“En una caída grave el Dr. Costa no es quién les salva la vida, sino las clínicas de los circuitos"

Publicado el 26/08/2011


Vota

0 0

Por desgracia, en una competición de motociclismo hay accidentes en los que el piloto tiene que ser atendido por el centro médico. La doctora Isabel Ornaque, directora médica del Circuit de Catalunya, nos comenta cómo funciona el Centro Médico y nos explica de quién es la decisión de si un piloto puede o no salir a pista en MotoGP.

El equipo médico del Circuit de Catalunya

Solo Moto: Hace ahora medio año estrenasteis la nueva clínica del circuito. ¿Qué valoración hacéis de estos primeros seis meses?
Isabel Ornaque:
La valoración es muy positiva. Hemos ganado en espacio, y sobre todo en calidad. Tenemos una clínica nueva, que es competitiva, operativa y práctica. Nos da una intimidad que antes no teníamos, y además tenemos lo último de lo último, con lo cual, diez de diez.

SM: ¿Cómo hacíais antes el trabajo?
IO:
El Circuit tiene 20 años, con lo cual se había ido renovando lo que se iba estropeando. Pero hacer una clínica nueva no es sólo construir un edificio nuevo. No, también hay que dotarlo del material y aparataje que se va a usar. Ahora, por ejemplo, tenemos tecnología médica que son de lo último a nivel asistencial. En las antiguas instalaciones, a lo mejor, teníamos cosas que vistas con la perspectiva actual ya estaban un poco ‘abuelitas’. Eso sí, lo que hemos tenido siempre ha sido operativo, siguiendo la normativa tanto de la Federación Internacional de Automóvilismo (FIA) como de la Federación Internacional de Motociclismo (FIM), así como de las federaciones españolas de automovilismo (RFDA) y motociclismo (RFME), y de las catalanas (FCA y FCM). Pero claro, dos décadas es mucho tiempo, aunque se hubiese renovado lo que se iba estropeado.

SM: ¿Cómo funciona el Centro Médico?
IO:
Nosotros funcionamos básicamente como un box de reanimación de un hospital de tercer nivel es decir, el de máxima complejidad médica. Por ejemplo, yo soy médico especializado en anestesiología y reanimación, y trabajo en el Hospital de Bellvitge de Barcelona. Pues bien, en el Circuit funcionamos exactamente igual que allí cuando hay un traumático. Existe un box de reanimación para estabilizar al paciente, hacer un diagnóstico inicial y comenzar un tratamiento. En el Centro Médico hacemos una orientación diagnóstica y estabilizamos al traumático para evacuarlo en el menor tiempo posible al hospital más próximo para que pueda ser tratado. No tenemos quirófano, como en una plaza de toros, pero sí tenemos los medios suficientes para poder mantener a una persona con vida, para ser evacuada ya sea en ambulancia, al Hospital General de Granollers, que es el centro más cercano y a donde van las cosas leves, o en UVI móvil o helicóptero médicalizado, al Hospital General de Catalunya, si la cosa es más seria, y si es un quemado, al Hospital de Vall d’Hebron de Barcelona.

SM: ¿Seguís los mismos protocolos de actuación para todas las competiciones?
IO:
El funcionamiento asistencial es el mismo. Lo que no es igual es el operativo, éste varía en función del tipo de carrera. No es lo mismo un Campeonato de Cataluña que un Mundial de MotoGP. Básicamente, porque el volumen y la complejidad del sistema es muy diferente. Por ejemplo, para un GP de MotoGP hay 64 personas, médicos operativos, entre pista y clínica. En cambio, una carrera del certamen catalán de velocidad se cubre con mucho menos personal, pues el circuito es más pequeño, por lo que sólo hay seis ambulancias en pista, una UVI móvil y la gente que estamos habitualmente en la clínica: dos traumatólogos, un anestesiólogo y un responsable médico, que soy yo. Basta con diez o doce médicos. Mira, en el caso de las pruebas de resistencia, como las pasadas 24 Horas, tenemos diez ambulancias en pista, dos UVI móviles, y seis médicos en la clínica de especialidades diversas como traumatología, anestesiología y neurocirugía. En definitiva, varía el volumen, pero no las especialidades ni la asistencia dada. Nuestro deber es garantizar dicha asistencia siempre, ya sea una carrera pequeña o una grande como un Mundial.

