Aparcar en la acera: cuestión de ordenanzas

Publicado el 13/02/2014


Vota

0 0

Una de las mayores ventajas del scooter es llegar a nuestro destino y aparcar en la misma puerta. Pero cuidado, no en todas las ciudades se puede estacionar en la acera y hacerlo puede con llevar una sanción...

Parece lógico pensar que una moto pueda aparcar casi donde quiera pero esto es una gran equivocación pues existe una normativa muy concreta que describe el dónde y el cómo debemos hacerlo.

Una publicación en el BOE en 2009 abrió la puerta abierta para que por regla general las motos puedan aparcar en la acera si el ayuntamiento de turno lo considera oportuno a través de esta disposición:

El párrafo e) del apartado 2 del artículo 39 queda redactado del siguiente modo:

«e) Sobre las aceras, paseos y demás zonas destinadas al paso de peatones. No obstante, los Municipios, a través de Ordenanza Municipal, podrán regular la parada y el estacionamiento de los vehículos de dos ruedas y ciclomotores de dos ruedas sobre las aceras y paseos siempre que no se perjudique ni se entorpezca el tránsito de los peatones por ella, atendiendo a las necesidades de aquéllos que puedan portar algún objeto voluminoso y, especialmente, las de aquellas personas que pudieran contar con alguna discapacidad.»

Por eso existe una reglamentación diferente en cada ayuntamiento de España, y no hablamos sólo de las grandes ciudades, las pequeñas también tienen la potestad de regular el estacionamiento en las aceras. Así que debemos procurar conocer cómo están las cosas donde vivimos para no dar ninguna opción a que nos sancionen por aprovechar las ventajas de usar nuestro scooter. Y cuando visitemos una ciudad que no es la nuestra, no estaría de más consultar al primer policía local que veamos para tener claro cómo actuar a la hora de estacionar nuestra moto en la acera.

Más motos, más problemas

Normalmente, cuanta más masificación de motos más restricciones se ponen a la hora de convertir las aceras en parkings al aire libre, por eso Madrid y Barcelona cuentan con una regulación muy detallada. Pero no siempre es así, por ejemplo los ayuntamientos de Bilbao, Santander o Valladolid prohíben aparcar en la acera a pesar de que no ser ciudades con una densidad de motos especialmente alta.

Es muy importante que los municipios dispongan de un número de plazas específicas en la calzada destinadas al aparcamiento de vehículos de dos ruedas en consonancia con el parque de motos y scooters censados, aunque nunca es así. Y esto genera un problema porque obligan a motos y scooters a buscar un sitio o bien en la acera contraviniendo en muchos caso la ordenanza municipal de turno, o en la calzada, y ambas cosas tienen sus riesgos; una por las multas a las que nos exponemos con la ley en la mano y otra por el gran peligro que supone dejar la moto aparcada entre coches, pues fácilmente puede acabar en el suelo.

Disparidad de criterios

Barcelona y Madrid cuentan con ordenanzas municipales prácticamente calcadas que sí contemplan aparcar en la acera cuando no haya un lugar habilitado, y ambas cuentas con déficit en cuanto a número de motos y plazas de aparcamiento específicos a pesar de los esfuerzos de sendos consistorios.

Su aplicación es más estricta en la Ciudad Condal que cuenta con tal número de motos que mucha “manga ancha” significaría una invasión total de las aceras con el consiguiente perjuicio a los peatones. Recordemos que es una de las ciudades europeas con más número de motos, con un parque de 300.000 motocicletas y ciclomotores, y dispone de sólo 56.722 plazas de estacionamiento para motos y ciclomotores, de este total el 97% están pintadas y reguladas en calzada y el resto, el 2,8% están en parking soterrados. Con este desequilibrio entre plazas específicas y vehículos, las aceras se convierten en el destino obligatorio de miles de scooters y motos. Por eso en 2007 se modificó la Ordenanza, permitiendo y regulando así el aparcamiento de las aceras:

La Ordenanza de Circulación de Peatones y Vehículos de Barcelona dice lo siguiente:

Artículo 40. Motocicletas y ciclomotores


1. Las motocicletas y ciclomotores de dos ruedas
se estacionarán en los espacios destinados especialmente a este fin, sin que puedan ocupar un espacio destinado y delimitado para otro tipo de vehículo. En el supuesto de que no exista, podrán estacionar en la calzada, en semibatería, ocupando una anchura máxima de un metro y medio, y sin impedir el acceso a los vehículos inmediatos

Podrán estacionar en las aceras, andenes y paseos de más de tres metros de anchura, en las siguientes condiciones:


a) A una distancia de
cincuenta centímetros del bordillo.


b)
A dos metros de los límites de un paso de peatones o de una parada de transporte público.


c)
Entre los alcorques, si hay, sin sobrepasarlos.


d) Paralelamente al bordillo, cuando las aceras, andenes o paseos tengan una anchura de entre tres y seis
metros.


e) En semibatería, cuando la anchura de las aceras, andenes o paseos sea superior a seis metros.
f)
Accediendo a las aceras, andenes y paseos con el motor parado y sin ocupar el asiento. Únicamente se podrá utilizar la fuerza del motor para salvar el desnivel del bordillo, sin que pueda accederse por los pasos destinados
a los peatones con el motor en marcha y sentado en el asiento.
g) En todos los casos,
deberá dejarse un espacio libre para los peatones de tres metros.

