Consejos de conducción en moto (XV): Conducción en mojado


Vota

0 0

Si bien conducir una moto moderna en seco es sencillo, la cosa se complica cuando está mojado, ¿verdad?

Es cierto que en las carreras sobre mojado que vemos en la tele disfrutamos de tumbadas impresionantes. Pero lo cierto es que ello es sólo posible porque en competición se usan neumáticos especiales con mucho dibujo y goma tan blanda que sólo dura escasas vueltas.

Sin embargo, la mejora del agarre en seco exigida a los neumáticos actuales de las motos de calle, en particular de las más deportivas, ha prácticamente eliminado las ranuras para evacuar el agua. De todas maneras, en los neumáticos de tu moto, su adherencia no es sólo cosa de la cantidad de dibujo inicial, sino también del desgaste de su profundidad y el buen estado de perfil.

Una primera idea es que en caso de lluvia puedes disminuir ligeramente las presiones para aumentar un poco la superficie de contacto de las gomas, pero no más de un par de décimas por tren.

Conducción fina

En primer lugar, en la conducción de una moto sobre mojado es preciso anteponer una atención máxima.

No hay que bajar el ritmo sólo en las curvas, puesto que un simple “acquaplanning” puede hacer perder totalmente el control sobre la moto, aún a media velocidad y en plena recta.

En segundo lugar, las distancias de frenado se multiplican enormemente bajo la lluvia. Así, hay que aumentar rigurosamente el margen de seguridad al inclinar en las curvas, al frenar, y también los metros de separación ante el resto de vehículos. Sobre suelo mojado, además, no hay que pisar ¡ni en pintura! las rayas blancas.

Al circular en carreteras de montaña es importante, aún cuando la carretera parezce haberse secado, vigilar la aparición de charcos, hielo y zonas “sorpresa” de adherencia precaria en la parte umbría de la montaña.

En todo caso, conduce con delicadeza: suaviza todas las maniobras, tanto las de frenada, como las de cambio. Pon especial cuidado con que las reducciones abruptas no produzcan bloqueos en el tres posterior. Actúa sobre el acelerador de modo progresivo, y limita la brusquedad de las inclinaciones: hazlo todo con la mayor suavidad y finura posible. Piensa que en mojado los neumáticos tienen ya mucho trabajo para aceptar cualquier maniobra, así que es difícil que acepten dos a la vez, como entrar en una curva frenando de delante, por ejemplo, o frenar de atrás reduciendo tres marchas de golpe…

Por último, también bajo la lluvia, resguárdate de los “primeros kilómetros” con los neumáticos (¡y también tu ritmo!), aún fríos: aún con lluvia, los neumáticos acaban por calentarse un poco, pero tómate un tiempo antes de subir el ritmo.

1.- Sobre mojado un neumático gastado o con las presiones incorrectas nunca garantizará un agarre mínimo.

2.- Puedes ganar algo de superficie de contacto bajando no más de un par de décimas de bar en cada rueda.

3.- También puede mejorar el agarre al ablandar ligeramente las suspensiones.

4.- Independientemente del estado de las ruedas o de lo mojado que esté una carretera, un elevado tanto por ciento de la seguridad en marcha en moto sobre suelo mojado puede depender… ¡de que no se forme vaho en la pantalla del integral!

5.- Bajo la lluvia, multiplica la atención puesta en la conducción, y rueda a un ritmo en el que te sientas ante todo cómodo: no ataques, pero tampoco te desconcentres.

6.- Evita y vigila un posible “acquaplanning” en plena recta, puesto que puede formarse una capa de agua entre el neumático y el asfalto que el dibujo no sea capaz de evacuar…

7.- Aumenta al máximo la delicadeza al actuar sobre los diferentes mandos y al ejecutar las maniobras de frenado, cambio e inclinación.

8.- Opta por trazadas defensivas, que no privilegien el paso por curva ni las tumbadas abruptas, y en cambio permitan acelerar con la moto más recta posible a la salida de los virajes.

9.- Igualmente, en mojado, aún más que en seco, es conveniente optar por la “frenada en dos tiempos”: carga primeramente el agarre del neumático anterior con una ligera presión sobre la maneta antes de aumentar ésta para conseguir una frenada efectiva.

10.- En todo caso, intenta frenar con la moto recta y antes de la llegada de la curva. Y en caso de bloqueo delantero, si tu moto aún no dispone de ABS, intenta “limitar” la presión soltando presión sobre el freno delantero hasta recuperar el agarre, pero abriendo al mínimo la trayectoria.

Fotos de 'Consejos de conducción en moto (XV): Conducción en mojado'

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"