Kaffeemaschine #26, café italiano en taza alemana


Vota

0 0

Esta es la última moto creada por el prestigioso constructor alemán Axel Budde y su equipo.

Pocos seguidores de Moto Guzzi desconocen la existencia de KaffeMaschine. Un renombrado taller alemán especializado en caferacers que utiliza mecánicas fabricadas en Mandello del Lario, especialmente de las décadas de los setenta y ochenta, como base para crear algunas de las motos más elegantes que circulan por todo el mundo. Hoy nos vamos a fijar en la KM 26, un precioso y minimalista caferacer, para el que se usó como moto donante una Le Mans III.

Una ilustre donante

Como os adelantábamos, la moto que se ha utilizado como donante para este proyecto es una Moto Guzzi Le Mans III. Una clásica bicilíndrica deportiva de la marca italiana que disfrutó de un gran éxito comercial a principio de los ochenta. Esta moto que originalmente disponía de 844 cc de cilindrada ha sufrido una importante transformación en su propulsor que le permite entregar hoy en día alrededor de 90 caballos de potencia. Esto se ha conseguido reconstruyendo el motor por completo: aumentando su capacidad hasta los 1.000 cc, incorporando dos bujías por cilindro y un nuevo árbol de levas patentado por el propio constructor.

Además, junto al remozado completo de la transmisión y de la caja de cambio, se ha montado un volante de inercia aligerado; unos impactantes carburadores Dell'Orto PHF y un exquisito sistema de escape corto, dos en dos, en color negro también producto de la casa.

Parte ciclo tradicional pero actualizada

Como suele ser costumbre en las creaciones de Axel Budde, alma mater de KaffeeMaschine, se ha mantenido estéticamente la parte ciclo aumentando su efectividad con algunas mejoras. Para empezar, su reconocible chasis de doble cuna desmontable tipo “Tonti” no ha recibido ninguna actuación salvo el lógico saneado y pintado, en este caso en color negro, la razón es que este cuadro es responsable de buena parte del tacto tan peculiar de estas motos y rozaría el sacrilegio meterle mano. No ha sido así con las suspensiones, que tras más de tres décadas de evolución de la industria necesitaban un repaso. Esto se ha obtenido con la incorporación en la horquilla de unos cartuchos FAC y de un par de amortiguadores Wilbers, modelo 630 TS Road, especialmente tarados para la ocasión.

Para acabar con el apartado ciclo, se han restaurado las evocadoras llantas originales de aleación, me encantan las llantas de esa época; se han montado neumáticos Bridgestone Battlax BT45 con medidas 110/ 90 y 120/90; y se ha revisado la frenada, sustituyendo los discos, latiguillos y la pinza trasera, manteniendo de la Le Mans III solo las dos pinzas delanteras.

Minimalismo extremo

Si por algo son reconocibles las motos de Axel Budde son por sus líneas sencillas y elegantes, producto en buena medida de sus escuetas carrocerías. En el caso de la KM 26, esta está compuesta por un lado de un depósito y un colín fabricados usando fibras de aramida (kevlar), un material que combina una alta resistencia térmica y mecánica con una gran ligereza. Y por otro de una pequeña cúpula de aspecto vintage hecha con laminado de epoxi reforzado con fibra de carbono; y un guardabarros artesanal de aluminio.

En cuanto a la pintura, el equipo de KaffeeMaschine ha apostado por lo seguro, cubriendo la moto casi por completo de negro sobre el que destaca el dorado de las cabezas de los cilindros, la tapa delantera del motor, las llantas y del depósito de gasolina, en que se combina con el ya mencionado negro y el blanco del emblema de la marca.

Fiabilidad eléctrica y devoción por el detalle

Como producto de lujo que es la KaffeeMaschine #26 no se podía obviar el tema de la fiabilidad, por ello se ha instalado un nuevo sistema eléctrico que incluye un cableado a medida con un alternador y regulador/rectificador modernos. También se han incorporado un cómodo sistema de arranque digital sin contacto, modelo m.lock de MotoGadget, y un elegante tacómetro analógico/digital Chronoclassic, con esfera personalizada, del mismo especialista alemán.

Para acabar, hay que mencionar que buena parte de las piezas de aluminio que monta esta moto están hechas artesanalmente por el propio equipo de KaffeeMaschine y las demás han sido pulidas y galvanizadas para obtener este soberbio resultado, una moto que por cierto está a la venta. Más información en: mail@kaffee-maschine.net.

Fotos de 'Kaffeemaschine #26, café italiano en taza alemana'

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"