SM: ¿Cada cuánto se revisan los protocolos y dispositivos de actuación?
IO:
Es un continuo. El problema genera la solución. Nosotros a principios de año, tenemos un curso de extracción médica con todos los médicos que trabajamos en el circuito y los nuevos fichajes, en donde hacemos una puesta al día, analizando lo que pasó el año anterior para ver en qué podemos mejorar. Además, hacemos unas jornadas de reciclaje para mejorar y dar una mejor asistencia, y protocolizamos cómo debemos actuar. A los veteranos nos sirve para renovarnos y no quedarnos anquilosados, y a los nuevos para iniciarse en este mundillo tan complejo. La necesidad obliga a una continua puesta a punto.

SM: ¿Quién establece los protocolos?
IO:
Todo está un poco visto para sentencia. Todas las carreras tienen sus propios protocolos de seguridad y actuación, que vienen establecidos y determinados por diferentes estamentos (federaciones, organizaciones…). Lo que sí es cierto es que el jefe médico (en este caso yo) tiene la posibilidad de opinar y de sugerir. Aquí en el Circuit, tengo bastante facilidad para ello, gracias a la gran receptividad que existe. Es decir, si yo considero que una ambulancia no está en el sitio que creo correcto o dónde puede ser más útil, me escuchan y se realizan habitualmente los cambios. Pero yo sólo recomiendo, entre otras cosas, porque cuando llegué todo esto ya estaba en funcionamiento y funcionaba bien.

El Centro Médico y las relaciones con MotoGP

Helipuerto

SM: ¿También te escuchan los responsables médicos de MotoGP?
IO:
MotoGP es muy complicado; muy complejo. Es la máxima categoría y es una prueba que viene con una organización de fuera, y en donde hay además otro Director Médico, que es el Dr Claudio Macchiagodena, que está en Dirección de Carrera y que es el responsable de controlar que todo esté realizándose y cumpliéndose según las normas. El, es en definitiva,  quien me supervisa a mí sobre cómo organizo la prueba a nivel médico.

SM: ¿Eres tú quien decide si un piloto está apto para salir a pista?
IO:
La decisión de si un piloto puede o no salir a pista en MotoGP es un consenso entre el Director Médico (Dr Macchiagodena) y el Director Médico de la prueba (que soy yo, en este caso). Dialogamos y decidimos entre los dos. Un ejemplo reciente es el que pasó este año en el GP de Cataluña de motos con la lesión de Colin Edwards al que no le dimos el permiso para correr. Consideramos que tenía muy reciente la operación de la fractura de clavícula (se fracturó el viernes en los entrenamientos, le operaron el sábado y quería correr el domingo) aunque físicamente se encontraba bien, necesitaba unos días de recuperación para que el hueso se soldara. Por eso tomamos aquella decisión.

En este tipo de carreras tenemos unas referencias que vienen de fuera y que son a la postre quienes marcan las normas, junto con la FIM. Aunque yo para ser Director Médico de la prueba de MotoGP debo hacer un seminario cada dos años, examinarme y aprobarlo, y me tienen que dar el OK posterior. Si el examen no lo apruebo, no sólo no obtengo el permiso, sino que me voy a la calle. Y no todo el mundo que se presenta lo saca.

SM: Este año, en MotoGP, los pilotos visitan con bastante frecuencia la Clínica Móvil del campeonato.
IO:
La Clínica Móvil es una herencia histórica que va a todos los circuitos y que hace muy bien su trabajo. El Doctor Claudio Costa y su ‘Clinica’ con todos sus profesionales, que son gente muy correcta, cuidan mucho y bien a los pilotos. Tienen un servicio de fisioterapia fantástico, de apoyo, de asistencia, para hacer infiltraciones, férulas… vamos, de poner al piloto en condiciones para salir a correr. Pero cuando tienen realmente ‘pupita’ quienes los tratan son las clínicas de los circuitos. Vamos, hablando claro y alto, quién salva la vida al piloto cuando ha tenido un accidente grave no es el Doctor Costa, sino las clínicas de los circuitos en donde corren.

