter" el que mejor define a esta motocicleta, fiel a la filosofía que destila su marca. En todos los sentidos.

Ahora os toca a vosotros decidir con cuál os quedáis. Lo único que os podemos aconsejar –si es que el análisis de estos tres modelos no os ha servido de consejo...- es que os hagáis con un trapo, ya que, sea cual sea aquella por la que optéis, no os vais a cansar de sacarle brillo. Ni ellas de brillar.


Juanan Martín
Fotos: Xavier Pladellorens y Santi Díaz (estudio)
Con la colaboración de Jordi Aymamí y Eduard Fernández

Concepto Yamaha XVS 950 A Midnight StarKawasaki VN900 ClassicHarley Davidson Sportster XL 1200N Nightster
Marca YamahaKawasakiHarley Davidson
Modelo XVS 950 A Midnight StarVN900 ClassicSportster XL 1200N Nightster
Año 200920092009
Motor Por aire, 4-tiempos, V-twin, SOHCLC SOHC 2 cilindros en V-Twin, 4 tiempos, 8 válvulasOHV 2 cilindros en V a 45º, 4 tiempos, 4 válvulas, refrigeración por aire
Cilindrada 942 cc903 cc1.200 cc
Diámetro de carrera 85 mm x 83 mm x 288 x 74,2 mm x 288,90 x 96,82 mm x 2
Compresión 9.0:19,5:110:1
Potencia 54 CV50 CV -
Par - 8 kgm10 kgm
Alimentación Inyección electrónicaInyección electrónica doble mariposas 34 mmInyección electrónica ESPFI 45 mm
Encendido EléctricoElectrónico digital CDIElectrónico digital CDI
Arranque EléctricoMotor eléctricoMotor eléctrico
Embrague Multidisco en baño de aceiteMultidisco en aceiteMultidisco en aceite
Cambio de 5 relacionesDe 5 relacionesDe 5 relaciones
Transmisión secundaria CorreaPor correa dentadaPor correa dentada
Tipo chasis Doble cuna de aceroDoble cuna en tubo de aceroDoble cuna en tubo de acero redondo
Basculante Doble brazo de AceroDoble brazo en tubo de aceroDoble brazo tubo acero rectangular
Geometría 32º y 160 mm29,6° y 119,4 mm de avance
Suspensión delantera Horquilla telescópica de 41 mmHorquilla convencional 41/150 mmHorquilla convencional 39/91,95 mm, sin reglajes
Suspensión trasera Monoamortiguador de 110 mmUni-Trak, ajustable en precarga de muelle, 7 posiciones2 amortiguadores de 61 mm, regulación en precarga
Freno delantero Disco de 300 mm, pinza de 2 pistones1 disco de 292 mm, pinza de 2 pistones
Neumáticos 130/70-18M/C 63H 18" y 170/70B-16M/C 75H 16"130/90 15\" y 180/70 15\"100/90 19\" y 150/80 16\"
Peso en vacío 278 kg282 kg251 kg
Largo total 2.435 mm2.405 mm2.245 mm
Distancia entre ejes 1.685 mm1.645 mm1.510 mm
Altura asiento 675 mm685 mm676 mm
Depósito gasolina 17 l20 l12.5 l
Precio 7.999 €7.950 €10.850 €
Garantía 2 años piezas y mano de obra2 años
Importador Yamaha Motor EspañaKawasaki EspañaHarley-Davidson España
 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"