75 Jubibike Louis: Una Ducati muy alemana

Publicado el 18/12/2012


Vota

0 0

Que Marcus Walz es uno de los transformadores de motos más prolífico de Europa no es ninguna novedad para todo buen aficionado al custom. Pero que se deje aconsejar por un grupo de internautas para crear una Ducati destinada a ser el regalo de cumpleaños de una firma comercial con 75 primaveras a sus espaldas... eso sí que es nuevo...

La razón de ser de la “75 Jubibike Louis” es la de convertirse en la imagen del 75 aniversario de Louis, toda una referencia dentro de Alemania y Austria en la comercialización de accesorios, piezas e indumentaria relacionadas con el mundo de la moto. 
Para celebrar tan señalada fecha se decidió que la mejor forma de hacerlo era con una moto conmemorativa del evento, una tradición muy típica en los Estados Unidos -donde buena parte de los encargos que reciben los transformadores más afamados tienen su origen en peticiones de firmas comerciales- aunque algo menos frecuente en Europa.
Para este trabajo se contó con Marcus Walz y la colaboración de un buen número de internautas que, durante semanas gracias a Facebook y una Website (http://jubibike.louis.de) hecha para la ocasión, pudieron participar en la toma de algunas decisiones clave en la fabricación de la moto.
Hablar de Marcus Walz es hablar de un transformador atípico, que huye de los cromados como los gatos del agua y que divide su pasión: entre las custom y las deportivas. Fruto de esta bipolaridad son sus dos marcas: Walz Hardcore Cycles -dedicada a la creación de motos con bicilíndricos americanos- y Walzwerk Racing, donde tiene cabida cualquier tipo de mecánica, desde Ducatis hasta maxi-scooters.
Esta forma de entender la moto ha traído hasta su cuartel general en Hockenhein a más de una celebrity, gente del mundo del cine o de la Formula 1 como el actual campeón del mundo Sebastian Vettel o el díscolo Kimi Raikkonen, que se cuentan entre sus clientes. Y es que este alemán, a pesar de sus 43 años, lleva mucho tiempo en esto de las dos ruedas y ejemplo de ello es que el próximo mes de enero su firma custom cumple 20 años en la carretera.

Una buena base

Para la 75 Jubibike Louis se tomo como base la primera versión de la Ducati Sportclassic Sport 1000. De esta moto, diseño de Pierre Terblanche, se mantuvo chasis y motor. Todo lo demás fue sustituido por elementos más exquisitos o por piezas fabricadas ex profeso.
Entre lo que se mantuvo está su motor; es el clásico bicilíndrico en “L” con refrigeración por aire/aceite y distribución por correas. Cubica 992cc y entrega 93 CV de potencia. Un motor sencillo y fiable pero con mucha personalidad.
También su chasis; un multitubular de acero, pintado en negro, que combina a la perfección con el basculante asimétrico fabricado en el mismo material y también proveniente del modelo original.
En conclusión, un buen punto de partida para crear un gran Cafe-Racer, una moto que combine tradición, deportividad y que esté destinada a ser usada a diario.

El proceso

Como apuntábamos al comienzo, la participación del público a la hora de tomar las decisiones más trascendentales del diseño era fundamental para este proyecto, por ello se lanzó una campaña publicitaria en facebook y se creó una página web. En ésta fueron apareciendo periódicamente distintas opciones para algunos elementos clave de la moto, así los internautas en cinco consultas pudieron elegir el tipo de carrocería, las ruedas, el manillar, el cuadro de instrumentos e incluso el color final. Una bonita forma de interactuar con Marcus Walz, en la construcción de una moto, y de crear una sinergia positiva para el homenajeado.
El resultado final superó con creces las expectativas.
Y es que este Cafe-Racer es realmente espectacular. Tiene una carrocería minimalista, de corte clásica, hecha a mano en aluminio, compuesta por un sinuoso depósito de gasolina, coronado por un tapón de lo más retro, y un bonito colín al estilo de las motos de carreras de los 60, que obligó a rehacer todo el subchasis. En éste se alojan las luces traseras (a base de leds), el asiento -sobre el que está bordado el logotipo del evento- y bajo éste una pequeña batería de litio, de tan sólo 800gr, que sustituye a la original. Con todo ello se consigue una reducción notable de peso y una mejora estética, al dejar vacía la zona que ocupaba la batería.
Pero si por algo son famosas las motos de Walzwerk Racing es por utilizar lo mejor en lo que a parte ciclo se refiere. En esta ocasión y para el tren delantero se ha usado una horquilla compuesta por unas barras provenientes de una 999R, unidas por unas tijas fabricadas desde un sólo bloque de aluminio macizo, que aumentan tres veces su rigidez respecto a las originales. También es de destacar el único amortiguador trasero; está colocado en el lado izquierdo de la moto, bien visible, es pluriregulable y también tiene el sello del especialista sueco Öhlins.
Siguiendo con la parte ciclo, las ruedas -que son de radios gracias a las sugerencias de la red- están firmadas por Akron y montan unos súperagresivos neumáticos Metzeler Racetec K3. Para pararlas se optó por montar una combinación de pinzas monobloque Brembo con discos, tipo “Wave” de Lucas.

Obsesión por el detalle

Sólo hay que fijarse en alguno de los accesorios de esta “Show-Bike” para comprobar que tiene mucho de alemana, como ejemplo la proliferación de piezas de LSL. Esta exquisita marca ha proporcionado los semimanillares, los puños, las manetas del freno delantero y del embrague y los depósitos de los fluidos de éstos, que están ocultos en las tijas.
En cuanto a las estriberas y sus mandos, Herr Walz decidió tirar de oficio y hacerlas él mismo mecanizándolas a partir de planchas de aluminio. El resultado: unas piezas de una altísima calidad, que pueden ser adaptadas al gusto del consumidor gracias a las diversas opciones de ajustes.
Otro detalle, que no hace más que corroborar el compromiso entre pasado y tecnología de esta moto, es su cuadro de instrumentos. Elegido por los votantes es de clara influencia MotoGP y coordina a la perfección con la óptica delantera, sacada del catálogo de Louis y que es una réplica de la montada en las V-Rod de Harley Davidson.

Un poco de “chicha” y pintura

Como hemos dicho, el motor es el original... pero con 8 caballos más de potencia gracias al trabajo realizado por el propio Marcus en los colectores -hechos a mano en titanio- y la utilización de una cola de escape Akrapovic. Una combinación explosiva a la que acompaña un ligero embrague SBK con plato empujador en ergal.
Para finalizar hay que dar las gracias a los internautas por haber elegido el rojo. Con ello, en Walzwerk Racing, pudieron descorchar un bote de “Anniversario Rosso” -un color sólo presente en un puñado de modelos conmemorativos de Ducati- que se utilizó como base sobre la que se aplicó una banda en color blanco que cruza la moto longitudinalmente. El toque final son unos cuantos “pinstripe” realizados por Maze Grafx, asiduo colaborador de la marca.
Si te ha gustado el último juguete de la perversa mente de Marcus Walz, en unos meses -tras ser expuesto en algunas tiendas del propietario- será subastado para recoger dinero para una causa benéfica.
Eso sí, si estás interesado, prepárate... ¡el alemán no es nada barato realizando sueños!

Fotos de '75 Jubibike Louis: Una Ducati muy alemana'

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"