Ducati Monster 750 'XTR Pepo Ulster', un tributo al gran Tony Rutter


Vota

0 0

Pepo Rosell vuelve por sus fueros con una impactante Ducati que sobre la base de una Monster 750 del 2001 combina de manera magistral tradición y modernidad.

A muchos, los colores de la XTR Pepo Ulster les pueden sonar familiares. Su decoración, roja y verde, recuerda la librea que lucía la moto de Mike Hailwood durante el TT Man de 1978…, pero no, no se trata de esa moto. Esta vez, Pepo ha querido homenajear a Tony Rutter, uno de los pilotos más queridos en Ducati, y la Pantah moto con la que corrió en el Ulster Grand Prix.

Tony Rutter

Este piloto británico, de la década de los 70 y 80, como muchos otros compatriotas, alternó el Mundial de Motociclismo con pruebas de la Formula TT y otras Road Races. Para los “ducatistas”, es leyenda viva, gracias a ganar cuatro campeonatos del mundo de Fórmula II de manera consecutiva entre 1981 y 1984 a lomos de una TT2. Esta gran moto, incorporaba un chasis desarrollado por Fabio Taglioni y el especialista boloñés, Verlicchi, que sería el antecesor del multi-tubular de acero de las 851 y 888, pero esa es otra historia.

XTR Pepo Ulster

Como os adelantábamos, esta moto es un tributo a Rutter y a la Ducati Pantah con la que compitió en el circuito de Dundrod antes de sus éxitos con las TT2. Se trataba de una moto puesta a punto por Steve Wyne, el mismo que preparó la moto de Hailwood, de ahí que compartieran colores.

Para este remake se ha tomado como moto donante una Monster 750, a la que se ha transformado el chasis y se ha montado una carrocería vintage. Es curioso pensar que este cuadro es heredero directo del que montaban las 851 y por tanto del que llevaban las TT2 de Rutter.

Desmodrómico de dos válvulas

El motor ha sido revisado y puesto al día. Como manda la tradición, es un bicilíndrico a 90º de dos válvulas por cilindro y refrigeración líquida. Cubica 748 cc y de origen entregaba 62 caballos con unos 60 Nm de par.

Entre las mejoras introducidas están: un acelerador rápido Domino, unos filtros de aire de mayor flujo DNA y el nuevo sistema de escape. Este último, está compuesto de unos colectores artesanales 2 en 1 de Wolfman, un colaborador asiduo de XTR; y un silencioso de la italiana Spark. También se ha trabajado el apartado eléctrico, reposicionando el cableado; montando una nueva batería LIPO; y poniendo unos nuevos cables de bujías, NGK Racing.

Sin concesiones

Ya os avisábamos que esta es una deportiva sin concesiones, con una ergonomía exigente, como le gusta a Pepo. Para ello se han montado unos semi-manillares por debajo de la tija superior, con bombas de freno y embrague heredadas de una Ducati ST2, y manetas plegables y regulables. Junto a estas, unos reposapiés bastante altos, también regulables, con los que encontrar la mejor posición de pilotaje.

Menuda carrocería

A cualquiera que le gusten las deportivas clásicas, la Ulster es un regalo para la vista. Con unas líneas angulosas al estilo de los setenta y su doble faro, tipo “Endurance”, sin duda es una moto para admirar.

Para conseguir este aspecto, se ha partido del estrecho depósito de una 749R al que se ha unido un colín artesanal con un asiento exquisitamente tapizado. Para completar el conjunto, se ha montado, sobre una araña hecha a mano, un semi-carenado modificado a partir del de una Yamaha TZ 250, con una óptica doble proveniente de una Derbi y un soporte para la instrumentación de Aviacompositi.

Una parte ciclo solvente

En la parte ciclo, en vez de tirar la casa por la ventana, se ha optado acertadamente por mejorar el material de la moto donante e incluir piezas provenientes de otras. Así, los frenos están compuestos de pinzas Brembo “Serie Oro”, que actúan sobre discos NG, a las que se han sustituido los latiguillos por unos Frentubo. La amortiguación incluye la horquilla delantera original, que ha sido modificada y a la que se le ha incorporado un kit de cartuchos Andreani; y un amortiguador YSS.

En cuanto a las ruedas, se montan llantas de aluminio de 17 pulgadas y tres palos, con neumáticos Pirelli Diablo Rosso II de medidas 120/70 y 170/60.

Algunos buenos detalles

Como hemos visto, la lista de piezas artesanales creadas para la XTR Pepo Ulster es larga. Solo nos queda por destacar la discreta iluminación trasera y los intermitentes, todo a base de leds; y el soporte de la matrícula. Un conjunto que pasa casi desapercibido.

Para finalizar, debemos volver a la pintura. Se trata de un buen trabajo del taller madrileño Pintumoto Painting, que han recreado a la perfección la decoración roja y verde de aquella Pantah con la que compitió Rutter.

Fotos de 'Ducati Monster 750 'XTR Pepo Ulster', un tributo al gran Tony Rutter'

 
Da tu opinión

Comentarios (1)

  • Marco
    Marco 13-07-2018

    Que moto más bonita.
    P.d: el motor es refrigerado por aire/aceite, pone que es líquida.

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"