Consejos de conducción en moto (XX): Frenadas de emergencia


Vota

0 0

Ruedas tranquilo cuando, de pronto… ¿Pero y ese coche? ¿No va a cruzar, verdad? Mientras tú te haces la pregunta, no dudes que lo hará.

Para decidir cómo harás “la frenada de tu vida”, y nunca mejor empleada esta expresión, sólo dispones de un milisegundo, así que aprovéchalo lo mejor que puedas. Aunque y hoy la gran mayoría de nuestras motos llevan el ABS, un auténtico salvavidas, resulta conveniente conocer este tipo de frenadas, y en su caso practicarlas, en motos “manuales”.

En cualquiera de los casos, ante una emergencia, no sirve ponerse a temblar, a esperar la intervención divina, o rezar. Se debe aprovechar la respuesta gestual que habrás entrenado antes para responder ante esta situación que se te ha atravesado en el camino de manera rápida, decidida y lo más eficaz posible.

Decíamos en los consejos para conducir seguro en ciudad que, en moto, hay que mantener una posición y atención lo más defensiva posible. Por ejemplo, al acercarte a un rasante… ¿qué tal si acostarte ligeramente hacia la derecha por si se le ocurre aparecer a otro vehículo adelantando?

¿Qué tal si al circular en columna vas pensando mentalmente, y aún en cada momento de “aparente calma chicha”, “¿por donde escaparé si al de delante se le ocurre frenar de golpe… para evitar precisamente esto? La primera elección, inmediata, ante un obstáculo imprevisto es decidir “si pasas” por su lado o sencillamente “ni por esas”.

En el primer caso, es decir, si ves que todavía existe una ligera aunque remota posibilidad de encontrar una vía de escape, antes de frenar en pánico bloqueando ruedas, deberás privilegiar el mantener la máxima direccionabilidad a la moto aún en plena frenada. El ABS ayuda, claro, pero no puede hacerlo todo…

Si bloqueas los hierros y con ello las ruedas se clavan, lo más probable es que ocurran dos cosas. O bien la moto se te escurrirá de delante y te convertirás en un proyectil que acabará por impactar con “eso”, o bien perderás la capacidad de dirigirla. Para ello intenta frenar todo lo que puedas con el freno delantero. Baja marchas al mismo tiempo para ayudarte con la retención motor. Eso sí, suelta frenos cada vez que notes el límite del bloqueo para mantener el mando desde el manillar… Una especie de ABS manual.

Un último “golpe de cintura” en el último momento te permitirá escapar por centímetros, así que intenta disminuir la velocidad todo lo posible, pero sin clavar. Al mismo tiempo, mientras frenos duro con el delantero y te apoyas sólo lo justo con el trasero, coloca el cuerpo hacia atrás para impedir “picotar” hacia delante. Ya sabes que el “mecanismo” más potente de tu moto no es el motor, sino los frenos, así que dada la potencia de frenada de las motos actuales, el límite de frenada es el de darse la vuelta hasta saltar por orejas.

Recuerda, de nuevo, también ayudarte con el freno trasero, que sí puedes casi dejar bloqueando… Para terminar con la “solución” ideal, si tomas la “escapatoria” y esto se obliga a saltar a una zona de grava o a un campo, (¡vaya suerte!), recuerda lo que hacen los pilotos del mundial: Sólo te queda agarrarte fuerte al manilllar para soltarlo después si la adherencia es ya tan poca que el revolcarse se hace ya irremediable…

¡Me la doy!

Si no hay vía de salida posible y ves que debes obligatoriamente disminuir la velocidad todo lo que puedas hasta parar ¡uff, a centímetros! de lo “duro”, quizás puedas actuar en modo “frenada de emergencia”.

¿Has practicado antes en tu bici o moto de montaña, o aún mejor, en supermotard?

Además de darle todo lo que puedas a la maneta de la manera que decíamos antes, intenta usar el freno trasero como timón. Por supuesto, estaría bien que entrenaras en un sitio despejado para tenerlo aprendido en lo que decíamos de tu “respuesta gestual”, en tu cerebro motero. En una recta, mientras frenas a tope de delante, da un decidido golpe de culo junto a un pisotón al pedal trasero y baja una o dos marchas.

Si hay suerte, podrás “poner la moto de lado”, inclinándola ligeramente en contra de la dirección que llevas, para que el freno que hace la rueda trasera haga que pierda velocidad de la manera más rápida posible. Por supuesto, en el momento en que “la moto se te atraviese demasiado”, suelta frenos y todo lo demás para recuperar la “verticalidad”. En esta operación evitarás rebotes traseros, por la excesiva retención del motor, manteniendo la maneta de embrague un poco apretada, modulándola.

Aunque frenar duro y guardar al mismo tiempo la dirección de la moto es una maniobra ciertamente complicada -sólo los que practican supermotard la dominan a voluntad- a veces funciona y pierdes bastante velocidad…

1.- Ten siempre los frenos y las presiones de las ruedas en su sitio.

2.- Fíjate como en muchas de las fotos de las revistas los probadores mantienen siempre un par de dedos sobre la maneta: esa distancia puede valer ese milisegundo que necesitas…

3.- Pide o alquila una moto de campo y practica con ella frenadas de emergencia en un sitio despejado.

4.- Piensa que la mejor frenada es la que actúa como un ABS manual: al límite del bloqueo pero sin clavar ruedas ni perder direccionalidad.

5.- Ante la duda de “si ese camión va a hacer eso que es imposible”, actúa siempre pensando que realmente lo hará.

6.- La mirada lejos, la atención prevista, los reflejos atentos, la vida despierta…

7.- Mantén siempre la moto en la mejor posición defensiva: por ejemplo, ante un cruce que puede aportar coches por tu derecha, ocupa mejor la línea más alejada, hacia el centro de la carretera.

8.- Al practicar frenadas de emergencia ya sobre asfalto, en una plataforma de superficie “infinita”, cuida ante todo la prudencia al realizar las maniobras; ante la duda de que puedas “perder” la moto, suelta frenos y recupera la dirección aunque sea abriendo trayectoria.

9.- Al frenar duro de atrás aprovechando también la retención del motor al bajar un par de marchas, modula con el embrague, apretando ligeramente la maneta, para evitar los rebotes.

10.- Aunque tu moto tenga ABS, ¡toda una garantía! de efectividad en frenadas de emergencia, es conveniente practicar con él conectado y también desconectado este tipo de frenadas.

Fotos de 'Consejos de conducción en moto (XX): Frenadas de emergencia'

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"