Consejos de conducción en moto (VIII): La frenada en recta


Vota

0 0

Quizás te sorprenda saber que lo más poderoso de tu moto no sea el motor, ¡sino los frenos! Analizamos las frenadas…, primero ¡con la moto recta!

En moto, pocas maniobras son tan decisivas como la de frenada, y en ella solucionar los imprevistos resulta trascendente. Aquí proponemos unos ejercicios prácticos para mejorar nuestra seguridad de conducción (nunca sabrás cuanto frena de verdad tu moto sin probarlo antes) pero, aún más que en las anteriores propuestas, ejercítate con mucha prudencia 

Freno delantero

«Bloquear» el freno delantero al practicar es siempre delicado, de modo que nuestro consejo es que simplemente tengas la «sensación» de que te acercas a ello.

En todo caso, practica la “frenada en dos tiempos”. Si «frenas» de golpe y de manera violenta, sobre todo en una situación de emergencia, no se habrá producido aún la necesaria transferencia de carga hacia el neumático anterior, algo que incrementará su agarre, y bloquearás la rueda delantera.

Mejor aplica primero una presión suave sobre la maneta, de modo que la moto se “agachará” ligeramente hacia delante dando al neumático delantero la carga suficiente para encontrar el máximo agarre. Sólo entonces incrementa la presión en la maneta para conseguir la frenada que necesitas.

Esta presión, claro, debe ser justo la necesaria: si te pasas, puedes llegar a bloquear la rueda perdiendo agarre. Al mismo tiempo, hay que tener en cuenta que, en buenas condiciones de asfalto, lo que limita la potencia que puedes aplicar en una frenada al límite no es la eficacia de los propios frenos, ni siquiera el agarre de la goma delantera… sino que la moto puede llegar a darse la vuelta al levantar la rueda trasera “en picota”... 

Freno posterior

Por el contrario, si al frenar usas sólo el freno trasero, la moto no se amorra. Pero ya hemos visto que, si tiras del freno delantero, se produce transferencia de carga: el eje posterior tiende a levantarse, su neumático pierde peso y, por tanto, lo que ocurre es que pierde, también, agarre.

Si al practicar la frenada de delante hemos visto la importancia de “cargar” en un primer tiempo de frenada el agarre del neumático anterior, vemos que, por la misma razón, el freno trasero tiene menos eficacia al quedar la goma trasera descargada.

Esta es la razón por la que en una moto de carretera el freno anterior suele ser un doble disco… mientras que atrás es de mucho menor tamaño y potencia.

Ejercicio: en una recta despejada, desde media velocidad, intenta «clavar» la rueda trasera con una decidida presión al pedal hasta sentir la rueda trasera derrapar ligeramente..., ¡para soltar inmediatamente después y recuperar adherencia! Si haces lo mismo, pero usando también el freno anterior para hundir al mismo tiempo la horquilla, verás que el bloqueo trasero es más evidente..., pero también más fácil de controlar.

Frenada combinada

Ya hemos comentado que la mayor deceleración se obtiene usando prioritariamente el freno delantero, pero la máxima eficacia se consigue al combinar ambos frenos convenientemente.

Un buen truco es pisar ligeramente el freno posterior (así se «agacha» el tren trasero), al tiempo de tirar duro de maneta. Dado que al frenar fuerte de delante la moto se amorra, con ello se reduce la violencia de la transferencia de carga hacia la horquilla, y con ello la tendencia de la moto a levantar el culo y a perder agarre atrás...

Igualmente es preciso cuidarse de mantener el cuerpo retrasado. Como al frenar delante tendemos a abalanzarnos sobre el manillar, ello aumentaría la tendencia de «volcar en picota». Si dejamos caer el cuerpo hacia delante, el equilibrio de la moto deslastra la rueda trasera hasta el punto de bloquearse fácilmente. Evítalo manteniendo los brazos ligeramente estirados y echando el culo un poco atrás...

En caso de frenada de emergencia o «panic braking», piensa que llevar bien las presiones es decisivo, pero aún más tener el temple preciso como para que tu cerebro actúe de «ABS» natural, frenando lo máximo posible, pero sin llegar a bloquear... 

Límites de frenada

1.- Al frenar con la rueda delantera es conveniente efectuarlo en “dos tiempos”: antes de dar la máxima presión a la maneta, es conveniente, justo un instante antes, haber frenado ligeramente con una presión ligera y progresiva

2.- Así, se consigue que la inercia de la moto agache ligeramente la horquilla delantera y el neumático delantero obtenga la carga necesaria para un buen agarre

3.- Es en este momento que es posible accionar el freno anterior sin pérdidas de adherencia

4.- Por supuesto, el límite lo marca el evitar los bloqueos y, también, que la moto tienda a “darse la vuelta en picota”

5.- Cuando se transfiere toda la carga a la rueda delantera, la cantidad de goma en contacto con el asfalto llega ¡a triplicarse!

6.- Ello permite frenar con seguridad hasta el punto que, en las MotoGP, el límite no está en la potencia de los frenos o el agarre disponible... ¡sino en que la moto vuelca!

7.- Aunque el freno anterior es el más importante, es mejor combinar adecuadamente ambos mandos: pisando el freno posterior, se reduce la violencia de la transferencia hacia delante y se evita esta tendencia a la picota.

8.- El freno posterior debe usarse sólo como “acompañamiento”: al producirse la citada transferencia de carga hacia delante, la goma posterior queda sin presión de agarre y un freno con mucha potencia simplemente lo bloquearía de manera inmediata

9.- Al frenar es también preciso cuidar que el cuerpo se abalance sobre el manillar, lo que causaría un desaconsejable desequilibrio del balance de la moto

10.- En caso de frenada “dura” o de emergencia, es preciso evitar el “panic braking” haciendo que tu “entrenamiento gestual” anterior evite bloqueos peligrosos 

Fotos de 'Consejos de conducción en moto (VIII): La frenada en recta'

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"