SM: Pues los pilotos lo aprecian mucho.
IO:
Haciendo un símil con las motos, podemos decir que el Doctor Costa les pone los reglajes a punto para que estén en condiciones para volver a rodar, pero cuando hay un accidente quien repara los desperfectos son los servicios médicos de todos los circuitos del mundo. Y somos también los que no salimos en la foto ni en la prensa. Sobre todo me gustaría que quedase clara una cosa respecto a los médicos que están en el día a día en los circuitos, y cuya labor asistencial no es nada fácil. Deberían estar más valorados y reconocidos. El que sale en la foto habitualmente es el que no se ensucia las manos.

SM: El GP de Cataluña de 2010 os puso en el ojo del huracán, con todo lo acontecido con el accidente de Carmelo Morales en Moto2.
IO:
Este tema es muy complicado. En primer lugar, el servicio médico no puede controlar a la gente que está en los viales, no es su función, y hay gente que se dedica a ello y que creo lo hacen bastante bien. Por otro lado, el ser humano tiene el instinto de “intentar salvar” a alguien cuando lo ve en una situación de alto riesgo para la vida. Y es lo que pasó ese día con Carmelo. Hubo un momento de inconsciencia entre una persona que estaba en el vial y un Mosso d’Esquadra. La idea era sacarle de dónde le podían hacerle daño y esa fue la reacción inicial. Una reacción que luego en frío se dieron cuenta de que podía haberle lesionado aún más. En aquel momento, el médico estaba a 25 metros e iba en camino corriendo. Lo que pasó es que no se esperó al profesional que llegó cuando le estaban sacando de la pista.

SM: Se os adelantaron.
IO:
Nuestra actuación fue la adecuada. En un Mundial de MotoGP hay en pista ambulancias y médicos de a pie, para que las asistencias se den en menos de minuto y medio desde que el accidentado cae hasta que llegue la asistencia. El Doctor Rubén Martínez, que fue al que le tocó asistir en aquel accidente, no tardó minuto y medio en llegar, y cuando lo hizo ya habían sacado al accidentado. ¡Y estaba a 20 metros! Sinceramente, creo que hubo una desconexión. Hay que saber diferenciar entre la calle, en la que se puede actuar para ayudar a alguien en situación de riesgo, y un circuito. Yo, como responsable médico en aquella prueba, no pude hacer nada. A nosotros se nos escapa de las manos quién hay en los viales y qué hacen.

15 años de médico en el Circuit...

Boxes

SM: En los años que lleva trabajando habrá vivido situaciones de todos los colores.
IO:
Lo que se puede contar no tiene gracia. (Risas). Bueno, va. Te puedo explicar una anécdota sobre Toni Elías. De jovencito se caía mucho aquí, en el Circuit. Tenía como un imán a final de recta. En aquella época, yo estaba de médico en pista, allí, justo dónde él caía. Pues bien, Toni caía y no se movía. Era como una estatua, como si se hubiera hecho siempre mucha “pupita” con lo cual siempre tenía que preguntarle si se había hecho daño o no, porque seguía sin moverse. Me acercaba y le decía: ‘Toni, ¿estás bien?’. A lo que él me respondía: ‘Sí. Entonces le ordenaba que moviera los brazos y las piernas’. Y la pregunta era ¿‘Y por qué no te mueves?’. Y  después, se levantaba como si nada. Sufría como un bloqueo cada vez que se caía y se quedaba quieto, petrificado. Su organismo no se movía para mentalmente escanearse y ver si se había hecho algo. Toni, necesitaba a alguien que le diese al botón de reset para volverse a levantar. Y míralo, ahora es todo un campeón. Ahora ya no lo hace. Eso le pasaba de muy jovencito. (Más risas).

