Italian Volt Lacama: Italiana eléctrica a la carta


Vota

0 0

La joven firma Milanesa Italian Volt tiene previsto empezar a entregar las primeras unidades de su modelo Lacama en las próximas semanas.

Después de un año de su presentación, Italian Volt inicia la comercialización de la Lacama, una moto eléctrica de alta gama, personalizable y que se puede reservar a través de su página web.

El proyecto surge durante un viaje en moto de dos amigos: Nicola Colombo y Valerio Fumagalli. Pero no estamos hablando de cualquier viaje. Estos dos emprendedores italianos recorrieron 13.000 km, desde Shanghái a Milán, en sendas motos eléctricas, durante cuarenta y cuatro días, marcando un récord Guinness. Con una experiencia como ésta, ¿cómo no enamorarse del concepto de moto eléctrica? Así, pocos meses después, junto al diseñador Adriano Stellino creaban Italian Volt.

E-potencia

Lo primero que se pregunta cualquier motorista de la vieja guardia es: ¿Eso corre? Pues sí. La electricidad en sí no va reñida con la potencia, los factores que más penalizan esta energía limpia son otros como el tiempo de carga o el peso de las baterías. Si estos últimos estuvieran a la altura de las prestaciones de una moto eléctrica los motores de combustión estarían heridos de muerte.

En el caso de la Italian Volt Lacama, estamos hablando de una potencia máxima de salida de 95 cv y un par de 208 Nm, lo que se traduce en una aceleración de 0 a 100 en 4,6 segundos y una velocidad máxima de 180 Km/h, autolimitada. Estas son unas cifras importantes, pero como os decíamos, el problema es el peso y duración de las baterías. Esta moto tiene un peso en vacío de entorno a los 250 Kg y una autonomía en modo Eco de 180 Km, pudiendo cargar el 80% de sus baterías en 40 minutos, lo cual la pone entre las mejores del sector eléctrico, pero todavía con mucho margen de mejora, lo que da algunos años de vida a los motores de gasolina.

Un buen acompañamiento

Como no podía ser de otra manera en una moto de lujo de carácter deportivo, se han elegido con esmero los proveedores de frenos y amortiguadores. Para los primeros se ha optado por toda una referencia a nivel mundial: Brembo. La italiana equipa a esta eléctrica con dos pinzas radiales monobloque de cuatro pistones delante y otra axial de dos pistones detrás. En cuanto a la amortiguación, se ha elegido a la sueca Öhlins, con una horquilla invertida con barras de 43 mm y un amortiguador trasero con Piggy Back, anclado directamente al basculante, ambos trenes totalmente regulables.

Tampoco se han olvidado del apartado ruedas, aunque aquí, al ser un modelo tan personalizable puede haber grandes variaciones. En principio, se ofrecen llantas de 17 pulgadas de aluminio o de radios con bujes de la alemana Fa-Ba, siempre buscando reducir al máximo el peso de las masas suspendidas.

Otras bondades

Además de por la conciencia ecológica, las ventajas económicas de su consumo y la falta de decibelios, esta italiana eléctrica ofrece otras bondades electrónicas propias de nuestros tiempos. Para empezar, desde su pantalla táctil de TFT tenemos acceso a distintos modos de conducción, personalizando su potencia, par motor y el freno motor, tan necesario para conseguir una buena autonomía. Además, desde una App específica y la conexión GPS de la moto, se puede comprobar la carga de las baterías, la ubicación de esta y configurar otros parámetros de forma remota tanto en entorno IOS como Android.

A la carta

Pero lo realmente destacable de la Italian Volt Lacama es su nivel de personalización. Si es verdad que cada vez aparecen más marcas que apuestan por la electricidad como el “combustible” del futuro, pocas apuestan por la idea de exclusividad extrema que ofrecen en Italian Volt. Para que lo entendamos, frente a la contención de costes de producción que suponen los modelos estándar, en Italian Volt apuestan por una moto única y personal para cada propietario.

¿Cómo lo hacen? El secreto está en que buena parte de esta personalización radica en su carrocería: diseñada y fabricada mediante impresión 3D. Por ello, una vez haces firme tu reserva, existen cinco opciones para cada una de las doce piezas de las que está compuesta su carrocería… además del color. Así, partiendo de una estructura básica, podemos tener una Scrambler, un caferacer o simplemente una roadster, todas distintas y personales. También, para los más exquisitos, se ofrece la posibilidad de ser asesorados personalmente por un equipo de diseñadores para crear un modelo aún más exclusivo.

Por último, deciros que el precio base de la Italian Volt Lacama es de 35.000 € (sin impuestos) y para reservarla debemos adelantar 250 $.

Fotos de 'Italian Volt Lacama: Italiana eléctrica a la carta'

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"