12 cosas que debes saber antes de comprar o vender tu moto usada


Vota

0 0

Os traemos algunos consejos sobre cómo comprar y vender mejor vuestra moto...

Comprar una moto usada en garantías y venderla a un precio adecuado: la permanente preocupación cuando se trata de hacerse con nuestra nueva compañera o desprenderse, a veces con el corazón roto, de ella. Veamos algunas recomendaciones básicas para que este “emotivo” proceso se realice con las mayores de las garantías:

1- En caso de que la compra pretenda realizarse en una tienda o taller daremos por sentado que el mismo cumplirá con los requisitos que se esperan de un comercio especializado y, como tal, responderá de la venta con un valor añadido sobre un particular como debería ser una revisión completa de la moto.

Conviene recordar la obligatoriedad de entregar la garantía legal vigente de 1 año por escrito y que bajo ningún acuerdo la ley permite renunciar a la misma. Esta garantía viene regulada en sus derechos y obligaciones por la ley de 23/2003 de 10 de julio (Boe 11/07/03) sobre garantías en la venta de bienes de consumo.

2- En la actualidad la moto debe ser transferida a nombre del comprador en un plazo máximo de 2 semanas. Periodos más largos deben ser justificados por algún problema en los papeles. Entre particulares, si el cambio de nombre se va a efectuar en los organismos de tráfico correspondientes y personalmente por vendedor y comprador no hay mayor problema, pero si lo va a hacer una gestoría o en tráfico con los papeles pero sin la presencia del propietario conviene solicitar, antes de pagar la moto, un certificado de impedimentos. Costará muy poco y permitirá saber si la moto se encuentra libre de cargas, embargos, etc...

3- Los documentos necesarios para el tramite de cambio de nombre son el permiso de circulación, la ficha técnica (que no esté estropeada y sea legible o de lo contrario la rechazaran), el DNI del vendedor en vigor (no caducado), el impuesto municipal del año en curso abonado (puede deber varios años anteriores más los recargos así que no hay que aceptar descontar ese importe del precio de la venta) y la ITV al día si la moto tiene 4 o más años (la moto no puede transferirse sin ese requisito).

4- Respecto al estado de la moto, como es lógico, a mayor antigüedad mayores precauciones..., aunque no siempre es así. Hay motos antiguas muy bien cuidadas y motos destrozadas tras un par de años. La moto de un único propietario con revisiones al día no debe presentar mayores problemas pero una moto con varios años y varios dueños requiere profundizar algo más en su historial. Hay que asegurarse que los kms reflejados en la ITV se corresponden con los que indica la moto y guardan lógica con la última inspección. Solicitar el libro de revisiones de la moto y si es posible incluso facturas dará una idea del estado del mantenimiento.

5- Las motos nuevas disponen de 2 años de garantía. El transferir la moto antes de ese plazo no implica la pérdida de la misma aunque algunas marcas solicitan constancia escrita de la venta. Una opción muy usual es llevar la moto a un taller de confianza y pedir que den su diagnóstico. En algunos casos cobran por ello pero es un buen modo de asegurar una compra correcta. Si no es posible, conviene hacer una extensa inspección visual de la moto buscando todo aquello que resulte extraño o que no se corresponda con el modelo. Los arañazos y raspaduras laterales pondrán sobre aviso de posibles caídas. Aunque estás no tienen porque representar un problema es importante analizarlas.

6- Todas las motos llevan unos topes soldados en la tija de dirección que deberían estar iguales y originales. Si están resoldados, repintados o manipulados indicará un fuerte golpe en esa zona y requiere ser evaluado por una taller. Girando el manillar hacia uno y otro lado se comprueba que la distancia al depósito sea la misma. De no ser así puede indicar una caída lateral que puede afectar no solo al manillar. Las rascadas en la parte baja del escape y su proximidad respecto al chasis indicarán igualmente una caída lateral. Las caídas en sí mismas no tienen porqué ser un problema. La mayoría no provocan mayores consecuencias tras haber sido reparadas total o parcialmente correctamente. En todo caso podrán ser un argumento para negociar un precio mejor.

7- En algunos modelos R y Sport las estriberas del conductor darán una orientación del ritmo al que suele rodar su propietario. Unas estriberas fuertemente rozadas indicarán un conductor que exprime su montura, por lo que el estado de las revisiones será aún más importante si cabe. Es de rigor revisar.

8- Inexcusable comprobar el estado de los discos y de las pastillas de freno. Unos discos con rebaba, alabeados o muy rayados pueden requerir sustitución inmediata.
Hay que verificar sobre el caballete que la cadena no tiene puntos de tensión excesivos mientras se gira la rueda con la mano. Debería tener una tensión similar en todo el recorrido; los piñones de la corona no han de estar muy afilados ni desplazados. Una correcta sustitución de cadena implica piñón, cadena y corona. Nunca piezas sueltas.

9- Comprobar el estado de los neumáticos visualmente es fácil. Además todos los fabricantes suelen incorporar unos “avisadores” de desgaste. Sin embargo hay que prestar atención a grietas o endurecimientos del caucho. La amortiguación no debe presentar fugas ni en los retenes de la horquilla ni en el amortiguador trasero. El retorno de ambos ha de ser progresivo y no brusco. Lo contrario indicará una suspensión defectuosa.

10- Comprobar todos y cada uno de los sistemas y avisadores electrónicos; un fallo en algún testigo o chequeo del cuadro de instrumentos puede requerir la sustitución completa y suele ser uno de los elementos más caros. En motos con ABS comprobar en marcha que el testigo se apaga después de unos metros, de no hacerlo indica un fallo en el mismo. Respecto al motor, la única forma de probarlo correctamente es verificar el cambio y subir y reducir todas las marchas, comprobando el estado del embrague y el funcionamiento suave del motor. Las fugas de aceite en juntas y retenes nos pondrán sobre aviso de posibles problemas. En el caso de motos limitadas, conviene solicitar antes un presupuesto de la deslimitación para evitar sorpresas.

11- Aunque resulte sorprendente, los precios de venta de las motos entre particulares son por regla general más caros que la mayoría de tiendas de prestigio. Si a ello añadimos que la revisión y sustitución de materiales defectuosos -junto con el año de garantía- son un valor añadido tal vez sea un tema a considerar acudir a un establecimiento especializado. No obstante hay que saber que los particulares también responden ante la ley sobre una venta que no cumpla con la expectativas del trato aunque seguramente el proceso de reclamación será más lento y costoso.

12- Es muy importante utilizar como referencia una media de precio, ni el más alto ni el más bajo en un portal de referencia como Motofan. No hay que obsesionarse con la compra más barata. Si la moto cumple las expectativas y el precio está en la media puede ser suficiente pues en muy pocos casos las motos, entre particulares, terminan vendiéndose por el precio de salida.

Fotos de '12 cosas que debes saber antes de comprar o vender tu moto usada'

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"