Consejos de conducción en moto (VII): Motor y cambio


Vota

0 0

Tras haber aprendido a tomar curvas, está claro que hay que saber usar bien motor y cambio, ya que tienen gran incidencia en el equilibrio de marcha.

Salvo en el caso de los scooters, con embrague y variador automático, el uso del cambio es parte consustancial del manejo de un motor de 4 tiempos. Ya sabes mi máxima, como en el chiste: “me gusta cambiar de marcha para hacerlo mal… ¡hacerlo bien tiene que ser la repanocha!”. Lo cierto es que un motor de moto ofrece una retención por freno motor al cortar gas y al reducir marchas que aprovechamos para desacelerar la velocidad y entrar con seguridad en curva, apoyando el uso de los frenos. En este sentido, llegar a una curva con una marcha más larga de lo debido, casi «en rueda libre», obliga a abusar excesivamente de los frenos al no apoyarlos con el freno motor. Entrar en curva con una marcha demasiado larga no te permite encontrar en tu motor la respuesta necesaria para equilibrar la trazada con el acelerador cuando encaras la salida del viraje. Por el contrario, bajar más marchas de lo adecuado, puede llegar a bloquear la rueda trasera, causando derrapadas, y rebotes en la suspensión posterior.

¡Mejor usa marchas largas!

Piensa que, y más con las superpotentes motos actuales, si circulas con marchas cortas la respuesta del motor será siempre más directa y violenta. Como vimos en una de las prácticas sugeridas a realizar en una recta, en la que abríamos y cerrábamos abruptamente el gas para comprobar cómo ello afectaba el equilibrio “longitudinal de la moto”, si aceleras en plena curva así, la moto «cabeceará»: al abrir gas se agachará de atrás y se levantará de tren delantero, abriendo la trayectoria y rompiendo el equilibrio de agarre de los neumáticos. Al cortar gas en plena curva ocurre lo contrario.

Evita, pues, «cerrar-abrir» en plena inclinación, sobre todo en marchas cortas: al contrario, mejor usar siempre, en lo posible, marchas largas.

Acelera desde la «zona buena» del motor, y siempre progresivamente, antes que ya desde demasiado cerca de la zona roja, donde el motor ya no da más de sí y se acerca al corte de encendido: esto puede obligarte a realizar un cambio de marchas ¡mientras aún estás inclinado saliendo de la curva!... algo siempre muy delicado…

«Zona buena»

Es verdad que, en carretera, no es necesario apurar al máximo las prestaciones del motor. Por ello, para andar “a ritmo”, el mayor rendimiento de tu motor se da en su «zona buena»: la que va desde que su curva de par consigue su máximo valor, hasta que la curva de potencia máxima da igualmente su pico. Fíjate en una curva de potencia de tu moto o en tu ficha técnica, si el par máximo se cifra, por ejemplo, a 6.000 rpm y la potencia máxima a 10.000 rpm, obtendrás el máximo rendimiento al usar el motor “acelerando” en lo posible entre estos dos valores... Por debajo la respuesta es más pobre. Y, ya una vez has superado el punto de potencia máxima, con el motor aullando por encima de la zona roja, el motor puede seguir estirándose hasta el corte de encendido, sí, y esto puede ser útil para usar este “sobre-régimen” para ahorrarnos puntualmente un cambio de marcha (como decíamos, algo delicado su nos obligamos a hacerlo con la moto inclinada), pero tengamos claro que el propulsor ofrece ya menos caballos.

Trucos

Nos ocuparemos de ello en unos apartados específicos, puesto que las actuales “ayudas electrónicas o mecánicas a la conducción” (embrague anti-rebote, frenos con ABS, modos de control de tracción...) están evitando que los motociclistas digamos “más expertos” deban solucionar determinados problemas de conducción mediante “trucos”, pero algunos de ellos siguen siendo casi obligatorios. Entre ellos, el conocido “doble golpe de gas” en reducción.

Si se baja una marcha desde un alto régimen de giro del motor, debido a la diferencia de velocidades de rotación del tren trasero y de los órganos internos del motor (causantes éstos del freno motor) puede producirse por esta retención un bloqueo de rueda trasera. Para evitarlo, da el conocido “doble golpe de gas en vacío” mientras accionas el embrague para reducir.

Para evitar estos bloqueos en retención, pero aprovechando al máximo la retención del motor para reducir distancias de frenada, practica este ejercicio: en una recta despejada, y con la moto recta, baja dos relaciones de una vez y suelta el embrague de golpe: conocerás de forma segura el límite de aparición de un bloqueo…, que podrás evitar “modulando” o apretando ligeramente el embrague...

Por supuesto, aunque tendiendo a usar marchas «largas» iremos más seguros y gastaremos menos combustible, antes de una maniobra de adelantamiento, sin embargo, es conveniente prever situar el motor en su «zona buena» de óptima respuesta bajando inmediatamente antes una o dos velocidades.

Cambiar bien…

1.- El uso correcto de motor y cambio tienen una enorme incidencia en la estabilidad y equilibrio de marcha

2.- Acelerar y cortar abruptamente organiza un cabeceo longitudinal (en técnico, “pitch”) que afecta el agarre disponible en los neumáticos, sobre todo en plena curva

3.- Mejor acelera progresivamente y en marchas largas para que la respuesta del motor no afecte a esta estabilidad

4.- Acelera desde la “zona buena del motor”, sintiéndolo en el gas en su gama de revoluciones donde encuentras mejor respuesta

5.- Si aceleras en curva “por debajo de la zona buena”, bajo de revoluciones, no encuentras la respuesta motor que te equilibre en tracción

6.- Si lo haces “con el motor aullando” en zona roja, el motor estira, pero sólo hasta el corte, y con menor potencia efectiva…

7.- Aprovecha la retención por freno motor para reducir la velocidad a la entrada de las curvas. No reduzcas de marcha en pleno viraje: puede producirse un bloqueo que te hará derrapar

8.- Tampoco entres en curva “en rueda libre” y sin “freno motor” al entrar en marcha demasiado larga: esto forzará tus frenos y el agarre de tus neumáticos al no apoyarlos con esta retención

9.- Al reducir, sobre todo desde altas revoluciones y al bajar más de una marcha, da el conocido “doble golpe de gas en vacío” para asegurar bien la entrada de las velocidades…, y evitar bloqueos

10.- Antes de un adelantamiento es conveniente bajar una o dos marchas para meter el motor en la zona buena de mejor respuesta

Fotos de 'Consejos de conducción en moto (VII): Motor y cambio'

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"