3. El estacionamiento de motocicletas y ciclomotores de más de dos ruedas se regirá por las normas generales de estacionamiento. Es decir, si tienes un scooter de tres ruedas, por ley, no podrías aprovechar estas ventajas aunque en la práctica seguramente no hagan una distinción.

En Madrid se han creado más de 8.000 plazas para motos pero también resultan insuficientes ya que las de uso exclusivo las 24 horas no son todas y por eso se permite el uso de la acera con restricciones muy similares a las de Barcelona. En Sevilla*, Zaragoza* y Valencia* también se puede de forma regulada. En cambio no se puede aparcar en Alicante, Badajoz, Bilbao, Gijón, Málaga, Palma de Mallorca, San Sebastián, Santander, Valladolid o Vigo por citar algunas de las ciudades más importantes.

Por ejemplo en Las Palmas de Gran Canaria está prohibido aparcar en la acera pero hay zonas determinadas donde sí se permite y se va a estudiar la posibilidad de hacer algo similar en la zona del Mercado del Puerto y otros puntos concretos de la ciudad.

Así que como vemos la disparidad de criterios es grande aunque por regla general no se puede estacionar en la acera. Otra cosa es que se permita de forma más o menos tácita lo que no impide que un día lleguemos a recoger nuestro vehículo y no encontremos con una multa o incluso con que lo hayan retirado con una grúa.

Sanciones

Casi como las “caprichosas” ordenanzas que regulan el derecho a aparcar en la acera, las multas varía mucho según los ayuntamientos y también según el concepto que se infrinja: no es lo mismo aparcar en una zona peatonal que interrumpir el paso de los peatones en una acera o la salida de algún vehículo.

En cualquier caso, la cuantía mínima será de 30 € pero puede llegar fácilmente a los 200- 300 € en incluso sobrepasarlos holgadamente si el mal estacionamiento comporta algún peligro para los demás vehículos como sucede en Valencia, donde se contemplan multas de hasta 750 €.

También debemos tener en cuenta que no podemos dejar la moto con una pitón anclada al mobiliario urbano o a un árbol. Y aunque es muy habitual ver motos y scooters con el antirrobo a una valla, farola o banco es perfectamente sancionable en la inmensa mayoría de los ayuntamientos de España.

Normas de sentido común para evitar multas

Muchas veces evitar una multa es más de sentido común que de normativa porque sino molestamos a nadie, probablemente la policía no multe incluso estando mal aparcada y con la ordenanza municipal en la mano. Además, una moto o scooter que aparca mal es una imagen mala para un colectivo que por norma general respeta las normas básicas de convivencia. Por eso debemos hacerlo con algunos cuidados:

  • La primera regla es de oro. Jamás se aparca en la parte interior de la acera porque ahí sí se molesta a los viandantes que son los que tienen la prioridad en el uso de la acera. Contravenir esta regla es un acto bastante incívico por parte de cualquier usuario de la moto o el scooter. Sólo porque una persona invidente que siempre va pegada a los edificios no choque con ella, deberías respetarla.

  • Cerciorarnos muy bien de que no hay ninguna señal que prohíba el estacionamiento de motos o que exista una zona de seguridad donde no pueda haber ningún vehículo aparcado.

  • Siempre que se pueda, usar los rebajes de la acera, no sólo por urbanidad y cumplir las normas sino también porque no maltratas la horquilla contra los bordillos y evitas que los retenes se vayan con más facilidad.

  • Evitar aceras estrechas done es más fácil molestar y seguramente esté prohibido.

  • Una vez que accedas a la acera apaga el motor lo más rápido que puedas para no causar molestias circulando por ella.

  • Mejor paralelo al bordillo que en batería o semibatería por ocupar menos espacio, tal y como recomienda a norma, pero prestar atención para no bloquear el acceso a la acera de los viandantes.

San Sebastián limita las motos en zonas de aparcamiento regulado

San Sebastián ha sido la primera ciudad en España en limitar el aparcamiento gratuito de las motos y scooters en las zonas de estacionamiento regulado de pago. La capital donostiarra es una de las ciudades con más concentración de motos y scooters de España y eso ha jugado en contra de sus usuarios porque hasta ahora las motos podían aparcar gratuitamente en todas las zonas OTA de la ciudad, además de tener espacios reservados exclusivamente para su estacionamiento.

Pero desde el pasado verano, los conductores de estos vehículos no pueden hacerlo en las zonas de OTA de diez calles: Urbieta, Gran Vía, Secundino Esnaola, Carlos I, Podabines, Isabel II, plaza de Irun, Matía, Ondarbide y Sukia.

