Noticia

Harley-Davidson LiveWire 2015 – Toma de contactoLA AMERICANA INFIEL


Vota

0 0

El circuito alemán de Hockenheim no olía a gasolina ni retumbaba... Sólo había silenciosa y eléctrica velocidad a bordo de la Harley-Davidson LiveWire.

Hace un año del sorprendente anuncio de que Harley-Davidson estaba desarrollando una moto eléctrica... ¿Moto? ¿Eléctrica? ¿Harley? Todavía somos muchos a los que nos cuesta juntar estos tres conceptos en una misma frase... Que parte del futuro, menos inmediato que más, de las dos ruedas parece encauzarse hacia una movilidad con baterías y enchufes es una cosa, pero que la legendaria casa americana sea una de la que más esfuerzos está dedicando en este sentido y que nos haya hecho frotarnos los ojos varias veces cuando, allá por junio de 2014, se publicaron las primeras fotos de la LiveWire... ¡Eso ya es otra más difícil de digerir!

Independientemente de las dudas que puedan generar, a estas alturas del cuento, la viabilidad de las motos eléctricas en nuestras calles -eso ya es otro discurso que bien merecería un capítulo a parte-, lo cierto es que Harley esta volcadísima en el desarrollo de una moto que rompe su tradición en varios sentidos, tanto por la elección de la electricidad en lugar de la combustión y, por tanto, la ausencia del legendario bicilíndrico que desde hace un siglo propulsa sin excepción sus modelos, como por la fisonomía de naked sport de esta LiveWire, un segmento inédito para Milwaukee a excepción de aquella XR1200 que tan pocas alegrías ofreció al fabricante. De blasfemia o herejía lo tacharán los más puristas; muchas reglas quebrantadas verán los simples entusiastas al mirar esta Harley-Davidson eléctrica; un simple ejercicio de posicionamiento corporativo y ánimos de ruido mediático verán la mayoría... Desde nuestro punto de vista es, a parte de esto y sobre todo, la voluntad de demostrar al mundo su capacidad innovadora y la continuidad de ese enfoque renovado que Harley comenzó a desvelar con el Proyecto Rushmore y la jovenzuela gama Street. “América ha sido siempre sinónimo de reinvención,” comenta Matt Levatich, Presidente de H-D Motor Company. “También Harley-Davidson se ha ido reinventando a sí misma muchas veces en su historia, con nuestros clientes señalando el camino a seguir por la marca”

LAS RAZONES DEL CLIENTE

El 'Presi' de The Company se refiere a que, desde hace unos cinco años, tanto en el desarrollo de modelos nuevos como actualizaciones, la marca ha empezado a tener muy en cuenta la opinión de usuarios y clientes, una especie de “recolecta” de feedbacks que permitieran a los ingenieros y diseñadores afinar su puntería y ofrecer una experiencia de conducción mejorada. Así asistimos en 2014 al nacimiento del Project LiveWire Experience, un tour por EEUU, Asia, Europa y Canadá para que miles y miles de motoristas seleccionados tuvieran la oportunidad de conducir y proporcionar sus impresiones sobre una moto que, a día de hoy, todavía está en fase experimental.

Nosotros fuimos invitados junto con un reducido grupo de periodistas especializados al circuito alemán de Hockenheim, donde el staff de Harley-Davidson Europe había programado el pasado 16 de julio una brevísima toma de contacto con el prototipo LiveWire, no sólo para poder comunicar las primeras sensaciones a bordo, si no también para ejercer de conejillos de indias y transmitir a la marca nuestro propio feeling: al finalizar la prueba, tuvimos que rellenar un extenso cuestionario para puntuar cada uno de los aspectos de la moto. 

Insisto en que la LiveWire está todavía en fase de desarrollo. Es decir: aunque la moto está prácticamente acabada a simple vista, quedan detalles por pulir, no tanto a nivel de acabados -la estampa general de la moto es moderna, premium y tecnológica- o de diseño general -se observan en esta compacta moto detalles de calidad como la completa iluminación LED, el tablier digital, el portamatrículas que abraza la gran rueda trasera o el espectacular conjunto-chasis que, por primera vez en una Harley, es de aluminio- como de cuestiones técnicas que afectan a su autonomía, recarga y comportamiento en marcha. De hecho, la LiveWire todavía no está a la venta en los concesionarios ni se le espera. La previsiones más optimistas apuntan a 2019 como muy temprano para su comercialización. The Motor Company no tiene intención de plantar en el mercado un producto que no sea redondo, que no sea digno de su ilustre apellido ni que no esté a la altura de la dura competencia que poco a poco se ha ido instalando en el sector. 

