Noticia

Consejos de conducción en moto (IV): Las curvasFrenada, entrada, salida...


Vota

0 0

Vimos en otros capítulos cómo gira una moto. Ahora vamos a la carretera a tomar curvas, donde individualizaremos las maniobras de frenada, entrada y salida

Hemos practicado cómo “hacer que una moto gire” en nuestra pista de pruebas, pero ha llegado la hora de probarlo en carretera. Escojamos una carretera conocida y de buen asfalto y con poco tráfico donde practicaremos esta maniobra por fases.

En próximos capítulos analizaremos la fase de frenada, con completos análisis de cómo y dónde hacerla, pero lo primero para tomar una curva es, claro, frenar para estar en condiciones de iniciar la maniobra con la marcha correcta y a la velocidad adecuada. Ya entraremos en ello, de acuerdo, pero avancemos que en una moto de carretera el más importante es el freno delantero, ya que al apretar la maneta actúa sobre la rueda que recibe más carga de frenada. En la rueda delantera, si se entra en curva frenando, como no coinciden los puntos donde se aplica la fuerza de frenada y la de rodadura, se produce un par de fuerzas que hace que la moto «se resista» a entrar. Por lo mismo, si frenas de delante en plena curva, tu moto tenderá a levantarse hacia afuera, y a abrir la trayectoria. Así que, en esta primera fase de práctica o aprendizaje, suelta el freno progresivamente, pero ¡totalmente!, antes de entrar en la curva. Con la moto “libre”, para girar bastará apoyar convenientemente los pesos como vimos en el capítulo anterior...

Frenos fuera…

Así, pues, has soltado ya totalmente los frenos y «estás tomando la curva». Gracias a llevar la mirada suficientemente adelantada, has escogido previamente el ápice o punto de contacto interior de la curva hacia el que “dejarás correr la moto”. Como citábamos, verás que la moto va, “irremediablemente”, siguiendo esta trayectoria…

Deja que la moto se apoye libremente “en el interior” de las ruedas. Verás que la moto girará sola, sin sufrir ni pedir esfuerzos. Como los neumáticos no soportan ya fuerzas de frenada (has soltado el freno) ni (aún) de tracción (todavía no estás dando gas), te encuentras como en las prácticas anteriores: puedes inclinarla sin problemas mediante cargas de pesos efectuadas con tu cuerpo. Has superado el ápice de la curva, así que recuerda que debes mirar a lo lejos: abre la mirada hacia la salida de la curva. Ya «ves la salida», ha llegado el momento de abrir el acelerador. Abre el acelerador suavemente. Al ganar velocidad, la moto tiende asimismo a levantarse y, por supuesto y por ello, a alargar y abrir trayectoria. Cuanto más aceleremos, más poderosas serán estas fuerzas y más deberemos actuar para contrarrestarlas. Así que, como aprendimos, deberemos controlar la inclinación -y con ello la trazada- mediante la carga de pesos del cuerpo en muslos, pies y puños...

¡Cuidado! En el momento de soltar los frenos para entrar en la curva, dado que al dejar de frenar, la horquilla y la rueda anterior pierden parte de la carga de la frenada, con lo que se reduce la presión de contacto entre el neumático y el asfalto, si la velocidad es excesivamente elevada la rueda delantera podría perder adherencia...

Gas…

Al acelerar, cuando abres el gas, y más si lo haces con decisión, el neumático trasero pasa a soportar fuerzas importantes de tracción. Este empuje se suma al de la fuerza centrífuga que igualmente empuja la moto hacia el exterior de la curva, sumadas a las de la propia inclinación. Estas fuerzas no deben superar el agarre lateral disponible en la huella del neumático en contacto con el suelo, pues pueden producir la “derrapada”. El delantero no trabaja tanto en esta fase, menos crítica.

En una recta, abre y cierra el gas rápidamente, dando acelerones. La moto “cabecea” al aceptar el empuje del motor a la rueda posterior que le llega mediante la cadena. Si haces lo mismo en plena curva, donde los neumáticos tienen ya su buen trabajo, el tren posterior se hunde, y la goma posterior recibe carga extra. Al contrario, la horquilla se extiende y el neumático anterior pierde carga y agarre… Evita, pues, el abrir-cerrar-abrir-cerrar en pleno apoyo en inclinación en curva… y mantén el punto justo de gas hasta abrir progresivamente y sin cortar hasta la salida del viraje.

En curva…

1.- Para aplicar en curva lo aprendido acerca de “cómo se hace girar una moto”, dirígete a una carretera bien asfaltada y con poco tráfico

2.- Allí podrás individualizar las maniobras de tomar una curva en tres fases: frenada, entrada y salida

3.- Frena hasta reducir la velocidad convenientemente y, en esta fase inicial, suelta totalmente los frenos para iniciar la entrada en la curva

4.- Si entras frenando delante, debido a los anchos neumáticos actuales, la moto “se resiste a entrar”

5.- Para “entrar la moto”, usa los pesos del cuerpo sobre el asiento, como vimos en capítulos anteriores.

6.- Recuerda que, en todo momento la moto irá de modo natural siguiendo tu mirada, así que una vez has escogido el punto de contacto interior al viraje y tienes la moto inclinada y sin gas, busca siempre la salida de la curva

7.- La moto girará sola y sin esfuerzo, con los neumáticos libres de esfuerzo

8.- A velocidades lógicas, a partir de ahí, una vez superado el ápice de la curva, puedes abrir gas progresivamente

9.- Al ganar velocidad al acelerar, la moto puede tender a abrir la trayectoria al levantarse… controla de nuevo con el cuerpo… y con el gas, y evita el abrir-cerrar-abrir-gas con la moto inclinada

10.- Recuerda que, al acelerar, sumas a las fuerzas producidas por la propia inclinación y para vencer la fuerza centrífuga, la del propio empuje de tracción…, de modo que el neumático tiene una adherencia más crítica.

Fotos de 'Consejos de conducción en moto (IV): Las curvas'

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"