Hazan Motorworks KNTT 1200, un Knucklehead “Deportivo”


Vota

0 0

Esta deportiva de estética vintage toma como base un motor Harley Davidson de los años treinta.

Todo buen aficionado a las transformaciones de motos conoce el trabajo de Hazan Motorworks. Este constructor norteamericano se caracteriza por combinar un elegante estilo industrial, con profundas raíces en la década de los treinta, con innovadoras soluciones mecánicas.

Hoy nos vamos a detener en su KNTT 1200, su último trabajo hasta la fecha, un ecléctico guiño a las deportivas de estética vintage que incorpora uno de los motores más importantes de la historia de Harley Davidson, el Knucklehead.

Un motor muy, muy especial

Como os decíamos, para la parte motriz de la KNTT 1200 se ha partido de un Knucklehead de 74 pulgadas de capacidad, fabricado por el especialista S&S Cycle. Un motor sobre el que se ha hecho una profunda modificación en sus cilindros para poder acoger dos enormes carburadores Keihin CR, montados uno detrás del otro por el lado izquierdo de la moto, y que finalmente han sido sustituidos por unos Dell’Orto PHF36S.

Esta configuración supuso crear unos nuevos colectores de admisión con un ángulo distinto; ajustar también el ángulo de las varillas de empuje; fabricar unos guía-empujadores específicos; acortar y recolocar los balancines; y una larga lista de otros trabajos mecánicos que según el propio Max Hazan merecerían un libro.

Otra “extravagancia” digna de mencionar de la KNTT 1200 es la incorporación de una transmisión proveniente de una vieja Indian Scout, que al llevar el cambio en la derecha ha obligado la fabricación artesanal de una palanca de accionamiento por talón para el freno trasero, situada a la izquierda de la moto, con lo que se gana espacio suficiente para un actuador de embrague casero localizado justo donde debería estar la puntera de la palanca de un freno tradicional.

Deportiva con sabor añejo

Como moto con intenciones deportivas que es la KNTT, se ha prestado mucha atención a su parte ciclo. Empezando por su chasis, que ha sido fabricado exclusivamente para ella a base de tubos de acero al cromo molibdeno. Junto a él, se ha instalado un basculante de aluminio de tipo cantiléver con un cortísimo amortiguador Fox Pit-Bike y una horquilla convencional proveniente de una Royal Enfield, en la que se han incorporado unos casquillos de teflón y se ha reajustado para mejorar su funcionamiento.

En consonancia con este material, se han montado unas llantas Morris de 18 pulgadas en color dorado, heredadas de una Kawasaki Z1000, sobre las que actúan un original sistema de frenos compuesto en el tren delantero por dos pinzas Wilwood por cada barra, situadas delante y detrás de estas, con discos también de Z1000 y accionamiento radial, y que han necesitado la adaptación de los soportes del freno de tambor original que incluía esta horquilla; y detrás, una única pinza del mismo fabricante californiano con el ya mencionado accionamiento por talón.

Aluminio y mucha artesanía

Como nos comentaba el propio Max, siempre ha tenido debilidad por las deportivas de Harley Davidson de las décadas de los sesenta y setenta: las KRTT y XRTT. Unas motos que, si bien han servido de inspiración para la construcción de la KNTT 1200, su influencia se ha ido debilitando con el avanzar del proyecto adquiriendo líneas más propias del Viejo Continente.

Buen ejemplo de ello es el espectacular trabajo artesanal que se ha realizado en su carrocería de aluminio, donde podemos observar un equilibrado fluir desde las formas del depósito de gasolina hasta el puntiagudo colín.

Tampoco se ha quedado a la zaga su carenado completo: ajustado a la mecánica existente bajo él como si de unos jeans se tratase, ofreciendo descaradamente algunas piezas como la tapa abierta de la primaría y parte del colector del escape del cilindro delantero… arte, mucho arte.

Para acabar con este repaso de la parte más estética de la KNTT 1200 solo dos cosas: una, la colocación del depósito de aceite oculto bajo el de gasolina, lo que mejora sensiblemente la sección trasera de la moto, haciéndola más estrecha y ligera; y la otra, el exquisito sistema de escape con doble salida asimétrica bajo el colín, una pieza hecha a mano con claras referencias a MotoGp.

En resumen, una moto que sobrepasa con creces el umbral que divide a aquellos elementos mecánicos simplemente útiles de los que merecen ser admirados.

Fotos de 'Hazan Motorworks KNTT 1200, un Knucklehead “Deportivo”'

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"