Noticia

Consejos de conducción en moto (I): Tú y tu motoAntes de montar….


Vota

0 0

Antes de montarte en tu moto, y más aún si eres novato, ¡revísate!

Día a día te has acostumbrado a tu moto, y ya ni siquiera te das cuenta de que es un auténtico desastre. Evitarás un rodar remolón en los giros e inestabilidad en apoyo en curva simplemente ¡si revisas muy a menudo, cada semana es lo ideal, las presiones de los neumáticos! Hazlo siempre en frío y con un manómetro fiable.

A menudo nos movemos sobre una moto que nos ha costado un buen dinero escatimando y ahorrando en un cambio de neumáticos que deberás acabar por hacer en breve por un “ya sé que casi no les queda dibujo, pero los aguanto unas semanas más antes de cambiarlos, ya iré tranquilo y seguro que no pasará nada…”. Y a veces, pasa…

Revisa…

Comprueba cada tanto la holgura de la dirección. Ponla sobre el caballete central y gira la dirección para comprobar que la dirección no vaya dura (rodamientos gripados), y tira del eje la rueda hacia delante y atrás para comprobar que no estén flojos y la dirección suelta (la moto serpentea y-o vibra en frenadas).

Vigila, además de que queden pastillas, que el tacto de frenos sea constante y nunca esponjoso por tener aire en el circuito.

Cuida que la transmisión, ya vieja, no tenga demasiado juego al acelerar o frenar por culpa de una cadena destensada y corona y piñón desgastados…

Engrásala igualmente a menudo: la duración del kit completo de transmisión aumentará y su mantenimiento te resultará a la postre mucho más económico.

Antes de arrancar, da un vistazo a posibles pérdidas de aceites o líquidos caídos en el suelo, signo de averías gordas si el nivel baja más allá del mínimo, o de que puedes quedarte sin frenos…

Y, claro, no olvides perder un minuto en que los mandos, la posición de las manetas y de los pedales se te acomoden como un guante… 

Y tú, no seas menos, equípate…

Casco, siempre: la peor caída es cuando “no, si yo iba ahí mismo, a comprar el pan”… Aún si no te pillan los guardias y no te ponen multa, no usar el casco puede costarte la vida.

Por supuesto, tu casco debe ser de la talla adecuada. No debe girar ni moverse apenas en sentido longitudinal.

Escoge el modelo adecuado para ciudad, turismo, o carretera, pero con preferencia clara para el integral.

Recuerda que el casco no va en el codo y nunca olvides abrocharlo antes de arrancar para evitar el efecto “pérdida” en caso de caída aún a escasísima velocidad.

No descuides usar siempre guantes, botas y chaqueta. Si para salir a carretera ya usas equipamiento adecuado (botas, cuero o cordura, protector dorsal, guantes…), tampoco olvides en ciudad o en “vacaciones de pantalón corto y chancletas” que un ligero arrastrón sin guantes y sin cazadora o pantalón apropiado, puede costarte la piel y cambiar tu verano de playa por otro de vendas y betadine… 

Buena vista… y oído

Si necesitas “dioptrías”, nunca conduzcas sin las gafas adecuadas. Tampoco escatimes unos euros en el recambio regular de la pantalla. ¿Pondrás en peligro tu seguridad y la de los demás, y una moto carísima…, por ahorrar unos euros durante un escaso tiempo en una pantalla nueva que acabarás por comprar?

Para mantener con los años una buena salud acústica escoge un casco que no haga ruido y, sobre todo, ¡usa tapones en uso prolongado por carretera! 

Revisa tu moto…

1.- Luces. ¿Funcionan todas las bombillas?

2.- Mando de gas. Holgura máxima de 2 mm del cable al girar el puño

3.- Frenos. Tacto sin hundimiento y constante al apretar repetidamente. Pastillas “vivas”…

4.- Neumáticos. Presiones y dibujo adecuados, y perfil no cuadrado

5.- Suspensión delantera. No hace tope al hundirse ni tiene pérdidas de líquido

6.- Rodamientos de dirección. La moto no va dura, no vibra, ni serpentea

7.- Manetas y mandos. Sin agarrotamientos. Reguladas y en su sitio. A medida del conductor

8.- Manchas en el suelo. Revisa a diario posibles pérdidas de aceite

9.- Kit de transmisión. Tensión y engrase de cadena para evitar holguras de transmisión que afectarán a la marcha

10.- Suspensión trasera. Con retención hidráulica. Sin topes. ¡Regúlala para uso a dúo!

Fotos de 'Consejos de conducción en moto (I): Tú y tu moto'

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"