LA PARADA ALEMANA DEL TOUR

Así que sería injusto sacar conclusiones definitivas sobre un vehículo al que todavía le faltan varios hervores. En primer lugar porque la propia marca no facilita los datos técnicos -tan sólo nos han confirmado de manera informal y algo “forzada” alguna de las cifras que ya rondaban por Internet, como que la autonomía actualmente ronda unos paupérrimos 85 km con un uso moderado, que el tiempo de recarga completa se sitúa en las 3'5 horas y que el peso del conjunto todavía no es “pluma” y se acerca a los 210 kg- así que no podemos entrar todavía a valorar su usabilidad de una forma realista. Y en segundo lugar porque la prueba duró poco más que un suspiro. Nuestro viaje a Hockenheim fue relámpago. 9 horas de viaje para ir y volver, entre aviones, coches y esperas, y tan sólo 15 minutos de charla con el responsable de marketing alemán y otros 15 minutos encima de la moto para pegar un par de acelerones y realizar una corta sesión fotográfica. Todo muy breve... ¡Aunque intenso, eso sí! Antes de acudir a la presentación, hice mis deberes y me empapé de toda la literatura que se había desprendido de este modelo, que no es mucha, al menos desde un punto de vista técnico. En los comunicados de prensa se hace mucho hincapié en aspectos etéreos, declaraciones filosóficas y motivaciones existencialistas de un producto así... Pero no se habla mucho del producto en sí. Así que me dirigí a Hockenheim con la intención de recavar toda la info posible para escribir este artículo. Ahora os puedo decir que he regresado con pocas respuestas y con más dudas de las que me fui. No hay fecha de comercialización. No hay precio, ni siquiera estimado (nos aventuramos a enmarcarlo entre los 20.000 y los 30.000 euros). Sigue sin haber ficha técnica, aunque nos soplaron entre dientes que la potencia de este motor eléctrico de imanes permanentes y refrigerado por líquido se acerca a los 74 CV y el par motor a los 70 Nm. Por cierto, su colocación es longitudinal inspirándose en los motores sobrealimentados de los dragsters. Tampoco nos han explicado qué modificaciones se han implementado tras su paso por esas miles de manos probadoras ni hemos podido aclarar las posibilidades de que ese nuevo chasis acoja algún otro motor convencional, o si los componentes usados son definitivos o son susceptibles de mejora... De lo que sí nos hablaron fue la “sonrisa”...

NO HAY QUIÉN TE BORRE LA SONRISA

Os prometo que bajaréis de la moto con una sonrisa”, nos decía uno de los guías de la expedición por el circuito de Hockenheim. A día de hoy, la gran carta con la que juega Harley-Davidson es la grata y emocionante experiencia de conducción de una moto eléctrica que, para la mayoría de los mortales que aún no hayan probado otras motos recargables y por tanto no han gozado en sus carnes de la tremenda capacidad de aceleración y del brutal par motor que caracteriza a este tipo de tecnología, supone una vivencia sin parangón. Con la LiveWire nosotros nos hemos sumado a ese 86% de encuestados que valoran la experiencia como positiva. La nueva sportster enchufable de Milwaukee es todo vigor y patada desde el mismo momento que la aceleras y, aunque en un primer momento la electrónica dosifica la entrega para que no te pongas la moto por sombrero, a continuación se encabrita con un poderío y suficiencia que muy pocas motos -eléctricas o no- atesoran, siempre con mucha suavidad tanto en el tacto del puño de gas como en la transmisión (por la clásica correa dentada) de la descomunal potencia a la rueda trasera, al menos hasta llegar a los 150 km/h, momento en el que se capa la entrega. Como decíamos, es una moto compacta de manillar plano, con una posición de conducción típica de naked con ambiciones urbanas, pues se siente manejable, cercana al suelo y con unas dimensiones muy aptas para colarse entre coches. 

Ofrece dos modos de conducción -Range y Sport- cuya selección se puede realizar a través de un panel de instrumentos con pantalla TFT táctil a modo tablet en el que también se puede observar la cantidad de batería restante, velocímetro, temperatura de la batería y ECU y otras funcionalidades. Por supuesto, tras arrancarla no se siente ni la más mínima vibración -tan sólo a altas velocidades el habitáculo recibe ligeros tembleques provenientes de la mecánica- y, a pesar de que no hemos podido enlazar curvas más allá de un par de vueltas a un cono, la moto se siente ágil y maniobrable, con un buen radio de giro y con una postura cómoda para dominarla. Algo imprecisa nos ha parecido, eso sí, la horquilla invertida delantera Showa BPF, que mostraba ciertas manías a entrar en la trazada y una sutil tendencia a subvirar (entendemos que por culpa de unas geometrías que acusan una larga distancia entre ejes y anchos neumáticos), así como la tremenda contundencia del freno trasero que, a la mínima, hacía derrapar a una moto desprovista de sistema ABS. Por cierto, al principio hay que acostumbrarse a la no utilización de embrague y palanca de cambio, sobre todo en las reducciones. 

