Españoles contra el mundo: ¿Somos realmente una “superpotencia”?


Vota

0 0

Pocos deportes nos han dado tantos éxitos como el motociclismo y, a menudo, se nos llena la boca con la palabra “superpotencia” pero... ¿lo somos?

Hubo un tiempo en el que la moto en España era Ángel Nieto y nadie más.

Los muy, muy apasionados de esa excéntrica afición llamada “carreras de motos” sabían de Ramón Torras, de Santiago Herrero o de Salvador Cañellas pero, para el gran público, el “único” piloto español que existía en el mundo era el tipo ese bajito que corre en sitios raros de Alemania y en el Jarama con la motito... y que gana siempre... ¿cómo se llama? ¡Ah.. si... Ángel Nieto!.

Sin ninguna duda el “12+1” abrió el camino; después del primer título del recordado genio zamorano han llegado 47 más y España se ha convertido en el segundo país con más campeonatos mundiales en su haber después de Italia, que tiene 76.


Sin embargo la diferencia no es poca y cabe preguntarse, por tanto, si es justo cuestionarse nuestra condición de “primera potencia mundial” o aún debemos pleitesía a los italianos... porque el hecho incuestionable es que, en la actualidad, nuestro motociclismo domina con mano de hierro todas las categorías del Campeonato del Mundo... pero con solvencia solamente lo hace desde los aledaños del 2000.

Hasta entonces nuestro palmarés lo llenaban únicamente títulos en las cilindradas menores de 50, 80 y 125 y el solitario título de 500 del año 1999 conseguido por Álex Crivillé. Gestas sin duda importantísimas y que no hay que desmerecer en absoluto pero que tampoco deben hacernos olvidar que, mientras tanto y hasta ese momento, en Italia ya llevaban 13 en la categoría reina -Masetti, Liberati, Agostini, Luchinelli y Uncini-, los británicos 14 -el último fue Barry Sheene en 1977-, los americanos 13 -Schwantz cerró el ránking en 1993- y los australianos 6, con el punto final de Doohan en 1998.

Si descendemos un par categorías -ignoramos la de 350... que ya es mucho ignorar, con nombres como Redman o Surtees- y nos vamos directamente al cuarto de litro caemos en la cuenta de que cuando Sito Pons abrió una nueva puerta con sus campeonatos de 1988 y 1989, los italianos ya llevaban 12 de la mano de Rufo, Ambrosini, Lorenzetti, Ubiali, Provini, Vila y Lega, los británicos ya habían convertido en leyendas a Hailwood o Read y los alemanes a Anton Mang.

Evidentemente se me puede argumentar que si no estábamos en esas épocas en 750, en 500 o en 350 era por una cuestión coyuntural y no por falta de talento -como estuvieron a punto de demostrar Santi Herrero o Victor Palomo- pero las ucronías no sirven en motociclismo... porque son precisamente las coyunturas las que ponen o quitan campeones. De hecho, nuestra actual situación de cuasi predominio en MotoGP se produce justamente porque el deporte de la moto en el Reino Unido, Australia o los USA se encuentra sumido en una de esas coyunturas negativas.

¿Por qué eso debe ser tenido en consideración cuando beneficia a nuestro palmarés pero ignorado cuando engrandece el de otros?

No me malinterpreten; como español me siento más que orgulloso cuando veo a nuestros pilotos ganar carreras y hacer sonar el himno cada quince días por los circuitos del mundo. Y sin ninguna duda eso ocurre porque hemos hecho las cosas mucho mejor que los anglosajones en materia de formación y promoción. Mientras en España e Italia no dejan de salir chavales con hechuras, los anglosajones no han dado con la tecla en formación y promoción, sus mercados prefieren mirarse en otras especialidades y sus patrocinadores no apuestan por este deporte.

Pero si hay algo que a los españoles nos ha perjudicado tradicionalmente y a lo que somos especialmente proclives es a la autocomplacencia. Pensar que esta situación de privilegio durará siempre y que nos da derecho a minusvalorar la trayectoria de los demás es el camino más rápido hasta el desastre.

La displicencia con la que ahora miramos desde nuestra realidad ganadora a americanos, australianos, británicos, alemanes y franceses es exactamente la misma con la que ellos nos miraban no hace demasiado. No caigamos en el mismo error. También son competitivos, también tienen tradición y -exactamente igual que nos pasó a nosotros- tarde o temprano darán con alguna joven promesa a cuyo alrededor podrán construir de nuevo un discurso ganador.

No bajemos la guardia... y disfrutemos de lo que tenemos con humildad.

Países con más títulos mundiales de velocidad (Todas las categorías)

Italia

75

España

48

Reino Unido

45

Alemania

18

Estados Unidos

17

Australia

11

Japón

8

Rodesia

8

Suiza

8

Francia

7

Sudáfrica

6

Nueva Zelanda

4

Holanda

3

Venezuela

3

Finlandia

1

Fotos de 'Españoles contra el mundo: ¿Somos realmente una “superpotencia”?'

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"