Consejos de conducción en moto (XXIII): qué hacer ante un accidente en moto


Vota

0 0

En un accidente pueden ocurrir básicamente dos cosas. Que lo hayas sufrido tú, o que te encuentres con la enorme responsabilidad de hacer lo correcto.

No voy a darte consejos de qué hacer cuando te das cuenta que “esta vez te has hecho daño”, salvo que no te pongas nervioso y que intentes en lo posible que quien te socorra no cometa en ti errores fatales.

Si ves que quien se debe hacer cargo de ti está peor que tú, no dudes en tomar el mando de las operaciones.

Exige que no te muevan, sin crees que puedes tener afectada la columna vertebral, o heridas internas, o que no te quiten el casco, por ejemplo…

Si tú lo ves más claro pese al dolor, la descarga brutal de adrenalina… o el miedo, impón tus criterios.

Si has tenido la precaución de aplicarte en el móvil una app tipo “My 112”, te bastará una pulsación en tu móvil para conectarte con el número de emergencias, el 112.

Si no, y eres consciente de que nadie lo está haciendo, pide que se llame inmediatamente a este servicio. Te sorprendería cómo más de una vez hemos visto cómo los primeros en acudir en auxilio tras un accidente, se pierden en retirar los vehículos o en otras maniobras en lugar de llamar a una ambulancia y-o avisar a la policía de modo inmediato…

¿Qué hacer?

Tampoco es sencillo hacer lo adecuado si te toca asistir a un “marrón”, especialmente si quien se ha caído es un amigo y ha resultado herido de consideración.

Lo primero, y más importante: por lo menos no empeorar el incidente...

Suele ocurrir que ante el accidente uno se imponga la obligación de pararse lo más rápido posible para dar ayuda.

¡No pierdas la cabeza!, no mires hacia el accidente para no arrastrarte hacia él por simpatía y tómate la calma precisa para aparcar de modo seguro ¡y al lado de la carretera!, no sea que en el follón alguien se te lleve por delante.

Ante un accidente, normalmente se produce una gran confusión donde todo el mundo se siente autorizado a dar voces… ¡Es preciso que alguien competente dé las instrucciones correctas!

Si hay afectados y lo crees necesario, ¡llama al 112!

Antes que nada, ¡manda a dos personas parar el tráfico en los dos sentidos de marcha! Pide a alguien que mantenga controlado (lo veremos después) a los afectados contrarios o que hayan intervenido o contemplado el incidente…

Corta el contacto y, en caso de que aún exista llave, cierra la gasolina de la moto.

Si crees que va a ser necesario un atestado… ¡que nadie toque o retire los vehículos! para no alterar aquel…

No vamos a hablar aquí de primeros auxilios, pero está claro que si hay heridos, las primeras atenciones son fundamentales.

En este caso, pregunta con toda claridad a quien se haya ido deteniendo para ayudar si hay algún médico o ATS, y cédele el mando.

Si no es así, pídeles a los demás con toda firmeza que por lo menos no entorpezcan ni hagan nada que no les indiques.

Como hemos dicho, que alguien con móvil llame a la ambulancia o, si no hay cobertura, vaya a dar parte del accidente.

Si es de noche, que otra moto o un coche ilumine la “pomada”.

Sangre fría

Háblale al accidentado con calma y mirándole fijamente a los ojos para que vea que está en buenas manos y pregúntale cómo está.

En primer lugar, recuerda que debes confortar y tranquilizar al herido, en estos casos la verdad puede dejar paso a una mentira desdramatizadora.

Si no está consciente, haz una rápida evaluación de su estado, y sobre todo, ¡que nadie le quite el casco!... No dejes que alguien sin conocimientos médicos le mueva, puede haber lesiones vertebrales y-o cervicales, y echarle mano puede resultar en una paraplejía fatal…

Si está consciente y es capaz de contestar, pregúntale directamente dónde le duele, y que haga él mismo un reconocimiento de lo que le funciona y lo que no, y que intente mover primero las extremidades, el cuello…

No tengas prisa, déjale que se tome su tiempo en levantarse.

Que nadie le dé de beber. Por último, pero sólo si lo ves claro, procede con ayuda de los demás a llevarlo si hace falta en volandas a un lugar seguro para esperar la llegada de la ambulancia o incluso, sólo si está claro que no hay otras lesiones, meterlo en un coche para llevarlo al hospital .

Si no es así, mantén a la gente alejada y ¡que nadie lo mueva! hasta que venga asistencia profesional.

Si hay hemorragias, improvisa un torniquete o, mucho mejor, ¡coloca apósitos que la detengan!

Mantenlo caliente con chaquetas o mantas…

¡Reanimación!

Si no respira, y no tiene pulso, se impone lo vulgarmente llamado “masaje cardíaco de reanimación”… El RCP…

El mejor consejo viene anticipado. Escribe en “google” “masaje cardíaco” y clica inmediatamente un enlace a uno de los múltiples tutoriales que enseñan cómo hacerlo. Por ejemplo, https://www.educa.com.bo/primeros-auxilios/masaje-cardiaco muestra cómo hacer un Masaje cardíaco - Reanimación Cardiopulmonar – R.C.P. Básico...

Mejor tener ya la idea de qué hacer, que tener que improvisar…

Así que, si hace falta debes intentar una reanimación de urgencia –el boca a boca, el masaje cardíaco- ¡hazlo!, y pide relevos para mantener el proceso hasta que lleguen las asistencias.

¡Y no olvides!

Si la cosa no es para tanto, dale al accidentado un poco de tu sangre… fría: cuídate de que el conductor del otro vehículo implicado –si lo hay- no aproveche el mareo para ¡escapar! Se ha dado más de un caso.

Tómale los datos, ocúpate de asegúrate que “Tráfico” se presente para el atestado. También de que la “autoridad competente” reciba la información correcta.

Y nunca te olvides de tomar el teléfono de los testigos. ¡Será imprescindible para el posible “juicio”!…

1.- Anótate en tu cabeza el teléfono de urgencia, el 112.

2.- Previamente, instálate en tu móvil una “app” tipo My112, que te conectará de inmediato al servicio de urgencia…

3.- Antes de atender al accidentado, manda detener y ordenar el tráfico si hace falta en los dos sentidos..

4.- Corta el encendido y cierra la gasolina de la moto.

5.- Mantén la calma y ocúpate de que nadie haga nada contraproducente: mover al herido, sacarle el casco…

6.- Haz una rápida evaluación del estado del o los heridos: si hace falta, inicia un RCP… Hazte el favor de buscar –ahora- información básica de cómo hacerlo en caso de urgencia.

7.- Si hay hemorragias, contrólalas mediante apósitos que “sellen” la pérdida de sangre.

8.- Mantén el RCP o los cuidados ¡hasta la llegada de asistencia profesional!

9.- Ocúpate de los trámites administrativos: toma los datos de los otros vehículos implicados o de los testigos, y que nadie altere el posterior atestado.

10.- Si hay otro vehículo que ha sido el causante del accidente pero no ha sufrido daños, toma sus datos por si pretende escapar sin dejar rastro…

Fotos de 'Consejos de conducción en moto (XXIII): qué hacer ante un accidente en moto'

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"