Consejos de conducción en moto (XXII): Con acompañante


Vota

0 0

Hay cosas que es mejor hacerlas acompañado, ¿verdad? No siempre es bueno que el motorista ruede solo…

Trata al pasajero como te gustaría ser tratado. Si no lo haces así, hará honor a su literalidad, y nuca se convertirá en “duradero”.

Más allá de esta broma semántica, aclaremos primero algo importante.

Es cierto que en motos turísticas y trail el acompañante está bien acomodado, y se le dispensa la atención que merece a nivel ergonómico (buen asiento, asas correctamente posicionadas, estribos colocados de manera decente…).

Sin embargo, en algunas deportivas es preciso declarar toda la admiración del mundo para quienes tienen el valor, el aguante, y el deseo, de subirse con nosotros atrás.

Sí, ver a alguien subido al quinto pisto, agarrado como puede al conductor, con las piernas más mal dobladas que una película de serie B, implica pensar que… realmente te ha de querer mucho, mucho…

Entiende, pues, que su “estima hacia nosotros” merece un respeto…

A dúo

Conduce priorizando la seguridad máxima. Anticipa las maniobras, tanto tuyas… como las del resto de vehículos

Pero ante todo, practica la “conducción minimalista”.

Evita al máximo posible esas maniobras que resultan la “salsa” yendo solo: cuantas menos frenadas, menos aceleraciones contundentes hasta el tope de vueltas, menos cambios de marcha y menos “abrir-cerrar” gases, más cómodo será el viaje para tu acompañante.

Piensa que cada una de estas maniobras, como una frenada o aceleración contundente, causa desplazamientos de pesos sobre la moto y, pues, de su carga.

Si bien el conductor está prevenido de ello, al acompasar con una buena respuesta gestual estas maniobras, al pasajero le llegan de improviso.

Si piensas que para él es igual de fácil, me referiré a una experiencia que tuve ocasión de vivir como pasajero de un sidecar de carreras, concretamente el de Alain Michel, campeón del Mundo 1990 sobre su Seymaz Yamaha.

Lo que para su habitual “paquete” era intuitivo (aprovechar las fuerzas centrífugas y de frenada para colocarse, y “colgarse” como contrapeso), para un “pardillo”, que marchaba digamos a “contratiempo”, luchando contra aquellas en vez de sumarlas a favor, era totalmente imposible.

En definitiva: a veces pensamos que quien va detrás es mal pasajero porque está continuamente dándonos cascazos o apoyándose en nuestra espalda.

No obstante, en realidad lo que ocurre es que quizás seamos buenos pilotos, pero somos malos conductores con pasajero.

Así que traza fino, no des frenazos ni tengas a tu pasajero a punto de caerse en cada acelerón, y evita también las “posturitas” de carrerista...

Recuerda también que cargado y a dúo puedes utilizar más el freno trasero, puesto que recibe más carga y no deslizará tan pronto.

También que debes trazar con mayor anticipación, porque la moto pesará mucho más, el peso añadido de un pasajero representa un mucho mayor porcentaje sobre el total de un vehículo de dos ruedas, que en uno de cuatro.

Igualmente, al colocar un pasajero, la moto se habrá abierto de geometrías de dirección al agacharse de detrás por el peso y entrará peor en los virajes.

Puedes aminorar este efecto frenando un poco de delante antes de llegar a las curvas para que se “amorre” un poco y recobre la agilidad perdida.

Es siempre muy importante realizar una “charla” previa con un pasajero ocasional.

Pídele que no se incline con la moto, que eso en su caso será cosa solamente tuya.

Que se agarre en las asas de detrás o que se soporte con las palmas en el depósito, o a tu cuerpo, como os sea más amable para ambos.

Y estableced un código de comunicación: dos golpecitos en el hombro derecho “es que tengo pis”, o un apretón a tu cintura es que corres demasiado, por ejemplo.

Y ¿por qué no? , pactad una opción para que no se sienta un simple bulto transportado: acordad que el pasajero pagará los peajes desde detrás, o llevará el plan de viaje…

Acuérdate también de señalarle qué debe hacer para no quemarse los tobillos con el escape al bajar de la moto…

Por último, si piensas que ese “casco viejo, la chupita vaquera y esas deportivas playeras que tengo por casa” ya le valen, es que olvidas que en caso de percance le serán tan necesarias como a ti.

Dos son compañía….

En realidad, sólo hay dos maneras distintas de montar en moto.

Cuando montas solo… y cuando vas con pasajero.

En este caso, tienes una enorme responsabilidad que obliga a ejercitarla: olvídate de exhibiciones y del pilotaje.

Nunca juegues con la vida de tu acompañante.

Mantén un ritmo consecuente, y deja más margen para imprevistos.

Si vas a viajar con pasajero, en primer lugar, debes “amueblarte el coco” siguiendo el consejo de que su vida es responsabilidad tuya.

Y no olvides adecuar en lo posible la moto.

La gran mayoría de ellas disponen de ciertas regulaciones que conviene utilizar.

Dirígete a tu concesionario o proveedor de neumáticos para comprobar las presiones adecuadas a un viaje con carga, pero piensa que a nivel general sólo deberás aumentarlas ligeramente, un par de décimas, en caso de un largo recorrido en autopista a dúo y con carga.

En estos casos, también es importante interesarte en aumentar la precarga de muelle en uno o dos puntos –tal vez convenga endurecer también el frenado del hidráulico si tu moto lo tiene-, para evitar peligrosos topes y roces de estriberas por el suelo.

1.- Olvídate de “conducir a la ofensiva”: cuando vas con pasajero eres responsable de su vida más aún que de la tuya.

2.- Si el pasajero es ocasional, no estará de más que le pidas cómo quieres que se conduzca: que no se mueva, que se agarre detrás o se soporte en le depósito con las palmas de la mano…

3.- Puedes evitar el efecto “dirección más lenta” al agacharse la moto detrás por la carga frenando un poco de delante en la entrada de las curvas.

4.- Antes de salir, aumenta la precarga del amortiguador y su frenado de hidráulico para evitar topes y roces de estriberas.

5.- Evita al máximo los acelerones, las frenadas intempestivas y los cambios de marcha, y traza con suavidad.

6.- No seas avaro; equipa al acompañante con un equipo tan bueno como el tuyo… él también necesitará un mono de lluvia, por ejemplo.

7.- Establece un código de señales que te evite tener que prestar demasiada atención a tu acompañante en lugar de a la carretera.

8.-Anticipa al máximo las maniobras y calcula el adecuado paso por curva teniendo en cuenta los kilos de más y su situación.

9.- En realidad, a dúo llevas una “moto” distinta a la tuya habitual.

10.- Practica la “conducción minimalista”: evita acelerones, frenadas y maniobras bruscas.

Fotos de 'Consejos de conducción en moto (XXII): Con acompañante'

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"