Estéticamente, ya se puede apreciar en la fotos, Harley-Davidson se ha tomado el desarrollo de esta moto con mucho esmero: a destacar la total ausencia de cromados o la tecnología con diodos LED por doquier, desde el faro delantero hasta el piloto del colín pasando por los intermitentes que se integran de una forma original en la misma base que soporta los retrovisores por debajo del manillar, dos aspectos que denotan claramente el espíritu transgresor de esta americana “infiel; desde al asiento monoplaza que deja muy “clarito” la vocación individual de este modelo hasta las bonitas llantas multibrazo de 18 y 17 pulgadas o la exquisita solución para sujetar la matrícula: con intermitencias led y en un soporte anclado al basculante. Pero sin lugar a dudas el gran protagonista de la LiveWire es el chasis, por primera vez de fundición de aluminio en una Harley-Davidson y sin estructura tubular, unido a un basculante del mismo material con refuerzo superior y partes atornilladas. En su interior se alojan las grandes baterías -no hemos conseguido sonsacar el nombre del fabricante a pesar de nuestra insistencia- que inevitablemente lastran a un conjunto que sobrepasa los 200 kg de peso, y por debajo sobresale un precioso cárter de color metálico. En el lateral izquierdo de la moto se ubica, bajo un gran tapón de goma, el enchufe que nos permitirá llenarle las baterías de ion-litio. La parte ciclo se completa con una robusta horquilla invertida y un llamativo monoamortiguador trasero en color rojo anclado sin bieletas sobre el sub-chasis. Tanto para el freno delantero como el trasero se ha optado por simples discos, el primero mordido por una pinza de doble pistón.

LLENA DE CHISPA

Una de las acepciones para 'LiveWire' que indica la web de traducciones wordreference es “estar lleno de chispa”, un significado que define a la perfección el genoma de esta Harley, aunque hay que reconocer que el otro posible origen de su nombramiento es más atractivo: Livewire era una 'supervillana' y rival de Superman en los relatos de DC Comics Universe y su poder es... ¡¡¡La electricidad y el magnetismo!!! Sea cual sea la génesis bautismal de esta moto lo cierto es que estamos ante un ejercicio revolucionario y transgresor por parte de una marca que siempre había hecho esfuerzos por ser precisamente lo contrario, es decir, conservadora y continuista. No hay duda de que el nuevo rumbo de la fábrica de Milwaukee es atrevido y hasta incierto: si tenemos en cuenta que el inicio del proyecto data de 2012 y que hasta 2020 puede que no lo veamos materializado en los puntos de venta... ¡Estaríamos hablando de un período de desarrollo y unas inversiones que durarían la friolera de 8 años! Queremos dar por supuesto que esto no ha sido un calentón que se les ha ido de las manos y que, en realidad, la LiveWire esté marcando los pasos y cumpliendo los plazos que desde un principio se habían previsto en las mentes de sus responsables. Para nosotros, la primera toma de contacto ha sido más que estimulante gracias a esa aceleración supersónica que inunda los cinco sentidos y, a pesar de que siguen planeando muchas dudas en nuestra cabeza sobre la famosa autonomía y elevado peso de las baterías, lo cierto es que tanto el concepto de naked deportiva, útil, funcional y polivalente, como el look tecnológico que desprende por todos los costados es para perdonarle cualquier infidelidad... 

PRINCIPALES CARACTERÍSTICAS HARLEY-DAVIDSON LIVEWIRE

-Precio no disponible

-Comercialización no disponible

-Motor eléctrico de 74 CV de potencia y 70 Nm de par motor

-Dos modos de potencia: Range y Sport

-85 Km de autonomía aprox.

-Tiempo de recarga completa: 3'5 horas

-Conjunto chasis-basculante de fundición de aluminio

-Horquilla delantera invertida Showa BPF

-Monoamortiguador posterior

-Discos simples de frenos delante y detrás

-Asiento monoplaza

-Tecnología LED en iluminación

Fotos de 'Harley-Davidson LiveWire 2015 – Toma de contacto'

 
Da tu opinión

Comentarios (3)

  • Valentino
    Valentino 22-07-2015

    ¿En cuanto hace el 0 a 100Km/h?

  • 1HD
    1HD 22-07-2015

    Esto es el fin del mundo...Seguro que una de las profecías de Nostradamus preconizaba una HD eléctrica. Y libertad para las 1HD!!!!!

  • Carlos
    Carlos 22-07-2015

    Me gusta mucho el diseño, aunque no hay nada realmente innovador.
    Me recuerda a muchas otras motos....
    Lo que realmente NO ME GUSTA es el tablero...
    Parece que le hubieran puesto un Garmin o un Tomtom.
    Verdaderamente horrible!!!!!!

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"