Consejos para evitar que te roben la moto


Vota

0 0

Evitar que te roben la moto es casi imposible, pero sí que se pueden tomar medidas para reducir el riesgo y disuadir a los ladrones.

Así es, que no te engañen cuando te ofrezcan medios milagrosos para evitar el robo, pues si tu moto está en el punto de mira es muy probable que termine siendo sustraída. Ahora bien, tomando una serie de precauciones es posible que los cacos desistan y busquen otra opción más sencilla, la moto de alguien que sea más confiado o que esté más accesible.

Hay un factor a tener en cuenta y que no depende de uno mismo, y es el del tipo de moto o modelo concreto de moto. Las motos más vendidas son las más propensas a ser robadas, por aquello de que sus piezas son más demandadas en el mercado de segunda mano. Las deportivas también están cotizadas en el “mercado negro” pues sirven de recambio para los pilotos que realizan tandas en circuito. De hecho, las motos robadas suelen ser desmontadas el mismo día que se sustraen, de ahí lo difícil que resulta encontrarlas y recuperarlas.

Quien quiera saber por tanto qué motos son las más buscadas por los ladrones que mire la lista de ventas. Si hablamos de motos, las naked, especialmente las de media cilindrada, y si lo hacemos de scooter, pues cualquier de ellos, especialmente los maxiscooter cuyos recambios son más caros.

¿Calle o garaje?

Hay que tener en cuenta igualmente dónde se encuentra la moto, si en la calle o en un garaje, si siempre está aparcada en el mismo sitio,… Dependiendo de las circunstancias habrá que actuar de una manera o de otra. No está de más variar el lugar de vez en cuando.

No hay que pensar que por aparcar en la calle se corren más riesgos, los garajes a veces son más peligrosos porque los ladrones pueden operar con más tranquilidad y con más tiempo.

En la calle el mayor problema es sobre todo cuando siempre se aparca en el mismo sitio, es fácil que fichen tu moto y las horas a las que está aparcada (horas de trabajo o por la tarde y noche en casa). Lo ideal es buscar lugares en los que no pueda aparcar fácilmente una furgoneta, que suele es el método más utilizado para llevarse el material. Si hay una valla, mejor, y siempre atando la moto aunque sólo vayas a estacionar durante cinco minutos.

Busca por la zona el lugar más iluminado y transitado, y si es posible, aquél en el que se encuentren cámaras de vigilancia. Mucho cuidado con los aparcamientos reservados para motos, un gran servicio que dan algunos ayuntamientos pero que a veces ayudan a los maleantes para saber dónde encontrarlas.

En los garajes, sobre todo los comunitarios y con mayoría plazas en alquiler, los ladrones disponen de mucho tiempo para operar, e incluso se pueden esconder fácilmente si algún vecino se acerca con su coche.

Es complicado pero a veces se tiene la sensación de que te están siguiendo, entonces es mejor variar la ruta y no entrar en el garaje. Las maniobras de comprobación son sencillas, basta con entrar a una rotonda y dar varias vueltas y dejar que el “perseguidor” no tenga más remedio que mover ficha.

Una vez dentro, mantén las mismas o mayores pautas, como el poner el antirrobo. Además, hoy día existen accesorios para poder enganchar todo tipo de cadenas y candados. En el mercado se encuentran argollas de pared o de suelo o incluso estructuras fijas en las que meter la rueda delantera. También se comienzan a ver elevadores que colocan la moto a una cierta altura y que permiten meter el coche en la plaza.

El antirrobo: cómo elegirlo y cómo se coloca

No todos los antirrobos son iguales, hay que tener en cuenta que no todos ofrecen la misma resistencia. Los que se colocan en el disco, sobre todo si llevan alarma conectada, podrán disuadir al ladrón si se quiere llevar la moto en marcha, pero si su intención es cargarla en una furgoneta este artilugio no servirá de mucho.

Con los de tipo “U” ocurre lo mismo que con los anteriores, salvo que sean holgados y permitan atarse a una farola, por ejemplo. Las cadenas suelen contar con la longitud justa para poder enganchar la moto a algún elemento urbano (no permitido, por lo que evita bancos, árboles o farolas) o dentro de un garaje, pero debes tener en cuenta el grosor, que no sea como las que se utilizan para asegurar las bicis.

El problema de las cadenas es el transportarla en la moto, para eso son mejores las “pitones”, de acero trenzado. En ningún caso la coloques arrastrando por el suelo, para que no pueda ser golpeada con facilidad.

Por último, es recomendable colocar un sistema de alarma y otro de seguimiento por GPS, que permitirá situar la ubicación de la moto una vez haya sido robada.

Fotos de 'Consejos para evitar que te roben la moto'

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"