Y es que al final, los 140.000 vehículos motorizados de dos ruedas censados en San Sebastián han resultado ser un problema para el aparcamiento en la calzada, incluso los usuarios del coche también plantearon que las motos y scooters tuviesen la obligación de sacar un ticket si querían aparcar en estas zonas.

La sola insinuación es muy negativa porque es algo gratuito para los vehículos de dos ruedas y además plantearía otras cuestiones. ¿Dónde deja un motorista el ticket sin que pueda venir otro y ponerlo en su moto? ¿Pagarían lo mismo aunque ocupen menos espacio? ¿Se aparcaría en línea o en batería?

* La Ordenanza de Circulación del Ayuntamiento de Valencia aclara esta cuestión en su artículo 60:

Las motocicletas y ciclomotores de dos ruedas estacionarán en los espacios específicamente reservados al efecto. En el supuesto de que no los hubiera, siempre que esté permitido el estacionamiento, podrán estacionar en la calzada, junto a la acera en forma oblicua a la misma y ocupando una anchura máxima de un 1,30 m, de forma que no se impida el acceso a otros vehículos o el paso desde la acera a la calzada.

Cuando no sea posible el estacionamiento en los espacios previstos en el apartado anterior y no estuviera prohibido o existiera reserva de carga y descarga en la calzada, podrán estacionar en las aceras, andenes y paseos de más de 3 m de ancho con las siguientes condiciones:

1. Paralelamente al bordillo, lo más próximo posible al mismo, a una distancia mínima de 0,50 m, cuando las aceras, andenes o paseos tengan una anchura superior a 3 m e inferior a 6 m y siempre a más de 2 m de los límites de un paso de peatones o de una parada de transporte público.

2. En zonas señalizadas entre los alcorques, siempre y cuando el anclaje del vehículo no se realice en los árboles u otros elementos vegetales o de mobiliario urbano.

3. En semibatería, cuando la anchura de las aceras, andenes o paseos tengan una anchura superior a 6 m y siempre a más de 2 m de los límites de un paso de peatones o de una parada de transporte público.

4. El acceso a las aceras, andenes y paseos se realizará con diligencia. Únicamente se podrá utilizar la fuerza del motor para salvar el desnivel de la acera.

5. Queda prohibido obstruir o dificultar el paso de viandantes, coches de niños, coches de minusválidos, carros de compra, etc.

6. Con ocasión de festejos y actos públicos, en especial en la festividad de las Fallas, los conductores de motocicletas y ciclomotores estacionarán en su caso en las zonas que especialmente se establezcan a tal efecto, atendiendo en todo momento a las instrucciones de los agentes de autoridad encargados de su regulación.

7. Cuando se produzcan cortes de circulación por festejos, actos o cualquier otro evento, queda terminantemente prohibido rebasar los puntos cortados con vallas, cinta o cualquier otra señalización, incluso a pie arrastrando el vehículo, salvo que en el lugar de corte hubiese Agentes de Autoridad de servicio y éstos lo permitan expresamente.

8. Los estacionamientos de motocicletas y ciclomotores de más de dos ruedas se regirán por las normas generales de estacionamiento.

9. Queda prohibido estacionar en las calles peatonales salvo señalización expresa que lo autorice, en este sentido el ayuntamiento podrá señalizar plazas de estacionamiento en calles peatonales para motocicletas compatible con el resto de usos de la calle, de forma ordenada y dispuestas sobre el pavimento conforme lo dispone el art. 39.2.e) de la ley sobre el tráfico.

*La Ordenanza Municipal de Circulación del Ayuntamiento de Sevilla dice en sus artículos 27 y 28:

art. 27. (…) Los ciclomotores y motocicletas estacionarán como regla general en los espacios señalizados expresamente para ello. De no existir dichos espacios estacionarán en la calzada y en semibatería, ocupando un ancho máximo de 1 2 metros para ciclomotores y 1,5 para motocicletas. Cuando se estacione una motocicleta o ciclomotor entre otros vehículos, se hará de forma que no impida la maniobra de salida de éstos. (…)

art. 28. Queda prohibido el estacionamiento en los siguientes casos y lugares:
8. Sobre las aceras, medianas, separadores, isletas u otros elementos de canalización del tráfico.

*En la Ordenanza General de Tráfico del Ayuntamiento de Zaragoza, se aclara en su artículo 27:

Las motocicletas, ciclomotores y bicicletas, de no existir espacios destinados específicamente a este fin, podrán estacionar encima de las aceras, paseos o andenes de más de tres metros de anchura, en forma paralela a la acera y a una distancia de cincuenta centímetros del extremo lateral de ésta más próxima a la calzada. La distancia longitudinal mínima entre dos vehículos de este tipo, estacionados en la forma que se cita, será de dos metros.

Para acceder al lugar del estacionamiento, se hará circulando con el motor parado, excepto para remontar el bordillo si existe y sin ocupar el asiento.

La autorización de estacionamiento precedente no será válida en las zonas de circulación señalizadas como calle residencial.

Fotos de 'Aparcar en la acera: cuestión de ordenanzas'

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"