SM: ... pero con otros no son tan entrañables.
IO:
Cierto. Pero estas no se pueden explicar, aunque sí es verdad que alguno ha cambiado su actitud para mejor en los últimos años, al hacerse mayor.

SM: ¿Cuáles son las lesiones más habituales con las que os llegan los pilotos?
IO:
Las típicas. Mira, en el 2003 hicimos un estudio sobre las asistencias médicas de la temporada, y además comparamos el motivo de las mismas, entre los pilotos de coches y de motos. En total, asistimos a unas 300 personas. Y el colectivo que más trabajo nos dio fue el de los pilotos de motos, con lesiones traumáticas de todo tipo (contusiones, esguinces, quemaduras...) En cambio, los pilotos de coches podríamos decir que somatizaban. Les dolía la cabeza, la barriga, tenían subidas de tensión… aunque también se contusionaban, pero muchísimo menos. Son cosas curiosas. El número total del estudio tampoco nos permitió sacar conclusiones muy científicas, pero la tendencia, ciertamente, es esa.

SM: Y eso que se ha evolucionado mucho en cuanto a seguridad pasiva y activa en los circuitos.
IO:
Las protecciones de los pilotos están muy bien, han evolucionado mucho, pero en las motos sigue existiendo el cuerpo contra el asfalto. Es un deporte con muchas y muy buenas medidas de seguridad, y con unos médicos que estamos a la última en el manejo de los politraumáticos. Pero a pesar de todo pueden pasar cosas. Incluso nosotros tenemos riesgo. Sin ir más lejos, incluso hemos tenido médicos que se nos han lesionado intentando asistir a accidentados.

SM: Una duda, ¿podéis atender a los espectadores?
IO:
En carreras pequeñas sí que los atendemos. En las grandes, hay clínicas de la Cruz Roja repartidas por diversos puntos del circuito en la zona de público que tienen también asistencia médica. A los familiares de pilotos, e incluso a prensa, los atendemos nosotros aquí. Básicamente, estamos para lo que es pista, boxes y la zona paddock. Pero si hubiese un incidente un poco más serio en el público, como una angina de pecho de un espectador o algo así, también nos lo podrían traer; más que nada porque tenemos más medios

SM: ¿Cuando empezó tu relación como médico con el Circuit?
IO:
Llevo ya 15 años subiendo al circuito para ejercer como médico. Empecé en pista, en una curva, en un Campeonato de España de Motociclismo. Lo recuerdo perfectamente: la curva 19, en el Estadio. Cayó un piloto y cuando fui a asistirlo... ¡me lanzó el casco enfadado y yo le dije de todo, menos bonito!... Y me enganché, y aquí sigo. Responsable como tal en las pruebas, como CMO (Chief Medical Office), llevo sólo cinco años. Anteriormente, estuve otros cinco como adjunta a la dirección médica junto a Profesor Nalda.

SM: Exactamente, ¿cuál es la función de la Directora Médica?
IO:
Coordinar el dispositivo médico, hacer todas las burocracias, los protocolos y buscar el personal para estar en carrera... y de vez en cuando también hacer de asistencial. Es decir, desde dar una tirita hasta reanimar a alguien si fuera necesario. Vamos, soy un poco ‘chica para todo’.

SM: Por cierto, una de las grandes novedades del nuevo Centro Médico es la sala para realizar el control antidopaje.
IO:
Así es. Desde el primer día que se abrió la clínica, y por tanto el circuito, ha habido control anti-doping. El problema que teníamos es que hay una normativa que exige unas instalaciones externas a la clínica como tal. Antes, usábamos una de las salas de espera para los familiares y un despacho del jefe médico para realizar dichos controles, así como unos lavabos que teníamos aparte. Con la clínica nueva, además de seguir cumpliendo la normativa, se utiliza un recinto exclusivo para el anti-doping. Dichos controles, los realizan los médicos de las federaciones o los de las organizaciones. En función de la carrera y de quien lo pide vienen unas personas u otras, depende.

Fotos de ' “En una caída grave el Dr. Costa no es quién les salva la vida, sino las clínicas de los circuitos"'

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"