Noticia

Consejos de conducción en moto (XI): Ciudad, segundo capítuloLa moto no es un problema, es la solución


Vota

0 0

En la mayoría de accidentes urbanos con motos involucradas la culpa es del otro vehículo. Pero a quien más conviene evitar accidentes es a nosotros…

Según datos estadísticos, las motos no causamos la mayoría de nuestros accidentes. En 2 de cada 3 según datos de la GU de Barcelona, o en 7 de cada 10 según las aseguradoras, la responsabilidad es de los contrarios. Y ello son contar que los alcances como cuando un coche “frena de golpe” y sin que la moto no tenga ocasión de frenar, por ejemplo, se contabilizan siempre como “culpa” del que impacta…

Sin embargo, la mayoría de afectados con lesiones «son los de las motos». Algo parecido ocurre en carretera, pero en ciudad, más que cualquier otro ámbito, «tener razón» no te hace inmune.

Política

Muchas de los gobiernos de nuestras ciudades proclaman públicamente a grandes voces que entienden la gran aportación de la moto a la movilidad urbana.

En ciudades como Barcelona, por ejemplo, ¡casi un 35%! de la movilidad de sus ciudadanos –y los de sus alrededores- se produce en moto. Sin embargo… “los de las motos apenas tenemos, en realidad, derecho a nada” y debemos circular desprotegidos: nada de “carriles moto”, pocos aparcamientos, siempre presión policial…

Es cierto que se han puesto en marcha algunas medidas anecdóticas, como el de la “zona avanzada”…, que lamentablemente se ha quedado a medio camino: la idea propuesta al ayuntamiento preveía añadir un “carril ancho” –un carril con un par de palmos más de anchura que permitiera a las motos alcanzarla sin quedarse “bloqueadas”- que no han tenido valor siquiera para probar…

Pero en todo caso, se aplica que los circulantes “vulnerables”, como peatones y ciclistas, tienen derecho a circular de modo segregado, pero no ¡el 35% de motociclistas!, que deben “luchar” contra los vehículos frente a los que son vulnerables sin ningún tipo de protección.

Así, y perdonad el siguiente juego de palabras, “proclaman que la moto no es un problema, sino una solución a los problemas, pero cuando la solución les causa algún problema, ya no la tratan como a una solución sino como un problema”…

Conducción defensiva

Ya hemos comentado lo que entendemos por “conducción defensiva”, circulando siempre atentos y pensando que eres la parte vulnerable.

Pero hagamos nuestra parte: usar casco reduce las muertes en un 50%, y evita dos de cada tres fallecidos por lesiones cerebrales. Pero dos de cada tres motociclistas denunciados por no llevarlos eran de Andalucía y Múrcia…

Hay que cuidar, sobre todo, las intersecciones con semáforo. Es curioso como el “color” de los semáforos puede variar de significado dependiendo de la localidad: en Madrid, “ámbar” significa “verde”… y por ello los coches no frenan ante él ni –casi- ante el rojo… Por el contrario, en Barcelona, el “ámbar y el rojo” se respetan mucho más, pero ¡sobre todo los de las motos! arrancamos antes de que “se ponga verde” o con el pequeñín de los peatones que van a cruzarnos aún parpadeante. Ambas situaciones son enormemente peligrosas: buena parte de los incidentes en intersecciones de producen ante los “semáforos”.

Otros dos casos específicos. El primero no es exclusivo de la ciudad, y sucede también en carretera y vías interurbanas. Si vas a adelantar una fila, previendo ocupar el carril contrario de una vía de doble sentido, puede ocurrir que se incorpore un automóvil para ocuparlo: ha decidido, al verlo libre, salir inmediatamente antes de que tú realices efectivamente la maniobra. Ambos habréis visto vía libre, pero os encontraréis de frente, él entrando en el carril que vas a ocupar tú… y tú adelantando...

Otro caso: si estás atreviéndote a adelantar a una fila de coches, además de exponerte a comerte de lleno una puerta abierta por quien “desencoche”, nunca verás, tapado como estás por la fila, cómo el automóvil al que vas a superar puede ceder gentilmente el paso a otro que desee cruzar por su delantera para entrar en la calle adyacente.

Ciudad, punto crítico

1.- Cuidado con los espacios muertos: cuando te dicen que «no te han visto» porque estabas en su ¾ trasero suele ser verdad. Evita circular por su ángulo muerto, fuera de sus retrovisores...

2.- En los pasos cebra, el más débil no eres tú, sino el peatón, pero ante un paso cebra «escanea» en lo posible su actitud. Y cuando pienses que «éste, seguro que no lo hará»... ¡ten por seguro que cruzará!

3.- ¡Cuidado con las puertas! Cuando pases entre coches parados, fíjate en la actitud de sus ocupantes. Ejemplo: si hay beso de despedida, una de las puertas va a abrirse para “desencochar”... ¡Y seguro que es la de tu lado!

4.- ¿Intermitentes? Los coches que maniobran ante ti tras haber puesto el intermitente como es debido... «se pueden contar con los dedos de una oreja».

5.- Lamentablemente, aquí nadie ha enseñado en las autoescuelas que poner el intermitente no significa «estoy avisando de que quiero realizar una maniobra, ¡que solo efectuaré si es posible hacer de modo seguro!», como marcan las normas, sino todo lo contrario: poner el intermitente significa, simplemente, que “estoy ya girando y ya te apañarás”

6.- Por supuesto, usa siempre el casco y no tomes pasajero sin él

7.- Al circular entre carriles ten en cuenta que estás en situación ilegal, y que puedes convertirte en un bocadillo

8.- Los semáforos debieran ser los únicos puntos en que peatones y ciclistas atravesaran las vías urbanas, pero no siempre es así

9.- Para un taxi, detenerse sin previo aviso y sin avisar para “encochar” es ¡una obligación! Cuidado al circular tras ellos

10.- “La moto es una solución, no un problema”. Circular de modo cívico para aumentar la consideración social de nuestro vehículo es nuestra responsabilidad

Fotos de 'Consejos de conducción en moto (XI): Ciudad, segundo capítulo'

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"